Descubre qué ver en la bella ciudad de Coimbra

En la región centro de Portugal, casi a medio camino entre Oporto y Lisboa, se encuentra la encantadora Coimbra, una ciudad llena de arte e historia a orillas del río Mondego, parada imprescindible en un viaje a nuestro país vecino. Es famosa por su universidad, la más antigua del país y una de las primeras fundadas en Europa, por su fantástica colección de iglesias y monasterios y por ser la primera capital de Portugal.
¿Quieres saber cuáles son las cosas más interesantes que ver en esta bella ciudad portuguesa? Pues acompáñanos en nuestra visita de un día.


Descubre qué ver un día por la bella ciudad de Coimbra

Como viene siendo habitual en nuestros viajes, cuando las ciudades tienen tanto que ver, seguimos un orden lógico. En este post las visitas siguen este orden para que no te pierdas nada y que no camines más de la cuenta. Al final encontrarás un mapa con los lugares de los que a continuación hablamos.

Coimbra es la tercera ciudad en importancia de Portugal tras Oporto y Lisboa

Coimbra se merece dos días de visita, pero si como nosotros tan solo dispones de uno y te organizas bien, es posible. Comenzamos el paseo en ascenso desde el río Mondego hasta la universidad. Se nos presenta por delante mucho que ver y que hacer en esta bella ciudad lusa, ¿comenzamos?

Santa Clara-a-Velha

En esta parte baja se encuentran dos interesantísimos monasterios que te recomiendo que visites, el primero es Santa Clara a-velha, el origen del que luego visitaremos.

Fue fundado en 1286 por Doña Mor Días y su mayor importancia la alcanzó en 1314 de mano de Doña Isabel de Portugal, mujer de Don Dinis, que tras su muerte sería allí enterrada y convertida en santa. Ella refundó una comunidad clarisa, y construyó un nuevo convento, un palacio real y un hospital de pobres. Pero las continuas crecidas del río Mondego hicieron que, en 1647, se ordenase su traslado siendo este abandonado.

El monasterio fue catalogado como Monumento Nacional en 1910, y a partir de 1991 se ha tratado de recuperar parte de la iglesia y el claustro y se ha levantado un centro de interpretación. Al monasterio de Santa Clara-a-Velha le fue concedido el premio Europa Nostra 2010, por esta importante obra de rehabilitación.

Monasterio de Santa Clara-a-Velha (Coimbra)

Santa Clara-a-Nova

Y en la parte alta, con excelentes vistas hacia la ciudad y al río Mondego, se encuentra Santa Clara-a-Nova. Fue Don João IV, quien lo mandó construir para evitar los continuos problemas de la crecidas del Mondego y así exaltar los restos de santa Isabel en su interior. Se inició en 1649 y el sepulcro de la reina Santa Isabel se traslada en el año 1677, llevándose al altar mayor de la iglesia en 1696.

En la visita podrás ver el enorme claustro, algunas dependencias y la iglesia en la que destaca el retablo mayor realizado en talla de madera dorada, con el escudo de Portugal en el centro y un espacio que acoge el sepulcro de plata en el que se encuentra Santa Isabel.

Puedes ver información más completa y muchas fotos de Santa Clara-a-Velha y Santa Clara-a-Nova en este post.

Claustro del Monasterio de Santa Clara-a-Nova de Coimbra

Portugal dos pequeñitos

Otra de las cosas que podemos ver a este lado del río es Portugal dos Pequeñitos, un parque temático que les encanta tanto a los niños como a los grandes. Por él recorrerás la historia y la arquitectura de Portugal a través de pequeñas representaciones a escala de muchos de sus edificios más emblemáticos. Además puedes entrar en muchos de ellos (si cabes).

Mira en la web los horarios del parque y los precios.

Portugal dos pequenitos, Coimbra

Monasterio de Santa Cruz

Pasamos al otro lado del Mondego y nos dirigimos a ver el Monasterio de Santa Cruz. Es de origen románico y fue construido en 1131 durante el reinado de Afonso Henriques y su hijo D. Sancho I, primeros reyes de Portugal.

Fue un importante monasterio de la monarquía portuguesa y obtuvo importantes beneficios papales y donaciones reales como con un scriptorium, su biblioteca y una importante sede de estudios medievales, y en él se formaron personalidades como San Antonio de Padua.

