30 imprescindibles que ver en Roma, la ciudad eterna

Hoy queremos enseñarte los 30 imprescindibles lugares que ver en Roma, para que descubras la ciudad como se merece. Es un destino como pocos en el mundo, lleno de historia y belleza, pero también es caótica y ruidosa, sin embargo, esto último es parte de su encanto, y si la visitas una vez estarás atrapado en sus encantos y desearás volver.

No es fácil resumir las cosas que visitar en Roma, y haciendo un gran esfuerzo nos ha quedado una lista de 30 imprescindibles, ya todo depende de ti, de tu compañía y del tiempo que dispongas, al final, como siempre, tienes un mapa de ubicación de todos ellos.

Así que, si estás preparando tu viaje a Roma, estás en el lugar adecuado, te hablaremos de algunas excursiones y de algunos hoteles donde dormir en Roma.

30 imprescindibles que ver en Roma, "la ciudad eterna"

Índice del artículo
  1. 30 imprescindibles qué ver en Roma
      1. Santa María de la Victoria
      2. Plaza España
      3. Plaza del Popolo
      4. Fontana di Trevi
      5. Panteón
      6. Santa María Sopra Minerva
      7. Plaza Navonna
      8. Iglesia del Gesù
      9. Teatro Marcelo
      10. Basílica de Santa María de Aracoeli
      11. Foro
      12. Mercado de Trajano
      13. 1Basílica de San Cosme y Damián
      14. Coliseo
      15. Basílica Santa Francesca romana
      16. Basílica de San Clemente de Letrán
      17. Basílica de San Pietro in Vincoli
      18. Archibasílica de San Juan de Letrán – Catedral
      19. Scala Santa
      20. Basílica de Santa Cruz de Jerusalén
      21. Basílica de Santa Praxedes
      22. Santa María Maggiore
      23. Museo Nacional romano
      24. Trastevere
      25. Santa María in Cosmedin
      26. Basílica San Pedro*
      27. Museos Vaticanos
      28. Castillo de Sant'Angelo
      29. Galería Borghese
      30. Basílica San Pablo extramuros
  2. Dónde dormir en Roma
  3. Mapa con los imprescindibles que ver en Roma

30 imprescindibles qué ver en Roma

Y no nos enrollamos más, cálzate unos zapatos bien cómodos, que comenzamos nuestro paseo para descubrir los 30 imprescindibles que ver en Roma. Si prefieres tener una primera toma de contacto con la ciudad tienes este free tour por Roma.

Y si quieres saber las principales visitas guiadas y free tour en Roma, con muchas actividades para completar tu visita a la ciudad eterna, pincha en el enlace.


1- Santa María de la Victoria

La Iglesia de Santa María de la Victoria se fundó en 1605 como una capilla dedicada a San Pablo, aunque ese nombre se cambió en conmemoración por haber reconquistado el emperador Fernando I, en 1671, la ciudad de Praga.

Lo que más llama la atención de este templo, causa principal de que la hallamos incluido entre los imprescindibles que ver en Roma es por el maravilloso grupo escultórico del Éxtasis de Santa Teresa de Bernini, que preside el altar de la capilla Cornaro.

Qué ver en Roma: Santa María de la Victoria

2- Plaza España

La Vía Condotti de Roma, en la que se encuentran las tiendas más exclusivas, te llevará a la Plaza de España. Esta es sin duda una de las plazas más famosas que ver en Roma, por su perspectiva, por su continuo movimiento de gente y por haber aparecido en cientos de películas.

Las escaleras de la Piazza di Spagna, que conducen a la iglesia de la Trinità dei Monti están siempre abarrotadas de turistas observando la zona y la encantadora fuente de la Barcaccia, que se encuentra a sus pies.

Plaza de España de Roma

3- Plaza del Popolo

La Plaza del Popolo es una de las plazas más grandes que ver en Roma, en ella verás un elegante obelisco central y varias fuentes en los extremos.

Y a su alrededor tres iglesias: Santa Maria in Montesanto, Santa Maria dei Miracoli y Santa María del Popolo, esta última, sobre todo, merece una visita pausada.

