24/4/15

"Entre Comillas" (Cantabria)

Comillas es una de las localidades más bonitas de Cantabria, está situada en un marco incomparable que conjuga a la perfección, la montaña, la playa, el puerto y una arquitectura envidiable. Esta "tierruca" te enamorará, te lo aseguro.


Comillas

La villa de los arzobispos

A Comillas se la denomina la Villa de los arzobispos, porque aquí nacieron cinco religiosos que llegaron a alcanzar altos cargos dentro de la Iglesia, tanto en España como en Hispanoamérica. Grandes artistas, dejaron su huella en la ciudad con un conjunto arquitectónico magnífico de renombre mundial.

Marqués de Comillas

Aunque la pesca, la ganadería y la agricultura fueron durante la edad media sus fuentes de ingreso predominantes, a finales del siglo XIX, la cosa cambia, Don Antonio López López nacido en Comillas, tras emigrar a América, regresó rico y después de hacer grandes negocios en Barcelona, hizo importantes inversiones en esta su ciudad natal. El rey Alfonso XII lo nombra Marqués de Comillas en 1878, debido a algunas aportaciones que hizo en la guerra de Cuba. Unos años después, en agradecimiento, el Marqués invita al rey a veranear en la Villa, convirtiéndose poco a poco en lugar de veraneo para nobles y ricos y momento ideal para que arquitectos modernistas catalanes construyesen aquí maravillosas obras.

El origen de su nombre

Su curioso nombre proviene de la palabra "Cumillas", que significa entre colinas, y entre ellas se encuentra la Villa: la colina de la Coteruca, donde se encuentra el Palacio de la Coteruca; la colina de Sobrellano, donde se encuentra el Palacio de Sobrellano y el alto de la Cardosa, desde donde se asoma la magnífica Universidad Pontificia.

La Playa

Nuestro recorrido comienza en la playa de arena fina y dorada, muy frecuentada en verano y con todo tipo de servicios.A su izquierda mirando al mar, se encuentra el pequeño puerto, protegido de mareas y temporales por un dique que lo rodea. En la antigüedad fue puerto ballenero y hoy en día, los pocos pescadores que quedan se dedican principalmente a la pesca de anzuelo. 



El cementerio y su ángel guardián

Muy cerquita de allí se encuentra el cementerio, situado sobre una colina divisando el mar. No soy yo muy amiga de visitar cementerios, pero este lo requiere. En él se encuentran los restos de una iglesia gótica de la que se conservan sus arcadas ojivales y tramos de sillería y sobre ella El Ángel Exterminador, o Ángel Guardián (cuya misión consiste en rescatar del infierno las almas que fueron injustamente condenadas). Esta escultura de estilo modernista, de 1895, es de Josep Llimona. Fue creada para el mausoleo de un hermano del primer marqués de Comillas, pero por sus grandes dimensiones tuvo que ser emplazada en el ábside de la vieja iglesia desde donde su figura recorta el cielo. Esta fue abandonada por unos conflictos entre vecinos. El cementerio se amplió en 1893 por el arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner conservando sus ruinas y rodeándolo como ahora vemos, con una alta tapia rematada con pináculos. La verja de hierro es magnífica.




Parque Güell y Martos

Nos acercamos ahora al Parque Güell y Martos, en el que hay un mirador al mar. Aquí se encuentra el Monumento al Marqués de Comillas de 1889,  está colocado en un pedestal en forma de proa de barco y decorado con motivos marineros. Es una alegoría de sus viajes a Filipinas y las Antillas, realizada de nuevo por D. Lluis Doménech i Montaner.



El Duque

Saliendo del parque nos encontramos con el espectacular edificio conocido como El Duque rodeado de bonitos jardines. Fue construido a finales del siglo XIX para el Duque de Almodóvar del Río. Es de estilo inglés, con forma asimétrica y de tres alturas y en ella se combina la piedra con la madera y la pizarra. Fue diseñado por el arquitecto jerezano Francisco Hernández Rubio.


Plaza de la Constitución y ayuntamiento

Llegamos en un momento al centro de la población y caminando entre sus preciosas callejuelas empedradas, nos encontramos con preciosos edificios típicos de esta preciosa zona cántabra. Uno de mis rincones favoritos es la Plaza de la Constitución, con el suelo en pendiente empedrado y rodeado de típicas casas con galerías acristaladas. Aquí se encuentra el antiguo Ayuntamiento con arcos porticados y un balcón sobre el que vemos los 5 escudos de los 5 arzobispos de Comillas.





