Puente la Reina, donde todos los caminos se hacen uno

Continuamos por la Comunidad foral de Navarra para conocer la hermosa villa medieval de Puente la Reina, donde se junta el Camino de Santiago francés con el aragonés y donde podemos ver, entre otras muchas cosas, su puente románico, uno de los más hermosos de la ruta jacobea.

Puente la Reina, donde todos los caminos se hacen uno

En el siglo XI, la reina Doña Mayor, mujer de Sancho el Mayor, decide construir un puente sobre el río Arga para que el paso de los peregrinos del camino fuese más fácil. Poco a poco en torno a él comienza a desarrollarse la población, y partir de 1122 cuando el rey Alfonso I el Batallador concede el privilegiado fuero de Estella a los francos allí asentados, el movimiento de comerciantes y peregrinos favorece su riqueza y desarrollo.

Puente románico de Puente la Reina

Desde entonces el trazado de Puente la Reina, Gares en euskera, no ha variado ya que tiene la estructura urbanística de pueblo-calle. Fue creciendo en función de su calle principal y no en redondo alrededor de un castillo como estamos acostumbrados a ver en los pueblos medievales.
Es por ello por lo que la mejor manera de ver todas las joyas arquitectónicas de Puente la Reina es seguir las Calles del Crucifijo y la Calle Mayor, que atraviesan la villa de este a oeste, y que coinciden con el Camino de Santiago.

¿Qué ver en Puente La Reina?

  • Iglesia del Crucifijo
  • Aspilleras carlistas 
  • Murallas, torreones y puertas
  • Calle y Plaza Mayor
  • Iglesia de Santiago
  • Convento de los Trinitarios
  • Convento de los Trinitarios
  • Casa del Vínculo
  • Puente románico
  • Iglesia de San Pedro

El peregrino que llega caminando a Puente la Reina, es recibido por el Monumento al Peregrino desde 1965 y en el podemos leer: Y desde aquí, todos los caminos a Santiago se hacen uno solo, ya que se encuentra en el punto en el que los Caminos Aragonés y Francés se unen.

Iglesia del Crucifijo

Adentrándonos en la población, el primer punto importante que ver es la Iglesia del Crucifijo, de orígenes templarios y de los caballeros hospitalarios de San Juan. Este templo en cuyos orígenes se llamó Santa María de los Huertos, consta de dos naves. Una perteneciente al primitivo templo románico de finales del siglo XII y la otra, de estilo gótico y construida en el siglo XIV. De sus orígenes románicos podemos ver el ábside, las bóvedas y una de las portadas con tres arcos apuntados y una rica ornamentación en cuya arquivolta central se pueden ver las conchas de peregrino.

En el interior podemos ver una talla del Crucificado del siglo XIV, que da nombre a la iglesia. Es curiosa esta imagen ya que la la cruz de Cristo está formada por un travesaño vertical del que salen dos ramas de árbol, haciendo forma de "Y", conocida como pata de oca, que el simbolismo asocia al árbol de la vida.
Un arco une a la iglesia del Crucificado desde el siglo XV con el Convento sanjuanista situado al otro lado de la calle.

Iglesia del Crucifijo de Puente la Reina

Portada de la Iglesia del Crucifijo, Puente la Reina

Iglesia del Crucifijo, Puente la Reina

Aspilleras carlistas 

Estamos extramuros y nos dirigimos ahora por la Calle del crucifijo hacia la zona dónde se encontraba la muralla que protegía la villa, pero antes de llegar, vemos en un muro unas curiosas oquedades, se trata de aspilleras carlistas del siglo XIX. La villa de Puente la Reina y todo el valle de Valdizarbe estuvieron ligados al carlismo, siendo centro de operaciones al estallar la guerra entre carlistas y liberales en 1833. Estas tapias que ahora vemos se prepararon con aspilleras, o troneras para la fusilería.

Aspilleras carlistas de Puente la Reina




Muralla

Dejando atrás la Calle del crucifijo, llegamos a la zona donde se encontraba la muralla, de la que en la actualidad tan solo se conservan algunos lienzos, torreones y puertas. En el punto, donde empieza la calle Mayor, se encontraba la Torre de Suso o del Reloj, actualmente desaparecida. Por la noche, las campanas de Puente la Reina sonaban 40 veces y tras el último tañido sus puertas se cerraban. La muralla tenía grandes torres que podemos contemplar entre las casas del Paseo de los fueros. 

Portal de Suso, Puente la Reina

Calle Mayor

Puente la Reina es claro ejemplo de villa medieval fortificada, su planta es rectangular, y sus calles rectas al estilo de las bastidas francesas. Está atravesada por la calle Mayor, que coincide con el Camino de Santiago. Está empedrada y finaliza en el puente que da nombre a la localidad. Perpendicular a la calle Mayor, desembocan las calles Belenas (Belena que en euskera significa secundaria), y que unen la calle Mayor con las calles que rodean la muralla.
La Calle Mayor de Puente la Reina, se encuentra repleta de palacios y edificios blasonados, una bella mezcla de edificios medievales, renacentistas y barrocos, una gran riqueza patrimonial para acompañar a la vista del peregrino que atraviesa la villa. Sus construcciones son típicas de Navarra, están construidas principalmente de ladrillo, zócalos de piedra, aleros de madera y tejados a dos o cuatro aguas.


Belena de Velazquez, Puente la Reina
Belena de Velazquez

Belena de Santiago, Puente la Reina
Belena de Santiago

La Calle Mayor se abre en la Plaza Julián Mena o Plaza Mayor, edificada debido al desarrollo urbanístico de la villa entre los siglos XVI y XVIII. En esta bella plaza porticada destaca la Casa de los Cubiertos del siglo XVII, actual Ayuntamiento de la villa.

