8/10/18

Qué ver en Arévalo, la villa de Isabel la Católica

He de reconocer, que hasta ahora solo había parado en Arévalo para comer su famoso tostón, pero esta vez además hemos dedicado unas horas para conocer a fondo esta villa y su interesante historia. Descubrimos que hay muchas cosas que ver; el castillo, las puertas de la muralla y sus interesantes iglesias mudéjares, no nos extraña que fuese la villa favorita de Isabel la Católica, o como ella mismo decía "la mi villa".

Qué ver en Arévalo, la villa de Isabel la Católica

Arévalo fue lugar escogido por reyes y nobles de la familia Trastámara como lugar de residencia, la reina Isabel la Católica vivió aquí cuando aún era infanta y volvió en repetidas ocasiones, así que consideramos que es un buen lugar para conocer una parte de la historia de España. 
Se le conoce como la Ciudad de los cinco linajes, ya que cinco fueron las familias que la gobernaron y repoblaron: Los Briceños, Montalvos, Sedeños, Tapias y Verdugos. 
Pasea por sus calles y descubre sus lugares más emblemáticos: su castillo, templos como la iglesia de Santa María la Mayor, San Martín, San Miguel o Santo Domingo de Silos y mucho más, te invito a descubrirlo poco a poco.

¿Qué ver en Arévalo?

El Castillo

Comenzamos visitando la construcción que más destaca en la villa; el castillo de Arévalo, situado en el lugar donde hubo una fortaleza musulmana y reconstruido por Don Álvaro de Zúñiga a mediados del siglo XV. Se encuentra en un lugar estratégico en el que confluyen los ríos Adaja y Arevalillo, sirviéndole de foso natural.
El castillo es de estilo mudéjar y está edificado con piedra de sillería y ladrillo, tiene una planta pentagonal con torres circulares en cuatro de sus esquinas y la torre del homenaje. En el siglo XVI Fernando el Católico, lo hizo mucho más defensivo, añadiéndole un foso en la parte frontal y troneras.

Castillo de Arévalo, Ávila

Castillo de Arévalo, Ávila

Castillo de Arévalo, Ávila

Aquí vivieron personajes ilustres y reyes, por ejemplo Isabel de Portugal madre de Isabel la Católica. Posteriormente fue prisión del Estado hasta el siglo XVII y después fue utilizado como cementerio. De esa manera y poco a poco, fue cayendo en el olvido y muchas de sus piedras fueron saqueadas y usadas para la construcción de otras casas. En 1952 el castillo es cedido al Ministerio de Agricultura y se instaló un silo que funcionó hasta 1977. En la actualidad es un Centro de exposiciones y Museo de cereales.

Interior del Castillo de Arévalo, Ávila

Interior del Castillo de Arévalo, Ávila

Durante unas excavaciones de hace pocos años, se descubrió el antiguo foso que protegía la entrada por la zona de la villa, una barrera artillera y la cimentación de una torre.

Excavaciones frente al castillo de Arévalo

El edificio está muy restaurado y del original solo queda la estructura de la torre del homenaje y su división por plantas. Desde arriba hay unas vistas excelentes de la villa.

Vistas desde el Castillo de Arévalo, Ávila

Puente y arco de Medina

Después de visitar el castillo nos acercamos a ver el Puente Medina de origen medieval y construido en el siglo XIV para salvar el río Arevalillo. Es de estilo mudéjar y está compuesto de tres arcos apuntados y dos más pequeños a los lados con forma de ojiva. Fue declarado bien de interés cultural.
Hay un bonito paseo recientemente acondicionado junto al río en el que poder disfrutar de la naturaleza de esta parte de la villa, se llama Paseo fluvial por el río Arevalillo.

Junto al puente se encuentra el Arco de Medina, construido en 1769 para recordar el lugar por donde se entraba a la ciudad. Es de estilo neoclásico y en él se puede ver el escudo de la ciudad en granito y algunas reminiscencias mudéjares en sus estribos.

El estilo mudéjar es el resultado de la unión de las culturas artísticas de cristianos y musulmanes. 

