Conociendo Orense: Ribadavia, Castro de San Cibrao, San Clodio y más

Unos amigos nos invitaron a pasar un fin de semana en su preciosa casa en A Costeira en la provincia de Orense. Además de tratarnos como reyes, nos llevaron a conocer Ribadavia, el Castro de San Cibrao, San Clodio y maravillosos lugares, que ahora yo os voy a enseñar.

Conociendo la provincia de Orense: Ribadavia, Castro de San Cibrao, San Clodio y más

Este fue nuestro recorrido por la provincia de Orense en el que vimos la bella población de Ribadavia, el Castro de San Cibrao, el Monasterio de San Clodio y un paseo por las Pozas de Melón.



Ribadavia

Comenzamos la escapada por la provincia de Orense visitando la población de Ribadavia, que se encuentra entre Orense y Vigo, en la ribera derecha del río Avia en su confluencia con el Miño. La procedencia de su nombre está clara, Ribera del Avia: Ribadavia.

Es conocida por ser sede de la corte gallega en el siglo XI, por albergar una de las juderías más importantes de la Península Ibérica que con su comercio la llevó a alcanzar gran prosperidad, y como no, por ser la capital de la comarca del Ribeiro, en donde se produce el famoso vino de Ribeiro.


Iglesia y el convento de Santo Domingo

Lo primero que vemos al llegar a Ribadavia es la Iglesia y el convento de Santo Domingo, de entre los siglos XIII y XIV, segundo de los conventos dominicos de Galicia y exponente del gótico mendicante gallego.
Fue utilizado para varios destinos como la enseñanza, con cátedras de teología moral y gramática, hospital, academia de la banda de música y teatro. En el presente está destinado a asilo de ancianos.
La iglesia fue construida a principios del siglo XVI. La fachada principal tiene una portada ojival con arquivoltas sujetas con cuatro columnas lisas y capiteles con motivos vegetales. En el centro la figura de Sto Domingo. Y encima de este en la fachada, tres escudos, de Condes de Ribadavia, del reino de Castilla y León y del obispo fray Alfonso de Cusanza.

Ribadavia, Iglesia y el convento de Santo Domingo

Ribadavia, Iglesia y el convento de Santo Domingo

Ribadavia, Iglesia y el convento de Santo Domingo

Iglesia de Nuestra Señora del Portal

Junto a este conjunto está la Iglesia de Nuestra Señora del Portal de entre los siglos XVII y XVIII dedicada a la patrona de Ribadavia y del Ribeiro que conserva una fachada neoclásica.

Nuestra Señora del Portal, Ribadavia


Castillo de los Condes de Ribadavia

Continuamos hacia el recinto amurallado y lo que primero vemos son los restos del (3) castillo de los Condes de Ribadavia cuyos orígenes se remontan al siglo IX, aunque su construcción definitiva fue finalizada en la segunda mitad del siglo XV. Sólo quedan restos de la muralla con 3 puertas de acceso y los torreones.

Pasando por la Puerta de la Cerca con los escudos de los Sarmiento y Fajardo, se accede al recinto en el que se pueden ver restos de la necrópolis medieval de la parroquia de San Xés con sepulcros labrados en la roca de entre los siglos IX y XII.

castillo de los Condes de Ribadavia

castillo de los Condes de Ribadavia

Puerta Nueva

En el interior del conjunto se ha construido un auditorio, donde se celebra en el mes de julio una Muestra Internacional de Teatro. Y bordeando este encontramos la (4) Puerta Nueva, parte alta del barrio judío al que en un momento visitaremos.

Plaza Mayor

Vamos ahora hasta la Plaza Mayor, es casi rectangular y tiene zonas con soportales y bonitos edificios como la Casa Consistorial con su torre campanario de 1555.
Allí también se encuentra la oficina de turismo de Ribadavia, situada en un bonito pazo barroco. En los bajos hay varios restaurantes y bares, el día está precioso y las terrazas estaban empezando a llenarse.

