Qué ver en Lerma, una bonita Villa Ducal de Burgos

Lerma es una bonita villa ducal situada sobre un cerro que domina la vega del río Arlanza en la provincia de Burgos. Merece la pena pasear por sus calles y descubrir su rico patrimonio formado por palacios, iglesias y numerosos conventos, ya que es uno de los conjuntos Histórico-Artísticos mejor conservados de España de estilo herreriano. Continúa leyendo y descubre con nosotros, qué ver en Lerma, una villa hecha para el disfrute de los duques.

Qué ver en Lerma, una bonita Villa Ducal de Burgos

Índice del artículo

Un poquito de historia

La situación geográfica de Lerma es una confluencia de caminos, que fue perfecta para que tantos pueblos se asentasen en su tierra; prerromanos, romanos, suevos, visigodos o árabes.

Sin embargo hasta el siglo XVII no alcanzará su máximo apogeo, gracias a Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, quinto Marqués de Denia y primer Duque de Lerma.

Este político era muy influyente y además valido del Rey Felipe III, y mandó construir los principales monumentos de la villa: el Palacio Ducal, la Plaza Mayor, iglesias y varios monasterios.


Qué ver en Lerma

Hemos estado dos veces en Lerma, la primera durante las fiestas patronales que se celebran a primeros de septiembre. Esto tiene sus ventajas, ya que en fiestas conoces algunas tradiciones. Pero también tiene sus desventajas ya que muchos de los monumentos estaban cerrados. Hemos vuelto porque le debíamos una visita a Lerma, y hemos podido resarcirnos y ver el interior de algunos monumentos. Esto es lo más interesante que ver en Lerma:


La Plaza Mayor

Comenzamos nuestro paseo por la ciudad en la Plaza Mayor, que en nuestra primera visita estaba llena de atracciones, chiringuitos y escenarios, y no la vimos demasiado bien. La segunda, a pesar de que se estaba celebrando el mercado y estaba lleno de puestos, la pudimos ver mejor.

La plaza mayor tiene un total de 6862 m², dicen por lo tanto que es una de las plazas más amplias de España. En ella están dos de los monumentos más importantes de Lerma, el Palacio Ducal y el Monasterio de San Blas.

La plaza es de planta rectangular y estuvo porticada por tres de sus lados, hoy en día solo lo está por dos. Los edificios que la forman tienen soportales en su planta baja sujetos con 75 columnas de cantería. Las primeras plantas son de ladrillo y están decoradas con 72 balcones.

Plaza Mayor de Lerma

Plaza Mayor de Lerma

Palacio Ducal

Un imprescindible que ver en Lerma es el Palacio Ducal, está construido en el lugar donde hubo un castillo de la época medieval. Éste fue reformado en fases, a partir de 1602, para convertirlo en una mansión habitable.

El palacio ducal era parte de un conjunto palacial en el que había huertas y jardines junto al río, y la plaza Mayor, que era privada, se hacían fiestas palaciegas.

El resultado final de esta reforma, es esta proporcionada construcción típica de los Austrias, contrasta la piedra de la fachada con la cubierta de pizarra y tiene cuatro torres angulares con chapiteles.

Cuenta con 210 balcones y 135 ventanales y en la portada principal podemos ver un gran balcón a cuyos lados se encuentran los escudos de armas de Sandoval y Rojas.

El edificio alberga en la actualidad interior un Parador Nacional. Todas las estancias se distribuyen alrededor de un hermoso patio de dos alturas, al que merece la pena que te acerques. Puedes aprovechar para tomar algo en la cafetería que hay en el interior.

Palacio Ducal de Lerma

Palacio Ducal de Lerma

Tras la muerte del Duque de Lerma en 1625 el conjunto se cerró, casi un siglo después, en 1722, se casaron en Lerma el futuro rey Luis I y Luisa de Orleans, y una gran fiesta se celebró en los salones del palacio.

