Qué ver en Caravaca de la Cruz además de su Santuario

Hoy te llevamos a Caravaca de la Cruz, una de las cinco ciudades claves para el cristianismo junto con Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana. El Papa Juan Pablo II le concedió el Año Jubilar in perpetuum en 1998, y se celebró por primera vez en 2003

Esta pequeña ciudad, de la región de Murcia, cuenta con los potentes muros de un castillo que protegen su famoso santuario de la Vera Cruz, y con un bonito casco histórico medieval. Acompáñanos para saber qué ver en Caravaca de la Cruz, te va a gustar.

Qué ver en Caravaca de la Cruz además de su Santuario

Índice del artículo

¿Dónde está Caravaca de la Cruz?

Esta es la ubicación de Caravaca de la Cruz. Esta población pertenece a la Comunidad autónoma de la Región de Murcia, en España.

Origen de la Cruz de Caravaca

El origen de la Cruz de Caravaca es del siglo IV, con la primera emperatriz romana en convertirse al cristianismo: Santa Elena, que fue de peregrinación a Tierra Santa.

La cruz de Jesucristo estaba escondida bajo tierra junto con las de los dos ladrones, y Santa Elena logra encontrarlas y para averiguar cuál era la buena mandó traer a un muerto que al ponerlo junto a la Vera Cruz de Jesucristo resucitó.

En ese mismo lugar se erige la Basílica del Santo Sepulcro para colocar la reliquia que después de ser robada en el 614 es devuelta en el 628, y desde entonces los 14 de septiembre se celebra el día de la Exaltación de la Santa Cruz.

Tras la aparición de la Vera Cruz se crearon relicarios con pequeños trocitos de ella, uno de estos relicarios es la Cruz de Caravaca, cuyo dueño era el patriarca Roberto, primer obispo de Jerusalén. Se pierde su rastro durante años y en 1231 aparece en Caravaca milagrosamente.

Cuenta la leyenda que, durante la ocupación musulmana en 1232, el señor almohade de Caravaca, Abu Zeyt, solicitó a un sacerdote cristiano, que se encontraba cautivo, que celebrara una eucaristía para saber cómo era. Al sacerdote le faltaba una cruz para residir el altar y sucedió el milagro: del cielo descendieron dos ángeles transportando una cruz de doble travesaño que contenía un Lignum Crucis. El almohade se convirtió renegando del Corán, se convirtió al cristianismo al instante y recibe el nombre de converso de Vicente Bellvis.


Origen del Santuario de Caravaca de la Cruz

En la Edad Media, la población de Caravaca era un cruce de caminos entre el Reino de Granada y el de Murcia. En el Tratado de Alcaraz de 1243 se consolidó el dominio de la Corona de Castilla y Caravaca paso a ser una frontera cristiana frente Al-Andalus.

La Cruz de Caravaca con la reliquia de la Vera Cruz en el interior se convierte en un centro de peregrinación de primera magnitud. Y para protegerla y custodiarla, el castillo de Caravaca es protegido por la orden militar de los templarios y después por la orden militar de Santiago hasta 1868.

La Cruz de Caravaca siempre ha tenido reconocimiento oficial por parte de la Iglesia y tras muchas bulas y privilegios por parte de Papas, el Papa Juan Pablo II concede a la ciudad de Caravaca de la Cruz la Bula de Concesión del Año Jubilar in perpetuum. Esto le da la misma categoría religiosa que a otras ciudades claves para el cristianismo como son: Roma, Jerusalén, Santiago de Compostela o Santo Toribio de Liébana.

Esta devoción se extendió por América tras el descubrimiento de América y a partir del siglo XVII por toda Europa.

Vista general de Caravaca de la Cruz

El robo de la Cruz de Caravaca

En la madrugada del 13 de febrero de 1934 un robo de carácter político-religioso deja a Caravaca sin la Cruz y nunca aparecerá ni esta, ni el autor del robo.

El Papa Pio XII manda dos pequeñas astillas del lignum crucis y se reproduce estuche-relicario original. Y en mayo de 1945, la Cruz de Caravaca vuelve a la basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz, custodiada por la Orden de los frailes claretianos.

El estuche-relicario del lignum crucis tiene forma de Cruz Patriarcal de doble brazo horizontal, 7 cm el superior y 10 cm en el inferior, y de 17 cm el larguero vertical y está decorado con piedras preciosas y los dos ángeles que llevaron la Cruz desde Jerusalén hasta Caravaca. Un pequeño cristal nos deja ver las astillas de la Vera Cruz.


