12/6/14

Descubriendo Bretaña: Josselin y Malestroit

Continuamos nuestro viaje por la bretaña francesa, descubriendo nuevas joyas: Tras conocer Quimper, hoy veremos dos pueblos imprescindibles, se trata de Josselin y Malestroit.


   Josselin    

Es el típico pueblo de cuento con su río, sus calles medievales y su castillo cuyas imponentes torres se reflejan en las aguas del río.



Aparcamos en la zona baja del pueblo, junto al río Oust, y paseamos a lo largo de la muralla bajo las altas torres del castillo. Al fondo vemos el puente que cruza al otro lado del río, pero un poco antes de llegar a este subimos por la derecha hacia el casco histórico.
Tras una pequeña subida vemos unas plantas con unas hojas enormes que nos recordaron la peli "Parque Jurásico". Por allí hay que girar a la derecha junto a una fuente y entrar por un arco para llegar a la plaza de Notre Dame.




El centro medieval de Josselin es pequeñito, tiene preciosas plazas con las casas típicas de vigas de madera de los siglos XVI y XVII, el mejor ejemplo es la La Plaza Notre Dame donde hay tiendas de souvenirs, y restaurantes y creperias con terrazas.



Notre Dame du Roncier

Allí está la Basílica de Notre Dame du Roncier o Nuestra Señora del Zarzal. Tiene mezcla de estilos, ya que se empezó a construir en el siglo XIII y tardaron mas de tres siglos en acabarla. Entramos y admiramos las bonitas vidrieras que representan el descubrimiento de la virgen en una zarza y la curación de la hija ciega del labrador que la descubrió.

Por la parte de atrás la basílica, hay una entrada para subir a la torre con un letrero que lo indica, pero allí no había nadie e incluso tuvimos que empujar la puerta y pasar por una especie de almacén, quizás solo se abre en temporada alta, pero nosotros pasamos esperando encontrar a alguien. Subimos la estrechísima escalera de caracol de 128 escalones, no te la recomiendo si tienes claustrofobia, aunque la vista desde arriba merece mas que la pena. No encontramos a nadie, nos imaginamos que estaba cerrado pero que alguien se olvidó de cerrar la puerta.

Detrás de la basílica hay una plaza un poquito mas moderna en donde está el ayuntamiento. Aún así conserva el estilo del pueblo.

Castillo de Josselin o de Rohan

El Castillo de Josselin o de Rohan, es de estilo gótico flamígero, ejemplo de la arquitectura feudal. Es del siglo XV y tenía 8 torres de las que hoy quedan 3 que son las que se ven desde el río Oust. Hoy en día pertenece a los descendientes de la familia Rohan, sus fundadores, y se encuentra habitado por ellos. Hay visitas por las tardes, nosotros no pudimos entrar pero verlo desde fuera con sus jardines y desde arriba de la torre de la basílica, resulta impresionante.


Habíamos oído y visto mil veces los famosos macarons franceses, son una especie de galleta hecha con clara de huevo, almendra molida y azúcar, rellena de varios sabores. Paseando por Josselin, nos llamó la atención el escaparate de una panadería/pastelería en la que los vendían. Ya no pudimos dejar de comerlos en todo el viaje. Incluso hemos buscado la receta y los hemos hecho en casa a la vuelta, aunque no es lo mismo. Si vais a cualquier pueblo de Francia buscarlos, no os arrepentiréis.




    Malestroit   

Nuestro siguiente destino fue Malestroit, No tuvimos problemas al llegar para aparcar en el centro. Estamos teniendo un tiempo excelente y hoy nos apetece comer de picnic.

El canal

Nos acercamos al canal que une Brest y Nantes y contemplamos la esclusa para facilitar el paso de un lado a otro. Encontramos el sitio perfecto, hay unas pocas mesas de madera y bancos para comer. Escogemos una mesa en donde confluye el rio Oust con el canal. Es un lugar precioso y de vez en cuando vemos pequeños grupod de monjas Agustinas que tienen un hospital allí cerca, paseando al sol.




Después de la agradable comida caminamos junto al canal y llegamos hasta el puente nuevo, subimos por la Rue du General du Gaulle y contemplamos preciosas casas bretonas, al final de la calle vemos dos casas que llaman mucho la atención: La truie qui file y la Pélican.



Plaza Bouffay

Llegamos así a la plaza Bouffay con la iglesia de Saint Gilles a la derecha construida en varias etapas, tiene parte románica y parte gótica.
En la plaza hay bonitos edificios, uno de ellos es el auditorio, también hay un pozo y un poquito más adelante el ayuntamiento.


Merece la pena echarle un vistazo a la calle de los ingleses, que sale de la plaza. En la fachada de algunas de las casas se ven mostradores para vender mercancía.


Justo donde tenemos aparcado el coche, en la plaza del Dr. J. Queinecc, hay un carrefour city en el que hicimos acopio de galletas, mermeladas y productos bretones para llevarnos a casa, a un precio muy bueno, ya que en las tiendas de souvenirs a veces abusan un poco.

Nuestro siguiente destino Rochefort en Terre.


Share:

2 comentarios:

  1. De todos los pueblos de la Bretana que nos has ensenado hasta ahora, este es el que más me gusta sin duda!!! Es precioso, me he quedado de piedra!!!! Un saludo!
    Judith (ameserosviajeros.blogspot.de)

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente precioso, casi uno contenplando tu reportaje, puede sentirse en la edad media entre castillos , iglesias y casas medievales, parece que has parado el tiempo para hacer este reportaje,
    Precioso Carmen.
    Un Saludo
    Luis.

    ResponderEliminar

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.