A partir de ahí el palacio va decayendo y pasando por malos tiempos, en los que por ejemplo sirve de cuartel general durante la invasión napoleónica, y morada de las tropas sufriendo un gran saqueo. Durante la guerra civil española fue usado como cárcel, y poco a poco queda abandonado y casi en estado de ruina.

Gracias a la restauración como Parador de Turismo, el edificio recuperó el esplendor de la época del Duque de Lerma en el siglo XVII, convirtiéndose en uno de los mejores Paradores Nacionales del país.


Convento de San Blas

Junto al palacio se encuentra el Convento de San Blas, es de estilo barroco clasicista de principios del siglo XVII, y alberga una comunidad de monjas Dominicas.

Hasta el siglo XIX estuvo conectado con el Palacio Ducal por un pasadizo volado. Forma parte del Conjunto Conventual e Histórico de Lerma y es Bien de Interés Cultural.

El Convento fue mandado construir por el duque de Lerma, para acoger a la comunidad de monjas dominicas de El Tovar, Guadalajara. Solo es visitable la iglesia y durante la misa. Tiene un retablo mayor del siglo XVII e interesantes pinturas del XVI.

Convento de San Blas de Lerma

Convento de Santa Teresa - oficina de turismo

El siguiente lugar a visitar, dejando atrás la plaza ducal por la calle de la Audiencia, es el Convento de Santa Teresa de 1617. Está compuesto por la iglesia y el monasterio con claustro central en el que hoy en día se encuentra el Ayuntamiento y la oficina de turismo.

Dentro de la oficina de turismo hay un Centro de interpretación de Lerma, en él podrás ver maquetas, ropas y armas de la época, cuadros y datos interesantes sobre la población. mpresionante recorrido rodeado de maquetas, vestimentas, armas de época y te conduce a la bodega monacal. Desde allí, en la visita guiada puedes pasear por el pasadizo ducal.

Convento de Santa Teresa de Lerma

Convento de Santa Teresa de Lerma

Convento de Santa Teresa de Lerma

Centro de interpreración de Lerma

Pasadizo ducal

Ahora te vamos a hablar de algo muy curioso que ver en Lerma. Desde el Palacio Ducal existió un pasadizo, construido a principios del siglo XVII, que pasaba por el interior de las casas de la plaza, e iba atravesando todos los edificios, hasta llegar a la Ex-colegiata de San Pedro Apóstol. En el año 2007 se recuperó el tramo que hay entre los Monasterios de Santa Teresa y Santa Clara.

De este modo los miembros de la nobleza podían asistir a misa sin pisar la calle, el Duque de Lerma lo recorria sentado comodamente en un palanquín, del que puedes ver una recreación.

Pasadizo ducal de Lerma

Mirador de los Arcos

El pasadizo ducal discurre por la parte de arriba de las arcadas del mirador de los Arcos, que se encuentra la Plaza de Santa Clara. Un maravilloso lugar desde el que se contempla la vega del Arlanza.

Mirador de los Arcos de Lerma

Mirador de los Arcos de Lerma

Mirador de los Arcos de Lerma

Ermita-Humilladero y Puente medieval

Desde el mirador puedes bajar al valle del Arlanza y dar un paseo para ver la Ermita-Humilladero del Santo Cristo, y al Puente medieval del siglo XVI.


Monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor

A la izquierda de la plaza, está el Monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor, de monjas clarisas, en la que se pueden comprar los famosos dulces de Lerma. Esta comunidad es muy numerosa y las monjas tienen una media de edad de 35 años.

Es el más antiguo de los monasterios de la villa, fundado por el hijo del Duque Don Cristóbal y su esposa Mariana de Padilla.

Monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor de Lerma

Ex-colegiata de San Pedro

Continuando por la Calle de Santa Clara y después por la Calle San Pedro, llegamos a la Ex-colegiata de San Pedro, de 1617. Uno de los templos imprescindibles que ver en Lerma y que esta vez, gracias a la visita guiada por la ciudad, pudimos ver por dentro.