Qué ver en Caravaca de la Cruz

El casco histórico de la ciudad no es muy grande, por lo que puedes recorrerlo perfectamente caminando. Así que acompáñanos que te mostramos todo lo imprescindible que ver en Caravaca de la Cruz.

Caravaca de la Cruz

El Castillo de Caravaca

Después de conocer un poquito la historia, vamos a ver una de las cosas más importantes que ver en Caravaca de la Cruz: el castillo de Caravaca, que tuvo sus orígenes en un punto fortificado islámico de control y defensa que, tras la reconquista del reino de Murcia, quedaría vinculado a la Orden de Santiago. 

Lo que vemos en la actualidad es fruto de las reformas a través de su historia en la que se transformó en un centro sacro y la basílica de la Vera Cruz, se encuentra en su interior. Se conservan los lienzos de sus murallas flanqueadas con 14 torres, tres de ellas son semicirculares y el resto de planta cuadrada.

El acceso al interior del recinto se encuentra ceñido por dos torres, una de ellas se denomina la Torre de las Toscas con un baluarte del siglo XIX hecho en la Guerra de la Independencia. Tuvo otra puerta de acceso más, que en la actualidad no existe.

Castillo de Caravaca de la Cruz

Castillo de Caravaca de la Cruz

Castillo de Caravaca de la Cruz

Dentro de este recinto amurallado había otro también con torres con un foso. Una fortificación señorial que se mantuvo hasta finales del siglo XV. En el siglo XVII se derribó para construir el templo de la Vera Cruz, la casa del capellán y el claustro. Las excavaciones arqueológicas han encontrado en el subsuelo de esta zona las bases de las torres.

La torre del homenaje se encuentra en este conjunto tiene el nombre de Torre Chacona ya que la mandó construir Don Juan Chacón, tiene forma troncopiramidal y almenas.

En la explanada actual, en plena Edad Media, está documentada la presencia de dos aljibes, la casa del alcaide y el que pudo ser el templo más antiguo de la Villa: la ermita de Santa María la Real o del Castillo.

Entrada al Castillo de Caravaca de la Cruz

Castillo de Caravaca de la Cruz

Torre del Castillo de Caravaca de la Cruz

Torre del Castillo de Caravaca de la Cruz

Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz

Ya dentro de la explanada interior existía otro recinto, que se situaría en el espacio donde hoy se establecen el principal templo que ver en Caravaca de la Cruz: la Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz con su claustro: se trataría del último reducto defensivo, de planta cuadrangular que tenía salida directa al exterior del espacio amurallado.

Era la edificación señorial hasta siglo XV y fue destruida en el siglo XVII para construirse el actual templo de la Vera Cruz y la casa del capellán.

Trabajos arqueológicos han hallado en el subsuelo del edificio, el costado norte de este castillo interior, parte del oeste, y la base de tres torres. 

La Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz comenzó a construirse en 1617 con los planos del arquitecto carmelita Fray Alberto de la Madre de Dios, que trabajó también para el Duque de Lerma. Se acabó en 1703 y la portada de la fachada principal en el siglo XVIII.

Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz

Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz

Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz

Es de planta de cruz latina, el ábside tiene dos alturas, en la parte baja se encuentra la capilla mayor donde se guarda la Cruz de Caravaca, está decorado con una venera dorada y una lámparas barroca, regalo de Fernando el Católico en su visita a la Cruz. (Esta lámpara, se encuentra a la izquierda del altar, aunque muy renovada en 1782, cuando además de hizo una gemela, que está situada al lado derecho).

En la parte alta hay una ventana por la que apareció la Santa Cruz. En el crucero hay dos capillas, una dedicada a San Lázaro, y la otra a la Virgen de las Maravillas.

Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz

Basílica del Real del Alcázar de la Vera Cruz

El conjunto formado por la fortaleza y el santuario de la Cruz de Caravaca están declarados Bien de Interés Cultural.

Santuary Caravaca User:(WT-shared) Wandering, CC BY-SA 1.0, via Wikimedia Commons

La fachada de la iglesia estaba en restauración en el momento de nuestra visita, tiene una gran puerta coronada con la Cruz de Caravaca. Es barroca del siglo XVIII y está hecha con mármol gris y rojo de Cehegín.


Qué ver en Caravaca de la Cruz además de su Santuario

Hay muchas más cosas que ver en Caravaca de la Cruz además de su Santuario, merece la pena que des un paseo por esta bella ciudad murciana. Entre los siglos XII y XIII se comienza a desarrollar la población alrededor del castillo, un núcleo irregular que estuvo a su vez protegido por una muralla de la que apenas se conservan restos.


