Ruta de las cascadas de Oneta, monumento natural

Hoy vamos a disfrutar de la naturaleza haciendo la Ruta de las cascadas de Oneta, un conjunto de tres bonitos saltos de agua situados en el occidente de Asturias, concretamente del concejo de Villayón. La primera es una de las cascadas más conocidas y accesibles de Asturias porque es un paseo al que se puede ir con niños y donde incluso te puedes bañar. Te proponemos además acercarte a la cueva y la cascada de Pímpano, un bellísimo rincón en el que se han rodado películas. No te las puedes perder en tu visita al Principado.

Ruta de las cascadas de Oneta, monumento natural

Índice del artículo

¿Dónde se encuentra la ruta de las cascadas de Oneta?

La ruta comienza en el pueblo asturiano de Oneta, situado en Villayón al occidente de Asturias. Un territorio denominado vaqueiro, en el que las familias y la ganadería se desplazaban cada año en función de las estaciones para aprovechar los pastos.

Para llegar desde la población de Navia hay que tomar la AS-25 hacia Villayón, y poco antes de llegar hay un desvío que por la AS-36 te lleva a Oneta. Un gran aparcamiento en el pueblo con carteles de inicio de ruta es el comienzo del paseo. Esta es la ubicación exacta del parking de Oneta.

Continúa hasta el final, porque después de hacer la ruta por las Cascadas de Oneta, iremos a conocer otro bellísimo rincón: La Cascada y la Cueva del Pímpano y también te va a encantar.


Características de la ruta de las Cascadas de Oneta

Primera Cascada: dificultad: baja
2 kilómetros ida y vuelta aproximadamente

Segunda Cascada: dificultad baja, con una última bajada irregular.
3,2 kilómetros de ida y vuelta aproximadamente

Tercera cascada: dificultad media, indicado para para senderistas algo más acostumbrados.
5,7 kilómetros de ida y vuelta aproximadamente.

Las Cascadas de Oneta, fueron declaradas Monumento Natural en el año 2001

Ruta de las Cascadas de Oneta

Comenzamos la ruta desde el parking siguiendo las indicaciones, por una pista asfaltada bastante llana. Poco después de pasar por la zona de pradería, comenzamos a descender. Un perrín nos acompaña todo el trayecto, un vecino que está con la hierba nos cuenta que siempre guía a los senderistas.

Ruta de las Cascadas de Oneta, Asturias

Ruta de las Cascadas de Oneta, Asturias

Ruta de las Cascadas de Oneta, Asturias
Nuestro guía por la ruta de las Cascadas de Oneta

Ruta de las Cascadas de Oneta, Asturias

Ruta de las Cascadas de Oneta, Asturias

Pronto empezaremos a escuchar el río Oneta, que es el que discurre por las tres cascadas de la ruta y va paralelo al camino. Es un afluente del arroyo Pontiga, afluente a su vez del río Navia que modela gran parte del paisaje del oeste asturiano.

De camino veremos los restos de un molino en lo alto, si nos asomamos con mucho cuidado y la vegetación nos lo permite, podemos ver la parte alta de la cascada de Firbia.

Poco después, la ruta de las cascadas de Oneta, se va transformando y el camino poco a poco se adentra en el bosque de castaños, abedules, alisos y robles, abedules, castaños y alisos. Comenzamos a descender siguiendo el camino y orientándonos por el ruido del agua, aunque no tiene pérdida y el perrín nos está guiando.

Ruta de las Cascadas de Oneta, Asturias

La primera cascada: Firbia

Y allí está la cascada Firbia, la primera de las tres cascadas, la pared rocosa de cuarcitas muy duras y pizarras muy blandas hace que el agua la erosione formando esta caída de poco más de 20 metros.

El agua choca estruendosa contra un pozo de aguas cristalinas con grandes bloques de piedra caídos. La imagen no puede ser más bonita, la luz se filtra entre los árboles y se refleja en el musgo de las rocas, ofreciéndonos todas las tonalidades de verde posibles. Aunque es complicado, no es imposible que se asome alguna nutria o mirlos acuáticos en la zona, quizás tengas suerte.

Cascadas de Oneta: Firbia

Cascadas de Oneta: Firbia

Cascadas de Oneta: Firbia

Cascadas de Oneta: Firbia

Cascadas de Oneta, Asturias

Los Molinos de Oneta

Seguimos la ruta de las cascadas de Oneta pasando ahora por uno de los Molinos de Oneta, fundamentales para la vida rural. El grano tenía que molerse para transformarlo en pan, elemento básico de la población.