Su fachada es al igual que el palacio de estilo herreriano y en el frontón de la portada podemos ver una hornacina con la imagen de San Pedro. Destaca la torre campanario rematada con su chapitel con cubierta de pizarra, "a juego" con el palacio. Se encuentra comunicado con el convento por un pasadizo volado.

En el interior hay muchos detalles en los que fijarse como por ejemplo el retablo mayor barroco con imágenes de Gregorio Fernández. Y a un lado del altar una estatua orante de bronce dorado del arzobispo don Cristóbal de Rojas y Sandoval, tío del Duque, en cuyo interior se hayan sus restos.

Son muy famosos los dos órganos de la Colegiata que, gracias a diferentes restauraciones, ofrecen grandes conciertos. Como curiosidad deciros que uno de los órganos es macho y el otro hembra, por los tonos graves y agudos que emiten y que se acoplan perfectamente.

A la izquierda del altar mayor hubo un balccón desde el que el duque asistia a las celebraciones litúrgicas. Quedan las marcas pero ya no existe, aunque podemos ver algunas fotos en la entrada del templo, de antes de que lo quitasen por su mal estado.

Ex-colegiata de San Pedro de Lerma

Ex-colegiata de San Pedro de Lerma

Ex-colegiata de San Pedro de Lerma

Ex-colegiata de San Pedro de Lerma

Ex-colegiata de San Pedro de Lerma

José Zorrilla

Una bonita escultura de bronce de José Zorrilla se encuentra en los jardines de la ex Colegiata de San Pedro. Es del escultor Ángel Gil y lo representa en su juventud, mientras escribe una dedicatoria a Francisco Luis Vallejo, amigo y uno de los últimos corregidores de España.

Lerma cuenta con un itinerario turístico "Un Paseo con José Zorrilla", un recorrido con once paneles con poemas de Zorrilla, que recuerdan su vinculación con Lerma donde, alrededor de 1835, residió. El edificio que habitó, situado en la calle Zorilla tiene en las paredes pintados, pasajes de "Don Juan Tenorio".

Ex-colegiata de San Pedro de Lerma

Calles de Lerma

Bajamos por la calle El Reventón, que junto con la Calle la Paloma, Santa Caliopa y José Zorrilla, constituyen el primitivo casco urbano medieval con típicos soportales y fachadas con vigas de madera. Son otras de las cosas bonitas que ver en Lerma, sus casas medievales. Y merece la pena pasear por sus calles para descubrir bonitos rincones.

Calles de Lerma

Calles de Lerma

Calles de Lerma

Ermita de la Piedad

La ermita de la Piedad, fue la sede de la única parroquia de la villa: la antigua iglesia de San Juan Bautista. En su interior se conservan pocas piezas artísticas de interés, destaca un púlpito del siglo XVI y una imagen gótica del crucificado, del XIV. Desde el 2009 se utiliza para diferentes actividades culturales.

Ermita de la Piedad de Lerma

Arco de la Cárcel

Un poquito más abajo está el Arco de la Cárcel, la única puerta que queda de las cuatro que tuvo la muralla medieval. Está formado por un arco y dos cubos defensivos con saetas. La parte superior de ladrillo, es una ampliación de 1610.

Arco de la cárcel de Lerma

Monasterio de la Madre de Dios

Cruzando la calle del Carmen frente al arco, se encuentra el Monasterio de la Madre de Dios, convento de carmelitas descalzas de clausura, fechado a principios del siglo XVII. Lo fundó el Duque de Lerma, para poner como madre priora a la suegra del Duque de Uceda, su primogénito.

Se comenzó a construir en 1608 y su estilo es muy sobrio, tiene un retablo neoclásico y destaca la talla de Santa Teresa del siglo XVII, y la de la Virgen del Carmen.

Convento de la madre de Dios, Lerma

Una vez acabado el recorrido, en nuestra primera visita a Lerma, volvemos a la Plaza Mayor en la que hay un gran escenario para la orquesta de la noche y atracciones. Nos relajamos un poco en una de sus terrazas y poco a poco comienza a llenarse de gente.

