Almeida, una bella aldea histórica de Portugal

Almeida es una pequeña localidad incluida dentro de las 12 aldeas históricas de Portugal y considerada como uno de los mejores ejemplos de fortificación abaluartada existentes en el país. Merece la pena recorrer esta villa fortificada, pasear por su infranqueable sistema defensivo de 12 puntas, y las empedradas calles de su bello casco histórico que confluyen en las ruinas de su castillo medieval. ¿Te apetece conocerlo?

Almeida, un bello pueblo histórico de Portugal

Almeida fue escenario de multitud de batallas, debido a su posición estratégica. Tras la reconquista cristiana a finales del siglo XIII, el rey D. Dinis reconstruyó el castillo y le dio una carta al pueblo.
Durante la guerra de 7 años perteneció a España, regresando a manos portuguesas en 1763. También fue escenario de luchas en las invasiones francesas de 1810, o las liberales de D. Pedro y D. Miguel entre los años 1829 y 1832. Su actividad militar cesó en el año 1927, cuando el último Escuadrón de Caballería abandonó la fortaleza.

Lo que nos queda en la actualidad es una maravillosa fortaleza, muy bien conservada y un pueblo que merece la pena ser recorrido con calma.


Lugares para visitar en Almeida

Por supuesto el principal lugar que visitar en Almeida es la fortaleza en sí, exponente de la arquitectura militar de bastiones en Portugal. Fue construida durante los siglos XVII y XVIII, y tiene 2500 metros de paredes en forma de estrella de 12 puntas (hexágono doble), con seis baluartes e igual número de revellines y rodeada de un gran foso. Puedes pasear por sus murallas, conocer los bastiones, revellines y descubrir sus puertas dobles

Puerta de San Francisco

Tras dejar el coche en el exterior, subimos por el Largo 25 de Abril, para encontrarnos con la primera de sus puertas dobles, la de San Francisco, donde se encuentra la Oficina de Turismo.
La primera puerta, en forma de túnel abovedado, da paso a un puente que imaginamos sería levadizo, sobre el foso, al fondo la segunda puerta nos conduce al interior de la población.

Puerta de San Francisco, Almeida

Puerta de San Francisco, Almeida

Puerta de San Francisco, Almeida

Cuartel de las Escuadras

Una vez dentro podemos ver, justo a la izquierda, el Cuartel de las Escuadras, con una bonita escalinata lateral. Fue construido en el siglo XVIII, para ser utilizado como cuartel de infantería.

Cuartel de las Escuadras de Almeida

Iglesia de la Misericordia

Junto a él, en la plaza de la República, está la iglesia de la Misericordia, en la que podemos ver dos ventanas con balcones en sus laterales. Se encuentra adosada al edificio del hospital formando la Casa de la Misericordia, fundada en 1520 como reza en un azulejo.

Iglesia de la Misericordia de Almeida

Jardín y Monumento a los Muertos

Frente a estos edificios hay un espacio verde en el que se encuentra el Monumento a los combatientes muertos en la Primera Guerra Mundial.

Monumento a los combatientes de la Primera Guerra Mundia, Almeida

Iglesia Matriz

Al otro lado de los jardines, se encuentra la Iglesia Matriz, parte de un antiguo convento del siglo XVIII, utilizado como hospital y cuartel. La iglesia que vemos en la actualidad, se reformó en el siglo XIX. En ella destaca el campanario y en el interior la Capilla del Niño Jesús.

Iglesia Matriz de Almeida

Iglesia Matriz de Almeida

Puerta de San Antonio

Si continuamos bordeando la muralla hacia la izquierda, nos encontraremos con otra de las puertas dobles, la de San Antonio, en la que podemos ver el escudo real. Es curioso observar que el paso es curvo, lo que todavía haría más complicado el paso de enemigos. Hay un pequeño museo militar en el interior en el que se hace un estudio de la estructura y sus características arquitectónicas.

Puerta de San Antonio, Almeida

Almeida

Almeida

Puerta de San Antonio

Si continuamos bordeando la muralla veremos el Picadero del rey, un conjunto de edificios construidos en el siglo XVIII, para ser utilizados como tren de artillería, arsenal y taller para fabricar y reparar equipo militar y maquinaría.
Tras los bombardeos de la guerra napoleónica prácticamente desapareció, y en 1998 se transformó en un lugar con establos dónde se dan clases de equitación, y se realizan paseos a caballo y en calesa. Mantiene el portal principal con el escudo de armas reales, y algunos de los muros originales.