Iglesia de San Cristobal

A su izquierda, la Iglesia de San Cristóbal, que construyó en 1648 a raíz de un conflicto que el Duque del Infantado quería ejercer sobre uno de los asientos del templo que hubo en el cementerio. El pueblo enfadado se traslado a la ermita de San Juan y mientras tanto, fue recaudando fondos para construir esta, un siglo después pudieron dar la primera misa. En su interior vemos al Cristo de Amparo, patrón de los pescadores. Nos llaman la atención los recipientes del agua bendita, son dos gigantescas conchas (creo, por lo que he investigado en internet, que debieron ser traídas por el Marqués de Santillana de Filipinas). En el frontón de la portada norte está San Cristóbal con los escudos de armas de Castilla y de Comillas. En la otra portada bastante más deteriorada, reza la inscripción "Hiçose, este pórtico año de 1713", sobre ella hay un reloj de sol vertical.


El corro Campíos

Se abre frente a esta portada el centro neurálgico de la villa, el Corro Campíos, una amplia plaza peatonal con cafeterías y terrazas con una gran animación y en donde antaño se hacían los bailes de los domingos y se jugaba a los bolos. Aquí puedes tomar unos deliciosos churros con chocolate, quesadas o unos ricos sobaos recién hechos.


Fuente de los tres caños

Después nos acercamos a la Calle Joaquín del Piélago en donde se abre una plaza con la Fuente de los Tres Caños, que parece un candelabro, fue realizada en piedra por Lluis Doménech i Montaner en 1899 y dedicada a un comillano: D. Joaquín de Piélago, quien financió la traída de aguas a la villa. En el centro hay una columna con luz que nos recuerda que Comillas fue el primer pueblo de España con luz eléctrica.


A un lado están las nuevas instalaciones del Ayuntamiento en donde se encuentra la oficina de turismo en la que nos proporcionan un mapa y nos informan de los horarios. 


El Capricho de Gaudí

Primero nos acercamos a ver el El Capricho (pincha para ver precios y horarios), edificio modernista de la primera etapa del arquitecto Antonio Gaudí (1883-1885). Llama la atención el brillo y el color de la casa y eso que el día está nublado, predominan los colores rojos, amarillos y verdes y se repite en la decoración el tema del girasol combinando la sillería, el ladrillo, el hierro y la cerámica. Todas las estancias están dispuestas de manera que la luz del sol se aprovecha al máximo, de ahí la decoración con girasoles. Hay muchos detalles en la casa relacionados con la música, las cenefas en el exterior de la casa por ejemplo imitan un pentagrama, las barandillas en forma de Sol y de semicorchea. El interior tiene miles de detalles curiosos.


Capilla panteón

Abandonamos el Capricho y deshacemos lo andado para llegar a la Capilla Panteón, primer edificio modernista de la Villa obra de Joan Martorell, es de 1881 y lo mandó construir el Marqués de Comillas para enterrar a su primogénito. De piedra de sillería labrada (de las canteras del pequeño pueblo cántabro de Carrejo). Es de estilo neogótico y en su fachada principal destaca su fina torre con campanario. No dejes pasar por alto la puerta de madera de la entrada con engranajes de forja. En el interior destacan las vidrieras, los techos de madera, los primeros muebles diseñados por Gaudí y los panteones de Josep Llimona (Ángel Guardián) entre otras maravillas.



Palacio de Sobrellano

Junto a esta se encuentra el Palacio de Sobrellano, de estilo gótico-modernista, se empieza a construir en 1881 por orden del Marqués, no lo ve finalizado ya que muere dos años después y se acaban las obras en 1988. Es también obra de Joan Martorell, tiene forma rectangular y está profusamente labrado. En su interior destaca el Salón del Trono.





Universidad Pontificia

Ahora nos acercamos a la Universidad Pontificia, sede de la Fundación Comillas. Si quieres, puedes acceder al recinto en coche, hay que pagar 2 euros en la garita de entrada abajo del todo, si entras caminando es gratis, eso sí prepárate para subir una buena cuesta (es bueno para bajar los churros que seguramente te comiste en la plaza).


Lo primero que vemos es la puerta de acceso a la finca de la Cardosa. Fíjate bien en los detalles, destaca la cerámica vidriada con zonas doradas y con el anagrama jesuítico JHS. En lo alto labrados, dos pajes sujetando el escudo de la Universidad.



El conjunto fue realizado por el arquitecto D. Miguel Alcolado, en una primera fase, y por el gran arquitecto catalán D. Juan de Martorell y Montells. La visita al interior la hicimos guiada, dura unos 30 minutos y tuvimos la inmensa suerte, de que sólo estábamos nosotros dos en ese momento y fue una gozada. La pena, es que se encuentra en proceso de restauración (fuimos en marzo 2015) y no pudimos ver la iglesia. La visita se inicia en la Puerta de las Virtudes, una maravilla de Lluis Domenech i Montaner, es de bronce y creo recordar que pesa 1200 kilos cada hoja. En ellas aparecen las virtudes, la Anunciación y el Arcángel San Gabriel.