En contraste con el resto del edificio, destaca la portada de la iglesia de estilo renacentista manuelino, obra de Diogo Boitaca, el mismo arquitecto que el Monasterio de los Jerónimos de Lisboa, uno de los ejemplos más bellos del renacimiento portugués.

Monasterio de Santa Cruz, Coimbra

En el interior hay que destacar la capilla mayor, transformada en Panteón Nacional, con un retablo barroco central, y las sepulturas de D. Afonso Henriques y su sucesor, D. Sancho I a ambos lados. Dos preciosos túmulos con los sarcófagos gótico-renacentistas de Chanterenne.

Monasterio de Santa Cruz, Coimbra

También destacan las paredes con azulejos que narran escenas de San Agustín y de la Vera Cruz, y sobre una de ellas un púlpito de 1521 también de Chanterenne, en el que vemos heráldica manuelina, con cruces de la Orden de Cristo y esferas armilares como en los arcosolios.
El órgano rojo del siglo XVIII es maravilloso también. Bajo la bóveda estrellada del coro alto se ubicó la extraordinaria sillería de época manuelina fechada en 1512, que se encontraba en la capilla mayor.

Monasterio de Santa Cruz, Coimbra

Monasterio de Santa Cruz, Coimbra

También vimos la sacristía y su lavabo desde donde se accede al claustro del silencio, de planta rectangular construido en 1517 en estilo renacentista sobre uno románico en el siglo XVI. Está decorado con escenas de la vida de Jesús y bajorrelieves.

Claustro del Monasterio de Santa Cruz, Coimbra

Claustro del Monasterio de Santa Cruz, Coimbra

Una vez fuera, podemos ver el Jardín de la Manga, parte de uno de los tres claustros del monasterio donde estaba el hospital. Un recuerdo de estilo renacentista de la Fuente de la Vida de 1530 de cuyo templete central brota agua que simboliza los ríos del paraíso.

Jardín de la Manga de Coimbra

Delante del Monasterio de Santa Cruz, se encuentra la Plaza del 8 de Mayo, en la que podemos ver una fuente redonda y numerosos comercios y restaurantes, es uno de los puntos neurálgicos de la ciudad y sirve de acceso al sector norte.

Praça do Comércio

Desde allí comienza una larga calle peatonal comercial, la Rua Visconde da Luz, por la que da gusto pasear. Salimos un momento a ver la Praça do Comércio, una de las más bonitas de la ciudad, con bellos edificios del siglo XVIII repletos de comercios y restaurantes. En sus extremos hay dos importantes iglesias, la de Santiago y la de San Bartolomé.

Praça do Comércio, Coimbra

La Iglesia de São Tiago es de finales del siglo XII y principios del siglo XIII. Uno de los mejores ejemplos románicos de la ciudad, de sus dos portadas, la principal está inspirada en la de Catedral Vieja, y en la lateral podemos ver las conchas del santo patrón de la iglesia.

Al otro extremo está la Iglesia de San Bartolomé, del siglo X, una de las iglesias más antiguas de la ciudad, aunque no lo parezca, ya que tuvo numerosas reformas entre los siglos XII y XVIII, obteniendo como resultado el sencillo templo barroco actual.

Iglesia de São Tiago de Coimbra

Regresamos a la calle peatonal de antes que cambia su nombre a Rua Ferreira Borges, para contemplar el ambiente comercial tanto de la calle como de la preciosa plaza que viene a continuación, el Largo do portagem, un jardín rodeado de comercios en cuyo centro se encuentra la estatua en honor al político nacido en la ciudad Joaquim António de Aguiar.

Rua Ferreira Borges, Coimbra

Largo do Portagem, Coimbra

Desde esté punto tienes a un paso el Puente de Santa Clara sobre el río Mondego, desde donde las vistas a la ciudad son francamente bonitas.

Vistas de Coimbra desde el río Mondego

Puertas de la Muralla y callejuelas

Retrocedemos por la Rua Ferreira Borges para comenzar a ascender por las callejuelas de Coimbra. Lo primero que nos encontramos casi a pie de calle tras unos pocos escalones, es la Puerta de Barbacã, la estructura mejor conservada de la muralla.

Un poco más arriba está el Arco y la Torre de Almedina con matacanes y saeteras. En la actualidad es el punto de unión entre el mundo cristiano al norte y el mundo musulmán al sur. Su interior acoge el Centro Interpretativo de la Ciudad Amurallada.