Plaza del Popolo de Roma

4- Fontana di Trevi

Una visita a Roma no estaría completa sin acercarse a ver la Fontana di Trevi. Da igual a la hora que vayas, siempre está abarrotada de turistas contemplándola, haciéndose fotos y tirando monedas. Esto último se debe a la tradición que dice que debes lanzar 2 monedas: una para pedir un deseo y la otra para asegurarte el regreso a Roma.

Bellas estatuas que representan una alegoría del mar la decoran, con Neptuno en su carro en la parte central y tras ella, un gran edificio barroco hace que el lugar tenga más encanto.

Fontana di Trevi, Roma

5- Panteón

No puedes perderte la visita al Panteón, ya que además de ser el edificio antiguo mejor conservado que ver en Roma, es una construcción extraordinaria.

En su origen el Panteón estaba dedicado a deidades romanas convirtiéndose en iglesia cristiana en el siglo VII. Merece la pena que entres a admirar su fantástica cúpula con una abertura central, que ilumina todo el templo, y las tumbas del primer rey de Italia Vittorio Emanuele II y la del gran artista Rafael.

Puede que no lo sepas, pero la abertura central no está cubierta por nada, así que si llueve en Roma, también llueve dentro del Panteón.

Qué ver en Roma, el Panteón

6- Santa María Sopra Minerva

Además del templo en sí, Santa María Sopra Minerva es famosa por el monumento que decora la plaza, el Pulcino della Minerva.

Este elefante fue diseñado por Gian Lorenzo Bernini y llevada a cabo por su alumno Ercole Ferrata, y soporta sobre su lomo, un obelisco egipcio encontrado en el jardín de los dominicos, que se cree que es de alrededor del año 589 a. C.

La basílica Santa María Sopra Minerva recibe su nombre de la tradición según la cual, como muchas otras basílicas de los primeros tiempos del Cristianismo, está construida sobre (sopra) un templo pagano dedicado a la diosa Minerva.

Santa María Sopra Minerva

7- Plaza Navonna

Una de nuestras plazas favoritas que ver en Roma es la Plaza Navonna, ubicada en el corazón del centro histórico. Es alargada y está decorada por tres maravillosas fuentes, la fuente de los Cuatro Ríos, la fuente de Neptuno y la fuente del Moro.

Y en uno de los lados, otro templo que merece la pena incluir en tu visita a Roma, Sant'Agnese in Agone, una bella iglesia barroca del siglo XVII.

Plaza Navonna,

8- Iglesia del Gesù

La iglesia del Gesù es el primer templo jesuita del mundo, fue el mismo San Ignacio de Loyola el que gestionó su construcción y Miguel Ángel hizo el proyecto original. Se pueden visitar las estancias de San Ignacio, donde el pasó los últimos 12 años de su vida y donde murió en 1556, en la iglesia se conservan sus restos.

El modelo del Gesù fue modelo de miles de iglesias y su austeridad inicial se fue transformando en el edificio con la decoración barroca, con impresionantes frescos de Baciccia que te dejarán con la boca abierta, o el busto de San Roberto Belarmino de Bernini.

Puedes ver información del lugar de nacimiento y el Santuario de San Ignacio de Loyola en España.

Iglesia del Gesù de Roma

9- Teatro Marcelo

El teatro de Marcelo fue construido durante el I siglo a.C. y usado como teatro, pero se convirtió en el siglo XIV en fortaleza defensiva para algunas familias nobles romanas.

Fue uno de los primeros lugares de diversión en tiempos romanos y uno de los más antiguos conservados por lo que es imprescindible que ver en Roma.

El Teatro Marcelo tenía 130 metros de diámetro, con una cávea semicircular y el escenario con una acústica perfecta y es el único visible de los tres que hubo en Roma, de él queda la imponente fachada de tres pisos, y aunque su interior no se puede visitar debido a su precario estado, merece la pena acercarse a contemplar su imponente exterior.

Teatro Marcelo, Roma

10- Basílica de Santa María de Aracoeli

Otro de los templos que merece la pena visitar en Roma es la Basílica de Santa María en Aracoeli, construida sobre una abadía bizantina en el siglo VI.

