23/6/16

Dijon, ciudad de arte y de historia

Dijon, atrae a miles de visitantes al año gracias al legado de los duques de Borgoña. La ciudad de arte y de historia, reúne impresionantes edificios y museos, una rica vida cultural y una universidad de renombre. Es capital de un poderoso ducado europeo de finales de la Edad-Media, y mundialmente famosa por su mostaza, su exquisito vino de Borgoña y su pain d'épices.


Dijon, ciudad de arte y de historia

La ciudad es muy cómoda de recorrer ya que el centro es muy llano. Existe una forma muy fácil y divertida de ver todos y cada uno de los atractivos turísticos de la ciudad ya que hay una ruta señalizada en el suelo con una placas de bronce con el símbolo de la ciudad "La Chouette" y con la dirección a seguir.

Nosotros comenzaremos descubriendo su centro neurálgico: la Plaza de la Libération. Muy espaciosa y de estilo neoclásico. Tiene forma semicircular y se encuentra presidida por el Palacio de los Duques a un lado y al otro edificios con bonitas arcadas curvadas, repletas de tiendas y restaurantes. Fue diseñada por el arquitecto de Versalles Mansart y llevada a cabo por su alumno Robert de Cotte en 1701.

Palacio de los Duques y Torre de Felipe el Bueno, Dijon

Plaza de la Liberacion de Dijon

Del Palacio de los Duques y de los Estados de Borgoña, lugar donde estos tenían su corte, solo queda una parte incrustada entre una bella construcción de estilo clásico. En ella está el Ayuntamiento, el Archivo Municipal, la oficina de turismo y el Museo de Bellas Artes, uno de los más importantes del país.
En el centro del conjunto se alza la Torre de Felipe el Bueno (Tour Philippe le Bon) de 1460. Tiene 46 metros de altura y tras subir sus 316 escalones podrás admirar las fantásticas vistas a la ciudad y sus alrededores. 
Consulta aquí los horarios.

Abandonamos por un momento la plaza para ver el Palacio de Justicia, hay que tomar una de las calles que salen de la Plaza de la Liberación: la Rue de Palais. El palacio fue el antiguo Parlamento de Borgoña desde 1354 a 1480 y en la actualidad Corte de apelación de Dijon.

Palacio de Justicia de Dijon

De nuevo en la Plaza de la Liberación nos dirigimos a la Rue Rameau (la de la derecha). Un doble portón en el palacio, nos conduce a un gran patio interior conocido como Cour de Bar. En el interior podemos ver una torre que mandó construir en el siglo XIV Felipe el Atrevido y en la que estuvo prisionero el rey Renato el Bueno, duque de Bar que da nombre a la plaza. También la hermosa escalera de Bellegarde del siglo XVII y las cocinas ducales con seis grandes chimeneas.

Cour de Bar de Dijon

Y por supuesto el Museo de Bellas Artes, un viaje a través del tiempo y de la historia en el que podemos ver el interior del palacio con obras de pintura, escultura, armas y joyas. Destaca La salle des gardes, con el impresionante mausoleo de los duques de Claus Sluter finalizada en 1405. También merece la pena detenerse a observar con calma los magníficos retablos flamencos dorados de  Rogier van der Weyden y el tríptico de Jacques de Baerze y Melchior Broederlam del siglo XIV.

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

Museo de Bellas Artes de Dijon

La entrada al museo es gratuita, has de sacar un ticket y pasar por un pequeño control de seguridad para acceder al interior. Hay taquillas para dejar los bultos grandes.
Consulta horarios y exposiciones temporales aquí.

Continuando por la Rue Rameau, el siguiente edificio que nos encontramos es el Gran Teatro de Dijon, de estilo neoclásico y construido en 1828 en el lugar donde se encontraba la capilla del palacio de los Duques.