Plaza Julián Mena, Puente la Reina

Plaza Julián Mena, Puente la Reina

Iglesia de Santiago

También podemos ver en nuestro camino por la Calle Mayor, la Iglesia de Santiago de finales del siglo XII y principios del XIII, y con importantes reformas en el XVI, por lo que los estilos son variados. Predomina el gótico tardío de sus inicios, pero también podemos ver el renacentista en sus bóvedas estrelladas.
Lo que más nos llama la atención es su portada tardorrománica, formada por seis arquivoltas de medio punto sobre cinco pares de columnas. Es de principios del siglo XIII, y en cada dovela se pueden ver animales mitológicos y temas historiados, bajo los capiteles llaman la atención curiosas cabezas monstruosas. La torre campanario que se divisa desde la mayoría de los puntos de Puente la Reina.
En el interior hay que pararse a contemplar una talla gótica conocida como Santiago Beltza, (negro en euskera) que la llaman así por el hollín que la cubría cuando la encontraron. Y destacan también los jarrones chinos de la dinastía Ming.

Iglesia de Santiago, Puente la Reina

Iglesia de Santiago, Puente la Reina

Iglesia de Santiago, Puente la Reina

Iglesia de Santiago, Puente la Reina

Convento de los Trinitarios

Frente a la iglesia de encuentra el antiguo Convento de los Trinitarios cuyos orígenes datan del siglo XIII. Su bella portada renacentista está presidida por el ángel protector. En la actualidad es propiedad privada.

Convento de los Trinitarios, Puente la Reina

Casa del Vínculo

Entre sus casas blasonadas destaca la Casa del Vínculo, situada al final de la calle junto al puente. Es del siglo XVII y ha tenido variadas funciones como almacén agrícola, cárcel o parvulario. Tras una importante restauración, desde 2004, acoge la oficina de turismo donde podemos ver una interesante exposición de maquetas de puentes. Adosada a la casa del Vínculo hay una torre con un arco apuntado que hay que atravesar para acceder al puente románico.

Casa del Vínculo, Puente la Reina


Puente románico

Y llegamos al principal monumento de Puente la Reina al cual debe su nombre, el puente románico que conduce a miles de peregrinos hacia Santiago de Compostela cada año en dirección a Viana. La reina Doña Mayor, mujer de Sancho el Mayor decide construirlo en el siglo XI para facilitar el paso un sobre el río Arga. Cinco pilares con tajamares, sujetan seis arcos apuntados (uno enterrado) que se extienden ciento diez metros de extensión por cuatro de anchura. En sus extremos contaba con torres y capillas que se eliminaron en el siglo XIX.

Puente la Reina, Puente románico

Puente la Reina, Puente románico

Puente la Reina, Puente románico

Puente la Reina, Puente románico

Puente la Reina, Puente románico

Iglesia de San Pedro y la Historia de Txori 🐦

Muy cerca se encuentra otro de los templos de Puente la Reina, la Iglesia de San Pedro, templo del siglo XIV con interesantes retablos barrocos y la imagen de la Virgen de Puy, famosa por ser la protagonista de una de las leyendas de la villa: la historia del Txori.
Cuenta la leyenda que en 1823 los habitantes de Puente la Reina se dieron cuenta de que un pájaro entraba a la capilla que la Virgen del Puy tenía en la torre central del puente románico. Contaban que con sus alas y con agua que llevaba en su pico limpiaba la imagen y el rostro de la Virgen. Estas visitas se sucedieron durante veinte años, poniéndose fin en 1843 al destruirse la torreta. la Nuestra Señora del Puy a la iglesia de San Pedro.

Iglesia de San Pedro, Puente la Reina

Y aquí acabamos con la visita a la villa, nos hubiese encantado ver la iglesia de San Pedro pero estaba cerrada. Regresamos al punto de partida bordeando por el Paseo del Fuero, para contemplar las partes de la muralla que aún quedan en pie y damos por finalizada nuestra visita.

DATOS PRÁCTICOS


¿Dónde se encuentra Puente la Reina?

Puente la Reina/Gares, pertenece a la Comunidad foral de Navarra y se encuentra excelentemente comunicada con Pamplona que se encuentra a tan solo 23 kilómetros. UBICACIÓN

Oficina de turismo

Puente De Los Peregrinos, nº 1,
31100 Puente la Reina/Gares, Navarra
Teléfono: 948 34 13 01
turismo@puentelareina-gares.es
web

Mapa 

Aunque sus monumentos principales se encuentran alineados en el Camino de Santiago, aquí tienes un mapa para que veas exactamente su ubicación.

¿Dónde dormir?

Si estás haciendo el camino de Santiago al modo tradicional, en Puente la Reina encontrarás albergues de peregrinos. Y también un buen número de hoteles. Recuerda que si reservas a través de este enlace de booking nos estarás haciendo un favor ya que tenemos una pequeña comisión y a ti no te costará ni un céntimo más.

¿Qué se puede ver cerca de Puente la Reina?

En la comunidad foral de navarra hay muchísimos lugares interesantes que puedes visitar. A tan solo 5 kilómetros se encuentra la Ermita de Santa María de Eunate que te recomiendo visitar. También Viana, la última localidad navarra del camino. Artajona, Olite, Tudela...

Una mañana es más que suficiente para conocer Puente la Reina, una villa visitada por miles de peregrinos y turistas cada año. Sus iglesias llaman la atención y sin duda el puente románico sobre el río Arga te sorprenderá.

Me encantaría que me dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.
Puedes seguirnos a través de Facebook, Twitter, Instagram, Google+, Pinterest y nuestro canal de YouTube

Publicar un comentario

0 Comentarios