La escalera Aracoeli que se encuentra frente a su fachada llama la atención, tiene 124 escalones de mármol y fue construida en 1348 para celebrar el fin de la epidemia de peste.

Muchas son las cosas que llamarán tu atención en el interior, una de las más famosas es la talla de madera de olivo del Niño Jesús, de la que se dice que tiene el poder de resucitar a los muertos. También las 22 enormes columnas que separan las naves y que se trajeron de edificios romanos, o el techo de madera con pinturas sobre la Batalla de Lepanto.

Basílica de Santa María de Aracoeli, Roma

11- Foro

El foro era el centro de la ciudad romana donde se desarrollaba la vida de los ciudadanos, y a pesar de que tan solo quedan sus ruinas, puedes hacerte una idea de su grandiosidad paseando entre ellas.

Allí podrás ver basílicas, los templos, la Curia del Senado, la Tribuna de oradores, la Casa de las Vestales, mercados…Es decir, un lugar en el que se concentraba la vida social, la política, la justicia, el comercio, y el culto a los dioses. A pesar de que tan solo quedan sus restos, podemos revivir su historia en los mismos escenarios en que tuvo lugar.

Puedes reservar una Visita guiada por el Coliseo, Foro y Palatino para entender todo lo que ves durante tu visita.

Foro, Roma

12- Mercado de Trajano

Cuando el foro se quedó pequeño, los siguientes emperadores fueron construyendo otros como el de César, el de Augusto, Vespasiano, Nerva o Trajano. El más completo de ellos fue el construido por este último y en la actualidad se conoce como Mercado de Trajano.

Cuenta con un gran edificio de planta semicircular que era usado como mercado, y entre otros edificios que lo componen, destaca la basílica y la biblioteca. Todo este conjunto apareció bajo casas medievales cuando Mussolini, en 1924, decidió construir la actual Avenida de los Foros Imperiales.

Mercado de Trajano

13- Basílica de San Cosme y Damián

Otro de los templos imprescindibles que ver en Roma es la Basílica de San Cosme Damián, pero no te dejes engañar por su austera fachada.

Fue fundada en el siglo IV. d.C., y es el resultado de la unión de la estructura dos edificios, una de las dos bibliotecas del Foro de la Paz y el Templo de Rómulo. Juntos crearon una iglesia dedicada a los dos hermanos médicos martirizados en el año 303, Cosme y Damián.

El aspecto actual es de 1632, y captará tu atención el artesonado de casetones y los mosaicos del ábside, que datan de los siglos VI-VII y que tanto nos recuerdan a algunos que ver en Rávena. No te pierdas tampoco el magnífico Belén napolitano del siglo XVIII, donado a la iglesia en 1939.

Basílica de San Cosme y Damián, Roma

14- Coliseo

Sin duda el edificio más emblemático que ver en Roma es su maravilloso Coliseo, lugar donde las batallas entre gladiadores y con animales eran sangrientas y hacían disfrutar a los romanos.

En la época clásica se llamaba el anfiteatro Flavio, y cuenta con una arquitectura con una perfección técnica casi perfecta que le ha permitido permanecer en pie más de 2000 años, a pesar de los terremotos, incendios, y saqueos que ha sufrido a lo largo de la historia.

Es el mayor anfiteatro del mundo y lo hizo construir Vespasiano sobre el estanque de la mansión de Nerón para borrar sus recuerdos.

Merece la pena que lo rodees para ver esta maravilla, y por supuesto que entres para ver las galerías, la gradas, escalinatas, la arena y los subterráneos. Si prefieres verlo guiado por un experto, en español, tienes esta visita Coliseo, Foro y Palatino + Arena de gladiadores.

Coliseo de Roma

15- Basílica Santa Francesca romana

Esta iglesia, como su propio nombre indica, está dedicada a Santa Francesca Romana, monja benedictina, patrona de los conductores.