Por ello proliferan en los ríos, ya que se aprovecha un tramo con cierto desnivel y se conduce por un canal, para conseguir la fuerza suficiente para mover el mecanismo y producir la harina.

Este se llama el Molín de Abaxo, se construyó en 1820 y todavía podemos ver el pequeño edificio de piedra y el molino de madera interior construidos con materiales de la zona.

Molín de Abaxo, cascadas de Oneta

Molín de Abaxo, cascadas de Oneta

El lugar donde se encuentra Firbia es de extraordinaria belleza, pero queremos seguir viendo el resto de las cascadas. Así que continuamos nuestra ruta de las cascadas de Oneta hasta la siguiente: la Ulloa.

Cascadas de Oneta


Cascada Ulloa

Poco después de dejar la Firbia (o Firvia) atrás, vemos el cartel indicador de la segunda, caminamos por una especie de callejón que aunque está muy embarrado por las lluvias, es fácil y llegamos al último tramo. Por este corto tramo hay que ir con cuidado, quizás en tiempo seco no tanto, pero las lluvias abundantes que habíamos tenido días atrás, lo ha dejado muy resbaladizo y encima es empinado.

En la zona donde nos encontramos se entremezcla, lingüísticamente hablando, el asturiano occidental con el gallego. Por eso se ha castellanizado el nombre de la cascada Ulloa, cuya forma original es Ouchoa, que significa Ollona. Aumentativo de Olla: lugar donde se precipita el agua.

La cascada Ulloa es algo más pequeña pero igual de bonita, y el entorno es frondoso con fresnos, alisos y mucho musgo. Disfrutamos un rato del lugar, su belleza invita a sentarse y relajarse escuchando el sonido del agua y la naturaleza, pero hay que continuar.

Camino a Cascada Ulloa, Oneta

Camino a Cascada Ulloa, Oneta

Camino a Cascada Ulloa, Oneta

Camino a Cascada Ulloa, Oneta

Cascada Ulloa, Oneta, Asturias

Cascada Maiserúa

Volvemos por el tramo empinado hacia arriba para tomar el camino que continua a la tercera cascada llamada Maiserúa. Pero poco después el barro del terreno y la vegetación nos lo pone difícil y preferimos dar la vuelta, otra vez será.

El camino de vuelta de la ruta de las Cascadas de Oneta se hace por el mismo que la ida, pero claro ahora ya no tenemos que tomar el desvío a la segunda cascada, por lo que es un poquito más corto.


Cueva y Cascada del Pímpano

Como la otra ruta de las Cascadas de Oneta es corta, la vamos a completar con la visita a la Cueva y la cascada del Pímpano. Decimos "visita" porque no es una ruta, ya que tan solo hay que caminar unos 200 metros.

Tienes que ir hasta el pueblo de Busmente por la carretera VY-2 y muy cerca de él hay una caseta de autobús, donde tienes que dejar el coche, solo hay ese lugar y además tan solo caben un par de ellos. Pincha para ver su ubicación.

Desde aquí se ve un molino a un lado de la carretera. A escasos 200 metros por una pequeña cuesta, se encuentra el maravilloso paraje natural de la Cueva y la Cascada del Pímpano. Uno de los preciosos secretos que esconde el occidente asturiano.

El lugar es precioso y la cascada cae por delante de una cueva a la que puedes entrar para ver el agua caer desde el otro lado.

La Cueva del Pimpano salió en la película "Bajo la Piel del Lobo", donde Mario Casas la utilizó para hacer noche de camino a su casa en el monte.

Molino de la cascada del Pímpano

Cascada del Pímpano

cascada del Pímpano

Cueva de la cascada del Pímpano

Cascada del Pímpano, Asturias

Vídeo de las Cascadas de Oneta y del Pímpano

Cascadas de Oneta

Más rutas por Asturias con cascadas

Si de algo nos sobra en Asturias es de rutas de senderismo, muchas de ellas con cascadas. Si te gustan tanto como a nosotros, te recomendamos estas tres:
Cascada La Salgueira
Ruta del Chorrón
Ruta del Tabayón del Mongallu

Como has podido ver, la ruta de las Cascadas de Oneta es una excursión sencilla sin apenas desnivel, sobre todo la primera es apta para senderistas sin experiencia. Y si añades la del Pímpano harás una jornada de lo más completa. ¿Las conocías? ¿Habías oído hablar de ellas?

Publicar un comentario

0 Comentarios