Arco y Puente de Medina, Arévalo

Iglesia de San Miguel

Nos adentramos ahora en la villa y vemos la Iglesia de San Miguel declarada Bien de Interés Cultural, y construida en el lugar por donde discurría la muralla. Es de estilo mudéjar y fue construida entre los siglos XII y XVI. Está construida con mampostería, separaciones horizontales de ladrillo, conocidas en arte como verdugadas y también ladrillo en sus esquinas. La fachada norte tiene una bella portada mudéjar con tres arquivoltas de medio punto, sobre ella pequeñas ventanas a modo de aspilleras y en lo más alto dos óculos con estrella de David y la Cruz de ladrillo. En su interior se encuentran los sepulcros de D. Juan de Montalvo y su esposa Dª María de Valderrábano, quienes reconstruyeron la iglesias entre los siglos XV y XVI.
Iglesia de san Miguel, Arévalo

Iglesia de San Juan

Continuamos por la calle Ramón y Cajal para llegar a la Plaza de Isabel la Católica donde se encuentra la Iglesia de San Juan, cuya torre original formaba parte de la muralla. Tiene tres cuerpos y es de estilo mudéjar al igual que el ábside semicircular. Éste está formado por una fila de arcos ciegos y otra de ventanas cuadradas. El interior está totalmente reformado y tiene bóvedas, coro y cúpula barrocos.

Iglesia de San Juan, Arévalo




Plaza del Real

Llegamos ahora a la Plaza del Real, llamada así porque en ella estuvo el Palacio Real donde vivió su infancia Isabel y su hermano Alfonso, junto con su madre Isabel de Portugal viuda y su abuela Isabel de Barcelos. Este edificio pasó a ser un convento que luego fue demolido.
Podemos ver en la plaza bellas casas nobiliarias y el ayuntamiento, cuya fachada perteneció a un antiguo palacio es del siglo XVI. En el centro de la plaza hay un bonito templete y al otro lado la Puerta de Alcocer, entrada principal de la muralla que fue construida en el siglo XII. 

Plaza del Real, templete central y ayuntamiento de Arévalo

Puerta de Alcocer 

La Puerta de Alcocer es un gran torreón, que estaba situado en la muralla, con arcos apuntados. Sirvió de cárcel, por lo que también se le conoce Arco de la Cárcel. Hoy en día su interior se encuentra la oficina de turismo.
Si atravesamos al otro lado del arco, llegaremos a una pequeña plaza en la que hay una bonita figura de bronce en honor a la reina Isabel la Católica.

Arco de Alcocer, Arévalo

Plaza del Arrabal

Y a continuación de esta, llegamos a otra de las plazas más concurridas, la Plaza del Arrabal, a cuyo alrededor hay un sinfín de restaurantes donde comer un buen tostón. Al fondo se encuentra otra de las iglesias interesantes de la ciudad, la de Santo Domingo.

Plaza del arrabal, Arévalo

Iglesia de Santo Domingo

La iglesia de Santo Domingo, fue la única que tuvimos la suerte de ver por dentro, ya que las demás solo se pueden ver en las visitas guiadas y no siempre es fácil en los viajes cuadrar los horarios. Del estilo mudéjar original, se conserva el ábside, el resto es el resultado de la transformación a lo largo de los años en estilos renacentista y barroco, como el de sus bóvedas. En su interior se encuentran los restos de San Vitorino y la Virgen de las Angustias, patrón y patrona de la ciudad. También la imagen de San Francisco de Asís y su rejería.

Iglesia de Santo Domingo de Arévalo

Iglesia de Santo Domingo de Arévalo

Iglesia de San Salvador

Muy cerca dirección sur, se encuentra la Iglesia de San Salvador, que ya no está dedicada al culto y en la que se guardan los pasos procesionales de la Semana Santa de Arévalo
Sus orígenes se desconocen con exactitud, pero de la que hay datos de 1230, en el que se habla de la donación de terrenos al Cabildo y al Obispo de Ávila. Y también se sabe que en el siglo XVI se consagra al culto tras una reforma. Está dedicada a la Transfiguración del Señor y de sus orígenes podemos ver capiteles románicos en la capilla del Evangelio y la torre de estilo mudéjar.
La portada principal de finales del XVI, es neoclásica y está hecha de ladrillo, y decorada con arco carpado, frontón y pilastras. En el interior, destacan la nave norte del Evangelio de estilo románico. La capilla de las Navas, de estilo barroco del siglo XVII. Las esculturas del altar mayor de la Transfiguración del Señor, de 1793 y realizadas por Tomás Herrero. Y el retablo de 1562 de Juan de Juni, obra maestra de la imaginería renacentista.

Iglesia de San Salvador, Arévalo

Los verracos

La zona de Ávila y Salamanca estuvo habitada por una tribu celtíbera llamada los vetones, estos dejaron los verracos como muestra de su arte. Estas figuras talladas en piedra, tenían forma de cerdos y toros principalmente y eran un símbolo de protección para sus ganados. Frente a la iglesia de san Salvador podemos ver uno de ellos (copia del original que estuvo en el Palacio de los Cárdenas y actualmente en el patio del palacio del General Ríos). A diferencia de la mayoría, este es de sexo femenino.