Sus orígenes son del siglo XII y el aspecto actual es del siglo XVII, momento en el que adquirió su aspecto barroco. Otro templo que te dejará sin palabras, en el que destaca su rico artesonado, los mosaicos del siglo XII del ábside, o el grupo escultórico de la "Confesión" de Gian Lorenzo Bernini, entre otras maravillas.

También el antiguo oratorio de los Santos Pedro y Pablo, realizado en el siglo VIII, en el que se encuentra una losa con las huellas de las rodillas de San Pedro y San Pablo.

Basílica Santa Francesca romana, Roma

16- Basílica de San Clemente de Letrán

La Basílica de San Clemente de Letrán realmente está compuesta por tres templos bien diferenciados, ya que en unas excavaciones del siglo XIX se encontró bajo ella, una iglesia mucho más antigua que le sirve de cimiento, y por debajo de ésta, un Mitreo y algunos edificios del siglo I, todos ellos visitables.

La basílica superior tiene orígenes en el siglo XII y a pesar de los añadidos barrocos conserva el pavimento cosmatesco* y en el centro la Schola Cantorum en el centro de la nave. Destaca el mosaico del ábside, y la Capilla de Santa Catalina.

Basílica de San Clemente de Letrán

17- Basílica de San Pietro in Vincoli

A pesar de que mucha gente que visita la ciudad no incluye este templo, nosotros creemos que es uno de los imprescindibles que ver en Roma por muchas razones.

Y es que en su interior hay muchas maravillas, una de ellas es el mausoleo del Papa Julio II, y otra es una importante reliquia, motivo por el que se construyó este templo, para guardarlas: las cadenas con las que San Pedro fue atado durante su encarcelamiento en Jerusalén.

Pero no es eso lo que más atrajo nuestra visita, si no una imponente estatua conocida mundialmente que aparece en todos los libros de arte: El Moisés de Miguel Ángel, mucho se puede hablar sobre esta maravilla, pero sobran las palabras.

Basílica de San Pietro in Vincoli, Roma

18- Archibasílica de San Juan de Letrán – Catedral

Otra de las joyas que ver en Roma es San Juan de Letrán (San Giovanni in Laterano), es decir, la Catedral de la diócesis de Roma.

Es una de las cuatro basílicas papales de Roma, y también la más antigua y la que ostenta el rango más alto. En la fachada podemos leer “Omnium urbis et orbis ecclesiarum mater et caput” o lo que es lo mismo: “madre y cabeza de toda las iglesias de la ciudad de Roma y de toda la tierra”.

Se consagro el año 324, y se ha ido transformando a través de los siglos acogiendo a los papas cuando vuelven a Roma tras el exilio a Avignon, siendo junto con el Vaticano y la basílica de San Pedro el centro político, cultural y religioso de la ciudad.

En el interior de la catedral, restaurada por Borromini, destaca la tumba de Martín V, con una losa de bronce atribuida a Donatello. El cimborio del siglo XIV, el fresco de Giotto o el Claustro cosmatesco*.

La catedral forma parte de un gran complejo monumental incluido en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Este incluye el gran obelisco, el Palacio de Letrán y el Santuario de la Escalera Santa, que ahora veremos.

Archibasílica de San Juan de Letrán – Catedral de Roma

19- Scala Santa

Además del valor arquitectónico, al Santuario de la Scala Santa hay que unirle el importante valor que para los creyentes supone. Esto se debe a que su interior acoge el Sancta Sanctorum, la capilla de los Papas dónde se adora la efigie del Santo Salvador.

Y la Escalera Santa que, que en el año 326 se trasladó desde Jerusalén a Roma por orden de Santa Elena, emperatriz y madre de Constantino. La tradición cristiana cree que estos 28 peldaños serían los que subió Jesús, muchas veces, el día que lo condenaron a muerte en el Palacio de Poncio Pilato. Los fieles siguen la tradición de subirlas de rodillas como penitencia.

Una vez arriba podrás ver el Sancta Sanctorum que custodia numerosas reliquias y que además de encuentra decorada con frescos de la escuela romana del siglo XIII, mosaicos y un bello suelo cosmatesco*.