Gran Teatro de Dijon

Un poquito más adelante, está el Museo Rude, alojado en la iglesia desacralizada de Saint-Etienne, de mediados del siglo XI y reconstruida en el XVIII. En él se exponen las principales obras del escultor François Rude. Destaca el bajorrelieve del Arco de Triunfo de l'Etoile, conocido como "La Marsellesa".


Museo Rude de Dijon

Al fondo se encuentra la Iglesia de Saint Michel que se comenzó en el siglo XV siendo finalizada en el XVII por lo que es una mezcla de estilos gótico flamígero y renacentista.

Iglesia de Saint Michel de Dijon

Iglesia de Saint Michel de Dijon

Iglesia de Saint Michel de Dijon

Nos dirigimos desde allí a la Plaza de los Duques de Borgoña, parte trasera del palacio y otro acceso al Museo de Bellas Artes. Desde aquí obtendrás otra panorámica de la Torre de Felipe el Bueno. Hay un bonito estanque, algunas ruinas de la antigua construcción y bonitas casas medievales muchas con entramado de madera. En esta zona hay callejuelas y plazas que merece la pena ver, con la suerte de que la mayoría de ellas son peatonales. Muy cerca se encuentra la Rue Chaudronnerie donde podemos ver entre otros un bonito edificio: la Maison des Cariatides.

Torre de Felipe el Bueno de Dijon

Maison des Cariatides de Dijon

Por detrás está la Rue de la Chouette, también con bonitos ejemplos de casas medievales, en ella destaca el Hôtel de Vogüe, mansión particular construida en 1614 con una mezcla de estilos clásico y renacentista. Su portada de acceso da a un bonito patio por el que se accede al interior en el que hay exposiciones de arte temporales, ya que en la es sede del servicio de arquitectura y de asuntos culturales de Dijon. Para los cinefilos, decir que aquí se rodó una escena de "Cyrano de Begerac" de Jean-Paul Rappeneau.

Hôtel de Vogüe de Dijon

Junto a este palacio está el ábside de la Iglesia de Notre Dame, bordéala por la derecha y en el muro de esta, encontrarás la escultura de una pequeña lechuza: es la chouettesímbolo de la ciudad.  Trae suerte tocarla, así que ya sabes, pero si vas en verano prepárate para hacer cola. La pobre lechuza ha perdido casi la forma con tanto manoseo.

Ahora llegamos a la sorprendente fachada de la iglesia de Notre Dame, edificada entre 1230 y 1250. Tiene tres plantas: la base tiene tres grandes arcadas y un porche bajo el que se encuentran las tres portadas. Por encima, dos galerías de arcos sobre finas columnas enmarcadas por tres hileras con 51 falsas gárgolas que representan seres humanos, animales y monstruos.
Dos altas torres deberían haberse levantado sobre el conjunto, sin embargo el remate son dos pequeñas torrecillas y un campanario con un curioso reloj compuesto por cuatro autómatas que tañen las campanas con su martillo, es otro de los símbolos de la ciudad: el Jacquemart. Fácil de reconocer porque es el que está a la izquierda fumando en pipa. 

La Chouette de Dijon
La Chouette e Iglesia Notre Dame de Dijon

Iglesia Notre Dame de Dijon

Por los alrededores de la iglesia hay bonitas calles peatonales como la Rue des Forges con preciosas casas y mansiones, como la Maison Maillard, el Hôtel Chambellan, el Hôtel Auriot y el Hôtel Morel-Sauvegrain. Nos dirigimos ahora por ella al cruce con la Rue de la Liberté donde se forma una preciosa plaza muy animada rodeada de bonitas casas de entramado de madera con restaurantes y terrazas y un carrusel en el centro. Es la Place François Rude, en el centro, junto a un alegre carrusel, una fuente con un viñador pisando uvas: es el "Bareuzai". Tras una parada obligada para "reponer fuerzas" en la plaza, nos dirigimos a la calle principal de la ciudad.

