23/6/16

Dijon, ciudad de arte y de historia

Dijon, atrae a miles de visitantes al año gracias al legado de los duques de Borgoña. La ciudad de arte y de historia, reúne impresionantes edificios y museos, una rica vida cultural y una universidad de renombre. Es capital de un poderoso ducado europeo de finales de la Edad-Media, y mundialmente famosa por su mostaza, su exquisito vino de Borgoña y su pain d'épices.


Dijon, ciudad de arte y de historia

La ciudad es muy cómoda de recorrer ya que el centro es muy llano. Existe una forma muy fácil y divertida de ver todos y cada uno de los atractivos turísticos de la ciudad ya que hay una ruta señalizada en el suelo con una placas de bronce con el símbolo de la ciudad "La Chouette" y con la dirección a seguir.

Nosotros comenzaremos descubriendo su centro neurálgico: la Plaza de la Libération. Muy espaciosa y de estilo neoclásico. Tiene forma semicircular y se encuentra presidida por el Palacio de los Duques a un lado y al otro edificios con bonitas arcadas curvadas, repletas de tiendas y restaurantes. Fue diseñada por el arquitecto de Versalles Mansart y llevada a cabo por su alumno Robert de Cotte en 1701.

Palacio de los Duques y Torre de Felipe el Bueno, Dijon

Plaza de la Liberacion de Dijon

Del Palacio de los Duques y de los Estados de Borgoña, lugar donde estos tenían su corte, solo queda una parte incrustada entre una bella construcción de estilo clásico. En ella está el Ayuntamiento, el Archivo Municipal, la oficina de turismo y el Museo de Bellas Artes, uno de los más importantes del país.
En el centro del conjunto se alza la Torre de Felipe el Bueno (Tour Philippe le Bon) de 1460. Tiene 46 metros de altura y tras subir sus 316 escalones podrás admirar las fantásticas vistas a la ciudad y sus alrededores. 
Consulta aquí los horarios.

Abandonamos por un momento la plaza para ver el Palacio de Justicia, hay que tomar una de las calles que salen de la Plaza de la Liberación: la Rue de Palais. El palacio fue el antiguo Parlamento de Borgoña desde 1354 a 1480 y en la actualidad Corte de apelación de Dijon.

Palacio de Justicia de Dijon

De nuevo en la Plaza de la Liberación nos dirigimos a la Rue Rameau (la de la derecha). Un doble portón en el palacio, nos conduce a un gran patio interior conocido como Cour de Bar. En el interior podemos ver una torre que mandó construir en el siglo XIV Felipe el Atrevido y en la que estuvo prisionero el rey Renato el Bueno, duque de Bar que da nombre a la plaza. También la hermosa escalera de Bellegarde del siglo XVII y las cocinas ducales con seis grandes chimeneas.

Cour de Bar de Dijon

Y por supuesto el Museo de Bellas Artes, un viaje a través del tiempo y de la historia en el que podemos ver el interior del palacio con obras de pintura, escultura, armas y joyas. Destaca La salle des gardes, con el impresionante mausoleo de los duques de Claus Sluter finalizada en 1405. También merece la pena detenerse a observar con calma los magníficos retablos flamencos dorados de  Rogier van der Weyden y el tríptico de Jacques de Baerze y Melchior Broederlam del siglo XIV.

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

La entrada al museo es gratuita, has de sacar un ticket y pasar por un pequeño control de seguridad para acceder al interior. Hay taquillas para dejar los bultos grandes.
Consulta horarios y exposiciones temporales aquí.

Continuando por la Rue Rameau, el siguiente edificio que nos encontramos es el Gran Teatro de Dijon, de estilo neoclásico y construido en 1828 en el lugar donde se encontraba la capilla del palacio de los Duques.

Gran Teatro de Dijon

Un poquito más adelante, está el Museo Rude, alojado en la iglesia desacralizada de Saint-Etienne, de mediados del siglo XI y reconstruida en el XVIII. En él se exponen las principales obras del escultor François Rude. Destaca el bajorrelieve del Arco de Triunfo de l'Etoile, conocido como "La Marsellesa".


Museo Rude de Dijon

Al fondo se encuentra la Iglesia de Saint Michel que se comenzó en el siglo XV siendo finalizada en el XVII por lo que es una mezcla de estilos gótico flamígero y renacentista.

