12/2/18

Qué ver en un día en Rennes, la capital de Bretaña

Rennes es la capital de la maravillosa región de Bretaña, una ciudad estudiantil que destaca por su historia, cultura y arquitectura. Está llena de contrastes y en sus calles siempre animadas hay una combinación de edificios de estilos medieval y renacentista.


Qué ver en Rennes, capital de Bretaña

Rennes es una ciudad muy grande comparada con los pueblecitos bretones que estamos recorriendo en este road-trip. A pesar de su poca extensión, la ciudad tiene metro con una línea de 15 estaciones y por supuesto también autobús, sin embargo ver sus principales sitios de interés es posible a pie.

Estas son las visitas obligadas en la ciudad:

La plaza de la República es el centro neurálgico de la ciudad y zona comercial, construida entre 1885 y 1929 cuando se canalizó el río Vilaine. En ella destaca el Palacio de Comercio con una impresionante fachada, que fue construido entre 1888 y 1929 y es sede de la Bolsa de Comercio y de Correos (La Poste). 

Rennes, Palacio de Comercio

A orillas del río Vilaine, cerca de la Plaza de la República, se encuentra el Museo de Bellas Artes con una interesante colección de pintura. Hay obras de grandes maestros como Rubens, Véronèse, Chardin o Picasso. Y tapices modernistas del Parlamento incendiado.

Río Villaine, Rennes

La Capilla Saint-Yves pertenecía al antiguo Hospital Saint-Yves, es de estilo gótico flamígero y fue construida a finales del siglo XV. Clasificada monumento histórico en 1945, y acondicionada para albergar la Oficina de Turismo de Rennes en la que podemos ver una exposición permanente sobre el arte y la historia de la ciudad.

La Capilla Saint-Ives de Rennes

La Catedral Saint Pierre. La original del siglo VI, fue remplazada por otra de estilo gótico en el XII y el edificio actual fue construido entre el XVIII debido a un derrumbe parcial. Tiene la fachada neoclásica y dos grandes torres a los lados y en su interior de una nave simétricas. Su interior tiene una única nave y enormes columnas a los lados.

Catedral de Saint Pierre, Rennes

Catedral de Saint Pierre, Rennes

Catedral de Saint Pierre, Rennes

Rennes estuvo totalmente amurallada, y todavía podemos ver restos. La primera muralla de Rennes se construyó en el siglo III, y en el siglo XV se amplió el cerco construyendo dos más. De esta época pudimos ver restos arquitectónicos del antiguo recinto, la Torre Duchesne y las Puertas Modelaises, lugar donde los duques de Bretaña juraban defender sus tierra y sus libertades.

Torre Duchesne y las Puertas Modelaises, Rennes

Puerta modelaise, Rennes

Pudimos ver en la zona más antigua muchas casas con entramado de madera tan características de la región. En la ciudad hubo muchos incendios, tras el ocurrido en 1720 se quemaron total o parcialmente casi 1000 casas. 

Casas de entramado de madera de Rennes

Un incendio dañó gran parte del centro histórico de Rennes a principios del siglo XVIII, algunos edificios se han conservado y otros muchos han sido reconstruidos o incluso lo están siendo en la actualidad.

Dos canónigos de la catedral construyeron una de las casas más representativas de la ciudad, se trata de la Casa Ti Koz de 1505. Algunas de estas casas de entramado de madera tienen decoraciones con figuras humanas en el voladizo, este como en todas las ciudades francesas se fue eliminando porque facilitaba el fuego y pasaron a ser planas.
En la Rue Psallette y la Rue du Chapitre, hay casas espléndidas y una larga lista de edificios catalogados. Por ejemplo el Hôtel Le Gonidec de 1609. También algunas de piedra como el Hôtel de Brossac y el Hôtel de Brie.

Casa Ti-Koz de Rennes


En la Plaza Champ Jacquet, conviven edificios de entramado de madera que sobrevivieron al incendio de 1720 con edificios de piedra. En esta animadísima plaza llena de restaurantes se hacía el mercado de legumbres.