Estrechas callejuelas, nos conducen a edificios interesantes, el Instituto de Arqueología o el Museo de la Santa casa de la Misericordia. Y a la Torre de Anto, otra que perdió su función defensiva en el siglo XVI, estando declarada Monumento Nacional desde 1935. Hoy en día es sede del Núcleo da Guitarra e do Fado de Coimbra

Torre de la Almedina de Coimbra

Catedral vieja

Y callejeando llegamos a la Catedral Vieja, el mayor templo románico de Portugal. Su aspecto exterior es curioso, ya que parece más una fortaleza que una catedral, predomina la robustez de sus muros y las almenas en la parte alta, esto se debe a que fue construida durante la reconquista en el siglo XII, bajo el reinado de Alfonso I de Portugal fundador de la monarquía portuguesa.

En esta austeridad de los muros destaca la Porta Especiosa, pórtico de tres pisos del siglo XVI. Y la fachada principal, más austera y con influencia islámica.

Catedral vieja de Coimbra

El interior sorprende por su tamaño y altura, destaca el retablo del altar mayor de estilo gótico flamígero de 1498, el de la capilla del Santísimo Sacramento de 1566, la Capilla de San Pedro de Chanterene o el claustro gótico de 1218 con maravillosos capiteles.

Catedral vieja de Coimbra

Catedral vieja de Coimbra

Catedral vieja de Coimbra

Claustro de la catedral vieja de Coimbra

Iglesia San Juan de Almedina

Seguimos ascendiendo y vemos la Iglesia San Juan de Almedina, cuyos orígenes son del siglo XI y la actual es barroca del XVII. Se encuentra dentro del Palacio Episcopal, un conjunto que alberga el Museo Nacional de Machado de Castro.
Este museo de arte religioso debe su nombre a Joaquim Machado de Castro, uno de los mejores escultores portugueses. Y en él puedes ver una amplia colección de arqueología, escultura, pintura, textiles, cerámica y orfebrería.

Iglesia San Juan de Almedina de Coimbra

Catedral nueva

Y llegamos a la Catedral Nueva de Coimbra. Comenzó a construirse en 1598, aunque se inauguró 100 años después. Pertenecía al Colegio de los Jesuitas hasta que, en 1759, fueron expulsados de Portugal y años después el Marqués de Pombal, trasladó aquí la sede episcopal de la Catedral Vieja.

La parte baja de la fachada es de estilo manierista, y la zona alta es barroca. El interior de una nave tiene capillas laterales y crucero. Podemos ver bellos retablos de talla dorada del siglo XVII y principios del siglo XVIII. También hay que fijarse en la pila bautismal de estilo gótico manuelino del siglo XVI y la sillería del coro del siglo XVII traída de la catedral vieja.

Catedral nueva de Coimbra

Catedral nueva de Coimbra

Catedral nueva de Coimbra

Universidad de Coimbra

Ahora nos dirigimos a ver la famosa Universidad de Coimbra, la más antigua de Portugal y una de las más antiguas del mundo aún en activo.
La Universidad de Coimbra es una de las más antiguas de Europa y en 2013 fue considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Fundada en Lisboa por D. Dinis en 1290, fue transferida definitivamente a Coimbra en 1537, llegando a ocupar los edificios de Paço Real. Durante los reinados de D. João V y D. José I, la institución experimentó importantes reformas, educativas y constructivas.

Dionisio I de Portugal fundó la universidad en 1290 y aunque en sus orígenes se ubicó en Lisboa, y pasó un par de veces de un lado a otro, en 1537 se instaló definitivamente en Coimbra.

La universidad tiene varias partes y puedes optar por varios tipos de entrada para conocerla toda o lo que más te interese. Puedes ver aquí horarios y precios.

La parte vieja es la del Paço das escolas, que articula todas las estancias, allí te cruzarás con muchos turistas y también con muchos estudiantes (que estarán hasta el gorro de tanto selfie).
En el Pazo de las Escuelas había un palacio fortificado donde vivía el gobernador de la ciudad en el período del dominio musulmán, pero en 1131 sería habitado por el rey Afonso Henriques y en él nacerían casi todos los reyes de la primera dinastía.

Universidad de Coimbra

Universidad de Coimbra

En esta plaza hay muchos departamentos y aulas, lo visitable por los turistas es la famosa biblioteca Joanina, la Capilla de San Miguel, la Torre del Reloj, la Sala dos Capelos, la Sala de armas, y la Sala amarilla entre otras.

