Monasterios de Santa Clara-a-Velha y a-Nova de Coímbra

Nos encontramos en la bella ciudad portuguesa de Coimbra, conocida sobre todo por su famosa Universidad, pero en la hay mucho más que ver. Dos de los lugares que más nos llamaron la atención, y de los que te voy a hablar, fueron el Monasterio de Santa Clara-a-Velha y su sucesor el Monasterio de Santa Clara-a-Nova, por el que fue sustituido tras las abundantes crecidas del río Mondego y los continuos desperfectos que en el ocasionaba.

Monasterios de Santa Clara-a-Velha y a-Nova de Coímbra


Monasterio de Santa Clara-a-Velha

Comenzamos por el origen de todo: el Monasterio de Santa Clara de Coimbra (que en el trascurso de su historia acabo siendo llamado a Velha, o lo que es lo mismo, la Vieja.

Doña Mor Días fundó este monasterio de la Orden de Santa Clara en el año 1286 a la orilla del río Mondego, muy cerca del Monasterio de San Francisco, ya que esta es la rama femenina franciscana y necesitaban tener cerca algunos servicios de la orden.

Aunque hubo problemas tras la muerte de su fundadora por la continuidad del convento, en 1314 Doña Isabel de Portugal, mujer de Don Dinis, refundó una comunidad clarisa, amplió terrenos y construyó un nuevo convento con monjas procedentes de Santa Clara de Zamora. Construyó un palacio real para retirarse ya viuda en 1325, incluyó un hospital de pobres y tras su muerte, sería allí enterrada y convertida en santa.

Pero en el siglo XVI, el monasterio de Santa Clara, debido a la proximidad del Mondego y a sus continuas crecidas sufría constantes desperfectos y a pesar de las modificaciones en su estructura, en 1647 se ordenó su traslado y fue abandonado. En 1649 comenzó la construcción del nuevo convento de Santa Clara del que luego hablaremos y en 1672 las monjas ya estaban en él.

El monasterio fue catalogado como Monumento Nacional en 1910, y en 1991 se inició una gran recuperación de las partes conventuales y contención de las aguas del Mondego, quedando a la vista la parte inferior de la iglesia y del claustro, que se encontraban ya enterradas.

Se construyó un edificio delantero en el que se encuentra el Centro de interpretación. Allí podemos ver una importante colección de porcelanas, rosarios y muchos otros objetos de las clarisas. También cuenta con un auditorio, salas de exposiciones, tienda y cafetería.

Centro de Interpretación del Monasterio de Santa Clara-a-Velha (Coimbra)

Tras ver el centro de interpretación, nos dirigimos por pasarelas siguiendo el recorrido recomendado, dejamos a un lado los restos de las dependencias y del claustro y nos dirigimos a la iglesia.

Al Monasterio de Santa Clara-a-Velha le fue concedido
el premio Europa Nostra 2010, un importante galardón europeo.

Monasterio de Santa Clara-a-Velha (Coimbra)

La iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Velha fue consagrada en 1330, es robusta y tiene gruesas paredes y contrafuertes típicos del románico siguiendo el estilo habitual de las monjas clarisas. Tiene tres naves de siete tramos, sin transepto, y tres capillas en la cabecera.

Iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Velha de Coimbra

Iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Velha de Coimbra

En el monasterio estuvieron alojados personajes ilustres como por ejemplo la infanta doña Juana, hija de don Enrique IV de Castilla y de doña Juana de Portugal, tras ser desposeída del trono castellano por los partidarios de los Reyes Católicos, que decían que era hija ilegítima. Pasando a la historia con el apodo de Juana "la Beltraneja".

Iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Velha de Coimbra

Los cuatro tramos posteriores de la iglesia, estaban ocupados por el coro de las monjas. Estaban separados de las otras tres partes delanteras para la población y con los que no tenían contacto.

Iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Velha de Coimbra

Iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Velha de Coimbra

Puedes deambular por toda la iglesia ayudado por pasarelas y escaleras para poder apreciar todos los detalles, si te fijas bien en las gruesas columnas de la parte baja, se puede apreciar las marcas que a lo largo de la historia fue dejando el agua.

Iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Velha de Coimbra



La nave central está cubierta con una bóveda de cañón sobre grandes arcos y las naves laterales con bóvedas de crucería. Y dos grandes rosetones y ventanas dobles iluminan el interior.

Prácticamente no queda nada de la azulejería y pintura manuelina que en el siglo XVI se añadió a los muros de la iglesia. Hay un museo en Coimbra en el que se puede ver algunos de estos restos y piezas encontradas en las excavaciones, es el Machado de Castro.



En el templo, junto a la de su nieta, se colocó la tumba de Doña Isabel, que después fue canonizada como Santa Isabel de Portugal. Este hecho convirtió al convento en un importante lugar de peregrinación. 
También aquí estuvo la tumba de Doña Inés de Castro, asesinada en 1355 por su suegro Afonso IV, que no aceptaba la relación con su hijo y heredero, el futuro Pedro I. Posteriormente Doña Inés sería enterrada en el Monasterio de Alcobaça en una hermosísima tumba de la que te hablé en este post.


Tras ver la iglesia, salimos a la calle de nuevo y caminamos por las pasarelas exteriores a través de sus pasarelas, para ver los restos del claustro.

Claustro del Monasterio de Santa Clara-a-Velha, Coimbra

Claustro del Monasterio de Santa Clara-a-Velha, Coimbra

En el trascurso de la vida del convento, debido a las continuas inundaciones del río tuvieron que elevarse zonas de la iglesia y el también el claustro, cuya planta baja estaba constantemente anegada. El problema fue que el lugar fue convirtiéndose en un lugar insalubre, por lo que se comenzó a construir el Monasterio de Santa Clara-a-Nova en una zona más alta pero cercana, donde se encuentra actualmente, y las monjas se trasladaron a él en 1677.

Horario 

Verano (del 1 de mayo al 30 de septiembre): 
De martes a domingo de 10:00 a 19:00

Invierno (del 1 de octubre al 30 de abril): 
De martes a domingo de 10:00 a 17:00



Santa Clara-a-Nova o Mosteiro da Rainha Santa Isabel

Fue Don João IV, el que mandó construir el nuevo Monasterio de Santa Clara, para evitar los continuos problemas de crecidas y así exaltar los restos de santa Isabel en su interior. El lugar elegido fue muy cerca de allí, pero en el alto del monte de Nossa Senhora da Esperança, desde el que las vistas a la ciudad de Coimbra son expléndidas.

Las obras se iniciaron en 1649 y debido a la urgencia del traslado de las monjas, los dormitorios, cocina y refectorio estaban acabados en 1677, la iglesia tuvo que esperar un poco más.
Se traslada el sepulcro de la reina Santa Isabel en el año 1677 en una gran procesión desde el antiguo monasterio y se coloca provisionalmente junto al refectorio junto a su nieta y las losas de antiguas abadesas del viejo convento. Cuando la iglesia fue consagrada en 1696, se trasladaron allí sus restos en una urna de plata al altar mayor.

El monasterio cuenta con una iglesia dividida en una parte para las monjas y otra para los fieles, portería, dormitorios, claustro y una hospedería con algunas habitaciones públicas.

La fachada principal alterna paredes blancas con piedra y tras unos pocos escalones se encuentra la portada de entrada de feligreses, de estilo barroco, con el Escudo de D. João IV. Perpendicular se encuentra la fachada de la portería y los dormitorios de las monjas.

Una portada levantada con restos del antiguo monasterio, protege el conjunto y abre paso al atrio en el que se encuentra la bella escultura de la Reina Santa Isabel en mármol.

Monasterio de Santa Clara-a-Nova, Coimbra

Reina Santa Isabel, Monasterio de Santa Clara-a-Nova, Coimbra

En el atrio delantero, las vistas a la ciudad de Coimbra son verdaderamente espectaculares. Merece la pena detenerse unos minutos antes de visitar el monasterio.

