12/1/17

La Ermita de San Frutos, mirador de las Hoces del Duratón

El Parque Natural de las Hoces del río Duratón, es una zona de la provincia de Segovia con impresionantes cañones que el río ha ido escavando en la roca. Esto le da a la zona una belleza especial a la que se le une la magia de la Ermita de San Frutos, su mejor mirador.

La ermita de San Frutos, mirador de las Hoces del Duratón

Al valor natural del Parque Natural de las Hoces del río Duratón hay que sumarle el arquitectónico de la ermita de San Frutos, el del casco histórico de  la villa de Sepúlveda, o cuevas eremíticas como la de los Siete Altares. Arqueología e historia encerrada en el interior de la garganta.

¿Cómo llegar?

Tras dejar atrás la villa de Sepúlveda, donde tenemos el hotel, nos dirigimos a ver la ermita de San Frutos. Para llegar tomamos la SG-V-2323, después hay que desviarse por la SG-V-2418 hasta Villaseca y una vez allí, hay que tomar la calle iglesia o camino a la ermita de San Frutos. En ese punto comienza una pista de 4 kilómetros bastante mala, y que conduce directamente al aparcamiento.

Tan solo nos separan unos 900 metros de la ermita, que hay que hacer caminando, durante el trayecto ya comenzaremos a disfrutar del paisaje. Un poco antes de llegar, hay un mirador desde el que podrás obtener diferentes perspectivas de los meandros del río Duratón, observar la erosión del río, los impresionantes cortados en la roca, y al fondo el embalse de Burgomillodo.

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

La ermita de San Frutos se encuentra en una península que forma un meandro del río, sobre el cañón.
Frutos y sus hermanos Engracia y Valentín procedentes de una familia visigoda noble, se retiraron a estas tierras donando sus pertenencias a los pobres para meditar. Frutos obró varios milagros en la zona y allí permaneció hasta su muerte a los 73 años. Sus hermanos en ese momento se marcharon a Caballar, cerca de Turégano, donde fueron capturados y martirizados por los moros.
Ya casi llegamos al conjunto, para acceder hay que atravesar un puente de piedra construido en el siglo XVIII sobre una grieta llamada La cuchillada de San Frutos. Cuenta la leyenda que esta grieta fue abierta por San Frutos con su bastón para proteger tras ella a un grupo de cristianos de los sarracenos.
Hay aquí una cruz de hierro forjado sobre un pedestal de piedra con las siete llaves de Sepúlveda grabadas. Esta conmemora desde el año 1900 una peregrinación al lugar.

El número siete lo veremos repetido en las Hoces:
Los siete milagros de San frutos.
Las siete puertas de Sepúlveda.
La cueva de los Siete Altares.

Ahora veremos los restos del monasterio benedictino, la ermita, y a sus pies varias tumbas antropomórficas de la edad media, que fueron reutilizadas por los monjes.

La iglesia se encuentra edificada sobre restos de otro templo anterior y se empezó a construir en el 1093, siendo consagrada en el 1100. Una de las entradas se encuentra tapiada, la otra se encuentra en la fachada norte, y está decorada con tres arquivoltas y guardapolvo sobresaliendo de la fachada. Por encima hay una pequeña ventana de arco de medio punto en la que vemos taqueado jaqués. El templo se reformó a principios del siglo XVIII y se le hizo un nuevo retablo, que es el que vemos en el altar.

En el año 1126 se anexionó el lugar al Monasterio de Santo Domingo de Silos y se hizo el pequeño monasterio, los monjes estuvieron en el lugar hasta que la desamortización de Mendizábal en 1834 los obligó a abandonarlo, esto unido a un incendio posterior, convirtió el lugar en la ruina que hoy en día vemos. Se pueden intuir las formas del monasterio, las habitaciones de los monjes, algunas dependencias, las caballerizas, el pajar y el gallinero.

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Tras recorrer las dependencias dimos un agradable paseo por los alrededores, nos acercamos hasta el borde del acantilado para contemplar este paisaje único del que no nos cansamos, y admirar una vez más las caprichosas formas del río sobre el que se elevan los impresionantes cortados de roca que en algunos lugares, alcanza más de 100 metros de desnivel. Hay al fondo un pequeño cementerio, y junto a él en una pequeña construcción donde estuvieron las tumbas del santo y sus hermanos. 

