19/2/16

La Catedral, el Castillo y los puentes de Zamora

Y como lo prometido es deuda, reiniciamos el recorrido por la hermosa ciudad de Zamora, en el punto donde lo habíamos dejado, lugar en el que se encuentra el primer recinto amurallado que tuvo la ciudad. Veremos entre otras cosas interesantes, la Catedral, el Castillo y los puentes que atraviesan el río Duero a su paso por la ciudad.


La Catedral, el Castillo y los puentes de Zamora

Estábamos en el punto en que la Rúa de los francos pasa a llamarse Rúa de los Notarios. A la izquierda, tras los muros del Convento de Tránsito, se encuentra la Calle Pizarro que conduce directa al río. En ella hay un mirador desde el que podemos contemplar la hermosa vista de la ciudad, del Duero y sus puentes. En este lugar se encontraba la puerta de San Pedro, pero ya no existe y en su lugar se encuentra el Centro de Interpretación de las ciudades medievales, un edificio de tres plantas en el que por medio de audiovisuales, paneles y maquetas vemos como era la vida medieval en la ciudad. La entrada es gratuita.

Calle Pizarro, Zamora

Iglesia de San Pedro y San Ildefonso

Después encontramos la Iglesia de San Pedro y San Ildefonso, construida en el siglo XII sobre la iglesia visigoda de Santa Leocadia. En ella se conservan los restos del primer obispo de Zamora: San Atilano. De su origen románico queda entre otras cosas la portada sur y en el interior cabe destacar el panteón barroco de la Capilla de la Inmaculada y la sacristía, en la que se conserva un tríptico flamenco del siglo XVI.

Iglesia de San Pedro y San Ildefonso de Zamora

Iglesia de San Isidoro

Pasando ahora por la Plaza de Los Ciento, llegamos a la Iglesia de San Isidoro, construida en el siglo XII en estilo románico puro. Se la conoce también como la iglesia del Carmen de San Isidoro ya que esta cofradía tiene aquí su sede. Su única nave, se encuentra dividida en tres partes por arcos fajones y su Capilla Mayor es cuadrada. En el exterior podemos ver la sencillez de sus dos portadas enfrentadas, su rosetón y sus muros reforzados por contrafuertes. La espadaña se añadió, como en muchas otras iglesias zamoranas, en el siglo XIX.

Iglesia de San Isidoro, Zamora

Portillo de la Lealtad 

Junto a la Iglesia se encuentra el Portillo de la Lealtad del siglo XI. Por aquí entró Bellido Dolfos en el año 1072 tras matar al Rey Sancho y acabar con el cerco en el que estuvo la ciudad 7 meses. Por ello se dice "Zamora no se ganó en una hora".

Portillo de la Lealtad, Zamora


Catedral del Salvador

Un bonito parque nos conduce hasta la plaza donde se encuentra la Catedral del Salvador, construida en lo alto de un cerro en el punto más alto de la ciudad. Esta maravillosa obra se acabó de construir en el año 1174 y es conocida como La Perla del Duero, en ella se unen a la perfección los estilos románico, bizantino y herreriano. En el exterior destacan, la puerta del obispo, el cimborrio y la torre.

Catedral de San Salvador

La Puerta del Obispo es la que se encuentra mirando hacia el río, es románica y se conserva en perfecto estado. Es abocinada y se encuentra rodeada por cuatro arquivoltas muy originales formadas por pequeños arcos de herradura que ofrecen un curioso efecto de luces y sombras. A la izquierda se encuentra el relieve de San Pablo y San Juan Evangelista y a la derecha la Virgen María, con el Niño Jesús sobre su rodilla izquierda rodeados por dos ángeles. Bajo estos, una escultura que llama la atención a todo el que pasa, se trata una cabeza parece estar apresada en el hueco de una ventana. Esta enigmática escultura, recuerda la leyenda del ladrón que entró a la iglesia para robar y al intentar huir, la ventana encogió misteriosamente y lo retuvo.
El espectacular cimborrio románico es de influencia bizantina y está compuesto por escamas de piedra, su construcción influyó en obras como la Colegiata de Toro y la Catedral vieja de Salamanca. Tiene 16 ventanas compuestas por vidrieras y mientras en el interior la cúpula es semicircular, en el exterior es apuntada.
La Torre del Salvador mide 45 metros de altura y es de planta cuadrada, se construyó en el siglo XIII con estilo románico, el campanario es posterior. En el interior hay un museo catedralicio digno de ver, con una gran colección de tapices flamencos de los siglos XV y XVI.