Plaza Champ Jacquet, Rennes

Vimos también la gran plaza en la que se encuentra el Palacio del Parlamento de Bretaña, diseñado por Salomon de Brosse, un símbolo de la historia de la Bretaña francesa y una gran muestra de pintura y decoración real y parisina del siglo XVII.

Palacio del Parlamento de Bretaña, Rennes

Rennes, Palacio parlamento

Palacio del Parlamento de Bretaña,Rennes

La Piscina Saint Georges es un edificio art déco que pese a funcionar como piscina municipal, cuenta con unos mosaicos excepcionales.

Piscina Saint Georges, Rennes

Las calles de Rennes están muy animadas, hay mucha gente joven y mucho ambiente a cualquier hora del día. Para muestra un botón: la Rue Saint Georges.

Rue saint Georges, Rennes

La Iglesia Saint Germain, construida en el lugar donde había una abadía benedictina, es un templo gótico financiado por los comerciantes de mercería de la ciudad y que fue reconstruido a mediados del siglo XV.

Iglesia Saint Germain, Rennes

La calle de Saint Michel, es conocida como Rue de la Soif (calle de la sed) ya que en los bajos de sus bonitas casas de madera hay cantidad de bares y restaurantes.

Saint Michel, Rue de la Soif, Rennes

También hay mucho ambiente en las terrazas de la cercana plaza Sainte Anne. Este conjunto de casas es muy atractivo, cinco de ellas son monumento histórico. Alguna de los edificios de la plaza como vemos estaban restaurándose.

Plaza Sainte Anne, Rennes

Plaza Sainte Anne, Rennes

Sainte Anne, Rennes

Y para acabar vimos también la plaza de la Mairie en la que se encuentra el edificio de la ópera y el del ayuntamiento. Hay que fijarse porque visualmente encajan a la perfección en sus formas, ya que uno tiene forma de rotonda y el otro una curva inversa.
El Ayuntamiento (Hôtel de Ville) se empezó a construir en 1734 en él se une la arquitectura clásica y la barroca. 
La Ópera es de 1830 y fue diseñada por Christian de Portzamparc. Su bonita fachada curvada se encuentra coronada por la estatua del dios Apolo y sus musas. En sus cerca de 24000 m² hay tres espacios culturales, el museo de Bretaña, la biblioteca y el Espacio de las ciencias y un planetario.

Ayuntamiento de Rennes

Ópera de Rennes

Si tienes tiempo te recomiendo que visites el parque Thabor, antiguo jardín del Monasterio de Saint Melaine del siglo XVII. Este jardín francés del siglo XIX, de diez hectáreas, tiene árboles exóticos, pajarera, rosaleda, invernaderos, quiosco y fuentes, dicen de él que es uno de los más bellos de Francia, lástima que no nos diese tiempo a verlo.
Seguro que nos quedaron bastantes rincones bonitos por ver, nos pareció una ciudad muy bonita y además muy animada y os la recomendamos.

¿Dónde dormimos?

Nos alojamos en el Appart’City Rennes Beauregard. Escogimos este hotel a las afueras de Rennes por su buena comunicación, ya que desde allí visitamos algunas otras localidades además de esta. Los autobuses con el centro pasan muy cerca del hotel cada 10 minutos. 

¿Dónde cenamos?

Cenamos en Amour de Pomme de Terre, 14 Rue Rallier du Baty. Un lugar con mucho encanto en el que cenamos francamente bien. Además fijaos en que plaza más bonita se encuentra.

Rue Rallier du Baty, Rennes

Amour de pomme de terre, Rennes

¿Dónde está Rennes?


Muy cerca de Rennes y perteneciente a la región de Bretaña, hay preciosas localidades que puedes (y te recomiendo) visitar como Rochefort en Terre, Auray, Carnac, Vannes o Saint Maló.

Share:

2 comentarios:

  1. Es preciosa, con mucho que ver y disfrutar. Es una pena que en nuestro viaje a Bretaña no tuviésemos ocasión de llegar tan al este. Nos centramos en la costa y el tiempo es limitado. Apuntada queda para otra ocasión.

    ResponderEliminar
  2. Una parte muy bonita de la que visité hace muchos años.
    Me gustan mucho su estilo de casas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.