Visita al Duomo de Milán y a sus terrazas

La catedral de Milán, o el Duomo de Milano, es una de las estampas más bonitas de la capital lombarda. Es una construcción admirable tanto por fuera como por dentro, y merece la pena visitar sus más de 10000 m² con detenimiento. Además de contemplar su arquitectura, puedes subir a su azotea y, entre pináculos y gárgolas, obtener las mejores vistas de la ciudad e incluso de los Alpes en días soleados. 


Un repaso rápido a la historia del Duomo de Milano

Antes de la existencia del duomo existió la Basílica de San Ambrosio, un templo construido en el siglo V, que acabó con los años siendo pasto de las llamas en un gran incendio. Las obras del edificio que vemos en la actualidad, comenzaron en el año 1386 de la mano del Duque Gian Galeazzo Visconti y del arzobispo de Milán, Antonio Saluzzo

Fue dedicada a Santa Maria Nascente, y consagrada en 1418. Las obras no acabaron del todo hasta el año 1965, por diferentes motivos como guerras o por falta de fondos. Por ello vemos la mezcla de estilos arquitectónicos, matices del gótico tardío, el gótico francés y el  estilo renacentista cuya mezcla resulta realmente bella. Trabajaron en ella casi 80 arquitectos, miles de artistas, escultores y trabajadores especializados.

Hay un dicho milanés para expresar que algo lleva mucho tiempo que dice: es más lento que la construcción del Duomo de Milán.

Veneranda Fabbrica del Duomo

El Duque Gian Galeazzo Visconti creó la institución llamada “Veneranda Fabbrica del Duomo” una institución secular independiente de la Iglesia y financiada por ciudadanos privados, para hacerse responsable de todo lo referente a esta. Sigue en la actualidad y seguirá a perpetuidad trabajando para mantener su piedra en buen estado y reluciente.

El mármol de la catedral de Milán

El Duomo es un edificio de ladrillo cubierto de mármol rosado. Éste es de la población de Condoglian, que se encuentra junto al lago Maggiore. Y para traerlo a la ciudad, fueron construidos los navigli (canales). Las piezas eran llevadas a través del Naviglio Grande, hasta el estanque de San Eustorgio y a partir de allí por tierra hasta la obra. 

La fachada del Duomo

Su imponente fachada principal tiene una superficie de 4500 m² y su revestimiento de mármol se completó en la coronación de Napoleón Bonaparte el 26 de mayo de 1805. 

Duomo de Milan

Duomo de Milan

Duomo de Milan




Sería interminable hablar de todos sus detalles, porque como ves, prácticamente no queda ni un solo hueco que no tenga una repisa con una estatua, un arco, una vidriera o algún tipo de adorno o de ornamentación. Y aunque no lo parezca, las estatuas grandes, miden algo más de dos metros.

Detalles del Duomo de Milan

Detalles del Duomo de Milan

Detalle de a fachada del duomo

Cuenta también con cinco grandes puertas de bronce, la principal, al igual que el Duomo, está dedicada a la Virgen María, y narra su vida. 

Detalles del Duomo de Milan

Detalle de las puertas de la Catedral de Milan

Detalle de las puertas de la Catedral de Milan

Si quieres volver a Milán tienes que tocarle el pie a Jesús preso en la columna y al carcelero, si te fijas en la siguiente foto, notarás que brillan más que el resto.

Detalle de las puertas de la Catedral de Milan

El interior de la Catedral de Milán

El duomo tiene 157 metros de largo y una capacidad para 40000 personas, así que te imaginarás su tamaño interior. Las cinco puertas ya nos han dado la pista de que consta de cinco naves separadas por gruesos pilares. La central y dos laterales a cada lado y más de 45 metros de altura que le da una amplitud increíble. 

Interior de la Catedral de Milán

El presbiterio está compuesto de un coro, dos púlpitos y dos órganos. Has de fijarte en una pequeña bombilla roja sobre el altar, allí se guarda uno de los clavos de la crucifixión de Cristo. Éste se baja de este lugar durante el “Rito della Nivola” (momento en que la luz está apagada).

