Los Toros de Guisando, una joya de la Edad de Hierro

Desde que iba al instituto y mi profesor de historia del arte nos habló de los Toros de Guisando, sabía que tarde o temprano acabaría conociéndolos, porque me parecieron unas esculturas francamente interesantes. Aunque con un retraso de más de 30 años, he conseguido verlos y disfrutar de esta gran obra de arte de la Edad de Hierro, que te invito a conocer con nosotros.

Los Toros de Guisando, una joya de la Edad de Hierro

¿Qué son los Toros de Guisando?

Los Toros de Guisando son un conjunto escultórico de la tribu de los vetones datado entre los siglos I ó IV a.C., que representan cuatro animales cuadrúpedos, identificados como toros o verracos. Se encuentran en el Cerro de Guisando, del que lleva su nombre, en la provincia de Ávila, concretamente en el término municipal de El Tiemblo.

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Toros de Guisando se encuentran en una finca junto a la carretera, protegidos por un muro, preservando esta joya prerrománica de vandalismos, para que todos podamos verlos como se merecen.





El lugar en el que se encuentran es un estratégico paso de la Cañada Real, entre la Meseta Norte y la Meseta Sur, hoy en día en desuso. También cerca hay una calzada prerromana y también una necrópolis visigoda.

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

¿Son toros o verracos?

Los Toros de Guisando son cuatro enigmáticas esculturas zoomorfas de granito que representan figuras bovinas, algunas con los orificios en los que irían encajados los cuernos y los rabos hechos de madera o de piedra y en la actualidad desaparecidos. Por ello se puede decir que son toros.

A veces es complicado definir exactamente que tipo de animales son, debido al desgaste de la piedra con el paso del tiempo.

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Se encuentran colocados en una basa enterrada a la altura de las pezuñas y aunque no están muy trabajadas, podemos observar dentro de la simplicidad de sus rasgos, detalles como algunos pliegues en el cuello, sus pezuñas, testículos o los pliegues de la papada.

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Toros de Guisando están declarados 
Bien de Interés cultural con la categoría de Paisaje Pintoresco

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

En dos de ellos se pueden leer inscripciones en latín, ya que estas esculturas fueron reutilizadas en la época romana (siglo I-II), como monumento funerario. La que con más claridad se puede leer, está dedicada a Prisco de los Calaéticos por su hijo Longino y dice: LONGINUS PRISCOCALAET Q PATRI F C.

Los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Vetones

Los vetones o vettones en latín, fueron un conjunto de los pobladores prerromanos de cultura celta que habitaban en la parte occidental de la península ibérica, entre los ríos Tajo y Duero. Lo que actualmente forman las provincias de Ávila, Salamanca, Cáceres y Badajoz.
Eran ganaderos y probablemente estas esculturas las hicieron como protección del ganado, aunque es te es otro de los enigmas.

Los vettones y los Toros de Guisando, El Tiemblo

Los Toros de Guisando son sin duda las mejores manifestaciones artísticas de la España prerromana

No se sabe la función que cumplían estos toros, si tenían fines funerarios, religiosos, de protección de los rebaños o simplemente son hitos territoriales. Todo son teorías porque no podemos olvidarnos que estas grandes esculturas están datadas entre los siglos IV y I antes de Cristo. Interesante ¿verdad?

Se sabe que hubo por lo menos otra más, en la actualidad quedan cuatro colocadas mirando hacia el oeste, lomo con lomo con un pequeño arroyo por detrás que es la frontera entre las comunidades de Castilla y León (en la que estamos) y la de Madrid. Dos de ellos están reconstruidos con vástagos metálicos que “cosen” sus partes y evitan su ruptura.

Su tamaño

Aunque en las fotos no lo parezcan, toma de referencia mi tamaño para apreciar que estos grandes animales de granito miden entre 264 y 277 centímetros de longitud y 129 y 145 de altura.


Venta Juradera - Tratado de los Toros de Guisando

Junto al recinto donde se encuentran los toros de Guisando, hay un solar donde se encontraba la Venta Juradera, en ella aconteció un hecho importante para la historia de España.

En esta venta, de la que en la actualidad queda tan solo el solar y algunas piedras, se firmó el Tratado de los Toros de Guisando en 1468, en el que el rey Enrique IV de Castilla reconocía la proclamación de su hermana Isabel (futura Isabel la Católica), como Princesa de Asturias y, por lo tanto futura heredera al trono de Castilla.

Tratado de los Toros de Guisando

La venta Juradera servía de descanso para ganaderos y las reses de la mesta que transitaban por la cañada, y ya hay constancia de su existencia en 1346. 

Pasó a depender del Monasterio de San Jerónimo de Guisando en el siglo XV, estando en pie hasta el siglo XVII. En este momento los frailes la destruyeron para "no permitir las ofensas a Dios que allí se cometían".

Venta juradera de los Toros de Guisando

Venta juradera de los Toros de Guisando

Venta juradera de los Toros de Guisando

Más verracos

En en el centro de la Península Ibérica encontraremos más representaciones como estas, algunas representan a toros, también hay jabalíes, cerdos, incluso mulas. Nosotros los hemos visto por ejemplo en Arévalo, en Toro, en Ciudad Rodrigo, o en Ledesma.


Ciudad Rodrigo
Verraco de Ciudad Rodrigo


INFORMACIÓN PRÁCTICA

¿Dónde están los Toros de Guisando?



¿Cómo llegar?

Desde Ávila hay que tomar la N-403 en dirección a la localidad de El Tiemblo. Una vez pasada esta, a cuatro kilómetros, hay un cruce con una carretera local, que señaliza el conjunto de los Toros de Guisando, al que se llega en un par de kilómetros.

¿Dónde aparcar?

Justo delante del recinto, junto al muro que los guarda, hay un aparcamiento gratuito en el que dejar el coche.

Horarios de apertura

Está abierto todos los viernes de tarde, sábados, domingos y festivos 
y los tres primeros miércoles de cada mes.

Del 15 de abril hasta el 15 de octubre: de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 21:00
Del 16 de octubre hasta el 14 de abril: de 10:00 a 14:00 y de 15:00 a 18:00

Precio

 2 € la entrada general 
Y gratis el primer viernes de cada mes, y los 3 primeros miércoles de cada mes.


¿Qué ver cerca?

Los Toros de Guisando se encuentran a 43 kilómetros de la bella ciudad de Ávila que te recomiendo visitar si es que no lo has hecho ya. Puedes ver información completa en estos dos post. En este hablamos de lo que hay que ver en el interior de la muralla. Y en estre otro, todo lo del exterior.

Y esto es todo lo que te puedo contar de esta interesante visita a los Toros de Guisando, que si no habías oido hablar de ellos, te recomiendo visitar. Una verdadera joya de la Edad de Hierro y sin duda la mejor manifestación artística de la España prerromana.

Publicar un comentario

0 Comentarios