San Frutos
 es el patrón de la provincia de Segovia,
 el  25 de octubre se celebra una fiesta en su honor

El parque natural de las Hoces del Río Duratón

El Duratón es un afluente del río Duero y junto con sus hoces fueron declarados parque natural de Castilla y León en 1989. El parque tiene 5000 hectáreas repartidas entre los municipios de Carrascal del Río, Sepúlveda y Sebúlcor.

Flora y fauna

En el lugar podemos disfrutar de la flora y la fauna y ver a los buitres sobrevolando por encima de los acantilados y en ocasiones, por encima de nuestras cabezas.
Las especies vegetales de las hoces están adaptadas a inviernos muy fríos y veranos muy secos y calurosos, predomina la sabina albar y el enebro de la miera. En cuanto a la fauna, veremos el buitre leonado, el alimoche, águilas reales y halcones peregrinos.

Ermita de San Frutos, Hoces del Duratón

Piragüismo

Varias compañías de piragüismo alquilan canoas y hacen rutas guiadas por las hoces. Las aguas del Duratón son muy tranquilas y puedes subirte a una embarcación de una, dos o tres plazas con un monitor que te hará de guía. Sin duda una actividad de lo más interesante.

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

Hoces del Duratón

Convento de Nuestra señora de los Ángeles de la Hoz

En otra de las penínsulas que forma el Duratón, un poco al sur, se encuentra el Convento de Nuestra señora de los Ángeles de la Hoz.
Fue fundado en el siglo XIII. A finales del siglo XV se produce un derrumbe del que solo quedó la iglesia. Varias restauraciones y ampliaciones son llevadas a cabo primero por Isabel la Católica, y después por Felipe II que lo convirtió en el primer colegio de misioneros españoles. Pero tras la desamortización de Mendizábal en 1835 se abandonó, y tras la construcción del embalse de Burgomillodo, su entrada quedó inundada quedando aislado.
Es por ello por lo que solo se puede llegar a él en piragua o a pie por una senda de unos 5 kilómetros y sólo es accesible cuando el nivel del agua del embalse es más bajo.

En septiembre de 2012 fue nombrado Bien de Interés Cultural, y en Sebúlcor, localidad a la que pertenece, hay una asociación de Amigos del Convento de la Hoz que organiza eventos para poder recuperarlo.

Convento de Nuestra señora de los Ángeles de la Hoz, Segovia

Convento de Nuestra señora de los Ángeles de la Hoz, Segovia

Convento de Nuestra señora de los Ángeles de la Hoz, Segovia

Convento de Nuestra señora de los Ángeles de la Hoz, Segovia

Convento de Nuestra señora de los Ángeles de la Hoz, Segovia

Rutas de senderismo 


Ruta de la molinilla: Comienza en el puente de Villaseca y son tan solo 4 kilómetros de ida y vuelta por una senda prácticamente llana, que llega hasta la Presa de la Molinilla y a la que podemos añadir unos metros más en dirección contraria para acercarse a la Ruta de los siete altares.

Senda de la Vega: Discurre entre la presa de Burgomillodo y el área recreativa de Carrascal del Río. 9 kilómetros de ida y vuelta.

Ruta larga: Discurre entre puente de Villaseca, pasando por la ruta de los siete altares y acabando en el Puente de Talcano junto al que se puede ver un meandro abandonado del río Duratón. Son 24 kilómetros de ida y vuelta y se puede hacer en bicicleta. 

La Ruta larga discurre por Zonas de Reserva, entre el 1 de enero al 31 de julio, ya que es época de cría de rapaces, hay que solicitar un permiso en la Casa del Parque de Sepúlveda antes de realizar la visita (teléfono 921 540 586).

Y este fue el recorrido por estas magníficas hoces que como ves tienen mucho para ver y disfrutar. Hicimos varias rutas, nos queda pendiente esperar a una época en que el río esté bajo para acercarnos caminando al Monasterio de la Hoz.