Interior de la Catedral de Milán

Muchísimo es lo que en ella puedes ver en estas cinco anchas naves, también encontrarás algunos andamios, ya que como ya te comenté antes, la catedral está en continua limpieza y restauración. 

Impresionantes monumentos funerarios, sepulcros, los sarcófagos de los arzobispos Ottone y Giovanni Visconti del siglo XIV, o los de de Alberto da Intimiano y Marco Carelli

Interior de la Catedral de Milán

Llama muchísimo la atención de San Bartolomé desollado, de Marco d'Agrate, su figura es una clase de anatomía con todos los músculos a la vista. 

San Bartolomé desollado, de Marco d'Agrate

También puedes ver un Baptisterio paleocristiano del siglo IV. El Tesoro del Duomo, y la cripta donde se encuentra la Capilla de San Carlos Borromeo con sus restos, que tan solo los pudimos ver tras una pequeña ventana del interior de la catedral.

Duomo de Milán

Y no dejes de fijarte en los techos de las naves laterales, ya que la humedad ha estropeado los de la nave central. Obsérvalos bien porque se trata de trampantojos, y su relieve no es tal, es pintura. Alucinante ¿verdad?

Pinturas del techo de la catedral de Milán

Y también en las enormes vidrieras que colorean las paredes e iluminan el interior, dicen que las del coro que son unas de las mayores del mundo. 

Vidrieras del duomo de Milán

Y no dejes de fijarte también en los suelos, hacen bellos dibujos con mármoles de tres colores diferentes. Entre ellos, y cerca de la entrada hay un reloj de sol colocado por Astrónomos en 1768. Un rayo de sol que entra por un agujero en la pared opuesta, ilumina un punto en la lámina de cobre en forma de meridiano, con los signos del zodíaco a los lados.

Suelo y reloj de la catedral de Milan

Las terrazas del Duomo de Milán

Ahora salimos de la catedral para acceder a su tejado, puedes elegir subir por las escaleras o pagar un poco más y subir en el ascensor, tú decides. En todo caso no lo dudes ni por un momento porque realmente merece la pena caminar por el tejado y admirar de cerca la gran cantidad de estatuas, agujas y gárgolas que la adornan, no te preocupes, porque el paseo es totalmente seguro.

Si te fijas, hay nombres de personas en pequeñas inscripciones de algunos de los pináculos, son personas que han donado dinero para su restauración, así que, si quieres aparecer en uno de ellos, ya sabes.

Donación para la restauración de la catedral de Milán

La Madonnina

En el pináculo más alto, a 108,5 metros de altura, se encuentra la  Madonnina, figura de cobre dorado de la Virgen María. Tiene la mirada hacia el cielo y los brazos abiertos, pidiéndole a Dios la protección sobre la ciudad. Fue colocada en 1774 no fue colocada sobre la aguja mayor y es desde entonces la imagen protectora de los milaneses, que además se ve desde muchos puntos de la ciudad.

La Madonnina de la catedral de Milán

La Madonnina de la catedral de Milán y las agujas

El número de agujas y estatuas del exterior de la catedral de Milán, oscilan dependiendo de la fuente donde lo leas. Rondan entre 135 agujas y 2245 estatuas y 100 gárgolas las que adornan todo su perímetro exterior.


Duomo de Milán


Duomo de Milán

Duomo de Milán

Duomo de Milán

Detalle del tejado del Duomo de Milán

Gian Galeazzo Visconti

En una de las agujas, observarás la figura de un caballero que porta una bandera y que observa la ciudad. Se trata de Gian Galeazzo Visconti, primer duque de Milano, amante de la ciudad y de su Duomo y el primero en concebir un nuevo modelo innovador para ocuparse de su construcción y recaudar los fondos necesarios para sostener el Duomo. 

Gian Galeazzo Visconti, Duomo de Milán

Desde las terrazas de la Catedral de Milan, además de poder contemplar de cerca esta magnífica obra, podrás contemplar los 360º de las vistas de la ciudad desde lo alto. Algo realmente espectacular, incluso se pueden ver los Alpes en días soleados. 

