12/2/16

Zamora, románico y modernismo a partes iguales

En un estratégico cruce de caminos de la Vía de la Plata en lo alto de un cerro y defendida por las orillas del río Duero se encuentra Zamora "La Bien Cercada". Su apelativo se debe a que en el siglo XIII, tres recintos amurallados la custodiaban. Su oferta cultural y monumental hace que este destino tan poco explorado, sea digno de visitar, ya que recorriendo sus calles, descubrirás sus maravillosos edificios modernistas y románicos casi a partes iguales. 



Zamora es la Ciudad del Románico, más de 20 construcciones de entre los siglos XI y XII se encuentran repartidas por sus calles, haciendo que sea la localidad con más construcciones de este estilo de toda España. Y además pertenece al selecto grupo de ciudades que conforman la Ruta europea del Modernismo.

Comenzamos en el parque de la Marina Española que separa la parte antigua de la nueva bajo el cual hay un gran parking para poder dejar el coche. Antes de adentrarnos en el casco viejo, giramos a la derecha por la avenida Alfonso IX para llegar a la Iglesia del Carmen de entre los siglos XI y XIII y de la que se conservan bastantes elementos románicos como sepulcros y canecillos. Como curiosidad decir que una enorme boa se encuentra disecada en el interior sobre la puerta.
Una leyenda habla de la historia de un valiente pastor que tras criar a una serpiente durante años, tiene que acabar matándola para así librarse de la cárcel por haber desertado de la guerra.
Iglesia del Carmen, románico, Zamora

Calle Santa Clara

Regresamos al parque para coger la Calle Santa Clara, una de las principales del casco viejo. Una recomendación antes de iniciar el paseo: cómete un helado en la heladería la Valenciana (Avenida de Portugal, 2) te va a encantar. Santa Clara es peatonal y llega prácticamente en linea recta hasta la catedral, aunque cambia su nombre en varias ocasiones, como vamos a ir viendo. Tiene muchas cafeterías y comercios "de los de toda la vida" y también se están haciendo hueco poco a poco las franquicias de las que te encuentras en todas las ciudades, es una de las más animadas de la ciudad. Su nombre se debe a que en ella hubo un convento con este nombre. Al principio vemos algunos ejemplos de los edificios modernistas de la ciudad construidos entre 1875 y 1930 cuando esta se desarrolló urbanísticamente como por ejemplo la Casa de Valentín Matilla de 1911 (sobre women'secret) y la Casa de Valentín Guerra de 1907 (edificio Caja Duero). Justo por delante de este, por la calle Alfonso de Castro, está una de las zonas de tapas más famosa de la ciudad y de la que luego hablaré.

Iglesia de Santiago de Burgo

Enseguida llegamos a la plaza de Santiago, en donde se encuentra la Iglesia de Santiago de Burgo, románica de finales del siglo XI y principios del XII. Esta zona se encontraba extramuros en el denominado nuevo burgo y a ello se debe su nombre. Tiene tres portadas, la más vistosa es la sur en la que sus arquivoltas tienen dos arcos que descansan en el aire, sin columna de apoyo y sobre ella un bonito rosetón.

Iglesia de Santiago de Burgo, Románico, Zamora
Iglesia de Santiago de Burgo, Románico, Zamora

Frente a la iglesia está la plaza de la Constitución, con el edificio que alberga la Subdelegación de Gobierno donde suelen organizarse fiestas y ferias de artesanía. La atravesamos y por el lado izquierdo vemos la Plaza del Mercado, edificio modernista de 1902. 

Subdelegación del Gobierno, Plaza de la Constitución, Zamora

Plaza del Mercado, Modernismo, Zamora

Iglesia de San Andrés

Continuando en esta dirección se encuentra la Iglesia de San Andrés, de sus orígenes románicos se conserva parte de la fachada norte y la torre. Su reedificación se acabó en 1570 de mano de la familia Sotelo Cisneros y su interior es curioso ya que su cabecera cuenta con dos capillas gemelas para separar por un lado a los feligreses y por otro a la familia Sotelo. Junto a la iglesia, adosada a uno de sus muros se encuentra el Seminario Conciliar Diocesano.

