Qué ver en Toledo con la pulsera turística

Hay muchos monumentos interesantes que ver en Toledo, y para conocer los siete más emblemáticos, hay una pulsera turística con la que puedes visitarlos a fondo las veces que quieras y el tiempo que necesites para cada uno. Sabemos que hay muchas más cosas que ver en la ciudad de las tres culturas, pero nos centraremos en estos siete que no te deberías perder bajo ningún concepto. ¿Preparado?

Qué ver en Toledo con la pulsera turística

Índice del artículo

¿Cuáles son los 7 monumentos que ver en Toledo con la pulsera?

Estos son los siete monumentos que ver en Toledo con la pulsera turística y que no te debes perder en tu visita a la ciudad de las tres culturas:


Real colegio de doncellas nobles

El edificio del Real colegio de doncellas nobles fue fundado para educar a jóvenes y convertirlas en buenas madres de familia. El cardenal y arzobispo de Toledo Juan Martínez Silíceo las proponían entre familias humildes y el rey Felipe II a muchachas de familias nobles procedentes de toda Europa. Siguió estas normas hasta 1990 que pasó a ser residencia universitaria.

El edificio del colegio tuvo restauraciones a lo largo de los siglos, principalmente en el XVII y a finales del XVIII, obras estas últimas dirigidas por Ventura Rodríguez, quien respetó las características originales del siglo XVI.

Real colegio de doncellas nobles de Toledo

En 1900, se necesita ampliar y en un solar próximo se construye un edificio diseñado por el arquitecto Santiago Castellanos. Ambos edificios se encuentran unidos por un precioso pasaje elevado.

El edificio principal, tiene planta cuadrada jardín trasero y un patio interior adintelado con robustas columnas de granito, en torno al cual se distribuyen las dependencias.

La fachada principal tiene dos portadas barrocas clasicistas, por la que se entra al colegio en la que se puede ver el escudo real y el del fundador. Y la portada de la iglesia con el escudo con armas del Cardenal Silíceo y en su ático, le fue incorporado un antiguo relieve de Juan Bautista Vázquez el Viejo, que hace alusión al Real Colegio de Doncellas Nobles y su advocación a Nuestra Señora de los Remedios.

La base del edificio de granito, y el resto es de ladrillo con vanos adintelados protegidos con rejas. En el piso superior, bajo los vanos enrejados, se pueden ver diferentes decoraciones geométricas hechas con ladrillos que le dan un toque diferente.

En el interior pudimos ver su salón rectoral, con tapices de la Real Fábrica, un lienzo del cardenal arzobispo de Toledo, Juan Martínez Silíceo y un riquísimo artesonado.

Real colegio de doncellas nobles de Toledo

Y también la capilla, uno de los más bellos ejemplos de arte rococó en Toledo. Es de una nave, con bóveda de cañón con lunetos, crucero sobre pechinas y testero plano. El retablo principal tiene un lienzo de la Virgen de los Remedios.

Y perpendiculares a este, los retablos barrocos de la Virgen del Pozo y San Jerónimo. El coro de capellanes se encuentra al fondo, y sobre este, el de las colegialas protegido por una reja.

Real colegio de doncellas nobles de Toledo

Sin duda lo que más destaca es el sepulcro del cardenal fundador Silíceo situado en el centro. Fue colocado en 1890 en sustitución del sencillo arcón de madera ubicado en el suelo.

Este mausoleo fue esculpido por Ricardo Bellver y Ramón, y en él podemos ver la estatua yacente del cardenal rodeado de las cuatro Virtudes Cardinales.

Real colegio de doncellas nobles de Toledo

Se puede visitar desde el año 2016 gracias a un acuerdo entre el Arzobispado de Toledo y Patrimonio Nacional. Ya que está incluido en la lista de Reales Sitios de Patrimonio Nacional.


Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas

Conocida como la iglesia de los Jesuitas, la iglesia de San Ildefonso se encuentra consagrada a San Ildefonso patrón de la ciudad y Padre de la Iglesia.

Se comenzó a construir en 1629 en la casa natal de san Ildefonso propiedad de Pedro y Estefanía Manrique, miembros de la alta nobleza castellana, y grandes devotos del santo. El diseño sigue la línea de la iglesia del Gesù de Roma, principal templo de la Compañía de Jesús y también de las iglesias jesuitas de Palencia, de Alcalá de Henares.

Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas de Toledo

La construcción del templo se debe al hermano jesuita Pedro Sánchez, que tras su muerte fue sustituido por Francisco Bautista quien haría la fachada barroca. Y en el año 1669, sería Bartolomé Zumbigo quien terminase las torres y la fachada.

Casi 100 años después, en 1718, se consagró a falta de finalizar la sacristía, la capilla mayor y el ochavo con el relicario, que se finalizaron en 1765.

Poco tiempo tuvieron de disfrutarla acabada los Jesuitas, ya que fueron expulsados de España por orden del rey Carlos III bajo la acusación de haber sido los instigadores del Motín de Esquilache (la recuperarían en el silo XX).

En la portada de la fachada principal destaca un bajorrelieve que representa, la descensión de la Virgen sobre San Ildefonso, obra de Diego Rodríguez de Luna. Por encima hay una vidriera, y alrededor de ambos, cinco estatuas en hornacinas entre columnas corintias.

También podemos ver el escudo de los fundadores Pedro y Estefanía Manrique. Y a los lados dos torres cuadradas de cuatro cuerpos con los dos últimos de ladrillo. Son visitables, desde ellas veremos la cúpula, uno de los puntos más altos de Toledo.

Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas de Toledo

El interior de la iglesia de una nave y planta de cruz latina llama la atención por su tamaño y su color blanco. Destaca la elevada cúpula sobre el crucero y los dos grandes retablos barrocos del transepto. A ambos lados de la nave principal, hileras de cuatro capillas de estilos barroco y rococó.

El retablo mayor es un trampantojo con una pintura al fresco con la descensión de la Virgen sobre san Ildefonso para la imposición de la casulla. Y frente a él, un tabernáculo de madera dorada con una talla de la crucifixión.

Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas de Toledo

Y en una esquina está la Capilla de las reliquias, de planta octogonal y cubierta de bóveda ochavada. De paredes oscuras y rojas y alberga además la figura de la Virgen del Socorro.

Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas de Toledo

Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas de Toledo

Además de contemplar todas estas maravillas y para completar la visita, puedes subir hasta el cuerpo de campanas de las torres. Como te podrás imaginar, desde lo alto obtendrás una de las mejores perspectivas de la ciudad.

Iglesia de San Ildefonso o de los Jesuitas de Toledo

San Juan de los Reyes

El Convento de San Juan de los Reyes fue construido bajo el patrocinio de la reina Isabel I de Castilla con intención de convertirlo en panteón real. Se dedicó a San Juan en memoria de su padre, del nacimiento del príncipe Juan en 1478 y también, la victoria de Toro de 1476.

En él se combina el gótico flamígero con elementos propios de la arquitectura árabe del sur de España lo que lo convierte en un monumento muy peculiar. El monasterio fue encomendado a los hermanos Franciscanos de la Observancia, alejados de excesos y lujos, y su arquitecto fue Juan Guas.

San Juan de los Reyes, Toledo

En el exterior destaca el esbelto cimborrio que hace funciones de torre, con forma octogonal, sus ventanas fueron cegadas al finalizarse para ganar en seguridad. Y está decorada con bellas cresterías caladas con altas agujas al igual que el resto conjunto. Al otro lado vemos la espadaña con un pequeño campanil de doble pináculo.

La portada principal tiene un diseño de Covarrubias, pero se realizó en 1606, en ella hay esculturas de santos franciscanos y la de San Juan Evangelista y en lo alto de dos contrafuertes, vigilando el conjunto dos soldados romanos. Es curioso ver adornando las fachadas con cadenas que representan las de los cautivos cristianos liberados por Fernando el católico en las batallas de Málaga y Almería (1485-86).

La iglesia es de una sola nave, con capillas entre los contrafuertes, altar elevado sobre gradas y coro alto a los pies.

Llama la atención la Capilla Mayor, decorada con recargados relieves de los escudos de los Reyes Católicos. Proliferan las imágenes sobre peanas y doseletes y las vidrieras que llenan la iglesia de luz.

San Juan de los Reyes, Toledo

El retablo del presbiterio no es el original, ya que desapareció tras la Guerra de Independencia, el actual es el del Hospital de Santa Cruz. Además, hay interesantes capillas como la del Cristo de la Buena Muerte, la Capilla de Don Pedro de Ayala, la Capilla de San Ildefonso y la Capilla de la Inmaculada.

