Qué ver en Neuchatel, un imprescindible de Suiza

Acompáñanos para descubrir qué ver en Neuchatel, una hermosa ciudad de origen medieval de Suiza, situada junto a un lago del mismo nombre, a los pies del Macizo del Jura.

La ciudad es perfecta para una escapada de fin de semana en la que podrás disfrutar de su interesante patrimonio en el que descubrirás sus calles históricas que conducen a lo alto de un promontorio rocoso en el que se encuentra el Castillo y la Colegiata. Además, podrás disfrutar de las diferentes actividades que se pueden hacer en el lago, y de la atmósfera francesa de sus negocios.

Qué ver en Neuchatel, un imprescindible de Suiza

Índice del artículo
  1. Dónde está Neuchatel
  2. El nombre de Neuchatel
  3. Un poco de historia
  4. Qué ver en Neuchatel
      1. Casco histórico
      2. Ayuntamiento
      3. Temple du Bas
      4. Las fuentes de Neuchatel
      5. Torre Diesse
      6. Torre de la prisión
      7. Colegiata de Neuchatel
      8. Castillo
      9. Plaza de les Halles
      10. Esplanada de Mont Blanc
      11. El lago de Neuchatel
      12. Puerto
  5. Mapa con los lugares que ver en Neuchatel
  6. Qué ver cerca de Neuchatel

¿Dónde está Neuchatel?

Esta es la ubicación de Neuchatel. La ciudad es capital del cantón y del distrito de Neuchâtel de Suiza.


El nombre de Neuchatel

Este nombre primitivo de Novum Castellum, derivará a Nuefchastel en 1251, Neufchastel en 1338, Neufchâtel en el siglo XVII, y Neuchâtel, como se le conoce en la actualidad, a principios del siglo XVIII. La ciudad es francófona, pero tiene también un nombre alemán: Neuenburg.


Un poco de historia

Neuchâtel en sus orígenes pertenece al Reino de Arlés y se menciona por primera vez en un documento en el que se habla de su fundación de Novum Castellum en el año 1011, y de la construcción del castillo por parte de de Rodolfo III de Borgoña.

Tras su muerte, el Reino de Arlés es integrado en el Sacro Imperio Romano Germánico y el castillo que se encuentra abandonado es ocupado por una familia noble, los Fenis, que acaban haciéndolo suyo y fundando así la casa de los Neuchâtel.

El condado de Neuchâtel pasó a ser de los Zähringer de Friburgo en Brisgovia, a finales del siglo XIV, después de los Margrave de Hochberg y después por casamientos a los Orléans-Longueville, una rama bastarda de la casa real de Francia hasta 1707. El condado durante estos años subió a principado.

El fin de los Orléans-Longueville vino tras la muerte en 1707 de Marie de Nemours sin herederos. Durante 140 años pasó a la dinastía de los Hohenzollern y tras el derrumbe del imperio napoleónico, en 1815, las grandes potencias devolvieron la soberanía al rey prusiano, y se adhirió el cantón al pacto de la Confederación Helvética.

En 1831 triunfó la revolución republicana contra la monarquía y el 1 de marzo de 1848 se expulsó a los prusianos y el primer Consejo de Estado redacta la constitución y la legislación del nuevo cantón.

Neuchatel


Qué ver en Neuchatel

Neuchâtel tiene un enorme patrimonio arquitectónico con un toque francés, que lo distingue de las demás ciudades de su entorno, y por eso da gusto recorrerla. Te contamos todo lo que ver en Neuchatel, una elegante ciudad de Suiza que se extiende a lo largo del lago a los pies de su castillo.


Casco histórico

Las construcciones de la ville ancienne de Neuchatel son principalmente de piedra caliza de un color entre amarillo y dorado. De ellas Alejandro Dumas dijo que parecían estar talladas en mantequilla.

Las calles más agradables que ver en Neuchatel están repletas de tiendas y cafés, las del centro son peatonales y tienen mucho encanto. Sus calles más interesantes son la la rue de l'Hôpital, rue des Chavannes o la rue des Moulins, entre otras.