Iglesia de San Andrés, Zamora

Palacio de los Momos

Regresamos a Santa Clara y caminamos hasta la Plaza Zorrilla donde se encuentra el Palacio de los Momos, edificio renacentista de principios del XVI con detalles del gótico florido en el que hoy en día se encuentra la sede del Palacio de Justicia de Zamora (aunque lo veamos desde Santa Clara, el edificio está en la calle San Torcuato).

Círculo de Zamora

En el parquecillo de delante hay una escultura dedicada a la maternidad y al otro lado otro edificio modernista en el que destacan sus esmaltes de fondo azul, se trata del Casino o Círculo de Zamora de 1905 (en los bajos está la tienda Celio).

Palacio de los Momos, Zamora

Un poco más adelante, la calle confluye con otra de las calles principales de la ciudad, San Torcuato, y juntas forman la Plaza Sagasta de forma triangular en la que hay preciosos edificios modernistas como la casa de Gregorio Prada de 1908 y la casa de Norberto Macho de 1915 en la que destacan las cariátides de la primera planta.

Casa de Gregorio Prada, Casa de Norberto Macho, Modernismo, Zamora

Iglesia San Esteban

Caminando ahora por la Calle San Torcuato llegamos a la Iglesia San Esteban, originalmente románica del siglo XII y reformada en el siglo XVIII. Su estructura es la característica del románico zamorano y tiene dos portadas, una de ellas con dos arquivoltas planas, y la otra con tres redondas. Añadidos posteriores son la fachada barroca de los pies del templo y la espadaña de ladrillo del siglo XX. Hoy en día está desacralizada.

Iglesia San Esteban, Románico, Zamora

Iglesia de San Antolín

Nos dirigimos ahora a la Iglesia de San Antolín situada en el barrio de la lana, llamado así porque aquí se agruparon palentinos dedicados a la industria del hilado. Ellos fueron los que fundaron la iglesia para venerar a la Virgen de la Concha o de San Antolín, que habían traído de su tierra. Su gran devoción contagió a los zamoranos y en el año 1100 se declaró patrona de la ciudad de Zamora. Hoy en día, en esta iglesia se encuentra la Virgen de la Peregrina
Esta imagen tiene tras de sí una leyenda, que cuenta que en el año 1032 durante una cacería, el rey Don Sancho III de Navarra, atraído por una fuerza sobrenatural, encontró una cueva la tumba del mártir San Antolín y a su lado la imagen de la Virgen de la Concha. Tras ganar una batalla en la que la talla acompañaba al ejército, el Rey en agradecimiento, construyó una iglesia en Palencia sobre la que posteriormente se construyó la catedral.
Iglesia de San Antolín, Románico, Zamora

Iglesia de San Vicente 

Muy cerquita está la Iglesia de San Vicente de finales del siglo XII, principios del XIII, reformada a través de los siglos y de cuya construcción original se conservan algunos muros con sus portadas y la bonita torre. Junto a ella, en un rincón de la calle San Vicente que casi pasa desapercibido, se encuentra el edificio del Teatro Principal, cuyos orígenes están en el año 1606. El edificio actual es fruto de numerosas remodelaciones y se le conoce como la bombonera por su reducido tamaño.

Iglesia San Vicente, Teatro Principal, Zamora

Plaza Mayor

Atravesando ahora la Plaza del Fresco, llegamos a la Plaza Mayor en la que se encuentran varios edificios interesantes. Uno de ellos es el Ayuntamiento Nuevo con fachada neoclásica, construido a finales del siglo XIX. A su izquierda la casa de Juan Gato edificio modernista de 1912. Al otro lado, el edificio del Ayuntamiento Viejo, construido en el siglo XVII y se compone de dos plantas, la de abajo porticada y la superior con una bonita galería de arcos cerrados por una barandilla de reja. Actualmente es la Policía Municipal la que ocupa el edificio, casi siempre se pueden ver sus coches aparcados delante del edificio.