Desde aquí se accede al luminoso y amplio vestíbulo con anécdota incluida. El arquitecto quiso eliminar todas las paredes haciendo el espacio diáfano y sus compañeros le dijeron que eso era tan difícil como que unos ratones le pongan el cascabel al gato. Al conseguir su objetivo y para dejar constancia de su logro y su buen humor, colocó las esculturas de unos ratones y cuatro cascabeles, si vas a verlo, no dejes de buscarlos.


La escalera es espectacular, como también lo es, el techo de madera que la cubre de Alfons Juyol, que representa el arca de Noé invertida, con una serie de animales fantásticos. Visitamos también el Paraninfo del Seminario Mayor, con su magnífica balconada y vimos entre otras cosas, uno de los claustros por el que asomaba la torre de la iglesia, esta, tiene las mismas decoraciones que el arco de entrada al recinto.


 
Desde el exterior de la Universidad hay unas hermosas vistas de todo Comillas y de la costa, aunque no tengas tiempo de hacer la visita al interior, merece la pena subir. Esta es una de las la vistas (con zoom) que se obtiene desde arriba.


Comillas se puede recorrer caminando, si vas en coche es preferible dejarlo en un parking y recorrerlo todo a pié.
Hay cantidad de hoteles y el camping se encuentra en un lugar magnífico junto a la playa y a 5 minutos del centro histórico.

Aquí te dejo un plano de google earth para que te hagas una idea:


Ruta de Cine

Y aquí acaba nuestra visita, como curiosidad decir que existe una ruta del cine por sus callejuelas. Un montón de películas y algunas series han escogido para sus exteriores Comillas. Una de las últimas es "Primos" que nos deleita con preciosas panorámicas y rincones de la villa (sin duda lo mejor de la pelicula). En esta foto están en la Calle Joaquín del Piélago junto a la fuente de los Tres Caños.

Foto de www.rtve.es

¿Has estado alguna vez en Comillas? 
Cuéntame tus experiencias.

Fuentes: http://www.oficinadeturismo.info/escapadas/comillas.html y http://www.comillas.es

Share:

11 comentarios:

  1. Hello Carmen,
    Wonderful what you show now.
    It's so nice to see the old buildings and special architecture of the churches.
    Your first shot is very nice with the look through the wall. I enjoy this.

    Many greetings,
    Marcoi

    ResponderEliminar
  2. Quiero ir!.
    Hasta el cementerio es bonito, me han gustado todas tus fotos, como siempre bien documentado tu reportaje, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. que interesante, no lo conozco! Me encanta la primera foto :) Un besin!

    ResponderEliminar
  4. Mira que tiene monumentos Comillas, sin emabro, una de las cosas que más me gusta visitar cuando paso por allí es el Cementerio... esa estatua, esa pinta de lugar de película de vampiros me produce una extraña atracción.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado volver a recorrer Comillas de tu mano. Creo que incluso me has enseñado más cosas de las que yo recuerdo haber visto.
    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  6. Sí hemos estado Carmen y tus fotos me han traido buenos recuerdos. Precioso el Capricho de Gaudí.
    Y ahora te cuento ...Íbamos con la caravana y preguntamos por la dirección a un policia local, nos mandó a la orilla del agua, la tuvimos que desenganchar para poder dar la vuelta ;)
    Seguro que volvemos y sin percance ;))
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Pues va a ser que tendré que volver, porque me dejé muchas cosas en el tintero. Demasiadas… Un error imperdonable.

    ResponderEliminar
  8. De nuevo me llevas a un lugar por el que pasé en nuestra luna de miel. Comillas me parece una ciudad muy elegante y señorial, si tengo que elegir un lugar de entre todos los que nos muestras, me quedo con el cementerio. Junto con el de Luarca creo que son dos de los más bonitos del Cantábrico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hay que agradecerle a don Antonio López López su generosidad al ayudar a que esta localidad sea lo que es, espectacular. Me ha encantado recorrerlo contigo. Para ver al Angel Guardián de seguro valió la pena ingresar al cementerio, es perfecto. Todo tu relato y fotos fueron geniales. Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Hay que agradecerle a don Antonio López López su generosidad al ayudar a que esta localidad sea lo que es, espectacular. Me ha encantado recorrerlo contigo. Para ver al Angel Guardián de seguro valió la pena ingresar al cementerio, es perfecto. Todo tu relato y fotos fueron geniales. Gracias.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.