7/10/14

Ucero: la puerta al Cañón del río Lobos

Después de visitar Caleruega y Peñaranda de Duero, nos adentramos por tierras sorianas y llegamos a Ucero, un pequeño pueblo conocido por ser la "puerta" al parque natural del río Lobos. 



Cómo llegar al Cañón del Río Lobos

Desde Ucero cogemos la carretera SO-920 dirección San Leonardo de Yague, enseguida encontramos un cruce que a la izquierda nos conducirá al cañón. Hay areas recreativas a nuestro paso y justo antes de llegar a la última, la de Valdecea, hay una caseta para pagar 4 € por coche, está incluida la entrada al cañón y la visita a la Casa del Parque (situada a la salida de Ucero).

Aparcamos en el área recreativa y comenzamos la ruta, esta es lineal, desde aquí hay 9 kilómetros hasta el puente de los 7 ojos, pero claro, hay que volver, todo depende del tiempo disponible y las ganas de caminar. Incluso puedes alargarlo llegando hasta Hontoria del Pinar.


Ruta hasta la ermita de San Bartolomé

Tras caminar poco mas de un kilómetro por una pista forestal rodeada de sabinas, pinos, robles y encinas, en mitad del cañón, aparece como por arte de magia la ermita de San Bartolomé.

El lugar fue usado por poblamientos de la edad de bronce y por eremitas de la época visigoda. Fue construida a finales del siglo XIII en estilo románico tardío y formó parte del monasterio templario de San Juan de Otero. Podemos ver su magnífica puerta de entrada y su rosetón. En el interior, aunque esté cerrada y no lo podamos ver, hay una cruz templaria y la estrella de Sión. Es indudable su vinculación con la orden de los Caballeros del Temple.



Junto a la ermita hay tres olmos centenarios y mas adelante un puente de madera sobre el río, nos conduce a la Cueva Grande, en ella se han localizado grabados rupestres esquemáticos.


Como digo, la ruta se puede hacer todo lo larga que uno quiera, la mayoría de la gente solo hace el camino hasta la ermita y vuelve, pero nosotros tenemos ganas de más y reanudamos la marcha. El paisaje es muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver en nuestras rutas por el norte de España. 

La formación del Cañón se debe a que la piedra caliza es muy blanda y está expuesta a la intensa erosión del agua del río Lobos, esta produce profundas grietas en la tierra. Los altos farallones tienen formas caprichosas que despiertan nuestra imaginación. 


Pasamos por una pared rocosa en la que los frailes recolectaban miel, la roca se llama El Colmenar de los frailes. Podemos ver los gruesos troncos que utilizaban como colmenares en un hueco de la roca. 



Hay que vadear varias veces el río, pero hay cómodos pasos de piedra para hacerlo con facilidad, incluso en mas de una ocasión el río desaparece entre las rocas y vuelve a aparecer un poco mas adelante. En sus transparentes aguas abundan los nenúfares. Pasamos también por la confluencia entre el Lobos con el arroyo Valderrueda. 







Unos kilómetros mas adelante damos la vuelta, el Puente de los Siete Ojos está cerca pero como tenemos que regresar, preferimos acercarnos a este en coche. Regresamos por el mismo camino pero como la perspectiva y la luz han cambiado, parece que estemos en otro lugar del cañón. Llegamos a la ermita y subimos a un mirador que se encuentra tras ella a su izquierda, las vistas son maravillosas.


Regresamos al parking de Valdecea, cogemos el coche y llegamos hasta al cruce de Ucero, esta vez cogemos dirección San Leonardo de Yague. Justo antes de empezar la subida a La Galiana, se puede ver el nacimiento del río Ucero. 
En realidad las aguas del Ucero son las del río Lobos, que desaparece más atrás y aparece en este lugar recogiendo sus aguas y las de aguas de los acuíferos que hay bajo el Cañón. 
Aquí los romanos construyeron un acueducto que llevaba el agua hasta la ciudad romana de Uxama: El Burgo de Osma.

Puerto de la Galiana

Subimos el puerto de La Galiana y aparcamos en el mirador desde donde las vistas de Ucero, su castillo y el Cañón son verdaderamente impresionantes. Desde aquí también podríamos haber iniciado la ruta, pero el desnivel es importante. 




Puente de los siete ojos

Después de empaparnos del paisaje soriano, nos dirigimos hasta San Leonardo y cogemos la SO-934 que nos lleva hasta el Puente de los siete ojos. El puente en si, no resulta demasiado llamativo. Esta es la parte de la ruta que habíamos dejado sin hacer, aquí el valle es mucho mas ancho y está cubierto de pino, los farallones disminuyen de tamaño, ya no es tan espectacular.


Regresamos a Ucero, en donde nos espera el spa del hotel y tras el descanso y una buena cena, damos por concluida la visita a estas bellas tierras sorianas.

Ucero

¿Dónde dormimos?

Como queríamos hacer una ruta por el parque, reservamos habitación en la Posada Los Templarios, una preciosa casona del siglo XVII con todas las comodidades del siglo XX. Desde luego, no pudimos escoger mejor. En lo alto del pueblo se encuentran las ruinas de un castillo templario del siglo XIII.





Al día siguiente toca emprender el camino de vuelta a casa, no sin antes hacer una parada en Burgos y visitar La Cartuja de Miraflores.


Share:

7 comentarios:

  1. Como buena andarina llegaste a poder admirar una gran belleza de la naturaleza. El Cañón del río Lobos es impresionante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es una ruta muy bonita y bastante cómoda de realizar. La he hecho un par de veces y no me importaría repetir, sobre todo después de leer esta entrada. Lo que no recuerdo es el mirador sobre la ermita.

    ResponderEliminar
  3. Este es uno de los lugares que más me gusta de España. He ido varias veces y seguro que volveré
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Que bueno, todas estas entradas que estás escribiendo me llevan atrás en el tiempo, ni te digo cuánto jajajaja, lugares conocidos, y disfrutados. Es verdad que hace un tiempo ya que no vamos por ahi, y mira que merece la pena. El cañon del rio Lobos es simplemente un espectáculo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Impresionantes esas vistas que nos muestras del ese espectacular Cañon del Rio Lobo , que yo no conocia, y que ahora que tengo un conocimiento de el, no dejare mucho tiempo sin acercarme por alli.
    Como siempre Carmen, reportaje muy guayy .
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hace un par de años, me acerqué hasta esa zona con la intención de recorrer el cañón pero se encontraba totalmente inundado y sólo pude llegar hasta la ermita. Algún día volveré para completar la ruta.
    Me ha hecho gracia ver en tu última foto y en primer plano, el hotel donde me alojé yo junto al río, el balcón del cañón (también recomendable).
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  7. Espectaculares fotos!, Lo hemos visitado muchas veces y la verdad que es uno de los lugares que no nos cansamos de visitar. En España tenemos sitios naturales espectaculares.

    Saludos, Belén

    ResponderEliminar

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.