Y lo que más nos gustó sin duda fue el claustro, diseñado por Enrique Egas, compuesto por dos pisos diferentes entre sí unido por una escalera monumental plateresca de cuatro tramos. La planta sigue el estilo gótico isabelino al igual que el resto del conjunto, con tiene pilares y filigranas con motivos vegetales y grandes estatuas.

San Juan de los Reyes, Toledo

San Juan de los Reyes, Toledo

San Juan de los Reyes, Toledo

Dos bellas puertas situadas en el crucero y en la nave de la iglesia dan acceso al claustro.

Pulsera turistica: San Juan de los Reyes, Toledo

La planta alta del claustro es de estilo plateresco atribuida a Alonso de Covarrubias, tienen cinco ventanales de arco conopial por panda y el central tiene los escudos reales. Y un precioso artesonado neo-mudéjar de la cubierta.

San Juan de los Reyes, Toledo

San Juan de los Reyes, Toledo

Pulsera turística de Toledo: San Juan de los Reyes

Antigua mezquita del Cristo de la Luz

Otro de los monumentos que ver en Toledo con la pulsera turística es la Antigua Mezquita del Cristo de la Luz. Es sin lugar a duda uno de los monumentos más importantes de la arquitectura hispano-musulmana y mudéjar de España.

Es una mezquita de pequeñas dimensiones de época califal a la que se le añadió un ábside de estilo mudéjar para ser transformada en iglesia, y el resultado es esta maravilla que podemos ver en la actualidad.

Antigua mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

Antigua mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

La zona califal se construyó en el año 999 y se encuentra dividido en 9 espacios cubiertos de bóvedas nervadas, y está decorado con bellos capiteles visigóticos en los que descansan arcos de herradura y revestimientos de yeso originales del siglo X. La cabecera es del siglo XII y su estilo románico-mudéjar.

En el año 1871, en una de las restauraciones, se descubrieron pinturas murales y en el 2006 en la búsqueda de la cloaca romana que se apreciaba extramuros, se encuentra un pavimento romano de unos 50 metros datados en el siglo I d.C.

La mezquita del Cristo de la Luz es la más importante muestra de arte islámico de Toledo.

Antigua mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

Antigua mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

Antigua mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

Antigua mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

Antigua mezquita del Cristo de la Luz de Toledo

Santo Tomé

Le toca el turno a uno de los monumentos más interesantes que ver en Toledo, ya que mezcla la arquitectura del propio edificio con una obra de arte pictórica.

La iglesia de Santo Tomé o de Santo Tomás Apóstol, se fundó tras la reconquista de la ciudad por el rey Alfonso VI de León. Esta mezquita pasó a ser cristiana y a principios del siglo XIV, fue reedificada por Gonzalo Ruiz de Toledo, señor de Orgaz y su alminar pasó a convertirse en campanario mudéjar.

La capilla mayor es una bella mezcla de arte mudéjar y gótico flamígero, el Señor de Orgaz elevó la cúpula central en forma de estrella de ocho puntas.

Iglesia de santo Tomé de Toledo

Iglesia de santo Tomé de Toledo

El Entierro del Conde de Orgaz - El Greco

A los pies de la iglesia está la sepultura de Gonzalo Ruiz de Toledo, alcalde de Toledo, benefactor de este templo y fallecido en 1323. Cuenta una leyenda, que en su enterramiento aparecieron San Esteban y San Agustín para colocarlo en su sepultura.

Este milagro se representa en la pintura El entierro del conde de Orgaz realizada por El Greco en 1584 y podemos verlo en el interior de la capilla.

El entierro del Conde de Orgaz

Iglesia del Salvador

Otro de los monumentos que ver en Toledo con la pulsera turística es la iglesia del Salvador que también fue una mezquita en tiempos musulmanes. El alminar fue convertido en torre y se le añadió un campanario de ladrillo, sin embargo se utiliza parte de la estructura primitiva de la que se pueden ver las antiguas incrustaciones de cenefas.

Iglesia del Salvador de Toledo

En el interior destaca la arquería que separa la nave central de la nave de la epístola, cuenta con siete arcos de herradura encalados que descansan sobre seis columnas romanas y un pilar visigótico reaprovechados.