Plaza Mayor de Ribadavia

Iglesia de la Magdalena

Bajamos por la calle Merelles Caula, en la que comienza el barrio judío  que todavía mantiene su trazado medieval con calles largas y estrechas. Pasamos por la plaza donde se encuentra (6) la Iglesia de la Magdalena, construida entre los siglos XII y XIII. El edificio actual de una sola nave es del siglo XVIII, con fachada barroca, en la que destaca el campanario.

Puerta Falsa

Junto a esta plaza se encuentra la Plaza de Buján en la que hay estupendas vistas al Río Avia. Aquí está la otra puerta que queda de la muralla, la Puerta Falsa.

Puerta Falsa de la muralla de Ribadavia

Callejuelas barrio judío de Ribadavia

Callejuelas barrio judío de Ribadavia

Las casas del barrio muestran soportales y balcones donde los judíos mantenían sus talleres y, como no, la casa de la Inquisición que se encargó de su expulsión.

Iglesia de Santiago

Bajando por la empinada calle Santiago (en la que aprovechamos para comprar unos exquisitos dulces judíos) vemos la Iglesia de Santiago, ejemplo del  románico popular gallego de finales del siglo XII con torre barroca.

Museo Etnológico de Ribadavia

Un poquito mas abajo se encuentra el antiguo pazo de los Bahamonde del siglo XVIII, en el que se encuentra el Museo Etnológico.
Y un poco más allá Un poquito má allá, hay una preciosa panorámica hacia el puente medieval y el Convento de San Francisco, que no tuvimos tiempo a visitar.

Ribadavia

Puente medieval y Convento de San Francisco de Ribadavia

Casa de la Inquisición

Giramos a la izquierda por la calle García Boente y nos encontramos con la Casa de la Inquisición que se situó en este bonito edificio del siglo XVI. En su fachada destaca la puerta en arco y los escudos nobiliarios de las familias de Ribadavia ligadas a la Inquisición.

Casa de la Inquisición de Ribadavia


Iglesia de San Juan

Y para acabar la visita a Ribadavia vamos por la calle Martiño y después por la calle Jerusalén, a la plaza  Cervantes en donde vemos la Iglesia de San Juan, románica del siglo XII y que perteneció a la orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén.

Iglesia de San Juan de Ribadavia

Mapa de Ribadavia

¿Dónde comer?

Fuimos a Casa Sira, donde comimos el pulpo mas rico que habíamos probado hasta la fecha. Y creemos que va a ser difícil de superar.

Esta pulpería solo abre los domingos y festivos. Es curioso ver como llega la gente de Ribadavia con sus ollas o sus "tuper" y se llevan el pulpo ya cocido y cortado para comérselo en sus casas.
Además de pulpo en casa Sira, tiene fama la costilla de ternera gallega y la carne o caldeiro. Acompáñalo con pan de cea, grelos y vino Ribeiro tinto. De postre pide unas filloas (crepes  o frixuelos en Asturias) o queso de tetilla con membrillo.

Todo increíblemente bueno. Casa Sira está en la Rua do Ribeiro, nº 32 de Ribadavia. Aunque el local no te llame la atención, te aconsejo entrar.

Pulpo de Casa Sira, Ribadavia

Pulpo de Casa Sira, Ribadavia

Pulpo de Casa Sira, Ribadavia


Monasterio de San Clodio 

Nos dirigimos hasta el Monasterio de San Clodio de Leiro situado entre Ribadavia y Carballino, junto al río Avia. No está claro su origen, algunas fuentes hablan del siglo VI aunque los primeros escritos en los que los propietarios lo donan al Monasterio son del siglo X.

Monasterio de San Clodio, Orense

Pasará por varias fases, primero como cenobio benedictino y después cisterciense en el que se comienzan a plantar viñas (en esta zona no había) siendo pues responsables, del desarrollo de la viticultura en la comarca de O Ribeiro. 

