3/10/14

Por la Ribera del Duero: Caleruega y Peñaranda de Duero


Caleruega


Santo Domingo de Guzmán nace en Caleruega en el año 1170. Tras su muerte y posterior beatificación, se construye una iglesia en su honor en un solar de su familia, los Guzmán. En 1266 Alfonso X el Sabio, devoto de Santo Domingo, dona a las monjas dominicas de San Esteban de Gormaz este solar, para que constituyan un nuevo convento. En 1297 durante el reinado de Sancho IV, hijo de Alfonso X, se amplía la iglesia y se construye el claustro y el resto de las dependencias claustrales de lo que hoy es el Real Monasterio de Santo Domingo.


Monasterio de Santo Domingo de Caleruega

Para visitar el monasterio hay que entrar en el hall y tocamos el timbre que hay en la puerta de la izquierda. Hay que esperar un poco para que abran porque las monjas están haciendo sus cosas y a veces están en el otro extremo. Tras pagar la visita, vuelves al hall y esperas a que te abran el portón principal. La misma monja que nos atendió, nos da unas breves indicaciones del recorrido, también nos explica que las luces de las diferentes salas las debemos de encender y apagar nosotros mismos. Se despide dándonos una llave para cerrar el portón a la salida (que debemos devolverle en la puerta del principio) y nos deja solos en la visita.



Comenzamos viendo el claustro del siglo XIII, impresionante por su luz, su amplitud y lo bien cuidado que está. Se conserva una puerta ojival gótica y dos ventanales románicos. El claustro alto es del siglo XVIII.


Vimos la sala capitular convertida en exposición de obras de arte y donde están los restos del exterior de la sepultura de Leonor, hija de Alfonso X, enterrada en el Monasterio.

Después subimos a ver el museo instalado en una bonita sala gótica con muchas piezas traídas de San Esteban de Gormaz. Tiene documentos originales datados en los siglos XIII de Alfonso X el Sabio también tallas, pinturas y muebles.


Una vez acabada la visita volvemos al punto de partida, cerramos el portón y llamamos al timbre para devolver la llave que nos la cambia por la de la iglesia. Salimos a la calle para visitarla.



La iglesia es de finales del siglo XVI y tiene gran sobriedad. El retablo, de esta época, ha sido restaurado recientemente. En la parte trasera de la iglesia, hay una verja y tras ella, el coro del convento. Pasamos por la sacristía, en donde vemos un cristo gótico, y llegamos a la cripta, lugar exacto en donde nació Santo Domingo. Hay un pozo y una sepultura con una original escultura de cuatro frailes encapuchados en granito y alabastro.






Convento de los padres dominicos

Una vez acabada la visita retrocedemos apagando las luces a nuestro paso y devolvemos la llave en el convento (aprovechamos para comprar una pastas) y nos dirigimos al Convento de los padres dominicos en el que también hay una hospedería.


El conserje, nos explica que el convento de los hombres es de 1952, y nos conduce hasta el torreón de los Guzmán, que se encuentra en el centro del patio del convento, la torre formaba parte de una fortaleza y tiene 14x9 metros de base y 17 metros de alto. Nos da las llaves que abren el piso superior y subimos hasta arriba por las escaleras.
Las vistas del pueblo, del convento y de la ribera del Duero son inmejorables. La tercera planta tiene cuatro ventanas con vidrieras que representan escenas de la vida de Santo Domingo.




Iglesia de San Sebastián

Una vez abajo devolvemos las llaves y nos dirigimos en la plaza a la Iglesia de San Sebastián de principios del S.XII, es de estilo románico. De su estructura primitiva queda la torre, parte del arco de la puerta de entrada y una ventana bífora.



Peñaranda de Duero


Castillo de Peñaranda

Lo primero que hacemos es dirigirnos al castillo, en lo alto del pueblo. El original era del siglo X, pero el que vemos ahora es una remodelación del siglo XV. Tiene gruesos muros de sillería, y en el centro destaca la torre cuadrangular del homenaje y otros tres torreones cúbicos, dos de ellos a los lados del arco de entrada.