El conjunto formado por la Universidad de Coimbra: la zona Alta y la Rua da Sofia, es Patrimonio de la Humanidad desde junio de 2013.

La puerta de acceso al Paço se llama la Porta Férrea y construida en el siglo XVII, está decorada con símbolos de la Universidad.

Entramos al Palacio Universitario, de estilo manuelino, formado por un porche sostenido con columnatas y cuya entrada principal se encuentra situada tras una escalinata. A este porche se le conoce como Vía Latina y simboliza el camino hacia el latín: lengua oficial de la Universidad de Coímbra.

Dentro del Palacio de Coimbra vimos la sala de Armas, que se utilizó para guardar las armas de la antigua Guardia Real Académica, que en la antigüedad garantizaba la seguridad del rector y de los edificios universitarios.
El Salón de actos, también conocido como Sala de los Capetos. Era la sala del trono y en ella se pueden ver los retratos de todos los reyes portugueses, la silla del Rector Magnífico y los bancos donde se sientan los Doctores durante las ceremonias académicas.

Sala de los Capetos, Universidad de Coimbra

También recorrimos la Capilla de San Miguel con orígenes del siglo XI. Lo que vemos en la actualidad es de la época del rey don Juan Manuel I del siglo XVI y su decoración se alargó entre los siglos XVII y XVIII. Está cubierta por cientos de azulejos y destaca su órgano barroco del XVIII. El portal manuelino por el que se accede desde la plaza, es digno de ver.

Capilla de San Miguel de la Universidad de Coimbra

También puedes subir a la Torre desde la que las vistas, tanto a la Universidad como a la ciudad de Coimbra son realmente maravillosas.

Vistas desde la torre de la Universidad de Coimbra

Biblioteca Joanina

No puedes dejar de ir a ver la biblioteca Joanina, aunque te recomiendo que la reserves con antelación. Para acceder a ella pasamos primero por la Prisión Académica, donde los estudiantes cumplían las penas de sus delitos contra el reglamento. Y después por una sala llamada depósito 4, donde se guardaban algunos de los libros que utilizaban empleados de la Universidad.

La Biblioteca Joanina es una de las más bellas del mundo, y un ejemplo del barroco civil portugués. Comenzó a ser construida durante el reinado del rey Juan V, en el año 1717, en el interior podemos ver un gran retrato de este rey pintado en 1725.
A su belleza y riqueza arquitectónica hay que sumarle su fondo bibliográfico formado por una colección de un valor incalculable de entre los siglos XVI al XVIII, la mayoría en latín y que trata sobre todo de historia, leyes, religión o filosofía.
Son tres salas separadas por arcos con los símbolos de la facultad. En el techo frescos de Vicente Nunes y António Simões Ribeiro. Mesas de estudio de madera exótica tropical traídos de colonias portuguesas, y decenas de estanterías de maderas dorada, con escaleras para poder llegar a los libros más altos.

Como curiosidad hay que decir que dentro de la biblioteca hay una colonia de murciélagos que tienen a raya los insectos que puedan estropear los libros. A la hora del cierre, todo se cubre con telas para protegerlo de sus excrementos.

Biblioteca joanina de Coimbra

Biblioteca joanina de Coimbra

También puedes visitar el Museo de la Ciencia, en el hay varias zonas que ver como el laboratorio químico construido en el siglo XVIlIl, durante la reforma del Marqués de Pombal.

Y también el Colegio de Jesús donde recibían formación académica los misioneros, que a partir de 1759 tras la expulsión de la Compañía fue sede de las Facultades de Matemáticas y Filosofía Natural.

Universidad de Coimbra

Universidad de Coimbra

En esta página de la universidad puedes ver los diferentes tipos de programas de visita, horarios y precios. 

Mapa con lo que hemos visto en Coimbra

Como viene siendo habitual en nuestros viajes, cuando las ciudades tienen tanto que ver, seguimos un orden lógico de visita con mapa en mano, por eso, para te hemos marcado todos los puntos que ver para que no te dejes nada.


Y hasta aquí, todo lo que pudimos ver en la bella ciudad de Coimbra. Una ciudad que bien vale una visita pausada, te recomiendo al menos un día entero para verlo todo añadiendo por supuesto su Universidad Patrimonio de la Humanidad. ¿Has estado? ¿Me cuentas tu experiencia?

Publicar un comentario

0 Comentarios