Convento de las Montalvas 

Muy cerquita se encuentra el antiguo Convento de las Montalvas o de Santa Isabel de Hungría. Fue fundado por Ana y Sancha de Montalvo (de ahí su nombre), sobre su casa-palacio en 1441, y con el paso del tiempo se fue ampliando con claustros e iglesia. La portada se construyó en el siglo XVIII y es lo único que queda del convento, su puerta adintelada con escudos de estilo barroco, se presenta sobre una fachada de ladrillo.

Antiguo convento de las Montalvas

Iglesia de San Nicolás de Bari

Retrocedemos de nuevo hasta la Iglesia de Santo Domingo, y en nuestro paseo por la calle San Ignacio de Loyola y tras ver las vistas del mirador sobre el río Adaja, llegamos hasta la Iglesia de San Nicolás de Bari. Comenzó a construirse en 1593, acabándose en 1602 para instalar la iglesia y el colegio de la Compañía de Jesús. En la fachada principal de granito destaca el almohadillado florentino con columnas pareadas con capiteles jónicos, un arco grecorromano y una hornacina con un frontón en el que podemos ver el escudo de la Compañía  y el escudo de Carlos III.
Hoy en día se encuentra en peligro de derrumbamiento y está incluido en la lista roja del Patrimonio de Hispania Nostra

Iglesia de San Nicolás de Bari, Arévalo

La Alhóndiga

Llegamos al edificio de la Alhóndiga, que fue construido en el siglo XVI para el comercio y proceso del cereal. En la portada podemos ver un frontón curvo con bolas escurialenses, el escudo de Arévalo y restos mudéjares en el interior, que es utilizado hoy en día como Biblioteca Municipal.

Iglesia de San Martín

A su lado se encuentra una de las joyas de la villa, la Iglesia de San Martín, construida a finales del siglo XI por los caballeros del linaje de los Tapia. Su estilo es el resultado de la mezcla de estilos románico, mudéjar y renacentista. Destacan sus dos torres mudéjares conocidas como las torres gemelas, una es la Torre de los Ajedreces o Vieja, posible minarete de la antigua mezquita formada por tres pisos decoradas con arquerías de ladrillo y doce tableros de ajedrez por los que lleva su nombre. La otra es la Torre Nueva, es del siglo XII y su origen probablemente fue defensivo o de vigilancia.
La fachada de la iglesia por este lado tiene una galería porticada románica del siglo XIII, formada por diez arcos de medio punto apoyados en columnas geminadas con capiteles de escenas religiosas y caballerescas. Algunas de las columnas románicas se sustituyeron el siglo XVI por otras de estilo toscano, clara influencia segoviana. 
En el interior destaca la cúpula del crucero con yeserías barrocas, y el retablo barroco dedicado a San Martín de su Altar Mayor. La iglesia de San Martín fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931 y en la actualidad se usa como auditorio y sala de exposiciones.
Si nos dirigimos por la calle de la Alhóndiga, podemos ver la parte de atrás de la Iglesia de San Martín, otra perspectiva diferente de sus torres.

Iglesia de San Martín

Plaza de la Villa

Hemos llegado así a uno de nuestros lugares favoritos de la ciudad, la Plaza de la Villa. Un espacio monumental de gran interés, que se encuentra rodeado de bonitas casas con entramados de madera, con soportales que se encuentran apoyados sobre columnas de madera o piedra. En la plaza destacan varios edificios: la fachada trasera de la Iglesia de San Martín que acabamos de ver, frente a ella la fuente de los cuatro caños del siglo XV con reformas en el XVI, formada por cuatro grifos situados alrededor de una bola, el agua que mana provenía de un acueducto mudéjar. Y también la Casa de los Sexmos y La Iglesia de Santa María que vamos a ver ahora.

Plaza de la Villa, al fondo santa María la Real

Plaza de la Villa, Arévalo

Plaza de la Villa, Arévalo

Iglesia de Santa María la Mayor

Otro de los edificios que destacan es el de la Iglesia de Santa María la Mayor, es de estilo románico mudéjar construido en el XIII y formado por una sola nave. Tiene una bella torre de planta cuadrada de mampostería con ladrillos reforzando sus esquinas, su campana realizaba cien toques para avisar del cierre de las puertas de la muralla por la noche. El ábside semicircular con tres cuerpos con arcos ciegos de medio punto, sobre los que se encuentra un muro de mampostería con hiladas dobles de ladrillo (verdugadas).
En el interior destacan las pinturas góticas del XIV de la cabecera, que representan un Pantocrátor rodeado de mandorla, con la Jerusalén Celeste en los pies.

Santa María la Mayor de Arévalo

Casa de los Sexmos

Junto a la iglesia de encuentra la Casa de los Sexmos, donde se ratificó en 1494 el Tratado de Tordesillas, con el que los Reyes Católicos se repartían las zonas conquistadas del Nuevo Mundo. En la actualidad se encuentra el Museo de Historia de Arévalo.

