Visita a la ciudad romana de Clunia Sulpicia, Burgos

Hoy te llevamos a conocer los restos de Clunia Sulpicia, una de las ciudades más importantes del norte de la Hispania romana, situada al sur de la provincia de Burgos. Debió ser impresionante, ya que contaba con varios templos, termas, viviendas, foro, basílica judicial, mercados y un gran teatro. Jugó además un importante papel en la administración de la provincia romana Tarraconense que ocupaba gran parte de la península. ¡Acompáñanos a conocerla, seguro que, como a nosotros, te encantará!

Visita a la ciudad romana de Clunia Sulpicia

Índice del artículo

¿Dónde está Clunia Sulpicia?

Clunia Sulpicia se encuentra entre las localidades de Coruña del Conde y Peñalba de Castro, en el sur de la provincia de Burgos, comunidad de Castilla y León (España). Pincha para ver su ubicación exacta.


¿Dónde aparcar?

No te preocupes por el aparcamiento, ya que para ver Clunia Sulpicia hay que entrar en un recinto en el que hay varias zonas de aparcamiento y el precio está incluido con el de la entrada.

En la recepción, que se encuentra nada más entrar, te indicarán los tres aparcamientos y el orden a seguir dependiendo de la afluencia. Deberás ir moviendo el coche para visitar cada zona concreta. Hay un aparcamiento en el Aula de Interpretación Arqueológica, otro frente al teatro y otro en el yacimiento. A nosotros nos mandaron comenzar por el aula, mientras que al coche de delante le mandaron hacerlo por el yacimiento.


Horarios y precios

A pesar de que ponemos aquí los horarios, recuerda que son solo orientativos, consulta la página web por posibles cambios en ellos.

Invierno
1 octubre – 31 marzo
De martes a domingo de 10 a 14 y de 15 a 17 h
Verano
1 abril – 30 septiembre
De martes a domingo de 10 a 14 y de 16 a 20 h

Entrada general 5€

Información de Contacto de Clunia Sulpicia

Teléfono: 947 391 250
Mail: clunia@diputaciondeburgos.es
Web
Dirección: Parque Arqueológico de Clunia
09454 Peñalba de Castro, Burgos

Un poquito de historia

En esta zona hubo un asentamiento arévaco asediado en diferentes ocasiones por los romanos. En el 55 a. C., Afranio, legado de Pompeyo, la ocupa, y somete definitivamente a arévacos y la romaniza. Es Tiberio, quien funda la Clunia Sulpicia en el cerro llamado Alto de Castro y le concede la categoría de municipium. En época de Claudio pasará a ser capital de un conventum jurídico. Y finalmente Galba, en el 68 d. C., la otorga la condición de colonia en reconocimiento a su apoyo durante la sublevación contra el emperador Nerón.

En ese momento se completa el nombre y la ciudad pasa a llamarse Colonia Clunia Sulpicia. Colonia por su condición jurídica, Clunia por su nombre prerromano y Sulpicia por el de su gens romana, ya que el emperador Galba descendía de los Sulpicios patricios.

La Colonia Clunia Sulpicia se acabó convirtiendo en una de las ciudades más importantes del norte de la Hispania romana. Tuvo una gran prosperidad hasta finales del siglo III d. C., momento en el que comenzó el declive, aunque conservó su actividad hasta el siglo V d. C.

Hay hallazgos funerarios de la época visigoda, siglo VII d. C., durante el que se mantuvo cierta actividad, pero poco a poco se abandona definitivamente. La ciudad pasa entonces a convertirse en cantera para los nuevos asentamientos del por lo que se conservan menos restos arquitectónicos.


La ciudad

Clunia Sulpicia por su extensión y por su altitud domina una amplia y rica zona de pinares y tierras de cultivo y a sus pies discurre el río Arandilla, afluente del Duero.

Las excavaciones todavía continúan sacando a la luz esta monumental ciudad que ocupó una extensión de unas 120 hectáreas. En la actualidad todavía resulta complicado conocer sus límites, ya que todavía hay mucho trabajo arqueológico por realizar.

Cuenta con todos los elementos habituales de una ciudad romana: varios templos, termas, foro, basílica judicial, viviendas, mercados, teatro, amplias calles y murallas. Por suerte muchos de ellos han llegado hasta nuestros días en unas condiciones muy buenas.