Vistas desde el Monasterio de Santa Clara-a-Nova, Coimbra

Una vez dentro del monasterio podemos contemplar varias estancias, la principal no cabe duda que es la iglesia del Monasterio de Santa Clara-a-Nova. Es de una nave partida en dos para dejar espacio para las monjas. La zona para los fieles está extremadamente decorada, bajo las ventanas podemos ver nueve retablos de talla dorada adornan las paredes, en ellos vemos columnas toscanas enmarcadas por arcos de medio punto de fines del siglo XVII, con diferentes escenas de la vida y milagros de la reina Santa Isabel de Portugal.

Lo que más destaca es sin duda es el retablo mayor, realizado en talla de madera dorada, formado por un banco y un cuerpo superior rematado en arco de medio punto con pilastras toscanas y un escudo de Portugal en el centro. Un amplio espacio central acoge el sepulcro de plata en el que se encuentran los restos de Santa Isabel.

La imagen de Santa Isabel que vemos por delante es del siglo XIX y es sacada en procesión cada año.

Retablo mayor del Monasterio de Santa Clara-a-Nova, Coimbra

Retablo mayor del Monasterio de Santa Clara-a-Nova, Coimbra

La zona de las monjas se encuentra separada por un grueso muro, en él podemos ver delante de los dos coros, verjas y entre ellas una pintura con Santa Clara huyendo de los soldados.

Iglesia del  Monasterio de Santa Clara-a-Nova, Coimbra

Tras observar todos y cada uno de los inacabables detalles de la iglesia, nos dirigimos a ver el resto de las dependencias, entre ellas la sacristía por la que accedemos al claustro.

Pasamos también a ver el coro bajo con paredes blancas y bóvedas de arista delicadamente decoradas con pinturas que representan flores. Al fondo podemos ver varios retablos de Santa Clara-a-Velha.

Aquí están enterradas algunas abadesas del convento, y además alberga el sepulcro de la Reina Santa, que junto con el de su nieta, fueron realizados a principios del siglo XIV y trasladados al nuevo monasterio desde Santa Clara-a-Velha.
Está hecho de piedra policromada y sobre él podemos ver la figura yacente de la santa, con el hábito franciscano. Al fondo del bajo coro podemos ver varios retablos procedentes de Santa Clara-a-Velha.

x

 Monasterio de Santa Clara-a-Nova, Coimbra

También vimos el claustro, construido en 1730 sobre uno anterior. Es de estilo barroco, y tiene planta cuadrada con dos alturas. En el centro del enorme jardín hay una escultura de Nuestra Señora de la Concepción.
La planta baja está compuesta por gruesos pilares de base cuadrada con pilastras y arcos de medio punto. En la segunda se alternan los balcones de vanos rectangulares con nichos carentes de decoración y rematando el conjunto podemos ver una balaustrada. El detalle de los ángulos curvos de la planta baja es muy bonito, en ellos hay cuatro fuentes que representan los cuatro ríos del Paraíso.

Claustro del Monasterio de Santa Clara-a-Nova de Coimbra

Claustro del Monasterio de Santa Clara-a-Nova de Coimbra

Claustro del Monasterio de Santa Clara-a-Nova de Coimbra

La última religiosa del convento falleció en 1891 poniéndose fin a la comunidad, y la Cofradía de la reina Isabel se convertiría en la legítima titular del monasterio a partir de 1896. 
La parte norte se utilizó como escuela misionera por las Hermanas de San José de Cluny, hasta la proclamación de la República en 1910, en la que esta parte fue asignada al Ejército Portugués, volviendo a ser de la cofradía en el año 2006.

Horario

Abierto todos los días
Verano de 8:30 a 19:00 
Invierno de 8:30 a 18:00

¿Dónde están Santa Clara-a-nova y Santa Clara a-Velha?



Oficina de Turismo en Coimbra

Largo da Portagem 3000-337 Coimbra
Teléfono 351 239 488 120
geral@turismodocentro.pt
www.turismodocentro.pt/

¿Que te ha parecido nuestro paseo por estos dos monasterios? Seguro que te han encantado como a nosotros. Queda mucho que ver en la ciudad de Coimbra, te lo contaré pronto en un post. ¿Crees que podrás esperar?

Publicar un comentario

0 Comentarios