Ruta por los increíbles acantilados de la Costa Quebrada de Cantabria

Hoy recorremos la Costa Quebrada de Cantabria, una senda que recorre un paisaje de vertiginosos acantilados de la Cornisa Cantábrica. Recorreremos la parte que comprende desde la playa de la Arnía hasta la de Pedruquías y veremos cortados, bufones, cuevas, flysch, playas y calas de arena dorada. Una buena manera de disfrutar de la naturaleza, en la que recibiremos una clase de geología entendiendo la formación de este abrupto paisaje.

Ruta por los increíbles acantilados de la Costa Quebrada de Cantabria

Índice del artículo

El Parque Geológico de Costa Quebrada

El Parque Geológico de la Costa Quebrada se extiende a lo largo de 20 kilómetros de costa situados entre la ciudad de Santander y la de Cuchía. Durante todo este territorio podemos ver un conjunto muy diverso de formaciones, que nos enseñan geología y la constante evolución de la tierra. Para comprenderlo todo, en el recorrido, hay paneles que te lo explican con claridad. Tienes amplia información en la web del parque geológico.

La Costa Quebrada, está catalogada como Punto de Interés Geológico e integrada en la Red Natura 2000 como Lugar de Importancia Comunitaria.

Además, la erosión del mar produce también islotes que los convierten en un lugar ideal para anidar algunas aves marinas como el cormorán moñudo y el paiño europeo. Al estar protegidos por la ley, la convierten en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

Acantilados de la Costa Quebrada

Evolución del paisaje

Te explicamos un poco la evolución de este paisaje y la retirada de la costa para que entiendas un poco lo que vas a ver. Para ello hemos utilizado unas imágenes de uno de los paneles explicativos que hay en la senda que toma como ejemplo la evolución de la playa de Somocuevas.
Geológicamente hablando, la Costa Quebrada es un paisaje muy reciente, ya que se empezó a producir cuando finalizó la última glaciación. Era un paisaje de suaves colinas que ha sido labrado por el incesante oleaje.

La costa en retirada de Costa Quebrada

Hubo un gran arrecife con grandes colonias de moluscos ya que la temperatura del agua era más cálida y más limpia que la actual y estaba relativamente alejado de la costa. Pero poco a poco pasa a ser rellenado por las arenas y limos que los ríos arrastran hasta la costa y el arrecife desaparece para siempre. Podemos ver restos en el istmo de Somocuevas, protegido del oleaje.

Ruta de la Costa Quebrada

La ruta de la Costa Quebrada es lineal por lo que puedes hacerla tan larga como quieras volviendo por el mismo camino, en total son 20 kilómetros de costa. También puedes hacerla circular y volver por las poblaciones del interior. 

Nosotros aunque variamos en un par de sitios la vuelta, preferimos hacerla lineal por el mismo camino de ida y de vuelta y disfrutar doblemente de la fuerza del Cantábrico.
El tramo que elegimos fue desde la playa de La Arnía hasta pasar la de Cerruquías, poco más de 9 kilómetros de ida y vuelta. Pincha en la imagen para verlo en la web de wikiloc.

Mapa recorrido costa quebrada

Dónde comenzar la Senda de la Costa Quebrada

Nuestro paseo comenzó en el aparcamiento de la Playa de La Arnía. Si vas en verano, conviene madrugar porque el aparcamiento se queda pequeño. Tienes más lugares donde aparcar en la ruta, todo depende de donde quieras empezar y acabar esta.

Playa de La Arnía

Antes de comenzar la ruta de la Costa Quebrada nos dirigimos a admirar una de las joyas que la componen: la playa de La Arnía, en la que además hay chiringuitos para hacer una “parada técnica”.
En ella podemos ver dos zonas completamente diferentes separadas por un pequeño montículo. A un lado una playa de arena dorada y al otro un impresionante conjunto de flysch, islotes y crestas verticales cinceladas por la fuerza del mar y del viento.

Playa de La Arnía, Costa Quebrada

Playa de La Arnía, Costa Quebrada

Playa de La Arnía, Costa Quebrada

Volvemos al aparcamiento y en dirección oeste nos adentramos por el Barrio de la Arnía, tras pasar algunas casas, un camino a mano derecha perpendicular al mar, te conduce al comienzo de la senda.
Para unos minutos a contemplar las vistas de la playa de La Arnía desde el otro lado, y si tienes suerte quizás veas a escaladores que aprovechan las paredes verticales para practicar.

Playa de La Arnía, Costa Quebrada

Escaladores en la Playa de La Arnía, Costa Quebrada

Embudo de Pedrondo

El paisaje no puede ser más bonito, pero cuidado, porque, aunque se ve bien claro, te encontrarás con una enorme oquedad a un lado del camino: el embudo de Pedrondo o Bufón de Liencres. Un enorme pozo natural por el que, como en los bufones de Pría de Asturias, emerge el agua a presión en marejada. Se oye el mar en el fondo y está formado por la erosión que el mar produce sobre las margas arcillosas y el desprendimiento de las rocas superiores.