Iglesia de Saint Michel de Dijon

Iglesia de Saint Michel de Dijon

Iglesia de Saint Michel de Dijon

Nos dirigimos desde allí a la Plaza de los Duques de Borgoña, parte trasera del palacio y otro acceso al Museo de Bellas Artes. Desde aquí obtendrás otra panorámica de la Torre de Felipe el Bueno. Hay un bonito estanque, algunas ruinas de la antigua construcción y bonitas casas medievales muchas con entramado de madera. En esta zona hay callejuelas y plazas que merece la pena ver, con la suerte de que la mayoría de ellas son peatonales. Muy cerca se encuentra la Rue Chaudronnerie donde podemos ver entre otros un bonito edificio: la Maison des Cariatides.

Torre de Felipe el Bueno de Dijon

Maison des Cariatides de Dijon

Por detrás está la Rue de la Chouette, también con bonitos ejemplos de casas medievales, en ella destaca el Hôtel de Vogüe, mansión particular construida en 1614 con una mezcla de estilos clásico y renacentista. Su portada de acceso da a un bonito patio por el que se accede al interior en el que hay exposiciones de arte temporales, ya que en la es sede del servicio de arquitectura y de asuntos culturales de Dijon. Para los cinefilos, decir que aquí se rodó una escena de "Cyrano de Begerac" de Jean-Paul Rappeneau.

Hôtel de Vogüe de Dijon

Junto a este palacio está el ábside de la Iglesia de Notre Dame, bordéala por la derecha y en el muro de esta, encontrarás la escultura de una pequeña lechuza: es la chouettesímbolo de la ciudad.  Trae suerte tocarla, así que ya sabes, pero si vas en verano prepárate para hacer cola. La pobre lechuza ha perdido casi la forma con tanto manoseo.
Ahora llegamos a la sorprendente fachada de la iglesia de Notre Dame, edificada entre 1230 y 1250. Tiene tres plantas: la base tiene tres grandes arcadas y un porche bajo el que se encuentran las tres portadas. Por encima, dos galerías de arcos sobre finas columnas enmarcadas por tres hileras con 51 falsas gárgolas que representan seres humanos, animales y monstruos.
Dos altas torres deberían haberse levantado sobre el conjunto, sin embargo el remate son dos pequeñas torrecillas y un campanario con un curioso reloj compuesto por cuatro autómatas que tañen las campanas con su martillo, es otro de los símbolos de la ciudad: el Jacquemart. Fácil de reconocer porque es el que está a la izquierda fumando en pipa. 

La Chouette de Dijon
La Chouette e Iglesia Notre Dame de Dijon

Iglesia Notre Dame de Dijon

Por los alrededores de la iglesia hay bonitas calles peatonales como la Rue des Forges con preciosas casas y mansiones, como la Maison Maillard, el Hôtel Chambellan, el Hôtel Auriot y el Hôtel Morel-Sauvegrain. Nos dirigimos ahora por ella al cruce con la Rue de la Liberté donde se forma una preciosa plaza muy animada rodeada de bonitas casas de entramado de madera con restaurantes y terrazas y un carrusel en el centro. Es la Place François Rude, en el centro, junto a un alegre carrusel, una fuente con un viñador pisando uvas: es el "Bareuzai". Tras una parada obligada para "reponer fuerzas" en la plaza, nos dirigimos a la calle principal de la ciudad.

Place François Rude de Dijon

Una vez en este punto de la Rue de la Liberté, si girásemos a la izquierda, regresaríamos a la Plaza de la Liberación, pero giraremos a la derecha. En esta calle se encuentran la mayoría de las tiendas de moda de las que solemos encontrar ya en todas las grandes ciudades europeas alojadas en bonitos edificios.

Rue de la Liberté de Dijon

Rue de la Liberté de Dijon

Antes de continuar por ella nos desviamos por un momento a la derecha por la Rue du Chateau para llegar a la Place Grangier, lugar donde había un castillo. Domina el estilo Art Deco y Art Nouveau y restaurantes, hoteles y tiendas de lujo. Dos bellos edificios destacan entre todos los demás, estos son del mismo arquitecto: Louis Perreau. En uno se encuentra el edificio de correos (la Poste) y el otro tiene originales tejados con forma de pagoda.

Place Grangier, edificios de Louis Perreau en Dijon

Regresamos a la Rue de la Liberté y llegamos hasta el final donde se abre la Place Darcy presidida por un arco de triunfo de estilo neoclásico hecho en honor del Príncipe de Condé, gobernador de Borgoña. Al fondo un tranquilo jardín con un estanque invita  a tumbarse en el cesped a tomar el sol, es el Jardín Darcy, primer jardín público de la ciudad diseñado por Henry Darcy para abastecerla de agua potable en 1838.

