Qué ver en Castres, un día a orillas del río Agout

Hoy te llevamos de viaje a Castres, una población francesa del departamento de Tarn, famosa por sus pintorescas casas de colores sobre el río Agout. Pasear por sus calles es descubrir un interesante patrimonio cultural en el que destaca entre otros el antiguo Palacio Episcopal y su afamado Museo Goya de visita obligada. Pero acompáñanos en nuestro recorrido por sus calles y descubre todo lo que ver en Castres, que no es poco.

Qué ver en Castres, un día a orillas del río Agout

Índice del artículo

¿Dónde está Castres?

Esta es la ubicación de Castres. La localidad se encuentra en en el departamento de Tarn, en la región de Midi Pyrenees, al sur de Francia.


Un poquito de historia

El nombre de Castres procede del latín “castrum”, a pesar de su nombre no hay vestigios de fundación romana en el lugar.

El origen de la ciudad fue, alrededor del año 810, tras la construcción de la abadía benedictina de Saint-Benoît, alrededor de la cual se fue desarrollando la ciudad. En ella se acogen las reliquias de San Vicente de Zaragoza (patrón de la ciudad).

Poco a poco, a la ciudad acuden los peregrinos de los caminos hacia Santiago y a Roma, convirtiéndose en un importante lugar de paso en la Vía Tolosana. Esta era uno de los caminos más transitados durante la Edad Media, toma su nombre de Toulouse.

Castres fue tomada por los protestantes en la quinta guerra de religión, en 1575. Y en 1595, Henri IV se establece en Castres la Cámara del Edicto, un tribunal de jueces católicos y protestantes para hacer una justicia justa. 

La ciudad prospera rápidamente gracias a la floreciente industria textil de una ciudad que se instaura como una república independiente, convirtiéndose en una de las mayores plazas protestantes de la Francia meridional. En esta época Castres luce sus mejores galas construyendo un buen puñado de elegantes mansiones renacentistas que ahora te voy a enseñar.


Qué ver en Castres

Castres es cómoda de pasear porque es prácticamente llana, no necesitas el coche para nada porque se llega con facilidad a cualquiera de sus bonitos rincones y se ve perfectamente en una mañana.


Catedral de Saint-Benoît

Comenzamos visitando la catedral de Saint-Benoît de Castres. Cuenta una leyenda, que la Abadía de Saint-Benoît fue fundada por tres jóvenes nobles que, después de haber sido combatientes, decidieron retirarse a orillas del río Agout para vivir allí según la regla de San Benito construyendo pequeñas celdas.

En el siglo IX se fundó el priorato benedictino Bellecelle que obtuvo el derecho a ser autónomo y elegir a su abad. Pronto se creará el “castrum” a su alrededor, y será el origen de la ciudad de Castres. La abadía tomará también el nombre de San Vicente cuando son traídas de España las reliquias del mártir en el año 858.

El papa Juan XXII convierte el monasterio en catedral, continuando la comunidad benedictina en su interior y haciéndose responsables de la elección del obispo hasta su secularización, en el año 1531. Fue suprimida en 1801 como sede episcopal. Las Guerras de Religión, dejaron a la catedral quedó gravemente afectada y fue reconstruida entre el 1677 y 1718.

De su construcción original tan solo queda su campanario exento, el palacio episcopal se construyó utilizando este y los restos del claustro cuya sala capitular se abría al río.

Catedral de Castres

Catedral de Castres

El campanario

El campanario es una de las cosas más interesantes que ver en Castres. Está como te digo separado de la catedral y su origen es de estilo románico, de entre los siglos XI y XII. Tiene base cuadrada, con contrafuertes achatados en sus ángulos unidos por arquillos. La torre-campanario era originalmente el acceso a la iglesia. En la portada de acceso actualmente apuntalada, podemos ver unos capiteles y cuatro figuras bíblicas en la arquivolta.

Qué ver en Castres, Campanario

Palacio Episcopal

El Palacio Episcopal de Castres o palacio del obispo, fue el lugar de residencia de los obispos cuando Castres fue obispado. Está catalogado como monumento histórico desde 1927.

El palacio, tal y como lo vemos en la actualidad, se construyó en 1666 con planos de Jules Hardouin-Mansart. En la parte del edificio que se encuentra junto a la catedral, se puede ver a la izquierda, la zona que en la actualidad ocupa el Ayuntamiento de Castres y cuenta con un patio interior.

Esta parte del edificio se une con un muro con la antigua torre la catedral que acabamos de ver. Y esye muro da paso a un patio por el que se accede al interior del Museo Goya. Si lo atraviesas puedes ver la otra fachada de dos alturas y 26 ventanales, y frente a ella, el Jardin de l'évêché.

Palacio Episcopal de Castres

Palacio Episcopal de Castres

Museo Goya

Como ya te he comentado, puedes visitar el Museo Goya desde la plaza lateral de la Catedral y también desde los jardines. Para ver el museo tienes que subir por una bonita escalera de piedra al piso superior.

El Museo Goya es de arte hispánico y único en Francia, y aloja obras españolas desde la antigüedad hasta el siglo XX. 