Casa de Juan Gato, Ayuntamiento nuevo, Zamora

Ayuntamiento Viejo, Zamora

Iglesia de San Juan Bautista

Pero lo que más destaca en la plaza es la Iglesia de San Juan Bautista, nuestra favorita de la ciudad. Más conocida por los zamoranos como San Juan de la Puerta Nueva ya que se situaba junto a una de las puertas de la muralla. Se comenzó a construir en el siglo XII y las obras se alargaron hasta el XIV. Llama la atención la portada sur, con dos finas columnas que la enmarcan y con capiteles decorados con flores y sus bonitas arquivoltas con motivos geométricos forales. Sobre ella hay un rosetón muy curioso con forma de rueda de carro, todo un símbolo del románico zamorano. La torre campanario se encuentra situada sobre el ábside mayor y formó parte de la muralla, sobre ella podemos ver una curiosa veleta con forma de armadura, situada en ese emplazamiento en 1642, se trata del Peromato. Esta que hay colocada ahora, es reproducción de la original que se encuentra en el Museo de Zamora.
En el interior, podemos ver una nave con cubierta mudéjar de madera y tres capillas, llama la atención el retablo principal del siglo XVI, dedicado a San Juan Bautista.

El Merlú

Frente a la iglesia, otro de los símbolos de la ciudad, el Merlú. Este nombre se da a la pareja de congregantes de la Cofradía de Jesús Nazareno que con su tambor y corneta llaman a los demás para comenzar la procesión. Son un total de seis las parejas que antes de las 5 de la madrugada recorren las calles la madrugada del Viernes Santo para congregar a los 6000 componentes de la hermandad.

Iglesia de San Juan Bautista, Zamora

Iglesia de San Juan Bautista, Zamora
Iglesia de San Juan Bautista, El Merlú, Zamora

Calle Balborraz

Junto al ayuntamiento viejo, baja en dirección al río, una bonita calle, es la calle Balborraz, su nombre viene del árabe Bab-al-ras o Bab-al-rasún que significa Puerta de la Cabeza ya que aquí hubo una puerta de acceso con una cabeza esculpida del jefe de las tropas andalusíes que asediaron la ciudad el año 901. Esta calle está empedrada por el centro y los laterales tienen largos escalones, estuvo repleta de comercios y talleres artesanos, ya que esta era la vía natural por la que los comerciantes entraban a la ciudad desde el sur y atravesaban el río Duero pero por desgracia quedan pocos. Hay que fijarse además en los edificios modernistas que en ella se encuentran como la Casa de Faustina Leirado de 1910 y la de Casa de Mariano López de 1908.

Calle Balborraz, Zamora

Teatro Ramos Carrión

La Calle Santa Clara pasa a llamarse ahora calle Ramos Carrión, en ella encontramos una placita con el Teatro de estilo modernista e inaugurado en 1916 en honor al humorista zamorano Miguel Ramos Carrión que nació justo frente al edificio.

Teatro Ramos Carrión, Zamora

Plaza de Viriato

Otra plaza se abre un poquito más adelante, es la Plaza de Viriato, tiene árboles, suelo adoquinado y bancos de forja. En ella está el Monumento a Viriato, que conmemora la victoria de este caudillo sobre los romanos.

Monumento a Viriato, plaza de Viriato, Zamora

Palacio de los Condes de Alba y Aliste

A un lado está el Palacio de los Condes de Alba y Aliste, hoy en día Parador Nacional. Este sobrio edificio renacentista se construyó en 1459 como vivienda familiar del primer conde de Alba de Liste. Destaca por su patio interior de dos pisos y su escalera, puedes entrar a la cafetería aunque no estés hospedado en el parador y aprovechar para ver el interior del edificio.