Place Darcy y arco de triunfo de Dijon

Jardín Darcy de Dijon

Bajamos ahora por la Rue del Doctor Maret hasta llegar a la Catedral de Saint-Bénigne. Es de estilo gótico que se construyó en 1280. Destaca su afilada torre que se ve desde casi toda la ciudad con 93 metros de altura, y bajo ella, su tejado multicolor. Se puede visitar la cripta románica que se encuentra en el subsuelo y que contiene los restos de un sarcófago del siglo II.

San Benigno llegó a las Galias para evangelizar Dijon, donde fue martirizado, convirtiéndose el lugar de sepultura en un centro de peregrinación. En este lugar se hizo un oratorio y una basílica que acabó siendo la catedral que hoy en día vemos.

Catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Crita de la catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Muy cerquita hay dos iglesias más, la de Saint Philibert de origen románico construida en el XII con un campanario gótico de principios del XVI. Y un poco más allá, la Iglesia Saint-Jean, desacralizada en la que se encuentra el Théâtre Dijon Bourgogne, centro dramatico national.


A las afueras de Dijon se encuentra la Cartuja de Champmol, un gran monasterio de cartujos fundado el 1383 por el duque Felipe II de Borgoña para alojar el panteón familiar. Destaca en el conjunto el Pozo de Moisés, de Claus Sluter, que se encuentra en el centro del claustro del monasterio. Alrededor de este calvario hexagonal se encuentran las impresionantes figuras de los profetas: Moisés, David, Isaías, Jeremías, Zacarías y Daniel.

Cartuja de Champmol de Dijon

Pozo de Moises de la cartuja de Champmol de Dijon

En los alrededores de la plaza Francois Rude, por ejemplo, se pueden degustar las especialidades de Dijon. Como bien es sabido los vinos de la Borgoña son conocidos mundialmente, como también lo son sus mostazas. Podrás degustar platos cocinados con ellas en todos los restaurantes y por supuesto comprar unos botes para traer a casa. Nosotros compramos unos cuantos en una tienda que se encuentra en la Rue de la Chouette, casi en frente de donde se encuentra la lechuza. Puedes probarlas, las hay de todos los sabores. Por supuesto no tienen nada que ver con las que tomamos por aquí, merece la pena hacer una pequeña degustación o como nosotros comprar un lote con unas cuantas diferentes y descubrir sus sabores en casa tranquilos.

Este es el mapa de Google earth con el recorrido que hicimos y los puntos más importantes marcados.


FUENTES: http://www.destinationdijon.com/en/

16/6/16

Briviesca, la bien trazada

En un estratégico cruce de caminos a orillas del río Oca se encuentra Briviesca, capital de la Bureba y conocida como "la bien trazada" por la perfecta distribución de sus calles en torno a la plaza Mayor. Fue cruce de dos calzadas romanas y paso obligado del Camino de Santiago. Es por eso por lo que sigue estando tan bien comunicada y sus habitantes son tan hospitalarios. 

¡Tienes que conocerla!


Briviesca, la bien trazada


Un viaje inesperado a la zona hizo que casi de un día para otro nos pusiésemos en contacto con: Abilio Estefanía, del blog: El lío de Abi. Sin conocernos personalmente nos demostró su generosidad y su hospitalidad haciendo además de guía turístico. No puede haber mejor guía de un lugar, alguien que como Abi, ama su ciudad. 

La distribución actual de Briviesca es de principios del XIV, cuando es comprada por doña Blanca de Portugal (nieta de Alfonso X el sabio). Los habitantes, al no tener que defenderse de ataques enemigos, se trasladaron desde los cerros cercanos a el emplazamiento actual, mejor comunicado. La repartición de las calles consistió en cuatro ejes atravesados perpendicularmente por otros cuatro y una plaza en el centro. No es normal en la Edad Media una ciudad tan regular, es por ello por lo que se la conoce como "La bien trazada". Incluso se tomó como modelo para la ciudad de Santa Fe en la provincia de Granada, que resulta idéntica a esta. También para algunas ciudades fundadas en América tras el Descubrimiento.

Briviesca es la capital de La Bureba, un terreno llano rodeado de altas montañas de la provincia de Burgos. Otras ciudades importantes de la Bureba además de Briviesca son: Oña y Poza de la Sal.