Embudo de Pedrondo, Costa Quebrada

Urros de Liencres

Este es un buen lugar para disfrutar de la vista de los urros de Liencres. Así es como se conocen a los islotes que, con formas caprichosas, se han ido tallando junto a la costa en forma vertical. 
Uno de los más famosos y fotografiados era la llamada Punta de las Gaviotas, una aguja espectacular que el mar se llevó por delante en el 2017 y que demuestra que la Costa Quebrada no deja de cambiar. Otro el Urro del Manzano o de la puerta, un bonito arco por el que circula el Cantábrico.

Urro del Manzano, Costa Quebrada, Cantabria

Urros de la Costa Quebrada, Cantabria

Urros de la Costa Quebrada, Cantabria

Playa de Portio

El siguiente punto importante es la playa de Portio o Piélagos, un pequeño arenal que se encuentra protegido por una barrera rocosa que sobresale del mar. Antes de continuar el recorrido subimos a esta para contemplar el espectáculo de las formaciones rocosas y de los flysch. Unos jinetes aprovechan la playa vacía para da un paseo por el arenal con sus caballos.

Costa Quebrada

Playa de Portío, Costa Quebrada

Playa de Portío, Costa Quebrada

Para continuar bajamos a la playa y subimos por unas escaleras junto a la urbanización de Portio, ha llovido mucho y está algo resbaladizo. Continuamos por una estrecha senda de hierba por la que no dejamos de ver la playa. Hay zonas que están prácticamente al borde del acantilado y hay que caminar con cautela.

Paseo junto a la playa de Portio, Costa Qebrada

Playa de Portio, Costa Qebrada

Ensenada de Portio

Llegamos a una de las plataformas de abrasión de la Costa Quebrada, en ella desemboca el arroyo de las Llatas y contemplamos desde aquí la Ensenada de Portio. En ella que hay dos playas en sus lados opuestos: al este la Playa de Portio de la que venimos y al oeste la de Cerrias, a la que nos dirigimos ahora atravesando la resbaladiza plataforma, un tramo algo complicado.

Ensenada de Portio, Costa Quebrada

Ensenada de Portio, Costa Quebrada

Playa de Cerrías

Ascendemos y paseamos junto a una zona residencial para llegar poco a poco a la playa de Cerrías. Esta pequeña playa de arena dorada tiene una vista privilegiada a la playa de Portio. Se formó a partir de una plataforma de abrasión que fue poco a poco cubierta por la arena.

Playa de Cerrías, Costa Quebrada

Costa Quebrada

Playa de Somocuevas

Continuamos caminando junto a urbanizaciones y en seguida llegamos al parque de Somocuevas donde hay un área recreativa y un aparcamiento.
Poco más adelante parte un sendero hacia la punta de Somocuevas, cuyo nombre procede de las cuevas que hay entre las rocas de la punta de la Perla. La punta está dividida en dos partes, la zona rocosa más pequeña y la del arenal. Otra zona con maravillosas vistas de la Costa Quebrada.
La playa de Somocuevas es nudista, puedes bajar por su larga escalera de madera hasta el arenal. Merece la pena hacer el esfuerzo porque la playa es realmente bonita.

Somocuevas, Costa Quebrada

Playa de Somocuevas, Costa Quebrada

Playa de Pedruquías

Dejamos atrás Somocuevas para comenzar por una zona con un paisaje de prados bastante llana y diferente a las subidas, bajadas, entradas y salidas que habíamos recorrido hasta ahora.

Costa Quebrada, Cantabria

Nos acercamos a la siguiente playa, pero justo antes de llegar, vemos el impresionante Bufón del Madero por el que se puede escuchar el mar.

Bufón del Madero, Costa Quebrada, cantabria

Y justo detrás del bufón, otra impresionante playa de esta ruta por la Costa Quebrada: la Playa de Pedruquías, con una larga plataforma de abrasión que la protege.

Playa de Pedruquías, Costa Quebrada de Cantabria

Playa de Pedruquías, Costa Quebrada de Cantabria

Playa de Pedruquías, Costa Quebrada de Cantabria

Continuamos un poquito más, para contemplar la playa de Conallave y la de Valdearenas con el Parque Natural de las Dunas de Liencres a su espalda. Al fondo se encuentra el Monte Tolio y Monte La Picota, a la que subiremos por la tarde y que te enseñaremos pronto.

Playa de Conallave y Valdearenas, Cantabria

Recomendaciones

La ruta por la Costa Quebrada no está señalizada, pero no tiene pérdida. Al ir junto a acantilados y contar con bufones, hay que ser precavidos y mirar bien por donde se pisa. No tiene sombras, por lo que en verano hay que protegerse del sol y llevar abundante agua.
Para admirar como se debe la Costa Quebrada, lo mejor es mirar la tabla de mareas para intentar que la mayor parte del tiempo de nuestro paseo coincida con la marea baja.

Qué ver cerca

Suances
Fin de semana Suances, qué ver y qué hacer
Santander
Santillana del Mar

Y hasta aquí nuestro paseo por la Costa Quebrada de Cantabria, una senda espectacular en la que además de estirar las piernas, disfrutar de sus playas y respirar aire puro, podremos aprender un poquito de geología. ¿La has recorrido? ¿Habías oído hablar de ella?

Publicar un comentario

0 Comentarios