Casa de los Sexmos de Arévalo

Palacio de Valdeláguila y de Cárdenas

Dentro de la arquitectura civil observamos muchas construcciones en las calles de la villa, como por ejemplo el palacio Valdeláguila, conocido también como la Torre del Marqués de Villasante. Este palacio renacentista fue construido en el siglo XVI por los segundos marqueses de Villasante y Condes de Águila. Tiene dos alas perpendiculares de dos plantas y sótano, unidas por la torre de cuatro alturas más sótano.
Otro es el Palacio de Cárdenas es del siglo XVI y fue construido en los solares de la judería. Actualmente son viviendas de particulares, pero conserva su patio original.

Palacio Valdeláguila, Arévalo

Palacio de Cárdenas, Arévalo

Vídeo de Arévalo

La Lugareja

A un par kilómetros de Arévalo se encuentra la Iglesia de de Santa María de Gómez Román, más conocida como La Lugareja, el mejor ejemplo del arte mudéjar de toda la comarca. Perteneció a un monasterio de monjas cistercienses del que se conserva la cabecera con tres ábsides.​ Fue declarada monumento histórico-artístico el 4 de junio de 1931. Es privada​ y solo se puede visitar los miércoles de 13 a 15 horas.

Arevalo - La Lugareja 2
By Guu CC BY-SA 3.0, from Wikimedia Commons

DATOS PRÁCTICOS

¿Dónde está Arévalo?

Arévalo se encuentra situada en la confluencia de los ríos Adaja y el Arevalillo, en la comarca de La Moraña de la provincia de Ávila, en España.

Mapa con los lugares qué ver en Arévalo 

Pincha para ver en My Maps

¿Dónde comer?

Arévalo es un lugar muy interesante para conocer el mudéjar abulense, pero además es mundialmente conocido por sus tostones, que además de tener una calidad estupenda, los preparan como nadie. Sus calles están llenas de restaurantes donde los preparan maravillosamente, pero para nosotros no hay otro como Las Cubas.

Asadores de Arévalo

Horarios de visitas guiadas a las iglesias

 de San Juan-Santa María- El Salvador y San Miguel

Viernes: 16:30 y 17:30
Sábados: 11:00, 12:30, 16:30, 17:30
Domingos: 11:00 y 12:30

Entrada a una iglesia: 1€
Entrada a las cuatro: 3€ (2€ si comen en restaurante de Arévalo)

Y esto es todo lo que te puedo mostrar de Arévalo, como ves, tiene muchas cosas interesantes que ver, sobre todo si te gusta el arte mudéjar y aprender detalles sobre la historia de España. Si te organizas bien, con una mañana tienes más que suficiente para organizar la visita al castillo, a sus iglesias, pasear y por supuesto comer un buen tostón (eso es fundamental). Si quieres tomártelo con calma, es un buen lugar para dormir, estos son los alojamientos disponibles en la ciudad.


Me encantaría que me dejases un comentario con tu opinión sobre Arévalo.
Puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter, Instagram, Google+, Pinterest y nuestro canal de YouTube
Share:

12 comentarios:

  1. Me suena muchísimo este pueblo, pero, reconozco, que nunca hemos estado allí. Parece un destino muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un destino realmente interesante, tanto por sus edufuciis como pot su historia.

      Eliminar
  2. Muy interesante este post sobre Arévalo, sabía lo del castillo donde nació la reina Isabel y cuando pasó por la A6 siempre pienso que un día me tengo que parar a verlo, pero desconocía todo lo demás, ¡pues sí que merece la visita! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. La reina Isabel nació en Madrigal de las Altas Torres, en Arévalo vivio en su infancia y parte de la adolescencia.

      Eliminar
    3. Como bien dice Luis, aquí vivió su infancia, pero nació en Madrigal.

      Eliminar
  3. Siempre he estado por allí de paso, no tenía ni idea de que había tanto para ver allí. Me lo anoto a ver si pronto puedo ir.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dejamos joyas como esta y vamos a otras más turísticas pero menos interesantes. Un saludo

      Eliminar
  4. Buen reportaje. Una pequeña corrección, el puente de Medina tiene cinco arcos ojivales, cuatro con luz y uno ciego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis, corregido! Solo habia nombrado los tres grandes. Un abrazo y encantada de que te haya gustado.

      Eliminar
  5. Excelente entrada!! muy completa y llena de la mejor descripción posible para quienes buscamos opciones de movilidad turística a bajo coste, y eso lo digo pues las recomendaciones de comida y de entrada a sitios de interés están bien especificadas, con sus precios y horarios publicados, Genial!!

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.