Santa María de Piasca, joya del románico de Cantabria

El antiguo Monasterio de Santa María la Real de Piasca, del que en la actualidad queda su iglesia, es una joya del arte románico de Cantabria, con un enorme valor arquitectónico.

Además, a esto hay que unirle que se encuentra en el Valle del Liébana con los Picos de Europa como telón de fondo, un maravilloso entorno que merece la pena conocer.

Dicho esto, estamos seguros de que te han entrado ganas de conocer la Iglesia de Santa María de Piasca, entonces sigue leyendo, que te la mostramos.

Santa María de Piasca, joya del románico de Cantabria

Índice del artículo
  1. ¿Dónde está la iglesia de Santa María de Piasca?
  2. Un poquito de historia
  3. Arquitectura exterior
    1. Los ábsides
    2. Canecillos
    3. Portada meridional
    4. Portada occidental
  4. El Interior de Santa María de Piasca
  5. Vídeo de Santa María de Piasca
  6. Qué ver cerca

¿Dónde está la iglesia de Santa María de Piasca?

Esta es la ubicación de la iglesia de Santa María de Piasca. Se encuentra en la pequeña población de Piasca, que pertenece al municipio de Cabezón de Liébana situado en Cantabria, España.

Si sigues las indicaciones para llegar a la iglesia, no te preocupes si te llevan a te llevan a una bonita casa del pueblo y no ves la iglesia por ningún lado. Es curioso, porque para acceder a ella, tienes que atravesar un arco de la vivienda y acceder por un bonito soportal.

Santa María de Piasca

Piasca (Cantabria)

Un poquito de historia

Se sabe que alrededor de la iglesia de Piasca, hubo en el siglo IX un monasterio dúplice a cargo de una abadesa llamada Aylo, regido por la Regla de San Fructuoso. También se sabe que fue priorato dependiente del Monasterio de San Benito de Sahagún.

En el siglo XI era, junto al Monasterio de Santo Toribio de Liébana, los más importantes del valle y contaban con gran cantidad de posesiones. Por eso fue necesario ampliarlo y la iglesia original prerrománica de Santa María de Piasca se transformó en la actual en el año 1172, tal y como podemos ver en la inscripción de la izquierda de la portada principal. En ella también figura el nombre del maestro Covaterio como responsable de la obra y que a la ceremonia inaugural asistió el prior de Piasca Don Pedro y el abad de Sahagún don Gutierre.

A pesar de sus años de esplendor, comienza la decadencia a la que se pone fin con la Desamortización de Mendizábal de 1836. En este momento el monasterio queda abandonado y se van perdiendo las dependencias monásticas, quedando la iglesia como parroquia de Piasca.

La iglesia de Santa María de Piasca fue declarada Monumento Nacional en 1930

Arquitectura exterior

Hubo grandes cambios estructurales en el año 1492 que alteraron la forma original del templo del XII. Se mantuvo manteniendo, por suerte, la decoración escultórica y sus dos bellas portadas románicas que están magníficamente conservadas. Por ello, la iglesia de Piasca es sin lugar a duda, de las más notables de Cantabria.

La iglesia es de tres naves, la central más ancha y alta que las laterales, tiene el crucero marcado solo en el alzado y de su cabecera original de tres ábsides, solo quedan dos.

Iglesia de Santa María de Piasca (Cantabria)

Iglesia de Santa María de Piasca

Absides de Iglesia de Santa María de Piasca (Cantabria)

Los ábsides

En sus orígenes contaba tan solo con un ábside, y en la ampliación se levantaron tres. Pero el norte fue eliminado por problemas estructurales debido a las filtraciones de agua y sustituido por la sacristía.

El ábside central está dividido en tres paños por dos contrafuertes y está dividido horizontalmente por dos líneas de impostas ajedrezadas.

Tiene en el centro un bello ventanal gótico con derrame y capiteles de cestería y roleos en espiral. La arquivolta narra diferentes escenas, como la del centauro barbado que ataca a un basilisco, pareja de animales alados dando de comer a sus crías, una fiera alada luchando con un león...

Abside central de Piasca

Los contrafuertes, en la zona superior se transforman en dobles columnas que llegan a la cornisa, uniéndose a esta con pequeños capiteles que narran el sacrificio de Isaac y la Anunciación.

Capitel del Abside de Piasca

Hay otra pequeña ventana, algo descentrada, con forma de arco de herradura con los restos de tres círculos inscritos y un símbolo solar a un lado.

El ábside lateral tiene una imposta ajedrezada dividiendo los dos cuerpos y cuenta con una coqueta ventana de doble arco sin parteluz, con un tímpano en el que hay un arquillo ajedrezado y una ventana trilobulada.

Ventanas de los ábsides de Piasca

Canecillos

No dejes de observar los canecillos que recorren el ábside por diferentes partes del templo y también en las metopas que se encuentran entre ellos. Son francamente bonitos, podemos ver entre otras representaciones seres fantásticos: grifos, sirenas, arpías; animales como perros, ciervos, leones y diferentes aves.

Canecillos de Iglesia de Santa María de Piasca

Canecillos y Metopas de Piasca

Canecillos de Iglesia de Santa María de Piasca

Canecillos de Piasca

Canecillos de Santa María de Piasca

Portada meridional

Santa María de Piasca conserva dos portadas de acceso del templo original, ambas son obra del taller del maestro Covaterio.

