13/9/13

Camino del agua, Mogarraz, Salamanca

El camino del agua está en el parque Natural de las Batuecas, en la Sierra de Francia, provincia de Salamanca. Es un sendero circular que une las poblaciones de Mogarraz y Monforte de la Sierra. No tiene ninguna dificultad, solo son 6 kilómetros y se tarda menos de 2 horas en recorrer. Al final del pueblo de Mogarraz, en la carretera general hay un cartel señalizando el principio de la ruta.

Transcurre a través de frondosos bosques y como su propio nombre indica tiene el agua como protagonista ya que nos encontraremos en el paseo con el río Bocino, el arroyo Milano, y el arroyo Arromilano. Al agua y la naturaleza le han añadido otro aliciente, seis esculturas de diferentes artistas de Castilla-León, todas con el lema "Arte en la Naturaleza".



   

El comienzo está rodeado de viñas, frutales, zarzamoras y pequeños huertos en bancales, es sorprendente la variedad de vegetación que encontramos según avanzamos. Aunque el clima de esta zona es mediterráneo, hay varios aspectos como la altitud y la orientación de las laderas, que influyen para tener clima atlántico y mas lluvias, esto favorece la diversidad de fauna y flora.
Poco a poco van apareciendo a nuestro paso bonitos arroyos que rompen el silencio del paseo y comenzamos a ver esculturas, unas jaulas, la cola de una sirena...


Hay un momento de la ruta en la que hay que salir a la carretera general, pero es muy tranquila, a un lado de ésta hay un mirador en el que divisamos Mogarraz a lo lejos y en el que vemos otra escultura.



Mas adelante, pasado el pueblo de Monforte dejamos la carretera retomamos la senda y bajaremos hasta el Puente de los Molinos.



Por aquí encontramos mas variedad de árboles: eucaliptos, robles, pinos, madroños, higueras y castaños.


Un poco más adelante nos encontramos con otra obra: las sillas gigantes junto al  puente del Pontón. A partir de aquí la senda es cuesta arriba hasta el final de la ruta, de nuevo huertos, olivos y viñedos en bancales para aprovechar al máximo el terreno.








Va apareciendo Mogarraz poco a poco y encontramos un mirador con la última escultura, una torre coronada por un ciprés. Nos adentramos en el pueblo y nos encontramos la fuente Cabolaaldea, allí de nuevo vemos, pero esta vez durmiendo la siesta, al cerdo Antón, vive libremente por el pueblo alimentado por los vecinos, y en las fiestas se rifa entre los vecinos que quieran participar.




Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.