Calles de Neuchatel

Calles de Neuchatel

Ayuntamiento

El Hotel de Ville se encuentra en la rue de l'Hôpital, es un edificio de 1790 de estilo clásico. En su fachada destaca el frontón que representa a Minerva y la Libertad con el escudo de armas de la ciudad.

Ayuntamiento de Neuchatel

Temple du Bas

También pudimos ver el Temple du Bas, una antigua iglesia calvinista de la Reforma, ya que los hugonotes, se refugiaron en la ciudad tras la abolición del edicto de Nantes en 1685. Frente a ella, en la plaza, una de las bonitas fuentes que ver en Neuchatel y que encontrarás en tu paseo por la ciudad.

Temple du Bas, Neuchatel

Las fuentes de Neuchatel

Una de las decoraciones más bonitas que ver en Neuchatel son las fuentes que adornan sus calles. La más antigua es la Fuente de Banneret, en sus orígenes fue abrevadero para ganado y caballos y fue rediseñada en 1581 pasando a tener la imagen que tiene en la actualidad.

Otras son la Fuente de la Justicia de 1547, la Fuente del Grifón de 1668 o las que se encuentran en la rue des Boucheries y la rue du Neubourg.

Fuente de Banneret, Neuchatel

Fuente de la justicia, Neuchatel

Fuente de Banneret y torre Diesse, Neuchatel

Fuente de la rue du Chateau, Neuchatel

Torre Diesse

Tras la fuente de Banneret destaca la Torre Diesse con su reloj con cuatro esferas rojo y dorado. La Tour Diesse era parte del sistema de defensa original de Neuchatel, y servía de protección de una de las entradas.

La torre fue entregada en el siglo XVI, como feudo a la familia Diesse, que la vendió a la ciudad en 1580, el reloj se colocó en 1575.

Fuente de Banneret y torre Diesse, Neuchatel

Fuente en la rue de la Colegiale de Neuchatel

Torre de la prisión

Más adelante se encuentra la Torre de la Prisión, que, como la Diesse, sirvió como puerta de la ciudad entre los siglos XI y XII. Fue utilizada como prisión y tras ser abandonada, se tapió su paso inferior.

La Torre de la Prisión está abierta al público desde abril hasta finales de septiembre para subir a lo alto y contemplar las vistas de la ciudad y los Alpes.

Torre de la prisión, Neuchatel

Vistas de la torre de la Prisión de Neuchatel

Colegiata de Neuchatel

Nos dirigimos ahora hacia el templo más importante que ver en Neuchatel: la Colegiata, construida por iniciativa de Ulrico II, primer señor de Neuchatel.

En la plaza delantera se puede ver una estatua en honor a Guillaume Farel (1489-1565). Fue un reformador y predicador francés, que desempeñó un importante papel en la introducción de la Reforma en Suiza.

Colegiata de Neuchatel, Suiza

La construcción de la Colegiata de Neuchatel se alargó unas décadas, por lo que en ella podemos ver la transición del románico al gótico. Se comenzó a construir a finales del siglo XII, incluyendo sus tres ábsides románicos, y en el siglo XIII se continuó con el crucero y las bóvedas ojivales, siendo su consagración en 1276.

Destaca en el exterior la portada románica situada al sur, en la que podemos ver las imágenes de San Pedro y San Pablo. Y también la torre con base románica, con la zona superior reconstruida en 1868.

Detalles de la Colegiata de Neuchatel, Suiza

En el interior de la colegiata hay un bello cenotafio de piedra esculpida y pintada en 1372 por el conde Luis en homenaje a sus padres. Se le puede ver las figuras de sus padres Conde Rollin de Neuchâtel y Eléonore de Savoie, y la suya propia.

Interior de la colegiata de Neuchatel

A sus pies se encuentra un claustro gótico en construido en 1453, sobre el anterior románico que resultó arrasado en un gran incendio.