Nos cuentan que va a comenzar el desfile de las peñas. Fue divertido ver como una furgoneta de monjas que intentaba llegar al convento, desfiló pacientemente entre dos peñas. Las hermanas que iban dentro se lo pasaron en grande, incluso posaron para una foto.

Fiestas de Lerma

Fiestas de Lerma

A las 12 hubo fuegos artificiales, los vimos tras los muros de la Ex-Colegiata de San Pedro con vistas al Arlanza. Y como fin de fiesta de nuevo a la Plaza Mayor a "echar unos bailes" con la orquesta.


Lerma forma parte del denominado Triángulo de Arlanza, junto con las localidades de Covarrubias y Santo Domingo de Silos. Se llama así a las tres localidades principales de Burgos bañadas por el río Arlanza.

🏨¿Dónde dormir en Lerma?

Dormimos en La Posada de Eufrasio cuya recepción es en el restaurante del mismo nombre. Nos atendió maravillosamente la dueña como si fuésemos de la casa.


🍴¿Dónde comer en Lerma?

Cenamos en el Restaurante de la Posada de Eufrasio, un menú de 30€ (que por ser del hotel nos dejó en 24€) compuesto por foie, morcilla, chorizo, asado de cordero con ensalada, postre y vino de la Ribera del Arlanza. Todo exquisito, y la atención de la dueña, de nuevo impecable.


Qué ver en los alrededores de Lerma

Sto Domingo de Silos y el desfiladero de La Yecla
Aranda de Duero
Conociendo Covarrubias y las ruinas de San Pedro de Arlanza

Ahora ya sabes qué ver en Lerma, una villa ducal que merece ser recorrida con calma, y saboreada. A nosotros nos gustó mucho. y tu ¿la conocías? ¿Qué te ha parecido?

Publicar un comentario

6 Comentarios

  1. Conozco Lerma y te felicito, no has dejado nada por enseñarnos.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso recorrido. Esos banderines en la ciudad vacia son una belleza fotografica. Gracias por mostrarnosla!

    ResponderEliminar
  3. Desde luego una ciudad tremendamente monumental. Aunque la arquitectura herreriana no es mi preferida, ver estos pueblos con "tanta piedra" me parece encantandor. Y también me ha gustado este pueblecito de Gumiel de Izán y, particularmente, la placita de la foto.
    Me lo apunto.

    ResponderEliminar
  4. Hola!!

    No conocía Lerma, pero me parece muy bonita! Encima sin salir de Castilla y León!
    Al ir viendo las fotos, me ha ido recordando un poco a algunos pueblos que conozco, como a La Granja, por ejemplo, debe ser el estilo... Y me ha gustado mucho la plaza de Gumiel de Izán!
    Me gustan estos pueblitos tan castellanos, ideales para un día de paseo y buena comida ;-)

    ResponderEliminar
  5. Te voy a contar un secreto: hace muchos años, en un viaje a Santander se nos estropeó el coche... en Lerma. Bueno, cerca. Y fue como coger manía a esta ciudad. Total, que no he vuelto, y todo el mundo habla bien de ella. Ahora viendo tus fotos y leyendo tu post igual tengo que quitar la cruz a esta ciudad y visitarla ;)

    ResponderEliminar
  6. Jolin, que mala suerte lo de las fiestas, yo si tengo que elegir que me coincidan o no casi que prefiero que no... Me ha encantado el post porque no conocía nada Lerma, solo de nombre, de hecho nunca he estado en esa zona, solo de paso, así que me lo apunto para una escapada porque se ve un pueblo precioso :) Un abrazo fuerte!!!

    ResponderEliminar

Protección de datos: Según la nueva ley RGPD tenemos que informarte del uso que daremos a los datos personales que proporcionas. Tu e-mail será usado para enviarte las respuestas al comentario, en caso de que marques la casilla. El resto de datos (IP, país, navegador...) que recopila Blogger solo serán usados para las estadísticas internas de Blogger. Tus datos en ningún caso serán publicados ni cedidos a terceros.
Añadiendo tu comentario estás aceptando estos términos.