Monasterio de Leyre, una joya románica de Navarra

Hoy vamos a visitar el Monasterio de Leyre, principal monumento románico de Navarra y uno de los conjuntos monásticos más importantes de España por su arquitectura e importancia histórica.

En la iglesia de San Salvador de Leyre se encuentra el panteón de los primeros reyes navarros, una cripta y la Puerta Speciosa ambos de extraordinario valor, que merece la pena conocer. ¿Nos acompañas?

Monasterio de Leyre, una joya románica de Navarra

Índice del artículo

¿Cómo llegar al Monasterio de San Salvador de Leyre?

Para llegar al Monasterio de San Salvador de Leyre, hay que coger la A-21 dirección Jaca y tomar la salida 47 con dirección a Yesa. En la primera rotonda se toma la señal que indica al Monasterio de Leyre por la NA-2113.

Esta es la ubicación del monasterio de Leyre. Se encuentra en plena Sierra de Leyre, con la magnífica vista del embalse de Yesa, al nordeste de la Comunidad Foral de Navarra.


Dónde aparcar

Justo frente a la plaza delantera del Monasterio de Leyre hay un gran aparcamiento para que dejes tu coche y hagas la visita sin problemas. Desde el aparcamiento tienes una vistas estupendas al embalse de Yesa.

Vista del embalse de Yeste desde el Monasterio de Leyre

Un poquito de historia

Aunque se cree que sus orígenes pudiesen ser carolingios, la historia escrita del Monasterio de Leyre es del año 851. También sabemos que el rey y el obispo pamploneses, se refugiaron en su interior en el año 924 tras el asalto de Pamplona del ejército cordobés de Abd-al-Rahman III.

Desde entonces, fue habitual que el obispo de Pamplona se eligiese entre los monjes del convento y esto haría que los reyes y señores del reino hiciesen grandes donaciones y poco a poco se convirtiese en la corte y el templo de los reyes navarros.

Uno de ellos, Sancho el Mayor, hizo grandes reformas y amplió el recinto monástico, finalizándolo su nieto Sancho. El Monasterio de Leyre es tomado por los aragoneses y los monjes benedictinos son sustituidos por los cistercienses. De este gran cambio surge en el siglo XIV una gran reforma gótica del Císter del edificio. La principal “afectada” es la iglesia, que pasará de tener tres naves románicas a una nave única, pero respetando la impresionante portada que luego veremos.

En 1836 tuvo que ser abandonado por la desamortización de Mendizabal y en 1956 los Monjes benedictinos de Santo Domingo de Silos lo ocuparon, siguiendo estos en la actualidad.


La leyenda de Virila

Tras sus austeros muros se guardan muchas leyendas, una de las más conocidas es la de San Virila:

El Abad Virila salió una tarde de primavera a pasear y se quedó dormido sentado bajo unos árboles escuchando el canto de un ruiseñor. Después de lo que le parecieron horas, regresó al monasterio donde no reconocíó a nadie y por nadie fue reconocido.

Extrañado se dirigió al prior, quien intentando descifrar el enigma y revisando antiguos documentos, descubrió que hacía trescientos años, un monje santo, llamado San Virila, había gobernado en el monasterio y había sido devorado por unas fieras en uno de sus paseos primaverales. En seguida los dos comprendieron que era la misma persona.

Lo que está claro es que Virila fue abad de Leyre, ya que hay un documento del año 928 en el que comparece y sus reliquias se encuentran en el monasterio. Muy cerca se encuentra la fuente de San Virila, lugar donde dicen, se durmió. Puedes ir caminando hasta allí, es un bonito paseo.


Qué ver en el Monasterio de Leyre

Desde la plaza delantera puedes ver los muros de algunas de las dependencias del Monasterio de Leyre, en el centro los ábsides románicos de la cabecera de la iglesia y la torre cuadrangular con ventanas de triple arco y a la derecha la hospedería.

La taquilla se encuentra tras una puerta que hay a la derecha del ábside de la iglesia, bien señalizada. Desde allí se encuentra el acceso a la cripta. Pero ara entrar en la iglesia, tienes que rodear el conjunto.

Hay visitas guiadas para ver el conjunto, pero a nosotros no nos cuadró la hora, y tras pagar la entrada nos dieron la llave de la iglesia y un tríptico para saber lo que estás viendo.

Monasterio de Leyre

Monasterio de Leyre

Antiguo claustro

Rodeamos la hospedería que ocupa las dependencias del Monasterio de Leyre, pero del edificio románico ya no queda nada. Aquí se encontraba el antiguo claustro, y en él, todavía se conserva la puerta románica del siglo XI por la que se accedía a la iglesia. En la zona de clausura hay otro claustro.

Monasterio de Leyre, hospedería

Monasterio de Leyre, claustro viejo

Iglesia del Salvador del Monasterio de Leyre

Nos dirigimos ahora a ver la iglesia del Monasterio de Leyre, su ábside, torre, puerta speciosa, interior de la iglesia y su cripta.


El ábside y la torre

Ya habíamos visto el ábside y la torre de la Iglesia del Salvador. El ábside románico cuenta con tres ábsides decorados tan solo con ventanales y canecillos historiados bajo el alero.

Y la torre tiene planta cuadrada y tiene galerías de ventanales triples con arcos de medio punto sobre recios capiteles.