Claustro gótico de la colegiata de Neuchatel

Claustro de la colegiata de Neuchatel

Castillo de Neuchatel

El castillo de Neuchatel fue el origen de la población y se construyó en el siglo X, y a su alrededor creció la población. Fue un regalo que Rodolfo III de Borgoña a su esposa en el año 1011, y fue el centro de poder, pasando a manos de la influencia de los Habsburgo, los Borgoña.

Reconstruido varias veces entre el siglo XV y el XVII, en la actualidad el castillo conserva gran poder, ya que su interior es la sede del gobierno cantonal y del tribunal de justicia.

Entrada al Castillo de Neuchatel

Castillo de Neuchatel

Plaza de les Halles

Bajamos del castillo y nos encontramos con una hermosa plaza de les Halles (del mercado). Es el corazón del casco antiguo y se encuentra repleto de terrazas muy animadas, también en ella se hace el mercado los martes, jueves y sábados por la mañana.

Esto de debe a que los horticultores de los cantones de Berna, Vaud y Friburgo llegaban en barco a la Place des Halles, que estaba al borde del lago.

Place des Halles, Neuchatel

En ella hay bellísimos edificios como la Maison des Halles, un antiguo comercio de cereales en la planta baja y textil en la alta. Fue construido en 1575 en estilo renacentista y decorado con las armas de los Orléans-Longueville, príncipes soberanos de Neuchatel.

Maison des Halles, Neuchatel

Esplanada de Mont Blanc

A continuación de la plaza caminando hacia el lago, encontraremos otro de los lugares imprescindibles que ver en Neuchatel, la esplanada de Mont Blanc. Este hermoso parque fue construido a finales de la década de 1980, y es punto de unión del lago, el puerto y el casco antiguo.

Está adornado con muchas flores y con obras de arte de cinco artistas internacionales: René Küng, André Ramseyer, Victor Vasarely, Jean Hans Arp y Mariono di Taena. Alrededor de la explanada hay, bellísimos edificios del siglo XVIII.

Esplanada de Mont Blanc, Neuchatel

Esplanada de Mont Blanc, Neuchatel

Neuchatel

El lago de Neuchatel

Neuchatel tiene su historia unida con el lago de Neuchatel, y al no poder crecer debido a la barrera del macizo del Jura, desde la Edad Media la ciudad fue ganando terreno al agua. En la actualidad en estos terrenos hay bonitos paseos para relajarse y se levantaron imponentes edificios.

Lago de Neuchatel, Suiza

Lago de Neuchatel

Puerto

El puerto de Neuchatel fue modificado muchas veces, debido a las extensiones de la ciudad. Desde él puedes hacer pequeños cruceros por el lago, alquilar barcas de pedales, o pequeñas embarcaciones para admirar la ciudad desde otro punto de vista y disfrutar del agua.

Puerto de Neuchatel

Mapa con los lugares que ver en Neuchatel


Qué ver cerca de Neuchatel

Las distancias en Suiza son relativamente cortas y puedes visitar un montón de poblaciones maravillosas, te recpmendamos Murten, Thun y Friburgo.

Murten nos conquistó al primer vistazo, es una pequeña población amurallada de origen medieval a los pies de un lago rodeado por la cordillera de los Alpes. Puedes echarle un vistazo a nuestro post sobre todo lo que ver en Murten.

Murten

Friburgo es una preciosa ciudad medieval, situada en un entorno extraordinario, que tiene un montón de lugares imprescindibles para descubrir y una animada vida nocturna.

Friburgo, Suiza

Y también Thun, situada a orillas del lago del mismo nombre, en plenos Alpes suizos, en la que destaca su castillo y su casco antiguo situado en un islote del río Aar.

Thun, Suiza

Y ahora ya sabes que ver en Neuchatel, una preciosa localidad de Suiza, que merece la pena visitar. Dime si ya la conoces, o si te gustaría conocerla tras leer nuestro post.

Publicar un comentario

0 Comentarios