Scala Santa de Roma

20- Basílica de Santa Cruz de Jerusalén

Sobre los restos de un conjunto residencial imperial, la emperatriz Elena mandó construir esta basílica para albergar las reliquias de la Cruz que había traído de Jerusalén.

La basílica de Santa Cruz de Jerusalén fue reformada en 1144 pero el aspecto actual es principalmente del siglo XVIII. En su increíble interior descubrirás entre otras maravillas, el ábside cuya cúpula está decorada con pinturas de Antoniazzo Romano, la grandiosa tumba del cardenal Francesco Quiñones di Jacopo Sansovino, los mosaicos de la capilla de Santa Elena, la Capilla de las Reliquias...

Como curiosidad, contarte que también podrás ver los restos mortales de Antonietta Meo, conocida como "Nennolina" (1930-1937), que vivió tan solo seis años pero con un amor incondicional a Jesús, si llega a ser beatificada será las más joven no mártir en la historia de la Iglesia.

Basílica de Santa Cruz de Jerusalén de Roma

21- Basílica de Santa Praxedes

La Basílica de Santa Práxedes fue construida en el siglo IX y restaurada varias veces posteriormente. El atrio descubierto que te recibe y que precede a la fachada con columnas del antiguo nartex, conserva los restos de la columnata de la basílica cristiana primitiva.

En el interior destaca la Capilla de San Zenón, el monumento bizantino más importante conservado en Roma, que Pascual I mandó construir como tumba monumental para la madre Teodora.

Está decorada con maravillosos mosaicos tanto en paredes como en la bóveda con la figura del Salvador. También en el arco triunfal y en el ábside hay decoraciones de mosaicos de la época de Pascual I. No te pierdas el busto del obispo Santoni, la primera obra escultórica de Bernini.

En el suelo, bajo un disco de pórfido, hay un pozo en el que, según la leyenda, Santa Praxédes recogió los restos y la sangre de miles de mártires.

Basílica de Santa Praxedes, Roma

22- Santa María Maggiore

Otra de las cuatro basílicas papales que ver en Roma es la Basílica de Santa María Mayor, la única de ellas que conserva su planta paleocristiana del siglo V. Es también el primer templo cristiano en todo el mundo que fue dedicado a la Virgen.

No puedes dejar de ver los mosaicos paleocristianos del siglo V, como el que decora el arco de triunfo, o el que decora el ábside del siglo XIII. Los 27 pequeños paneles con escenas del escenas del Antiguo Testamento, que se encuentran bajo las ventanas son de época romana.

En el siglo VII se depositaron en esta gruta las famosas reliquias del Pesebre, traídas de Tierra Santa, que todavía se exponen en la cripta de la confesión, junto al altar.

Destaca entre otras maravillas el techo artesonado, regalado por los Reyes Católicos al papa Alejandro VI Borgia. La Capilla Sforza, última obra diseñada por Miguel Ángel, o las reliquias del Pesebre traídas de Tierra Santa y la Tumba de Bernini, que pasa totalmente desapercibida, ubicada en el primer escalón del presbiterio.

Qué ver en Roma: Santa María Maggiore

23- Museo Nacional romano

Merece mucho la pena que incluyas entre las cosas que ver en Roma el Museo Nacional Romano, un conjunto de museos de Roma formado por cuatro sedes, que recogen interesantísimas colecciones de antigüedades desde el siglo V a.C. hasta el siglo III d.C.

Estas cuatro sedes son, las Termas de Diocleciano, la Cripta Balbi, el Palazzo Massimo y el Palazzo Altemps. Nosotros visitamos los cuatro, pero si tuviéramos que escoger solo uno, nos quedaríamos con el Palazzo Massimo, que se encuentra cerca de Términi y que alberga una de las mayores y mejores colecciones arqueológicas del mundo en arte antiguo y el edificio renacentista que lo alberga construido entre 1883 y 1887, tiene gran belleza.

Museo Nacional romano de Roma

24- Trastevere

Es “obligatorio” visitar Trastévere, un maravilloso barrio que era pobre y marginal, y, al quedar fuera de las remodelaciones urbanísticas, conserva buena parte de su trazado medieval.