La desamortización de Mendizabal como en tantas otras iglesias y monasterios, hizo que este fuese abandonado y a finales del siglo XIX, de nuevo una orden benedictina proveniente de Samos, la ocupa. Casi estuvieron 100 años, pero el mal estado del conjunto, les obligó a abandonarlo.

Hoy en día, la residencia monacal (siglo XVI) del Monasterio de San Clodio ha sido convenientemente restaurada y convertida en hotel.

En la entrada se puede ver la cruz de Caravaca, que protege las vides del granizo. Pasando por la recepción del hotel podemos ver los dos claustros de los siglos  XVI y XVII, en uno de ellos está la puerta por la que se accede a la iglesia, por desgracia está cerrada y solo podemos ver algo del interior a través de su verja, es de finales siglo XII principios del XIII. Por detrás del conjunto vemos las vides y un precioso estanque con nenúfares.

Monasterio de San Clodio, Orense

Monasterio de San Clodio

Monasterio de San Clodio, Orense

Monasterio de San Clodio, Orense

Monasterio de San Clodio, Orense


Castro de San Cibrao de Lás 


Visitamos el Parque Arqueológico de la cultura castrexa de San Cibrao de Lás a tan solo 25 kilómetros de Orense. Es uno de los yacimientos castreños mas grandes y mejor conservados de Galicia. Cuenta con un centro de interpretación con exposición permanente y aulas didácticas.

Después de ver la exposición con objetos encontrados en el castro, y un documental muy interesante, comenzamos la visita al castro, que estuvo habitado desde el siglo II a.C. hasta el II d.C., posteriormente hubo ocupaciones durante los siglos III y IV d.C.

Ascendemos por el camino que conduce al poblado, nos acercarnos a la muralla y nos sorprendemos al ver el excelente grado de conservación de la ciudad. Atravesamos las puertas de la muralla entre dos torreones circulares y comenzamos a ver las construcciones, las viviendas redondas pertenecen a la época castreña mientras que las rectangulares son romanas. Toda la ciudad está rodeada por murallas mas anchas de lo habitual por la que se puede caminar.

Castro de San Cibrao de Lás

Castro de San Cibrao de Lás

Castro de San Cibrao de Lás

Castro de San Cibrao de Lás

En los años 20 se realizaron las primeras excavaciones y continúan hoy en día sobre todo a raiz de la apertura del centro en marzo de este mismo año. Nos sorprendió ver el campo lleno de azafrán silvestre.

Castro de San Cibrao de Lás

De camino al parque de San Cibrao de Lás, nos encontramos esta bonita estampa tan típica gallega en el pequeño pueblo de San Roque. Los horreos, la ermita y el cruceiro.

San Roque

San Roque

San Roque


Ruta por las Pozas de Melón 

Muy cerca de Ribadavia, en Melón, hay un bonito paseo para admirar las pozas que se producen con la caída del río Cerves. Se puede dejar el coche en un aparcamiento que hay junto a un área recreativa. Esta tiene un bar que abre por el verano.

El recorrido es de algo menos de 2 kilómetros ida y vuelta, por un camino habilitado muy cómodo y en él podremos ver espectaculares cascadas que a lo largo de los siglos han ido erosionando la roca y han formado pozas en las que en verano se baña la gente.

Cuanto más caminemos río arriba descubriremos las cascadas más altas y espectaculares. Pasando bajo los pilares del viaducto de la autovía de las Rías Baixas, llegaremos al rincón más bonito del paseo, una pared rocosa de unos 15 metros de altura por donde resbala el río formando una espectacular cascada.

Pozas de Melón

Pozas de Melón

Pozas de Melón

Pozas de Melón

Pozas de Melón

Pozas de Melón

Estas son unas pocas setas que nos encontramos en nuestro paseo por las pozas de Melón, el camino estaba lleno, lástima no entender, porque nos hubiésemos pegado una buena cena.