Iglesia del Salvador de Toledo, interior

Una de las cosas que destacan es la Pilastra de El Salvador, en cuyas caras podemos ver esculpidos milagros de la vida de Jesús, y diferentes temas eucarísticos.

Pilastra de El Salvador, Iglesia del Salvador de Toledo

A un lado y tras una reja plateresca se encuentra la Capilla de Santa Catalina, propiedad de los Condes de Cedillo con blasones de los Reyes Católicos los del linaje de los Álvarez de Toledo.

Pilastra de El Salvador, Iglesia del Salvador de Toledo

En su interior se han encontrado restos anteriores de ocupación visigoda y romanos del siglo II. Hay restos de la primitiva musalla o patio de abluciones y un aljibe de la mezquita que fue utilizado como cementerio y se sellaría con el tiempo.

Restos visigodos de la Iglesia del Salvador de Toledo

En esta iglesia se bautizaron Juana I de Castilla, la Loca y Francisco de Rojas Zorrilla además también es nombrada en el Lazarillo de Tormes.


Antigua sinagoga de Santa María la Blanca

La iglesia más llamativa que ver en Toledo con la pulsera turística es la Antigua sinagoga de Santa María la Blanca, declarada Monumento Nacional en 1930

Fue construida en 1180 como sinagoga y, transformada en iglesia en 1391. El exterior austero contrasta con el interior de este bellísimo edificio mudéjar de paredes de ladrillo cubierto de cemento y cal.

Tiene cinco naves separadas por 32 pilares octogonales unidos con arcos de herradura, capiteles vegetales con tallos de piñas y volutas en composición romboidal, todos diferentes entre si.

Antigua sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo

Sobre las arcadas puedes ver arquerías ciegas de arcos lobulados con decoración de yeso de motivos vegetales y lacerías geométricas almohades cuyos nudos forman la estrella de David.

Sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo

Los pilares de este templo son de ladrillo recubierto por cemento y cal. Ornados de piñas y volutas, sus capiteles denotan influencia del arte románico.

Por encima de los arcos de herradura prevalece la ornamentación abstracta en frisos horizontales que incluye molduras con delicados motivos basados en la interacción de líneas y medallones. Los entrelazados geométricos formados por las líneas son de origen almohade.

Sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo

La cabecera es de mediados del siglo XVI, es del arquitecto Alonso de Covarrubias, y fue el Cardenal Silíceo, el encargado de esta transformación de la antigua sinagoga a beaterio para damas de vida desordenada arrepentidas. Tiene tres elegantes capillas cubiertas con bóveda semiesférica, la central sobre trompas y las laterales sobre cuarto de esfera.

Sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo

Antigua sinagoga de Santa María la Blanca de Toledo


¿Dónde se compra la pulsera turística?

Puedes comprar la pulsera turística en cualquiera de los siete monumentos a los que puedes acceder. Y también puedes comprar la pulsera turística online, recibirás un QR que se canjeará en la entrada de cualquiera de ellos.


¿Cúanto cuesta?

Cuesta 10€ la visita a los siete monumentos con la pulsera turística.


¿Sale a cuenta la pulsera turística?

Por supuesto que sale a cuenta, ya que cada monumento cuesta con la tarifa general 3€ x 7, serían 21€ y la pulsera turística con los 7 monumentos que ver en Toledo cuesta tan solo 10€


¿Cuanto tiempo puedes usar la pulsera?

Puedes usar la pulsera siempre que esté en tu muñeca (y aguanta muy bien en ella, tranqui que con la ducha no se rompe).


¿Puedes repetir la visita a alguno de los monumentos?

Puedes entrar todas las veces que quieras, siempre que conserves la pulsera en tu muñeca, así que si quieres repetir, cuídala.


Horarios de los monumentos que ver en Toledo con la pulsera

Lunes y martes cerrado

Miércoles a viernes: 10:00-14:00 / 15:00-17:45

Sábados y domingos: 10:00-17:45

Las taquillas cierran 10 minutos antes del horario de cierre. De todas formas, consulta los horarios en la web oficial de la pulsera turística antes de ir.


Mapa de ubicación de los 7 monumentos que ver en Toledo con la pulsera


Y hasta aquí todo lo que ver en Toledo con la pulsera turística, pero hay muchísimo más que ver en la ciudad. Tenemos pendiente el post con el resto de lugares interesantes, ¿te gustaría leerlo?

Publicar un comentario

0 Comentarios