La historia del museo comienza en 1840, cuando Pierre Briguiboul, hijo de un pintor y coleccionista de Castres, dona al municipio tres cuadros y cuatro grabados de Goya. El museo se comienza a especializar en pintura española poco después gracias a que el Louvre dejase en depósito unos prestigiosos cuadros que determinarán esta orientación hispánica.

A partir de entonces el municipio comienza a adquirir la colección que puedes ver en la visita, además de estos cuadros de Goya se pueden contemplar obras de artistas españoles hasta el siglo XX. Hay obras de Picasso, Zurbarán, Murillo, Velázquez, Juan Gris o Miró entre otros.

Este Museo Goya de Castres da una visión muy completa del arte español, y a ella se une la colección de arte hispánico de cerámicas, armas y de artículos precolombinos de decoración.

Museo Goya de Castres

Museo Goya de Castres

Museo Goya de Castres

Museo Goya de Castres

Qué ver en Castres, Museo Goya

HORARIOS

Septiembre, abril, mayo, junio: de 9 a 12 y de 14 a 18

Julio y Agosto: de 10 a 18

De octubre a marzo: de 9 a 12 y de 14 a 17

Cierra los lunes y los domingos abre a las 10

Entrada normal: 5,00 €


El jardín de l'évêché

El jardín del Palacio Episcopal está catalogado como monumento histórico desde 1995, y como uno de los jardines remarcables de Francia en el 2004.

El jardín Evêché fue diseñado en 1696 por André Le Nôtre, jardinero de Luis XIV. Es un ejemplo de jardín francés con su juego de perspectivas, sus setos de boj recortados forman la flor de lis coronada por un sombrero de obispo, unida por una cruz occitana. Siguen teniendo el mismo patrón que lo hicieron cuando se colocaron por primera vez.

Al fondo del jardín hay un parque infantil, para que tus hijos también disfruten de la visita a la ciudad de Castres.

Jardín de l'évêché de Castres

Teatro Municipal

A un lado del jardín se encuentra el teatro de Castres, un llamativo edificio de estilo Art Nouveau inaugurado en 1904, que está incluido en el Inventario de Monumentos Históricos sobre todo por la pintura de su cúpula hecha por Jean-Paul Laurens.

Qué ver en Castres: teatro

El río Agout y sus casas

Nos acercamos ahora a la zona más pintoresca que ver en Castres, el río Agout con sus puentes desde los que contemplar sus casas asomadas reflejándose en sus aguas.

En el siglo XVII, estas eran las casas donde vivían los curtidores, lavanderos, tejedores, pergamistas y todos los oficios que necesitaban el agua para ejercer sus labores.

Por eso en la parte más cercana al agua puedes ver puertas para acceder al río, en el piso superior estaban los secaderos y por encima de ellos las viviendas de los dueños de los negocios y también de los trabajadores. En temporada alta puedes recorrer el río en barco y ver desde otra perspectiva estas curiosas casas sobre el Agout.

Rio Agout a su paso por Castres

Rio Agout a su paso por Castres

Río Agout, Castres

Río Agout, Castres

Río Agout, Castres

Casas del Río Agout, Castres

Qué ver en Castres: Casas del Río Agout

Casas del Río Agout, Castres

Iglesia Saint Jacques de Villegoudou

La iglesia Saint-Jacques de Villegoudou recibió su nombre del antiguo hospital religioso que acogía a los peregrinos que acudían a ver las reliquias de San Vicente.

Fue construida a finales del siglo XIV, pero tras ser varias veces destruida se reconstruyó en 1626, y en el siglo XVIII se remodeló.

Iglesia Saint Jacques de Villegoudou de Castres

Palacios renacentistas

Seguimos paseando para descubrir plazas y edificios que ver en Castres, ya que posee un interesante patrimonio. Encontrarás un buen número de palacios renacentistas como el de Viviès, el de Nayrac, o nuestro favorito el de Jean Houres.

Palacio de Jean Houres, Castres

Plaza Jean Jaurès

En Castres nació Jean Jaurès fundador del socialismo francés, asesinado tres días antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Tras acabar la guerra la plaza tomó su nombre y en el centro puedes ver una estatua en su honor.

La zona central de la ciudad es peatonal desde 2005 y deja ver mucho mejor los bonitos edificios con arcadas en los que hay tiendas y restaurantes con sus terrazas.

Además, aquí se instala el mercado al aire libre los sábados por las mañanas, en el que se venden los mejores productos de la cocina francesa.

Plaza Jean Jaurès de Castres

Dónde comer

Nosotros visitamos la ciudad un domingo y todo estaba prácticamente cerrado, a pesar de eso acertamos con la elección de lo poco que estaba abierto. Cenamos en L’Eden, un restaurante moderno, con buen producto, buena atención y muy buena relación calidad precio situado en la plaza Jean Jaurés.


Donde dormir

El hotel donde dormimos era el Hotel Europe, un hotel situado en una antigua casa de Castres con un precioso patio central. Está muy cerca del centro y la atención fue muy buena.


Qué ver cerca de Castres

Toulouse

Narbona

Carcasona

Y ahora ya sabes qué ver en Castres, una ciudad del sur de Francia que merece la pena incluir en tu ruta de viaje por la zona.

Publicar un comentario

0 Comentarios