Para reponer las fuerzas, después de este pequeño paseo por las Pozas de Melón, una visita al Casal de Armán: hotel, restaurante y bodega en el que degustamos su maravilloso vino blanco en un entorno privilegiado y rodeado de viñas.

Casal de Armán

Casal de Armán

Casal de Armán

Y también fuimos a Orense, la capital de la provincia, una ciudad con mucho ambiente y en la que encontrarás además de un rico patrimonio, numerosas fuentes de agua termal en las que en cualquier época del año podrás disfrutar de un baño al aire libre, con el agua a más de 40 grados centígrados y de forma gratuita. Puedes leer más sobre nuestra visita en este post.

Y hasta aquí nuestra escapada de fin de semana por la provincia de Orense, en la que conocimos localidades tan interesantes como Ribadavia, el Monasterio de San Clodio y el Castro de San Cibrao.

Publicar un comentario

14 Comentarios

  1. El claustro del Monasterio de San Clodio precioso, la toma de la Capilla de San Roque me gusta aunque siempre hay una parte de tristeza debido al tiempo por esa zona, las cascadas y la erupción de las rocas es una maravilla de paisaje y un lugar ideal para una buena merienda, el recorrido no es demasiado largo y si hay buen camino mejor.
    Con tus paseos voy conociendo España.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo que me has dicho de que con mis paseos vas conociendo España, me ha llegado al alma Pilar. Un beso.

      Eliminar
  2. Me han encantado las fotos. El monasterio de San Clodio, Ribadavia y el castro de San Cibado no los conocía. Nosotros estuvimos ya hace algunos años recorriendo la Ribeira Sacra, el Miño y el Sil, pero estos lugares nos lo conocía. Un saludo Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belén, es normal que no los conozcas. A nosotros nos llevaron unos amigos que viven por allí. Hay rincones que solo los conocen los lugareños, esa es parte de su encanto. Un saludo

      Eliminar
  3. Menudo reportaje!!! No falta de nada Buen paseo entre claustros y callejas, naturaleza, buenas comidas para reponerse y estupendas fotos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy importante lo de las buenas comidas verdad?, para mi no hay buen viaje sin buena comida ;)
      Un beso!

      Eliminar
  4. Bonito reportaje por esas tierras Gallegas que yo admiro tanto, quiza sea por que mi trabajo me lleva todas las semanas a recorrerlas, o porque sencillamente son bastante parecidas a las nuestras, ademas yo naci en un pueblo que siempre se confundio mucho con el que tu enseñas (San Clodio) yo naci en San Claudio, que parecido nooo?.
    Las Pozas de Melon, preciosas, pero me quedo con la empanada, el ribeiro y sobre todo ese pulpo de Sira, xd que pintaaaaa.
    Un Abrazo .

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus viajes por España, siempre me descubres sitios que no conocía y encima súper bien documentado, las fotos es que da gusto verlas! Estoy deseando ir al norte algun día! :)
    *Judith*

    ResponderEliminar
  6. Es una provincia con mucho encanto, paisajístico, gastronómico y monumental. Por desgracia no la conozco todo lo que me gustaría.

    ResponderEliminar
  7. Soy mexicana y he estado dos veces en España, la última apenas en agosto y tuve la oportunidad de hacer los últimos 100 km del camino, nos hospedamos en el monasterio de San Clodios y es una maravilla. En general Galicia es bella, su comida, sus paisajes, la gente... en especial la gente, los españoles son maravillosos. Felicidades por su hermoso país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ganas tengo yo de hacer los últimos 100 kilómetros. Me apunto el monasterio.
      Gracias por tus bonitas palabras, me alegr de que te haya gustado.

      Eliminar

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tenemos que informarte del uso que daremos a los datos personales que proporcionas. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros.
Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.