Ábside del Monasterio de Leyre

Puerta Speciosa

Los muros de la iglesia son muy austeros, sin embargo, la portada principal es realmente bonita, se llama la puerta Speciosa (preciosa en latín). Es un magnífico ejemplo del románico pleno, con influencias del pórtico de la gloria de Santiago de Compostela o de San Esteban de Sos del Rey Católico, ya que en todas trabajó el maestro Esteban.

En esta fachada podemos ver de arriba hacia abajo un matacán, un ventanal con una arquivolta con sus capiteles y columnas y el conjunto de la Puerta Speciosa.

La portada está encuadrada por dos contrafuertes cerrados con un tejadillo, en la parte alta un bello friso repleto de esculturas de santos con Cristo en el centro.

Después podemos ver las cuatro arquivoltas abocinadas, rodeadas con ajedrezado jaqués, apeadas en jambas rectas las exteriores y en capiteles y columnas las interiores. Las arquivoltas están abarrotadas de escenas con motivos vegetales, animales y monstruos, una compleja iconografía que habla de los castigos.

En el centro se encuentra el tímpano podemos ver al Salvador bendiciendo, con La Virgen María y San Pedro a su derecha y San Juan a su izquierda, todos con sus pies apoyados sobre dragones.

Puerta Speciosa del Monasterio de Leyre

Puerta Speciosa del Monasterio de Leyre

Puerta Speciosa del Monasterio de Leyre

Puerta Speciosa del Monasterio de Leyre

Interior de la iglesia del Monasterio de Leyre

Entramos a la iglesia del Monasterio de Leyre, sorprende la altísima cabecera y la nave central románica, que es muy ancha y cubierta con arcos de medio punto, las naves laterales son muy estrechas y la derecha es más ancha que la izquierda.

La cabecera es del XI, está compuesta de tres cilindros absidales alineados, cubiertos con primitivas bóvedas de cuarto de esfera, siendo mayor el central.

Interior de la iglesia del Monasterio de Leyre

Interior de la iglesia del Monasterio de Leyre

Iglesia del Monasterio de Leyre

Has de fijarte con calma en los detalles, capiteles y puertas. En el altar mayor, por ejemplo, se encuentra la imagen de Santa María de Leyre, es una imitación románica hecha en 1970.

Santa María de Leyre

Otro de los detalles interesantes es el arcón con los restos de los Reyes de Navarra, un panteón situado tras una bella reja de estilo gótico tardío. El Cristo de Leyre, una enorme talla del siglo XVI.

Interior de la iglesia del Monasterio de Leyre

O el retablo renacentista dedicado a las Santas Nunilo y Alodia situado en una pequeña capilla. O la portada del siglo XII, decorada con un Crismón que conduce al claustro de la zona de clausura.

Monasterio de Leyre

La Cripta

Desde la iglesia no podemos acceder a la cripta, para ello tenemos que volver a la oficina para devolver la llave y entrar desde allí.

Portada de acceso a la cripta de Leyre

La cripta del Monasterio de Leyre es realmente una estructura de cimentación, construida para salvar el desnivel del terreno.

Tiene elementos arquitectónicos característicos del románico, como son los arcos de medio punto y las bóvedas de cañón. Llaman la atención los enormes capiteles de las columnas comparados con los pequeños fustes.

La cripta, juntamente con la cabecera de la iglesia de San Salvador del Monasterio de Leyre, fueron consagradas en 1057.

Cripta del Monasterio de Leyre

Cripta del Monasterio de Leyre

Cripta del Monasterio de Leyre

Cripta del Monasterio de Leyre

Horarios del Monasterio de Leyre

Los horarios son lunes a domingo de 10 a 18.

Para hacer la visita libre no es necesario reservar. Si quieres hacer la visita guiada, consulta los horarios en la página del Monasterio de Leyre.


El canto gregoriano

El Monasterio de Leyre fue uno de los primeros conventos hispánicos donde se cantó el gregoriano. Lo hace desde el siglo XI hasta la supresión del monasterio en el siglo XIX por la desamortización. Los Monjes benedictinos que regresaron al convento en 1954 devolvieron esta tradición y celebran de nuevo la liturgia con el canto gregoriano.

Si te gusta el canto gregoriano, entra en la página del monasterio de Leyre para ver los horarios de sus misas cantadas. También puedes comprar un CD y otros souvenirs en la taquilla incluyendo un licor que hacen los monjes con 35 plantas recogidas en los alrededores de la abadía.



¿Qué ver cerca del Monasterio de Leyre?

Tras acabar esta interesante visita al Monasterio de Leyre, y coger el coche en el aparcamiento, regresamos por la misma carretera. En la rotonda tomamos el desvío a Yesa por la N-2420 y una vez pasado cogemos la carretera NA-5410 con dirección al Castillo de Javier.

El santuario de Javier tiene gran devoción en Navarra, y además de todos los eventos propios de un lugar como este en el que hay basílica y museo, hay un concurrido Centro de Espiritualidad.

Santuario de Javier

Te lo ponemos fácil, ¿estás por la zona y quieres verlo todo? Pues entonces reserva tu excursión con Civitatis y no te compliques.

Y hasta aquí nuestra visita al Monasterio de Leyre, una joya románica, y sin duda una visita imprescindible en Navarra. ¿Lo conoces?

Publicar un comentario

0 Comentarios