Déjate llevar por sus estrechas callejuelas y plazas en las que encontrarás el ambiente más genuinamente romano. En él encontrarás pequeños comercios locales con mucho encanto y las mejores trattorias.

Entre las callejuelas hay un bello templo, Santa Maria in Trastevere, construido en el siglo XII sobre los restos de una primitiva iglesia de época paleocristiana. A pesar de que los materiales utilizados eran pobres y reutilizados de otros lugares como algunas columnas de las Termas de Caracalla, el templo es un espacio elegante y merece la pena visitarlo.

Santa Maria in Trastevere, Roma

25- Santa María in Cosmedin

Santa María en Cosmedin tiene sus orígenes de al menos el siglo VI d. C. aunque su forma actual se remonta al siglo XII, en su exterior destaca su elegante campanario románico con siete plantas y casi 35 metros de altura.

El interior cuenta con tres naves divididas por cuatro pilares y dieciocho columnas antiguas con un piso cosmatesco*, restos de antiguos frescos de los siglos VIII y IX que representan a Cristo y los Santos, el ciborio en estilo gótico-florentino, o la maravillosa schola cantorum central.

Pero si algo atrae a los turistas, es la Bocca della Veritá ubicada bajo el pórtico, una antigua máscara de mármol datable alrededor del siglo I, que representa un rostro masculino con huecos en los ojos, la nariz y la boca.

No se sabe para que se usó, pudo ser una fuente o incluso la tapa de una cloaca, pero independientemente de eso, la tradición popular tiene la creencia de que la boca podría morder la mano de aquellos que no habían dicho la verdad, así que, si te atreves, métela unos segundos.

Santa María in Cosmedin, Roma

26- Basílica San Pedro

La Basílica de San Pedro del Vaticano es otra de las basílicas mayores de Roma, se construyó sobre la tumba del Apóstol San Pedro, ubicada en una necrópolis del siglo I en el siglo IV, y durante el renacimiento se construyó la actual.

Esta magnífica obra y su plaza delantera diseñada por Bernini es el resultado de la unión de grandes maestros y maravillosas obras de arte, por lo tanto, una visita obligada en Roma.

Hay tantas cosas que ver en la Basílica de San Pedro, que tenemos que dedicarle un capítulo aparte, pero nombraremos algunas de sus joyas, como la cúpula de Miguel Ángel que te dejará sin palabras, el baldaquino de bronce de Bernini ubicado bajo ella, la Tumba de San Pedro, el Museo del Tesoro, sus impresionantes capillas…

Basílica San Pedro del Vaticano, que ver en Roma

27- Museos Vaticanos

También podríamos estar hablando muchas horas de los Museos Vaticanos, otra visita obligada de la ciudad eterna, a los que hay que dedicar bastante tiempo para verlos como se merecen.

En su interior podrás admirar en unos bellísimas edificios renacentistas con escaleras, galerías y estancias diseñadas por grandes artistas distintos museos y colecciones.

Podrás ver por ejemplo el Museo de arqueología, la Pinacoteca, documentos y objetos históricos, colección de arte contemporáneo o los ciclos de frescos de los grandes maestros renacentistas: Miguel Ángel, Rafael, Boticelli, Perugino, Ghirlandaio o Fra Angelico entre otros. Y también colecciones de arte egipcio, etrusco, y piezas sagradas de diversas religiones del mundo.

Puedes reservar una Visita guiada por los Museos Vaticanos y Capilla Sixtina en este enlace.

Museos Vaticanos, Roma

28- Castillo de Sant'Angelo

El Castillo de Sant'Angelo se encuentra unido a la orilla opuesta del Tíber por un bello puente y al Vaticano por un pasadizo amurallado que servía de protección a los papas en caso de asedios.

El edificio se levantó como mausoleo del emperador Adriano (117-138), pero a lo largo de los siglos jugó un papel muy importante por su sólida estructura, como fortaleza defensiva.

Allí vivían los papas en tiempos de revueltas, por lo que en su interior podrás ver diferentes estancias renacentistas bellamente decoradas, la cámara del tesoro, patios y logias. Y también los cuatro bastiones defensivos de las esquinas, paseos de ronda, bastiones, almenas y la rampa helicoidal que te conduce hasta la parte más alta.