FUENTES:  Segovia un buen plan 

¿Qué te ha parecido? ¿Has estado?
Déjame un comentario contándomelo 
Share:

23 comentarios:

  1. Una entrada preciosa, tan completa y apetecible como siempre. Hace demasiados años que estuve por allí. Como vosotros, yo tampoco me canso de ver esos paisajes y monumentos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tawaki, la verdad es que a nosotros nos encantó, y como ves el tiempo nos acompañó. Un abrazo

      Eliminar
  2. Pues una zona que no conozco, aunque sí de oídas, y ya me habían dicho que era muy bonita y lo corroboro con tu post. Me han encantado las fotos del meandro del río, ciertamente parece un fiordo pero a la sureña, y la ermita. Me lo apunto para una escapadita desde madrid. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patri! La verdad es que desde Madrid lo tienes muy a mano, y Sepúlveda es un sitio estupendo para hacer el "campamento base" y recorrer toda la zona. Un beso

      Eliminar
  3. Hello Carmen,
    These shots are really amazing. What a great place.
    So wonderful and very impressive to see this beautiful area.
    That must be fantastic to see all in real and enjoy the view from that high point over this area. Your pictures are so well done with the wonderful blue sky.

    Hugs, Marco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yes Marco, the weather was fantastic that day! Hugss!!

      Eliminar
  4. Andaa que zona mas guapa, puff cuanto nos queda por conocer aun de nuestra tierra, que preciosos meandros hace el rio Duraton, y esa capilla, que retablo aunque sencillo guapo de veras.
    Otro espectacular reportaje de una zona que no sabia que existiera, algun dia tendras que pasarme los tracks de todas esas rutas, jeje.para cuando tenga algo de tiempo libre poder conocer.
    Un Abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda que no tienes tu kilómetros por allí para gastar suela!!! Seguro que te encantaría. Un abrazo Luis

      Eliminar
  5. Me encantan estas rutas senderistas que nos propones. Había oído hablar de las Hoces del Duraton, pero jamás de esta ermita. Que sensación de placidez!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un precioso lugar para emplazar la ermita sin duda! San Frutos supo escoger bien ;) Un abrazo Jordi

      Eliminar
  6. Este rincón segoviano tiene un encanto especial, además se suma el fantástico enclave con las vistas y la posibilidad de hacer desde esa ruta que propones a los paseos en piragua. Esto último no lo he hecho nunca, pero creo que este verano va ser el momento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también le tengo ganas a la piragua. Siempre tengo ganas de hacer el Sella, pero creo que empezaré por el Duratón, que parece bastante más tranquilo ;) Un abrazo

      Eliminar
  7. Una ruta preciosa por la que anduve hace ya demasiados años. Me ha gustado recordarla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. veo que lo dices con cierta nostalgia, vas a tener que volver Ambar! Un abrazo

      Eliminar
  8. Una ruta muy bonita de las que a un buen andador no hay que perderse.
    La vistas son muy buenas, así que la capilla de la Ermita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los monjes seguro que estuvieron encantados de tener el monasterio en un sitio tan bonito. Un abrazo!

      Eliminar
  9. Qué fotos más bonitas!! Hace tiempo que había oído hablar de las Hoces del Duratón, aunque no había leído nada de la ermita de San Frutos. La verdad es que lo tengo en mi lista de excursiones desde Madrid que quiero hacer. A ver si este año puedo ir a verlo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes taaaaanto cerca de Madrid, que no se yo si vas a poder jajaja. Un abrazo!

      Eliminar
  10. ¡¡Que lugar mas bello Carmen!! Me encantaría hace este viaje, pues solo por contemplar el paisaje merece la pena. Gracias por compartir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, sentados allí en unas piedras contemplando el paisaje se nos pasó el tiempo sin darnos cuenta en un momento. Un beso Conchi

      Eliminar
  11. Qué bonito lugar y qué curioso el convento, ojalá la asociación lo pueda recuperar completamente! También nos apuntamos la idea del piragüismo! Tendremos que dar un salto por allí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuidado con los saltos María, que la altura es considerable jajaja. Lo del piragüismos tiene es una pasada! Un abrazo

      Eliminar
  12. Sinceramente no conocía para nada la zona pero tiene una pinta estupenda. Después de leer el relato y con todas esas preciosas fotos sin duda a más de uno nos han entrado ganas de ir a verlo en persona :-)

    ResponderEliminar

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.