Visita a la Gouffre de Padirac | Horarios, tarifas y consejos

Hoy vamos de visita a la Gouffre de Padirac, uno de los hallazgos geológicos más transcendentales del mundo, situado en el corazón del Valle del Dordoña, en Francia.

Podemos admirar esta maravilla gracias al amor y el tesón de un joven explorador que marcaría con sus estudios y sus descubrimientos el nacimiento de la espeleología moderna.

Pero vamos poco a poco contándote quien fue el descubridor de la Gouffre de Padirac, cómo es esta maravillosa gruta, los horarios, precios y algunos consejos para hacer tu visita perfecta. ¿Nos acompañas?

Gouffre de Padirac

Índice del artículo
  1. Dónde está la Gouffre de Padirac
  2. Édouard-Alfred Martel
  3. Visita a a Gouffre de Padirac
  4. Vídeo resumen de la visita a la Gouffre de Padirac
  5. Dónde comer
  6. Dónde dormir
  7. Qué ver cerca

Dónde está la Gouffre de Padirac

Esta es la ubicación de la Gouffre de Padirac. Padirac se encuentra en la región de Mediodía-Pirineos, departamento de Lot, Francia.

No hay problema de aparcamiento, hay zonas habilitadas antes de la gruta para que estaciones tu vehículo y visites la gruta.


Édouard-Alfred Martel

Para entender un poco lo que vamos a ver, lo primero es hablar de Édouard-Alfred Martel (1859-1938), que con 30 años se adentró en la sima que hoy en día conocemos como la Gouffre de Padirac.

Martel había escrito publicaciones en las que hablaba de la protección y conservación de parques nacionales del mundo y había ganado varios concursos durante su época de estudiante. Ya a los 20 años, bajó a la Cueva de Postoina, en Eslovenia, y exploró el río subterráneo de Bramabiau. Y con su trabajo marcó el nacimiento de la espeleología moderna.

Siendo ya un abogado de prestigio, Martel bajó por la pared de la Gouffre con velas y de una lámpara de magnesio, y comenzó a descubrir la maravilla que allí había encerrada después de tantos siglos, y comenzó el sueño de querer mostrarlo al público.

Édouard-Alfred Martel -Gouffre de Padirac

Gouffre de Padirac

3Una cuestión de suerte

El problema era que Édouard-Alfred Martel no tenía dinero para enseñarle al mundo la maravilla que había descubierto y estudiado. Sin embargo, el destino se puso de su lado y ocurrió algo inesperado.

Estando Martel en París en busca de ayuda para abrir las cuevas al público, tuvo la “mala” suerte de dejarse en el taxi la mochila con todo su proyecto de apertura al público.

Sin embargo, esa mala suerte se convirtió en buena, ya que George Beamish, heredero de las cervezas irlandesas, se encontró la mochila y tras ver lo que allí había dentro, buscó al propietario y apoyó el proyecto. Así comenzó la aventura del Gouffre de Padirac.


4Sueño cumplido

No fue dicho y hecho, hubo mucho trabajo y una gran inversión para que en 1898 pudiesen conocer la gruta sus primeros visitantes, la inauguración oficial sería en 1899.

Con el tiempo, la Gouffre de Padirac se ha convertido en la referencia europea en el mundo de las cuevas y las simas que recibe entre 600.000 y 800.000 visitantes al año.


Visita a la Gouffre de Padirac

Una vez aparcado tu coche en uno de los amplios aparcamientos que preceden a las taquillas, y llegada tu hora de reserva, harás cola juntro a la enorme sima que vas a explorar.

No te preocupes si ves que hay demasiada gente en la cola, porque todo está perfectamente orquestado por el equipo de la cueva y antes de lo que esperas, estarás dentro.

Ya desde fuera el espectáculo es sobrecogedor, una enorme sima vertical que conduce a un mundo subterráneo increíble. La oquedad mide unos 33 metros de diámetro y 75 metros de profundidad.

Gouffre de Padirac

Gouffre de Padirac desde el exterior

Gouffre de Padirac desde el exterior

Un poco antes de entrar al edificio te darán unos auriculares y un aparato en el que irás escuchando lo que vas viendo a tu paso. No tienes que hacer nada, ya que funciona por si solo, y llegado a los puntos adecuados, se activan automáticamente y te explican lo que tus ojos están viendo.

Comenzamos a bajar, hay opción de hacerlo en ascensor, pero la mayoría de la gente lo hace caminando, porque la vista es mucho mejor y las escaleras son cómodas. La luz a nuestro paso baja y la humedad aumenta produciendo una vegetación digna casi de una selva tropical.

Cambiamos ahora la perspectiva, y mirar hacia arriba y ver el cielo en lo alto, como si fuese una ventana redonda, es una gozada.

Gouffre de Padirac

Gouffre de Padirac

Gouffre de Padirac

Una vez que hemos bajado 461 escalones, (unos 75 metros que se dice pronto), nos adentramos en las entrañas de la Gouffre de Padirac y comenzamos a ver diferentes salas formadas por la erosión del río interior que circula en el macizo calizo y que sigue cambiando el paisaje.

A partir de ahí la visita a la Gouffre de Padirac, sige bajando hasta el punto más bajo (visitable por el público general) a 103 metros de profundidad, donde se encuentra el embarcadero.