Place François Rude de Dijon

Una vez en este punto de la Rue de la Liberté, si girásemos a la izquierda, regresaríamos a la Plaza de la Liberación, pero giraremos a la derecha. En esta calle se encuentran la mayoría de las tiendas de moda de las que solemos encontrar ya en todas las grandes ciudades europeas alojadas en bonitos edificios.

Rue de la Liberté de Dijon

Rue de la Liberté de Dijon

Antes de continuar por ella nos desviamos por un momento a la derecha por la Rue du Chateau para llegar a la Place Grangier, lugar donde había un castillo. Domina el estilo Art Deco y Art Nouveau y restaurantes, hoteles y tiendas de lujo. Dos bellos edificios destacan entre todos los demás, estos son del mismo arquitecto: Louis Perreau. En uno se encuentra el edificio de correos (la Poste) y el otro tiene originales tejados con forma de pagoda.

Place Grangier, edificios de Louis Perreau en Dijon

Regresamos a la Rue de la Liberté y llegamos hasta el final donde se abre la Place Darcy presidida por un arco de triunfo de estilo neoclásico hecho en honor del Príncipe de Condé, gobernador de Borgoña. Al fondo un tranquilo jardín con un estanque invita  a tumbarse en el cesped a tomar el sol, es el Jardín Darcy, primer jardín público de la ciudad diseñado por Henry Darcy para abastecerla de agua potable en 1838.

Place Darcy y arco de triunfo de Dijon

Jardín Darcy de Dijon

Bajamos ahora por la Rue del Doctor Maret hasta llegar a la Catedral de Saint-Bénigne. Es de estilo gótico que se construyó en 1280. Destaca su afilada torre que se ve desde casi toda la ciudad con 93 metros de altura, y bajo ella, su tejado multicolor. Se puede visitar la cripta románica que se encuentra en el subsuelo y que contiene los restos de un sarcófago del siglo II.
San Benigno llegó a las Galias para evangelizar Dijon, donde fue martirizado, convirtiéndose el lugar de sepultura en un centro de peregrinación. En este lugar se hizo un oratorio y una basílica que acabó siendo la catedral que hoy en día vemos.
Catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Crita de la catedral de Saint-Bénigne de Dijon

Muy cerquita hay dos iglesias más, la de Saint Philibert de origen románico construida en el XII con un campanario gótico de principios del XVI. Y un poco más allá, la Iglesia Saint-Jean, desacralizada en la que se encuentra el Théâtre Dijon Bourgogne, centro dramatico national.


A las afueras de Dijon se encuentra la Cartuja de Champmol, un gran monasterio de cartujos fundado el 1383 por el duque Felipe II de Borgoña para alojar el panteón familiar. Destaca en el conjunto el Pozo de Moisés, de Claus Sluter, que se encuentra en el centro del claustro del monasterio. Alrededor de este calvario hexagonal se encuentran las impresionantes figuras de los profetas: Moisés, David, Isaías, Jeremías, Zacarías y Daniel.

Cartuja de Champmol de Dijon

Pozo de Moises de la cartuja de Champmol de Dijon

En los alrededores de la plaza Francois Rude, por ejemplo, se pueden degustar las especialidades de Dijon. Como bien es sabido los vinos de la Borgoña son conocidos mundialmente, como también lo son sus mostazas. Podrás degustar platos cocinados con ellas en todos los restaurantes y por supuesto comprar unos botes para traer a casa. Nosotros compramos unos cuantos en una tienda que se encuentra en la Rue de la Chouette, casi en frente de donde se encuentra la lechuza. Puedes probarlas, las hay de todos los sabores. Por supuesto no tienen nada que ver con las que tomamos por aquí, merece la pena hacer una pequeña degustación o como nosotros comprar un lote con unas cuantas diferentes y descubrir sus sabores en casa tranquilos.

Este es el mapa de Google earth con el recorrido que hicimos y los puntos más importantes marcados.