Palacio de los Condes de Alba y Aliste, plaza Viriato, Zamora

Palacio de los Condes de Alba y Aliste, Parador Nacional, Zamora

Palacio de los Condes de Alba y Aliste, Parador Nacional, Zamora

Hospital de la Encarnación

A un lado la Diputación provincial situada en lo que era el antiguo Hospital de la Encarnación, edificio de 1629 con fachada clasicista y un relieve de la Anunciación de la Virgen sobre la portada. En el interior hay una capilla y un bonito patio de dos alturas.

Diputación provincial, Plaza Viriato, Zamora


Iglesia de Santa María la Nueva

Salimos de recorrido para ver por detrás de la diputación la Iglesia de Santa María la Nueva del siglo XI, que aunque se incendió en 1158 conserva de estilo románico su cabecera, el resto es tardo-románico. Destaca su ábside semicilíndrico decorado con arcos apoyados en finas columnas y dos capillas rectas a los lados y en el interior una pila bautismal del siglo XII.


Museo de la Semana Santa de Zamora

Junto al edificio se encuentra el Museo de la Semana Santa de Zamora, el mejor lugar para descubrir esta fiesta religiosa declarada de Interés Turístico Internacional desde 1986. Son conocidas en todo el mundo sus procesiones, con preciosos pasos y tallas de calidad. Diecisiete cofradías procesionan desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección. Si quieres más información sobre la semana santa zamorana, entra en su web.

Iglesia de Santa María la Nueva, Museo de Semana Santa, Zamora

Palacio de Doña Urraca

En la plaza de la Leña, formando parte de la muralla, se encuentra el palacio de Doña Urraca, hija de Doña Sancha y Fernando I de León y que fue Señora de Zamora al heredarla de su padre antes de morir este. La puerta se construyó en el siglo XI y por la parte exterior tiene dos torres unidas por una cornisa, adosado está el palacio residencial de la reina que pasó a ser del ayuntamiento en el siglo XVI. Tras pasar por varios usos como cuartel o incluso posada, en la actualidad es un lugar de exposición e información sobre la evolución de la ciudad y también un excelente mirador de esta.

Palacio de Doña Urraca, Zamora

Muralla y Palacio de Doña Urraca, Zamora

Convento de la Concepción

Volvemos a la plaza de Viriato y vemos en el lado derecho del parador, el Convento de la Concepción, edificio del siglo XVI compuesto de dos partes en el que hoy en día se encuentra el Archivo Histórico Provincial y la Biblioteca. En la fachada principal hay una bonita portada con el escudo del fundador, Fray Alonso de Salizanes y una imagen de la  Virgen.

Plaza de Claudio Moyano, Zamora

Iglesia de San Cipriano

Pasamos entre el parador y la biblioteca para llegar a la iglesia de San Cipriano del siglo XI que conserva de sus orígenes, un triple ábside cuadrado y la fachada sur. Podemos ver en ella por ejemplo, una sirena, un herrero trabajando con su yunque, San Pedro con su llave, y la escena de Daniel en el foso de los leones. Y bajo el alero restos del ajedrezado.

Iglesia de San Cipriano, Zamora

Iglesia de San Cipriano, Zamora

Museo de Zamora, de arqueología y Bellas Artes

Frente a la iglesia se encuentran los jardines de Ignacio Sardá, un excelente mirador de la ciudad desde el que contemplamos la Iglesia de Santa Lucía también de origen románico y reconstruida en el siglo XVII en el que se le añadió la espadaña. De su origen se conservan los canecillos del muro norte y su portada apuntada. Esta iglesia, junto con la Casa del Cordón, del siglo XVI, forman el Museo de Zamora, de arqueología y Bellas Artes con objetos desde la Edad de Hierro.