Casa de Taracena, Clunia Sulpicia
Casa de Taracena, Clunia Sulpicia

Visita a Clunia Sulpicia

Como ya te he comentado al principio, en la taquilla te dirán el orden que debes de seguir para visitar la ciudad. Se encuentra dividida en tres zonas con sus respectivos aparcamientos: Aula de Interpretación Arqueológica, teatro y el yacimiento.


Aula de Interpretación Arqueológica

Nosotros comenzamos por el Aula de Interpretación Arqueológica, un edificio moderno, que complementa la visita, en el que aprenderás, mediante audiovisuales y paneles, de qué manera vivían y cómo era la ciudad

También podrás ver una importante exposición de materiales procedentes de la ciudad romana, hallados durante diferentes campañas de excavación. Estelas funerarias, capiteles, joyas, monedas, bustos, vasijas… 

Una de las cosas que más nos gustó fue la Diosa Fortuna, escultura de mármol encontrada en el Teatro y reconstruida. Si estás interesado, podrás ver muchas más en el museo de Burgos.

Aula de interpretación de Clunia Sulpicia

Diosa Fortina de Clunia Sulpicia

Aula de interpretación de Clunia Sulpicia

Aula de interpretación de Clunia Sulpicia

Aula de interpretación de Clunia Sulpicia

Yacimiento

Tras la visita al aula de interpretación nos dirigimos al yacimiento, para ello hay que pasar por delante del teatro, pero nos mandaron verlo al acabar y obedecemos órdenes a pesar de las ganas locas de conocerlo. En el yacimiento hay muchísimo que ver, todo con carteles explicativos y personal para que sepas de que se trata cada cosa.


Las Casas

Al ser tan extensa, la colonia de Clunia tuvo viviendas de todo tipo, apropiadas para cada clase social. Podemos ver algunas estructuras propias de las domus romanas, distribuidas en torno a patios y espacios ajardinados. Aunque hay espacios más o menos claros, es difícil saber el uso de cada uno debido a las reformas a lo largo de los siglos.

Domus de Taracena

Se han encontrado una serie de viviendas, de entre los siglos I al V d. C., la que más destaca y que además es la más grande de todas es la domus de Taracena. Lleva el nombre de su descubridor, y cuenta con varias salas decoradas con bellos mosaicos y habitaciones subterráneas, utilizadas en el invierno o en los días de mucho calor.

Casa de Taracena, Clunia Sulpicia

Casa de Taracena, Clunia Sulpicia

Casa de Taracena, Clunia Sulpicia

Casa de Taracena, Clunia Sulpicia

Casa de Taracena, Clunia Sulpicia

Casa de Taracena, Clunia Sulpicia

Casa Número 3 y Casa Triangular

La casa Número 3 es de entre los siglos I y V d. C., de ella falta por excavar una gran parte. Algunas de sus habitaciones tenían pinturas en sus paredes y también algunos mosaicos.
En la Casa triangular del siglo III d. C, situada junto a la ermita, podemos ver en una de sus habitaciones un bellísimo mosaico en blanco y negro.

Casa número tres, Clunia Sulpicia

Clunia Sulpicia

El Foro

El foro era el centro urbano de las ciudades romanas, y se encontraba en el centro de las ciudades. El Foro de Clunia mide 160 metros de largo por 115 metros de anchura, esto lo convierte en uno de los foros romanos más grandes de Hispania.

Se trata una gran plaza rectangular que distribuye una serie de edificios como son la Basílica jurídica, el templo principal o las tabernae
Las taberanae eran unos negocios que ofrecían todo tipo de servicios comerciales, solían tener dos alturas y se encontraban bajo el pórtico. De manera periódica, se realizaban ferias, juegos y espectáculos, para los habitantes de todo el territorio conventual.

Foro de Clunia Sulpicia

Tabernae del foro de Foro de Clunia Sulpicia

La vida religiosa se hacía en los templos que había en el foro. Aunque solo son ruinas, en una de las zonas bien delimitadas se encontraba el Templo de Júpiter. Era el templo principal de la ciudad y por ello dominaba con su posición en la plaza el resto de los edificios.
Y en el extremo opuesto se encontraba la basílica jurídica, o lo que es lo mismo el tribunal de justicia, un edificio de tres naves, separadas por columnas. Servía de registro de leyes, y en él se resolvían los pleitos y se sancionaban los contratos comerciales.