Catedral de Milán

Catedral de Milán

Catedral de Milán

Catedral de Milán

Ahora mismo hay una parte en obras, pero cuando no las hay, aquí arriba se colocan gradas para escuchar conciertos, debe de ser algo realmente maravilloso escuchar música tan cerca del cielo.

DATOS PRÁCTICOS PARA TU VISITA AL DUOMO


La visita a la catedral es algo que no olvidarás con facilidad. Hay muchísimas opciones, puedes hacerlo por libre o en una visita guiada, escoger lo que más te gusta o verlo todo. 
Nosotros hicimos una visita guiada evitando colas para entrar y subiendo al tejado en ascensor, no teníamos tiempo que perder. Reservamos online con Musement y la verdad es que estamos encantados tanto de la guía, una italiana llamada Elena muy graciosa, como de la seriedad de la empresa y lo intuitiva que resulta la web. 


Musement ayuda a los viajeros con una amplia selección de tours, actividades, eventos temporales, entradas exclusivas en todo el mundo, con asistencia telefónica las 24 horas, todos los días. No se puede pedir más.

Hombros y piernas tapadas

Recuerda que en la mayoría de las iglesias italianas has de ser "decoroso" con la ropa que lleves puesta. Las mujeres deben de taparse los hombros, y las piernas en caso de ir en pantalones cortos. Y los hombres, los hombros si van de tirantes. 
Venden unos chales de papel en el sitio donde se saca la entrada, pero, ojo porque si tienes que dar la vuelta a comprar uno, tienes que hacer la cola de nuevo. Te recomiendo llevar tu propio foulard.

HORARIOS 

Catedral y terrazas: Todos los días de 8 a 19

¿Cómo llegar a la catedral de Milán?

La Piazza del Duomo de Milán es el centro de la ciudad y llegar es muy fácil. Justo delante hay una parada de metro con nombre Duomo, el metro tiene pocas líneas y es sencillo de utilizar.

Y si te viene mal, también hay tranvía con un montón de líneas que llegan a él, consulta dependiendo donde estés la que mejor te viene. Por ejemplo, las líneas 2, 3, 14 y 24, tienen parada en el Duomo.



¿Dónde está?



Y hasta aquí todo lo que te podemos contar sobre el Duomo de Milán, una visita realmente maravillosa, que te recomendamos.

¿Has estado en Milán? ¿Conoces el Duomo? Cuéntamelo dejándome un comentario, y si te ha gustado este post, compártelo en tus redes sociales con uno de los botones de más abajo, te lo agradeceré.

Publicar un comentario

3 Comentarios

  1. Nos encanta el Duomo de Milán. Para hacer redonda la visita nosotros recomendamos llegar en metro y subir por las escaleras que dan a la plaza a una hora que el sol pegue en la fachada del Duomo. Sencillamente increíble.

    ResponderEliminar
  2. Precioso el Duomo. Era uno de mis sueños verlo en persona y lo cumplí, pero a medias, y es que cuando llegamos, ya no admitían más personas en la cola (eran las 17.30h y la cola era tremenda), y por lo visto cerraban la cola para que diese tiempo a toda esa gente a entrar y cerrar a las 19h. Fue una pena, porque sólo íbamos a estar una tarde en Milán..., pero me quedó el consuelo de que lo vimos sin andamios, perfecto! y además llovió y la plaza se quedó sola y pude hacer unas fotos aceptables, aunque con lluvia jeje. Tenemos pendiente volver todo un fín de semana y visitar la catedral y sus terrazas. Gracias por este post tan bonito.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda una maravilla. Como bien dices, seria interminable hablar de los detalles que tiene el Duomo, porque seria casi imposible describirlos todos. Nosotros optamos por subir al tejado por las escaleras y es verdad que puede parecer algo inseguro, más si viajas con una pequeña que no se puede estar quieta de 2 añitos jejeje ¡Gran post! Nosotros también solemos utilizar los servicios de Musement, y siempre hemos terminado muy contentos. ¡Saludos! :)

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.