Plaza del Arco de Caravaca de la Cruz

El centro neurálgico de Caravaca es la Plaza del Arco, a la que se accede por un arco que se encuentra en la planta baja del edificio del ayuntamiento construido en 1762. La plaza es de forma rectangular y tiene animados bares y restaurantes. En ella se puede ver el Monumento al Moro y al Cristiano, obra de Rafael Pí Belda y al fondo la iglesia del Salvador.

Caravaca de la Cruz

Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz

Monumento al Moro y al Cristiano de Caravaca de la Cruz

La calle principal que ver en Caravaca de la Cruz es la Calle Mayor, en ella y en sus alrededores encontrarás muchas joyerías y tiendas de souvenirs donde comprar la Cruz de Caravaca.

Caravaca de la Cruz

Souvenirs de Caravaca de la Cruz

Iglesia del Salvador

Otro de los templos que ver en Caravaca de la Cruz es la Iglesia del Salvador, de finales del siglo XVI y estilo renacentista.

La portada tiene forma de arco de triunfo y en destaca la torre de tres cuerpos de cantería, y que sobresale del resto de construcciones de la ciudad. 

Es de planta de tres naves cubiertas con bóvedas estrelladas y entre sus obras destaca el retablo mayor traído de la Iglesia de los Jesuitas de Caravaca, traído tras la desamortización. Y, además, una interesante colección de escultura, pintura y orfebrería repartidos por el templo que fue declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1983.

En marzo del 2021 se hallaron unos vítores en una de sus fachadas que parecen ser del siglo XVI. Esta es “la forma” de personas que conseguido su título en las universidades de Salamanca o Alcalá de Henares y un orgullo para toda la ciudad.

Iglesia del Salvador de Caravaca de la Cruz

El Salvador de Caravaca de la Cruz

Iglesia del Salvador de Caravaca de la Cruz

Museo arqueológico

El Museo Arqueológico La Soledad, se encuentra ubicado en una antigua iglesia que pasó a pertenecer a la familia Muñoz, y posteriormente a los condes e Clavijo y marques del Salar.

En él podrás ver piezas de excavaciones de diferentes yacimientos arqueológicos entre las que destaca el complejo íbero romano de la Encarnación. Está declarado Bien de Interés Cultural.

Museo arqueológico de Caravaca de la Cruz

Casa Museo de los Caballos del Vino

Hay otro museo más que puedes visitar en Caravaca de la Cruz, se trata de la Casa Museo de los Caballos del Vino, situado en una casa de estilo barroco rehabilitada. Guarda una colección de piezas usadas para adornar a los caballos y audiovisuales para entenderlo todo.

Esta Fiesta ha sido declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial y candidata a ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Los Caballos del Vino, se celebra entre los días del 1 al 3 de mayo, durante las fiestas en honor a la Santísima y Vera Cruz, y sus orígenes se remontan a la segunda mitad del siglo XVII. Hay más de sesenta peñas que con sus caballos participan en tres concursos: el de Caballo a Pelo, el de Enjaezamiento y el de Carrera.

Casa Museo de los Caballos del Vino de Caravaca de la Cruz

En la subida al castillo podemos ver el Monumento a los Caballos del Vino, obra del escultor Rafael Pi Belda, un homenaje a estas fiestas.

Monumento a los Caballos del Vino ce Caravaca de la Cruz

Plaza de toros

Desde el castillo pudimos ver la fachada principal de la plaza de toros de Caravaca de la Cruz, realmente vistosa e inaugurada el 28 de septiembre de 1880.

Su fachada está formada por arcos de herradura, estucos y paredes de color rojo. Actualmente en la plaza se celebran además de corridas de toros, conciertos y recitales.

Plaza de toros de Caravaca de la Cruz

Vídeo resumen de las cosas que ver en Caravaca de la Cruz


Qué ver cerca de Caravaca de la Cruz

Caravaca de la Cruz se encuentra equidistante de tres capitales de provincia: Murcia, Albacete y Jaen. Puedes echarle un vistazo a nuestros post en los que hablamos de lo que ver en Albacete, y lo que ver en Jaen. La visita a Murcia la tenemos pendiente. Puedes ir a visitar la ciudad de Lorca que se encuentra a unos 60 kilómetros de aquí, te sorprenderá su castilloy los restos de su judería y de su sinagoga, entre otras cosas.


Y ahora ya sabes lo más importante que ver en Caravaca de la Cruz, una ciudad claves para el cristianismo con Año Jubilar in perpetuum a la que merece la pena cuenta con los potentes muros de un castillo que protegen su famoso santuario de la Vera Cruz, y con un bonito casco histórico medieval. Acompáñanos para saber qué ver en Caravaca de la Cruz, te va a gustar.

Publicar un comentario

0 Comentarios