La portada meridional daba acceso al claustro que no ha llegado a nuestros días. Tiene dos arquivoltas de medio punto con decoración vegetal la exterior y con 15 personajes medievales la interior, se pueden ver monjes, músicos, sastres, herreros…

Los cimacios son espectaculares, aunque por desgracia solo se aprecia la decoración del lado derecho. Este consta escenas, que representan la caza del jabalí, dos grifos afrontados que sujetan racimos y dos animales fabulosos tallos y en la jamba izquierda un arquero con un basilisco.

Solo en el capitel izquierdo se aprecia la escultura, aunque muy erosionada, de dos personajes con aspecto humano, pero con alas y cola de escorpión. Probablemente el derecho haya sido sustraido.

Portada meridional de Piasca

Iglesia de Santa María de Piasca (Cantabria)

Detalles portada del Cuerno, Piasca

Portada del Cuerno, Piasca (Cantabria)

Portada occidental

En el lugar principal de ingreso, a la iglesia de Santa María de Piasca, se encuentra su explendida portada occidental, señal de identidad de este monasterio lebaniego. Una obra de arte que te dejará con la boca abierta.

Iglesia de Santa María de Piasca (Cantabria)

En documentos aparece como 1172 el año de construcción de esta maravilla románica que comienza a apuntar al gótico.

Cuenta con cinco arquivoltas ligeramente apuntadas con decoración vegetal, baquetones, acantos, escocias, tallos con flores inscritas y la cuarta está ricamente tallada con diferentes temas, como guerreros, parejas de músicos, cabezas humanas y leones y diferentes animales.

Portada principal de Piasca

Los capiteles, rematados en cimacios corridos con zarcillos ondulantes, son un total de cinco para cada lado. En ellos podemos apreciar diferentes escenas, algunas ya de difícil interpretación por el paso del tiempo y quizás la barbarie. Hay centauros afrontados, animales fabulosos, un encestado, un personaje a caballo con un ave rapaz, dos dragones alados entre tallos, un león y un basilisco o La anunciación entre otros.

Destaca en uno de los fustes de la derecha el relieve del arcángel San Miguel con su lanza y el dragón. Y a un lado podemos ver la lápida fundacional del monasterio con fecha del 21 de febrero de 1172.

Detalles portada de Piasca

Detalles portada de Piasca

Detalles portada de Piasca

Detalles portada de Piasca

Detalles portada de Piasca (Cantabria)

Y sobre la portada de Santa María de Piasca hay una pequeña galería enmarcada por un alfiz de dientes de sierra. Tiene tres arcos ciegos, los laterales trilobulados y curiosos capiteles de cestas y vegetales, y los centrales con mascarones monstruosos.

Las figuras laterales son originales del románico y representan a San Pedro y san Pablo, la central de la virgen María ya es del siglo XVI. Y en lo alto de este maravilloso ejemplo del románico de Cantabria, una recia espadaña con un vano para la campana.

Galería de la fachada principal de Piasca

El Interior de Santa María de Piasca

Es curioso ver la inclinación de la cabecera cuando entras al templo de Santa María de Piasca. El interior ha sido muy transformado a lo largo de los siglos y, de la época gótica, quedan los ábsides y el crucero cubiertos con bóveda de crucería.

Interior de Santa María de Piasca

En el ábside mayor se adosaron en el siglo XV, bellas arquerías ciegas con guardapolvos de arcos apuntados en cuyo interior se acoplan arcos trilobulados con bellísimos capiteles que siguen la estética de los de Aguilar de Campoo y que nos recuerdan tanto a los de la iglesia de Santa Cecilia de Vallespinoso de Aguilar.

Cabecera de Santa María de Piasca

Cabecera de Santa María de Piasca

Cabecera de Santa María de Piasca

Merece la pena pararse a contemplar los capiteles andresinos (San Andres del Arroyo), o la bellísima escena de Epifanía en la aparecen María y a José con el Niño y los reyes Magos. Y al otro lado un ángel con un personaje que lleva una cruz procesional. Sobre ellos hay un dosel corrido con restos de policromía rojiza.

Capitel de la cabecera de Santa María de Piasca

Capitel de la cabecera de Piasca

Capiteles de Santa María de Piasca

También algunos capiteles que decoran el interior de la iglesia y algunas obras como un Descendimiento policromado hispano-flamenco datado en el siglo XV. O la Piedad policromada del siglo XVI.

Iglesia de Santa María de Piasca

Iglesia de Santa María de Piasca

En el Museo Diocesano de Santillana del Mar se conserva un crucifijo esmaltado en Limoges en el siglo XIII perteneciente al monasterio de Santa María de Piasca.


Vídeo de Santa María de Piasca


Qué ver cerca de Piasca

Estás en el corazón del Valle de Liébana, y en él tienes un monton de lugares para ver y rutas para hacer senderismo. Puedes ir a ver la iglesia Mozárabe de Santa María de Lebeña, el Monasterio de Santo Toribio de Líebana, a Fuente dé para subir en su funicular y dar paseos por el Parque Nacional de los Picos de Europa... Te lo contamos todo en el post sobre Que ver en el Valle de Liébana.

Y hasta aquí nuestra visita de la Iglesia de Santa María de Piasca, una joya del románico de Cantabria, que no te puedes perder si, como a nosotros, te gusta este estilo.

Publicar un comentario

0 Comentarios