Catedral de Zamora

Catedral de Zamora

Catedral de San Salvador, Zamora

Catedral de Zamora

Catedral de Zamora

Interior de la catedral de Zamora

Cimborrio de la catedral de Zamora

Horario de la catedral

-Desde el 1 de abril al 30 de Septiembre
De 10 a 14 y de 17 a 20
-Del 1 de Octubre al 31 de Marzo
De 10 a 14 y de 16:30 a 19
-En Semana Santa, puentes y festivos nacionales
De 10 a 19 en invierno
De 10 a 20 en verano

La Casa de los Gigantes 

A la derecha de la catedral se encuentra el centro de arte contemporáneo Baltasar Lobo, donde se pueden ver las obras de este artista zamorano. A este edificio se le conoce como La Casa de los Gigantes ya que en él se guardaron durante muchos años las grandes figuras conocidas como gigantones, en cuyo interior va una persona bailando en las fiestas. Atravesando el arco que une este con la catedral, encontramos unos bonitos jardines salpicados con muchas columnas y trozos de una construcción de lo que en su día fue el convento de San Jerónimo. Este parque fue en su día la plaza de armas del Castillo que se encuentra al fondo.

Parque del Castillo de Zamora

Castillo de Zamora

El Castillo de Zamora, fue una fortaleza construida para defender la ciudad, se cree que se construyó a mediados del siglo XI. Construido aprovechando la roca natural, tiene forma de rombo y está compuesto de varias torres, entre las que destaca la del homenaje, foso y contrafoso y su acceso se realiza a través de un puente que evidentemente en su día fue levadizo. Ha sido recientemente restaurado y abierto al público, desde su interior podrás ver la estructura del castillo y obtener unas buenas vistas de la ciudad.

Abierto de martes a domingos de 10-14 y de 16 a 18:30
Entrada gratis

Castillo de Zamora

Castillo de Zamora
Castillo de Zamora
castillo de Zamora

Casa del Cid

Tras la visita volvemos a la plaza de la catedral y la bordeamos por la calle Puerta del Obispo donde encontramos a la izquierda el palacio de Arias Gonzalo o Casa del Cid. Este edificio de entre los siglos XI y XII, fue residencia del gobernador Arias Gonzalo y del Cid Campeador quienes por orden del Rey Fernando I, educaron a los infantes.


Palacio episcopal

Frente a la casa, se encuentra el Palacio episcopal, edificio del siglo XVIII, actualmente sede de la Diócesis de Zamora y el Archivo de la Mitra.

Puerta del Obispo

Y uniendo ambos, está la Puerta de Olivares o puerta del Obispo, del siglo XI. Atravesándola, hay un bonito mirador desde el que contemplar las aguas del río Duero, sus puentes y las aceñas. Nos dirigimos a su orilla bajando por sus serpenteantes calles.

Puerta del Obispo y Casa del Cid, Zamora

Puerta del Obispo, Zamora

Palacio episcopal, puerta del Obispo y casa del Cid, Zamora

El río Duero

A su paso por Zamora, el río Duero tiene una anchura y caudal importante. La fuerza del agua se provechó durante muchos siglos para la elaboración de harina en sus aceñas. La palabra aceña viene del árabe “as-saniya” que significa molino harinero de agua. 
Aquí mismo se encuentran Las Aceñas de Olivares, las más antiguas de las que se tienen referencias del año 1082. Recientemente rehabilitadas se han convertido en un Centro de Interpretación de las Industrias Tradicionales del Agua, donde podemos ver el funcionamiento de estas y como era la vida en sus alrededores.