Picadero del rey de Almeida

Picadero del rey de Almeida

El castillo de Almeida

Si nos adentramos ahora en la población de Almeida, descubriremos los restos de su castillo, clasificados como Monumento Nacional en 1928.

La primera fortaleza se construyó en lo más alto del pueblo en el siglo X. En 1810, durante las invasiones napoleónicas, Almeida fue cercada durante un largo período y el castillo y parte de la muralla fueron gravemente dañados por la explosión de la pólvora almacenada en los polvorines, lo que provocó su rendición y el abandono del castillo, que quedó en ruinas. En la actualidad se pueden visitar sus restos a través de unas cómodas escaleras y pasarelas metálicas.

Castillo de Almeida

Castillo de Almeida

Casas y calles

Merece la pena pasear por el interior de la fortificación, donde puedes ver un conjunto de casas muy cuidadas, y algunos templos religiosos que salpican sus estrechas calles.

Casas de Almeida, Portugal

Casas de Almeida, Portugal

En la Plaza de la Libertad, se encuentra el edificio del Ayuntamiento-Cámara Municipal, construido en el siglo XVIII para ser utilizado como cuartel de Artillería.

Ayuntamiento - Cámara Municipal, Almeida

Y frente a este, el edificio que alberga el Tribunal de Justicia, que ostenta en su blanca fachada el escudo municipal labrado en piedra.

Tribunal de Justicia de Almeida

También pasamos junto al antiguo lavadero municipal, reconstruido y protegido por una verja. Y por detrás, la Torre del Reloj construida en 1830 sobre las ruinas de la Iglesia principal, que había sido destruida durante la Guerra Peninsular en el año 1810.

Lavadero municipal de Almeida

Torre del reloj de Almeida

La plaza más grande de Almeida es la del Dr. José Casemiro Matias, rodeada por bonitas casas como la de Vicente Delgado Freire, edificio barroco del siglo XIX, es el de color rosa que está en obras.

Plaza del Dr. José Casemiro Matias de Almeida

Museo Histórico Militar

En el bastión de San Juan de Dios, se puede ver el Museo el Museo Histórico-Militar, ocupando las antiguas casamatas o galerías subterráneas que en el siglo XVIII se construyeron para protección militar. Cerca de veinte salas y corredores que cuentan mediante paneles y audiovisuales las Guerras Peninsulares, las invasiones francesas y el Asedio de Almeida entre otras.

Museo el Museo Histórico-Militar de Almeida

Antes de abandonar Almeida, daremos un pequeño paseo por la muralla para ver el polvorín y  algunas partes que nos quedaban, acabando así nuestra visita a este bello pueblo histórico.

, Polvorín de la Muralla de Almeida

Muralla de Almeida

Muralla de Almeida

Mapa con los principales puntos turísticos de Almeida



Oficina de turismo

Puerta de Francisco 6350-130 Almeida
Teléfono: +351 271 570 020
Correo electrónico: geral@turismodocentro.pt

Dónde comer

Tras acabar el paseo, salimos de la zona de la fortaleza y nos dirigimos a la parte baja donde teníamos aparcado el coche. Allí hayalgunos restaurantes donde puedes comer el menú del día a precio barato y con comida sencilla, pero buena. Nosotros elegimos El Restaurante A Muralha, frente a la gasolinera y pese a la cantidad de gente que había, nos atendieron bastante bien.

Y hasta aquí nuestra visita a la bellísima plaza fuerte de Almeida, sin duda una obra maestra de la arquitectura militar por su importancia histórica y autenticidad, que te recomiendo visitar.

¿La conocías? ¿Qué te ha parecido? Si te ha gustado este post te agradecería que lo compartieses en tus redes sociales con los botones de más abajo.

Publicar un comentario

1 Comentarios

  1. Bonito viaje he dado de tu mano amiga, Almeida tiene mucho encanto, hace años visité Portugal y no tuve el gusto de ver este pueblo. Gracias por darlo a conocer.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tenemos que informarte del uso que daremos a los datos personales que proporcionas. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros.
Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.