Share:

26 comentarios:

  1. Hello Carmen,
    Very nice pictures.
    Great all these wonderful places and the cozy shopping streets. You have seen many places, that muist be great!!
    I am just back from a holiday in Spain. The weather was very well. And I have made a visit again to Tarragona. A very nice place and I remember your post of that city when you were there too.

    Sweet greetings,
    Marco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I love Tarragona Marco! it's a very good choice for a summer hollidays! Groetjes!

      Eliminar
  2. Otro rincón de Francia interesante a visitar.
    El museo de Bellas Artes me ha cautivado el mausoleo de los duques de Claus Sluter, cuanto detalle encierra y que delicadeza.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una maravilla, hacía tiempo que no vsitaba un museo que me gustase tanto como este. Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Carmen,

    me ha encantado Saint Etienne, las casas medievales y la Place Darcy. Este viaje me huele a encanto especial y a juventud.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorprende ver la cantidad de gente joven que hay en estas poblaciones universitarias francesas. La que más nos sorprendió de este viaje fue esta y Tours. Un abrazo Tania

      Eliminar
  4. Hola Carmen,

    me ha encantado Saint Etienne, las casas medievales y la Place Darcy. Este viaje me huele a encanto especial y a juventud.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Necesito que la vida sea mucho más larga, para que me de tiempo a visitar tantas cosas hermosas como nos traes Carmen, Dijon es un encanto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yaaaa es verdad Conchi, yo tengo una lista de destinos pendientes imposible de hacer :(
      Hay que echar la loto jajajja

      Eliminar
  6. Qué bueno Carmen, el otro día comentaba con mi pareja que tenemos que ir a Dijon, le encanta la mostaza jajaja!!
    Reconozco que apenas sabía nada y me gusta lo que he aprendido leyéndote.Apuntada en la lista ;)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si le gusta la mostaza, este es su destino Maruxaina jajajaja

      Eliminar
  7. Que hermoso! Me quede enamorada del edificio de la farmacia. Cuanto encanto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda el más bonito y más concurrido de la ciudad Andrea. Un beso

      Eliminar
  8. Carmen, nos has dejado claro que Dijon es mucho más que mostaza. Me ha gustado mucho ese Museo de Bellas Artes, y lo mejor, que sea gratis ;)
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorprendente que un museo de esa categoría sea gratis. Son cosas de agradecer en un viaje largo, al principio pagas todo lo que te encuentras de camino, pero llega un momento en que empiezas a plantearte entrar o no hacerlo en algunos lugares. Un abrazo

      Eliminar
  9. Bueno pues ya conozco un poco de Dijon, y parece muy bonito, ese museo de Bellas Artes estará muy bien de visitar si algún día me acerco , y por supuesto ese Borgoña también .
    Estupendo reportaje Carmen.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Ya me habían dicho que tenía mucho que ver, cosa que he podido comprobar con tu documentada aportación. Algún día iré, pero de momento tiene que esperar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes muchos por delante no?? jajajaja. Un abrazo

      Eliminar
  11. Sabía de la existencia de la mostaza de Dijon pero no que la población valiera la pena. Tampoco que hubiera un arco de triunfo. Cuando estuve buscando docuementación acerca de arcos del triunfo no recuerdo haber encontrado el de Dijon. Y las casas con entramados de madera, tan auténticas como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el de Marsella?? Había uno bastante grande cerca del hotel donde nos alojamos. Un abrazo

      Eliminar
  12. De esta zona no conozco nada. Pero me ha encantado, esas casas tan características tengo que conocerlas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una población a la que merece la pena ir sin duda Vero. Un saludo

      Eliminar
  13. ¡Muy buena guía! para aprovechar el máximo la visita a Dijon, sobretodo si no se tiene mucho tiempo disponible. La ciudad parece mucho más bonita de lo que había imaginado y tiene muchos lugares interesantes. Tendré que añadirla a la lista de destinos a conocer :)

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.