Iglesia de Santa Lucía, Zamora

Iglesia de Santa Lucía, Zamora

Iglesia de la Magdalena

Retrocedemos a la plaza de Viriato y continuamos nuestro paseo, ahora la calle cambia de nombre para llamarse Rua dos Francos, a la derecha está la Iglesia de la Magdalena, que compite en belleza con la de San Juan. Su construcción comenzó en el siglo XII y se acabó en el XIII. La portada sur, muy decorada, es la que más llama la atención, delante de ella se hacía justicia en la Edad Media. En la arquivolta exterior se pueden ver 46 cabezas con semblantes alegres que representan el paraíso. El resto es casi todo vegetal, menos algún que otro animal y un obispo. Es costumbre, al igual que se hace en Salamanca con la rana de la Universidad, encontrarlo. ¿Puedes verlo tu?

Convento del Tránsito

Y justo enfrente, el Convento del Tránsito o del Corpus Christi, fundado en el siglo XVI por las Clarisas Descalzas. en su interior un bonito claustro renacentista y la imagen de la Virgen del Tránsito, a la que se le atribuyen numerosos milagros.

Iglesia de la Magdalena, Zamora

Iglesia de la Magdalena, Zamora

Convento del Tránsito, Zamora

Si continuamos caminando, nos toparemos entre otras cosas con la Catedral de Zamora, su Castillo, excelente mirador del río Duero.

Este es el mapa de la zona que hemos recorrido hoy:


GASTRONOMÍA

En la provincia de Zamora hay productos espléndidos y por lo tanto en la capital se come maravillosamente. Si no has oído hablar del chuletón de Aliste, los garbanzos de Fuentesauco, la miel de Sanabria, el queso de oveja zamorano o sus vinos, ambos con denominación de origen, tienes que ir poniéndote las pilas, porque no sabes lo que te estás perdiendo. Platos como el arroz a la zamorana, el lechazo, el bacalao a la tranca, las mollejas, el morro, la oreja, los callos...

Y como no hay fiesta en España que no vaya unida a la gastronomía, en Semana Santa, es tradición desayunar sopas de ajo el Viernes Santo, y el Domingo de Resurrección se come el "dos y pingada", dos huevos con jamón frito y pan tostado. En los restaurantes además se ofrece en esta época bacalao al ajo arriero y de postre aceitadas.

TAPAS

La extensa y rica gastronomía, se ve reflejada en sus tapas, hay muchas y muy ricas y tú mismo las descubrirás en casi todos los bares, pero la más típica es la de los Pinchitos de Lobo. Da igual a la hora que vayas, siempre está abarrotado y oirás a los camareros gritando los pedidos a la cocina. No te vayas aunque haya mucha gente, los pinchos morunos de Lobo están exquisitos, el barullo y la espera es parte del encanto.
Los hay picantes y normales, también chorizo y panceta. Este bar (hay dos) se encuentra en la zona de la que te hablé al principio de la entrada, a un lado de la calle Santa Clara. En la calle de Alfonso de Castro y en los alrededores. Hay otra zona en los alrededores de la Plaza Mayor y saliendo del casco viejo, en las zona de las Tres Cruces, la zona del parque de la Marina y la del Campus Universitario por ejemplo.

Pinchos de Lobo en Zamora

Zamora es otra de esas ciudades españolas injustamente olvidadas por el turismo, sin embargo quizás esto sea también uno de sus mayores encantos. Date el gustazo de pasear por sus calles llenas de historia con calma y sin aglomeraciones.

En el siguiente post podrás ver el Castillo de Zamora, su catedral y el río Duero a su paso por la capital. ¡No te la pierdas!

FUENTES:
 http://www.romanicozamora.es/  http://www.zamora-turismo.com/ y http://www.verzamora.com/
Share:

24 comentarios:

  1. Que bonita ciudad y cuantas cosas hay para visitar, todas tus fotos como siempre estupendas y buen reportaje, me ha saltado la construcción del mercado, me ha recordado el estilo modernista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si si precisamente mari-Pi la ciudad tiene muchísimos edificios modernistas, el mercado es uno de ellos
      Un abrazo