QUÉ VER EN BRIVIESCA


El centro neurálgico de la ciudad es la Plaza Mayor, de forma rectangular, con soportales en dos de sus lados y un bonito templete en el centro de 1909 y restaurado en 1983.

Plaza Mayor de Briviesca

Plaza Mayor de Briviesca

A uno de los lados se encuentra la Iglesia de San Martín con una bonita fachada plateresca del siglo XVI y una mezcla de estilos fruto del paso de los años; gótico, renacentista y barroco. Tiene planta rectangular y tres naves, la central, flanqueada por gruesas columnas, enmarca el retablo barroco del siglo XVII presidido por San Martín, obispo de Tours. A los lados varias capillas: destacan la de las Viejas, con un retablo de 1515 y sepulcros de personajes ilustres de Briviesca. Y la del Carmen, con un Cristo del siglo XVI muy querido en la ciudad. 
La entrada a la iglesia es gratuita y se puede visitar todos los días antes y después de misa.


Iglesia de San Martín, Briviesca

Iglesia de San Martín de Briviesca

Iglesia de San Martín, Briviesca

Iglesia de San Martín, Briviesca
 Iglesia de San Martín, Briviesca

Iglesia de San Martín, Briviesca

En la segunda mitad del siglo XVII se edificaron los mejores palacios y casas solariegas de la ciudad, conocimos:

La casa Palacio de los Torre. Se encuentra en la calle Medina, lo mandó construir la familia de los Torre hacia la segunda mitad de siglo XVII. Este impresionante edificio alberga un restaurante.

Casa Palacio de los Martínez España-Ordoño Rosales. También en la calle Medina, se encuentra el palacio que mandó construir Pedro Martínez de España y Narcisa Francisca de Ordoño y Rosales en 1718. Fue adquirido por un banco que llevo a cabo su restauración y en el destaca el balcón sujetado por angelotes. En el hall de entrada hay un bonito panel de madera con la letra del Himno de Briviesca tallado.

Palacios de Briviesca

Casa de los Salamanca. Se encuentra en la esquina de la Calle Santa Mª Encimera con Juan Cantón. Construida por Juan de Salamanca y su mujer Francisca de Salinas. Fue reconstruido a principios del siglo XX pero aún conserva en el cubo de la esquina el escudo original de la familia.

Palacio de los Soto Guzmán. Situado en uno de los lados de la plaza Mayor, justo en el comienzo de la calle Santa María Encimera, se encuentra este palacio del siglo XVII que alberga el Ayuntamiento de Briviesca. Está formado por un edificio adosado con una torre adosada. Ésta tiene soportales, balcones y en lo alto el escudo de los fundadores con un reloj. El edificio tiene una balconada corrida, dos escudos de la familia y una Custodia del Santísimo Sacramento. 
Edificio del ayuntamiento de Briviesca
Entramos a las dependencias del ayuntamiento para ver el hall de entrada en el que se encuentra en una vitrina de cristal el antiguo reloj que estuvo en la torre del ayuntamiento durante 90 años y que data de 1897 según reza su placa. Hace unos años se le hizo una puesta a punto y se volvió a poner en marcha.
En el suelo, bajo un cristal, podemos observar los restos de una estructura muraria que se encontró en unos trabajos de rehabilitación del edificio. Aunque no se puede determinar la fecha de esta construcción, se sabe que es anterior al siglo XIV cuando se refundó la ciudad, ya que no se corresponde al trazado urbano de la época. Puede que sea de la época romana debido a los niveles estratigraficos en que se encuentran.
Reloj y restos murarios

En el interior del Ayuntamiento conocimos al alcalde de Briviesca y a Isabel y Araceli, las encantadoras chicas de la oficina de turismo, que allí se encuentra y donde habíamos quedado para visitar la Iglesia de Santa Clara.

Araceli nos acompañó hasta el Conjunto monumental de Santa Clara para enseñarnos la Iglesia. Como era un día por semana y el tiempo no acompañaba, no hubo nadie más y la visita fue solo para Abi y nosotros dos. No por ello nuestra guía dejó de darnos completas y amenas explicaciones de todo lo que allí vimos y de su historia.