De aquí partía la muralla que rodeaba Peñaranda de Duero, de la que hoy solo se conserva el arco de Las Monjas. En el interior de la torre del Homenaje está el Centro de Interpretación del castillo, por supuesto y para no variar, lo encontramos cerrado, solo sabemos de su interior que en la planta más alta hay un mirador desde el que la vista debe de ser impresionante.





Plaza Mayor

Bajamos al pueblo y entramos en la Plaza Mayor en la que vemos bonitas casas con soportales. Destaca a la izquierda según entramos por el arco, el Palacio de los Condes de Miranda o de Avellaneda del siglo XVI. La fachada renacentista tiene sobre la puerta de entrada una decoración de escudos y adornos platerescos que llama la atención. Su patio interior es de dos plantas y en el centro un pozo. Cabe destacar del interior la escalinata de subida, el Salón de Embajadores y los artesonados mudéjares y renacentistas, azulejos y yeserías.

En la plaza vemos también el Rollo jurisdiccional de estilo gótico, y una fuente del siglo XVI. Y la joya de la plaza, la Ex-colegiata de Santa Ana, construida entre los siglos XVI y XVII. Para entrar hay que subir una escalinata con 8 columnas de mármol renacentistas. La portada es barroca imitando un retablo y está presidida por Santa Ana. En el interior llama la atención el cimborrio de 42 metros de altura, el órgano y el retablo. La torre mide 65 metros.






Tras la plaza está la farmacia mas antigua de España en funcionamiento, del siglo XVIII, tiene botica, laboratorio y jardín de plantas medicinales.

Monasterio de las Madres Franciscanas 

Y para acabar, vemos por la carretera general el Monasterio de las Madres Franciscanas Concepcionistas que comenzó a edificarse en 1528.

De camino a nuestro siguiente destino, paramos a hacer alguna que otra foto, estas dos son dos muestras del paisaje burgalés que nos enamoró.




Nuestro siguiente destino, Ucero y el Cañón del Río Lobos, en la provincia de Soria. Un destino también maravilloso.

¿Has estado en Caleruega y en Peñaranda de Duero?
¡Cuéntamelo!


Share:

9 comentarios:

  1. Pues que quieres que te diga todo precioso, me gusta especialmente la parte de Peñaranda de Duero y me he quedado con tu última foto por si me animo hacer un cuadrito.
    Un abrazo viajera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyy, si quieres te la mando con mayor resolución!
      Un saludo

      Eliminar
    2. Es bastante buena de resolución, gracias por ello, a ver si tengo animo y me pongo con los pinceles, besos.

      Eliminar
  2. Que interesante recorrido por nuestra historia medieval en esas tierras busgalesas, despues de leerte todo el recorrido, hasta me parecia que llevaba espada y armadura yo mismo, tus detallados y documentados relatos, si dan mucho juego. " Excelentes"
    La ultima foto es una pasada
    Un Beso Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Vaya reportajes que nos dejas.Estos pueblos son preciosos Carmen. La escultura de la cripta con poca luz dará un poco de miedo;))
    Estupenda vista desde el castillo es espectacular.Me gusta ese cielo redondo de la 19, buen enfoque.
    Buen fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco miedito daba hasta con luz Laura, además estábamos solos jejeje. Un beso

      Eliminar
  4. Cuánta riqueza patrimonial tenemos en España y qué pena me da que los centros de interpretación construidos en época de vacas gordas anden ahora cerrados. Con el paro que hay no entiendo tanta iglesia cerrada. Menos mal que vosotros os buscá´steis quien os diera la llave, pero no siempre es así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tawaki, realmante está abierta y tiene guía pero solo para grupos organizados, pero como nosotros sólo éramos dos, pues nos tocó verla solos. Pero te aseguro que tiene su encanto. Un saludo

      Eliminar

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.