      Eliminar
  2. No imaginaba la cantidad de cosas que hay que ver en Zamora. Estuve tan solo un fin de semana, de los cortitos, de esos que empiezan el sábado y terminan el domingo y además de paso hacia Galicia. Tengo amigos zamoranos que nos prometieron un recorrido turístico y efectivamente lo hicimos pero... solo por las tascas, eso sí disfrutamos de la gastronomía.
    Espero tener ocasión de ver Zamora.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También es una buena ruta por las tascas Ambar, a ciertas horas la mejor jajajaja Un beso

      Eliminar
  3. Menuda preciosidad. Espero poder disfrutar algún día del románico zamorano y también, el palentino, a los que le tengo muchas ganas. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos encantan Zamora y Soria Jordi, son preciosas y además tan tranquilas! Un beso para ti!

      Eliminar
  4. He ido muchas veces a Zamora, ya que tengo familia allí viviendo. Cuantos recuerdos me ha traído este artículo y cada uno de los lugares que mencionas. A ver si pronto realizo una escapada a esta preciosas ciudad. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya servido para traerte buenos recuerdos! Un abrazo!

      Eliminar
  5. Zamora, magnífica ciudad para visitar y también para tapear. Merece la pena: http://viajesytapas.blogspot.com.es/2014/05/y-por-fin-tapeamos-en-zamora.html

    ResponderEliminar
  6. Zamora es la tierra de mis abuelos, así que sólo tengo palabras bonitas para decidarle :) Saludos viajeros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena tierra la de tus abuelos si señora!!! Seguro que estaban encantados allí. Un saludo

      Eliminar
  7. Carmen, enhorabuena por el post. Conozco bien Zamora y la has descrito perfectamente.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Victos, muchas gracias, todavía queda la parte del castillo, será un honor que la leas y me digas si está bien también. Un saludo

      Eliminar
  8. Zamora es una ciudad por descubrir. Los gritos de los chicos del Bar Lobo "uno que sí y otro que no" es uno de los recuerdos más entrañables del lugar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me encanta oirlos, hasta lo grabé un día en el movil! Un saludo

      Eliminar
  9. Zamora es una ciudad por descubrir. Los gritos de los chicos del Bar Lobo "uno que sí y otro que no" es uno de los recuerdos más entrañables del lugar.

    ResponderEliminar
  10. Estuve en Zamora hace unos años en una visita de un día. Claramente me tocará volver porque hay un montón de cosas que no he visto! Apuntado queda!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Madre mía qué ruta más bien detallada!!
    Cierto que Zamora es siempre una olvidada!! De hecho, nunca me había planteado visitar Zamora. Conozco otras ciudades de esa comunidad como Salamanca, Segovia, Ávila, Valladolid, Soria, Palencia, pero Zamora no la tenía en mente. Tendré que incluirla porque me ha gustado.
    Por cierto, qué valor hacer la ruta en silla de rueda!! Qué tal vas de tu lesión???
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo cerca que lo tienes de Madrid Mari Carm. en, imperdonable jajajaja.
      La verdad es que teníamos pagado los hoteles duante el puente de diciembre y nos daba pena perderlo, Zamora en silla de ruedas es una maravilla porque es todo llano, pero estuvimos primero en Oporto y las cuestas acabaron con mi pobre marido ;)
      Un abrazo

      Eliminar
  12. ¿Y esa silla? ¿Lesión? Espero que te recuperes muy pronto. He visitado Zamora varias veces, pero ni de lejos he visto tanto como vosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rompí el peroné y tuve que estar casi dos meses escayolada. Ya me la quitaron pero sigo algo coja por la pérdida de masa muscular, pero ahora ya es cuestión de paciencia ;) Gracias!

      Eliminar
  13. Carmen, chapeau! me ha encantado tu ruta, y a pesar de ser hija de zamorano y haber estado varias veces en la ciudad, me has enganchado con tu exquisita ruta :-).

    No sabía lo de la rana en la iglesia de la Magdalena. Pues va a tocar volver para re-descubrir esta ciudad, injustamente olvidada por los circuitos turísticos y viajeros.

    Un abrazo,
    Eva

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.