El conjunto, declarado Monumento nacional en 1931, fue realizado por Juan Gil de Ontañón en el siglo XVI por orden de La hija de los Condestables de Castilla; Doña Mencía de Velasco. Se compone de iglesia, monasterio, casa solariega y hospital.
Comenzamos visitando la iglesia, cuya construcción comenzó en 1524. Es de una sola nave y tiene una bonita bóveda gótica octogonal con tachas de oro y otra sobre el coro. En sus paredes, de sobria decoración, podemos ver los escudos de los Velasco y los Mendoza. Pero la iglesia guarda un gran tesoro, la "joya de Briviesca", un increíble retablo de madera de nogal sin policromar de 24 metros de altura dedicado a la Virgen. Es de estilo renacentista-manierista-romanista y lo inició Diego Guillén en 1551 y lo acabó Juan de Ancheta en 1569. Por mucho que veas las fotos o te la intente explicar, no puede uno hacerse a la idea hasta que está allí delante. A pesar de su gran tamaño, la calidad de sus tallas es excepcional mires hacia donde mires. Os dareis cuenta de las dimensiones del retablo en la foto que estoy con Abi.

Iglesia de Santa Clara de Briviesca


Retablo de Santa Clara de Briviesca
Abi y yo frente al retablo

El árbol de Jetsé Santa Clara

Este detalle que viene a continuación es la escena del lavatorio de pies. Tuvimos la suerte de verla in situ, porque días después se la llevaron para que la admirasen en le exposición de Las Edades del Hombre que en este momento se está realizando en Toro.

El lavatorio de los pies, santa Clara


Parte alta junto a la cúpula Santa Clara

Cúpula de Santa Clara

Junto a la Iglesia se encuentra la casa solariega y un poco más allá el hospital de Nuestra Señora del Rosario con un bonito patio renacentista herreriano de dos plantas en el interior. Fue en un principio hospital y después pasó por varios usos, acogiendo en la actualidad dependencias municipales.
El convento, que no es visitable, es de estilo gótico y tiene dos claustros. En el estuvieron las monjas franciscanas de santa Clara hasta el año 2005, en la actualidad se encuentra deshabitado.

Entrada al hospital de Nuestra Señora del Rosario Briviesca

Patio del hospital de Nuestra Señora del Rosario Briviesca

HORARIO DE LA IGLESIA DE SANTA CLARA

Todos los días por las mañanas a las 11, 12 y 13
Por las tardes de lunes a viernes a las 16:30 y las 18
(la entrada se saca en la Oficina de Turismo)

También tuvimos la suerte a continuación de ver con la guía la Excolegiata de Santa María cuya construcción se inició en el siglo XIV. Tuvo una gran reconstrucción de estilo neoclásico en 1789, se hizo una nueva fachada y se renovó el interior. Nos encantó en el interior su cúpula central de forma elíptica. Frente al retablo barroco de la capilla Mayor hay una talla gótica policromada de la Virgen en su Asunción, patrona de la iglesia.
Separado de esta capilla con una reja se encuentra la capilla gótica de Santa Casilda que tiene un estupendo retablo renacentista de madera de nogal de 1565. Aunque no llegue a la grandiosidad del retablo que acabamos de ver en la Iglesia de Santa Clara, es digno de admiración.

Excolegiata de Santa María de Briviesca

Excolegiata de Santa María de Briviesca

Excolegiata de Santa María de Briviesca

Excolegiata de Santa María de Briviesca

Llevan un tiempo con los trabajos de restauración de la iglesia, esto resulta evidente al ver su interior, sin embargo la Capilla del Sagrario se encuentra muy dañada por el paso del tiempo y las filtraciones, es una pena porque tuvo que ser una verdadera joya a juzgar por lo que todavía se puede ver. Fue fundada por los Soto Guzmán en 1667 (la misma familia que el edificio del ayuntamiento) es de estilo barroco y a pesar del deterioro, todavía se observan las increibles pinturas de las paredes y la bóveda.
Acabamos la visita de esta magnífica iglesia, bajando a las catacumbas y viendo la cripta funeraria subterránea, con una buena "colección" de huesos de los que no se sabe su identidad. 
De momento solo se puede visitar el interior el Viernes Santo
Capilla del Sagrario de Santa María Briviesca

Capilla del Sagrario de Santa María Briviesca

Cripta de Santa María Briviesca

Terminamos la visita y nos despedimos de nuestra guía, muchas gracias de nuevo Araceli. Antes de marcharnos, continuamos con Abi haciendo turismo por alguno de los bares de Briviesca, cosa necesaria en toda visita que se precie. 

No nos importó recorrer la ciudad en un día gris y lluvioso, la visita mereció la pena en todos los sentidos además no pudimos buscar un mejor anfitrión. Abi, ¡nos debes una visita!

FUENTES: Web de turismo de Briviesca, folletos de información de la oficina de turismo y nuestros guías: Abi y Araceli.


Linkwithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...