Todos los rincones tienen nombre: la Galerie de la Grande Arcade, la Galerie de la Source, la Salle du Grand Dôme con un techo de 94 metros de altura, lagos interiores o el Rivière Plane

Veremos algunos viejos embarcaderos, estalactitas, estalagmitas haciendo mil y un formas, lagos, ríos, cuevas interiores.

Interior de la Gouffre de Padirac

Interior de la Gouffre de Padirac

Interior de la Gouffre de Padirac

Interior de la Gouffre de Padirac

Interior de la Gouffre de Padirac

En 2019, el Gouffre de Padirac celebró el 130 aniversario y creó su primera "cosecha de 130 años", enterrando botellas de Probus 2016 a 103 metros bajo tierra. Esta primera cosecha, tuvo tanto éxito que siguen con esta insólita experiencia vinícola. Puedes probarlos en la visita VIP a la cueva.

Vino en el Interior de la Gouffre de Padirac

Un recorrido maravilloso para el público, pero mucho mayor para los espeleólogos que han cartografiado 42 kilómetros de galerías, algunas de ellas no aptas para visitas convencionales debido principalmente a la ausencia de aire de algunas.

Interior de la Gouffre de Padirac

Interior de la Gouffre de Padirac

Interior de la Gouffre de Padirac

Paseo en barca por el interior

Uno de los puntos inolvidables de este recorrido por la Gouffre de Padirac es el embarcadero del Rivière Plane. En el darás un maravilloso paseo en unas barcas en las que los avezados guías reman y empujan las paredes para avanzar y no chocar con las rocas, mientras nos cuentan los secretos y la historia de la gruta en francés, inglés y si tienes suerte en español.

Un paseo maravilloso, relajado y silencioso, contemplando las entrañas de una gruta realmente extraordinaria. En el paseo no se pueden hacer fotos, creemos por seguridad, pero también puede que por el negocio, ya que como sucede en los parques de atracciones, hay una cámara que te hace una foto de grupo, para que la compres a la salida.

Embarcadero de la Gouffre de Padirac

Barcas en la Gouffre de Padirac

Exposición de exploraciones y caras ocultas

Como ya te hemos comentado hay zonas que no están abiertas al público y que siguen en constante estudio, en el interior hay una exposición de fotografías de algunas de las expediciones de espeleólogos y científicos que tuvieron la oportunidad de explorar el gran universo subterráneo de Padirac.

Foto tomada de una exposición de la Gouffre de Padirac

Foto tomada de una exposición de la Gouffre de Padirac

Foto tomada de una exposición de la Gouffre de Padirac

Foto tomada de una exposición de la Gouffre de Padirac

Horarios de visitas y precios de la Gouffre de Padirac

Este es el horario de visitas y los precios de la Gouffre de Padirac.

Está abierto del 1 de abril al 13 de noviembre

Es conveniente comprar las entradas en línea, porque hay mucha gente y puede que después de llegar allí, te quedes sin entrar.


Consejos

⇒ Es posible llegar y encontrar un hueco para visitar la Gouffre de Padirac, pero lo mejor es sacar las entradas por internet y no perder el tiempo (y la paciencia)

⇒ La duración de la visita es 1:30h aproximadamente, en el interior no hay aseos, pero junto a las taquillas hay unos públicos, así que ya sabes.

⇒ Cuida el calzado que te pones, lo mejor es ir con zapato cómodo y con una suela antideslizante. Hay zonas húmedas e irregulares.

⇒ Independientemente de la temperatura que haga en el exterior, el interior tiene una temperatura constante de 13°C, por lo que mejor te pongas algo de abrigo.

⇒ En la barca que navega el río interior, no se pueden hacer fotos ni vídeos. Tampoco movimientos bruscos que puedan desestabilizarla.

Interior de la Gruta de Padirac

Vídeo resumen de la visita a la Gouffre de Padirac

Dónde comer

Frente a la entrada de la gruta. hay varios edificios en los que encontrarás una tienda con productos de la región y un restaurante donde podrás probar la gastronomía de la región. Además hay un área de pic-nic con mesas de madera para que lleves tu comida y disfrutes del paisaje y del aire libre.


Dónde dormir

Nosotros dormimos en la La Petite Auberge de Carennac, en una bonita casa de huéspedes con unos anfitriones maravillosos que nos hicieron sentir como en casa.

La población medieval de Carennac, está a tan solo 10 kilómetros de la gruta y merece la pena que lo conozcas.


Qué ver cerca

Además de Carennac, de la que pronto te hablaremos, tienes lugares maravillosos que recorrer, uno de ellos es Rocamadour que no te puedes perder bajo ningún concepto, porque es maravilloso.

Y hasta aquí nuestra visita a la Gouffre de Padirac, que a pesar de que las fotos no le hacen justicia, es francamente maravillosa, una pequeña aventura que te recomendamos que hagas si estás de visita por la zona.

Si te gustan las cuevas, en España tenemos muchas y muy interesantes, a nosotros, los primeros metros de esta, nos recordaron a la Cueva de los Franceses de la Montaña palentina. ¿La conoces?

Publicar un comentario

0 Comentarios