Basílica jurídica de Clunia Sulpicia

También hay una pequeña terma en el foro que contaba con vestuario, habitaciones para ejercicios, zona de reunión, frigidario con pavimento de mosaico y salas caldeadas.

Terma del foro de Clunia Sulpicia

Baños públicos

Entre los romanos, el baño era además de higiene un acto social y Clunia también poseía baños. Ya hemos hablado de uno hallado en el foro, pero además se conocen otros dos edificios termales: Los Arcos I y los Arcos II. En ellos podemos ver bellos mosaicos polícromos, apodyterium, frigidarium, tepidarium, y un amplio caldarium. Nos encanto un mosaico de bienvenida a uno de los baños situado en la entrada del edificio principal.
Tienes un pequeño observatorio en lo alto de una loma, preparado para que puedas contemplar con perspectiva desde arriba y ver sus límites y disposición.

Conjunto Termal de los Arcos, Clunia Sulpicia

Conjunto Termal de los Arcos, Clunia Sulpicia

Conjunto Termal de los Arcos, Clunia Sulpicia

Conjunto Termal de los Arcos, Clunia Sulpicia

Ermita de la Virgen de Castro

Por último, en pleno centro del yacimiento, podemos ver la en la Ermita de la Virgen de Castro, rodeada de restos romanos y construida también sobre ellos. En ella se celebra la fiesta del santito, una peregrinación que hasta aquí realizó Santo Domingo de Guzmán junto a su madre, la beata Juana de Aza, desde Caleruega. Un total de 14 Kilómetros que va desde la plaza de Caleruega hasta la ermita de la Virgen de Castro.

Ermita de la Virgen de Castro, Clunia Sulpicia

Clunia Sulpicia

Teatro Romano de Clunia Sulpicia

Una vez vista esta zona nos dirigimos a la última y a la que le tenemos más ganas: el teatro romano de Clunia, y que al igual que el foro, es uno de los más grandes de Hispania con una capacidad para unos 9000 espectadores.

Se construyó en el siglo I, en la época de Tiberio, en uno de los bordes del cerro, aprovechando la ladera en forma de media luna. Se conserva la cavea y parte de sus gradas que se encuentran talladas sobre la roca y también apoyadas sobre la ladera. En la parte alta contaba con un pórtico al que al que se podía acceder mediante unas escaleras a los niveles inferiores.

Teatro romano de Clunia Sulpicia

Teatro romano de Clunia Sulpicia

Teatro romano de Clunia Sulpicia

Teatro romano de Clunia Sulpicia

Se conserva parte del escenario, estaba compuesto por dos pisos decorados con columnas corintias y esculturas (¿recuerdas a la diosa fortuna que vimos en el centro de interpretación?). A mediados del siglo II, este escenario cambia un poco, ya que es adaptado para hacer en él luchas con fieras y espectáculos de gladiadores.

Teatro romano de Clunia Sulpicia

Por la parte de atrás del teatro, por el exterior, se han encontrado una necrópolis con más de treinta individuos que por sus características apuntan a que son hombres que murieron de modo violento, uno incluso tiene una flecha.



Restos arqueológicos de Clunia en el Museo de Burgos

Puedes ir al Museo de Burgos para ver un montón de material arqueológico procedentes de Clunia. Cerámica indígena y también romana conocida como terra sigillata, joyas, monedas. Magníficos frisos, y una amplia colección de estelas funerarias como la dedicada a L. Valerio Marciano, decorada con rosáceas y un delfín con tridente. Esculturas de bulto redondo como la de la diosa Isis, del siglo II y magníficamente conservada.

Museo de Burgos

Museo de Burgos

Qué ver cerca de Clunia

Hay muchísimos lugares que ver cerca de la colonia romana, puedes acercarte al Monasterio de Santo Domingo de Silos, también a Caleruega para conocer su patrimonio artístico y a la bonita localidad de Peñaranda de Duero.


Más lugares con restos romanos que puedes visitar

Gijón
Lugo
La tejada y la Olmeda

Y hasta aquí nuestra visita a la colonia romana Clunia Sulpicia de Burgos. Si no la conoces, te recomiendo visitarla, sobre todo si como a nosotros, te apasiona el mundo romano. Sin duda, una lección de historia. ¿Has estado?

Publicar un comentario

0 Comentarios