Desde la terraza superior se obtienen unas de las mejores vistas de la ciudad, del Tíber, de San Pedro del Vaticano, y el passetto, el pasadizo que conecta con el Vaticano.

Qué ver en Roma, Castillo de Sant'Angelo

29- Galería Borghese

Si lo tuyo son los museos, otro de los que ver en Roma es la Galería Borghese es, sin duda, uno de los mejores. El museo se encuentra ubicado en el parque de Villa Borghese, el segundo en extensión de Roma, y contiene una maravillosa colección de obras de arte que el Cardenal Scipione Borghese y otros miembros de la familia reunió a lo largo de tres siglos en un edificio hecho expresamente para alojarlas, en el siglo XVII.

Un refinado y cuidado gusto por la selección de obras y su disposición en sus ambientes originales, lo hace único. Podrás ver obras famosas de algunos de los mejores artistas del Renacimiento y del Barroco como Rafael, Caravaggio, Bernini, Rubens o Tiziano entre otros muchos.

Galería Borghese de Roma I, Alejo2083, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons

30- Basílica San Pablo extramuros

Y para acabar con los lugares imprescindibles que ver en Roma, te recomendamos que incluyas la Basílica de San Pablo extramuros, la última de las cuatro basílicas mayores, o basílicas papales de la ciudad.

San Pablo es segunda basílica más grande después de la de San Pedro y se construyó a partir del año 324 en el lugar donde fue enterrado el apóstol Pablo, aunque su forma actual se debe a una reconstrucción, entre 1825 y 1854, tras un gran incendio.

El grandioso interior te fascinará, tiene cinco naves con ochenta columnas monolíticas de granito y podrás ver diferentes mosaicos con retratos de papas, y frescos con historias de la vida de San Pablo. Destaca el baldaquino gótico de Arnolfo di Cambio (1285), bajo el que se encuentra la tumba del apóstol y también el mosaico de 1198 del ábside.

Puedes pasear también por el bello claustro, y ver restos arquitectónicos de la antigua basílica, y también ver el área arqueológica de la basilica en la que se exponen los diferentes hallazgos arqueológicos del cercano complejo funerario de Ostiense.

Basílica San Pablo extramuros, Roma

Dónde dormir en Roma

En Roma encontrar alojamiento a buen precio es complicado, procura reservarlos con mucho tiempo de antelación para encontrar precios un poco más asequibles.

Nosotros nos alojamos en el Exe Internacional Palace, situado muy céntrico, en una zona con muchas tiendas, supermercados y restaurantes y con una relación calidad precio estupenda.

Pero todo depende de tu presupuesto y de tus intereses a la hora de reservar tu estancia, por eso te ponemos el mapa para que tras poner tus fechas de viaje, veas la zona donde se encuentra y los precios.


Mapa con los 30 imprescindibles que ver en Roma

Y hasta aquí nuestra selección con los 30 imprescindibles que ver en Roma, sabemos que hay muchos más, pero consideramos que estos son los principales. Si crees que nos falta alguno, o incluso que sobra, no dudes en dejarnos un comentario. Estaremos encantados de leerte.

*El estilo cosmatesco es un modo de hacer un suelo típico de la época medieval especialmente en Roma y sus alrededores. Su nombre viene del apellido Cosmati, artesanos del mármol que crearon obras cogiendo mármol de antiguas ruinas romanas y colocando los fragmentos en decoraciones geométricas. Un cosmatesco más modesto es el trabajo realizado con cantos rodados menudos.

📌Ahorra reservando con estos enlaces

🛌Reserva tu alojamiento al mejor precio
👉Reserva tu excursión en español por cualquier parte del mundo
🚗Alquila tu coche con este comparador de precios
👉Contrata tu seguro de viaje no corras riesgos innecesarios

Reservando a través de estos enlaces, nos dejas una pequeña comisión que nos ayuda a seguir generando contenidos y a ti no te costará ni un céntimo más.

Publicar un comentario

0 Comentarios