Aceñas de Olivares, Río Duero, Zamora

Aceñas de Olivares, Río Duero, Zamora

Al otro lado del río, otra de las aceñas se ha convertido en un restaurante en el que tomar algo en su terraza y escuchar el agua del río pasar, es un verdadero placer. Para allí nos dirigimos ahora contemplando así la belleza de Zamora desde el otro lado del río Duero.

El Duero nace en Fuentes del Duero (Duruelo de la Sierra, Pico Urbión) Soria, y desemboca en el océano Atlántico en el estuario de Oporto (Portugal). 
Mide 897 kilómetros de largo y en su parte española recorre las comunidades de Castilla y León, Galicia, Cantabria, La Rioja, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid. Es el río de mayor caudal absoluto de la península. Y sus afluentes más importantes son el Pisuerga, el Esla, el Adaja y el Tormes.

Los puentes

Desde aquí vemos los puentes que atraviesan el río; el Puente de Piedra es el más antiguo de todos, sus orígenes son del siglo XII y cuenta con dieciséis arcos apuntados y tajamares que de planta triangular.
De otro llamado el Puente Viejo o de Olivares solo se conservan los restos, aunque se restauró varias veces, no resistió las crecidas. El Puente Nuevo está casi recién hecho, es del año 2013.
El Puente de Hierro tiene cinco tramos de celosía metálica apoyados sobre pilares de piedra, se inauguró el año 1900 y supuso un alivio para el tráfico del puente de piedra.
Junto a él, está el Puente del ferrocarril de 1933. Y por último, el Puente de los Tres Árboles, viaducto del siglo XXI por el que pasa la N-630 también conocida como ruta de la plata.

Puente de Piedra, río Duero, Zamora

Puente de Olivares, río Duero, Zamora

Río Duero a su paso por Zamora

Puente de Olivares y Puente de Piedra, Río Duero, Zamora

Catedral de Zamora desde el otro lado del Duero

Río Duero, Zamora

¿Donde dormimos?

Dormimos en el NH Zamora Palacio del Duero, un 4 estrellas del que tuvimos la suerte de encontrar una buena oferta. Su ubicación es perfecta, junto a la Calle Santa Clara.

Si estás buscando hotel en Zamora, compara precios con Booking. Puedes guiarte además por las opiniones de miles de clientes.

Y con esto acabamos este recorrido por esta bella ciudad injustamente olvidada por el turismo, Si te has perdido la entrada anterior en la que vemos su amplio patrimonio románico y modernista, no dejes de pinchar el enlace, te va a encantar.

Recorrido de Zamora


Share:

10 comentarios:

  1. Estupendo post, Carmen. Me ha encantado.
    Zamora es una ciudad que no conozco, quizás porque me ha quedado siempre alejada de las rutas en coche que hemos hecho por España. Pero tengo una deuda, porque no puedo dejar pasar una visita. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ya te decía en tu anterior entrada que no había visto "casi" nada de Zamora cuando estuve con mis amigos zamoranos. Después de leer ésta me doy cuenta de que realmente no vi nada, ni siquiera vi el museo de Baltasar Lobo - un escultor extraordinario al que admiro- del que afortunadamente se hizo una gran exposición en el IVAM hace cuatro años y de la que pude disfrutar en más de una ocasión.
    Besos Carmen

    ResponderEliminar
  3. Hola pareja, me encanta el post! Aún no conozco Zamora, que ganas porque todos dicen que es muy bonita como vuestras fotos ;)

    ResponderEliminar
  4. La puerta del Obispo es una gran obra y no hablemos de la Catedral, precioso reportaje, como siempre bien documentado y buenas tomas, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Carmen, como bien dices Zamora es la gran olvidada del turismo, yo no la conozco, pero por lo que nos muestras veo que es una maravilla y que merece la pena visitarla, además tiene mucha historia bien documentada por ti. Gracias por darla a conocer.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Conozca Zamora Carmen estuvo y un hijo estudiando ahí.No he vuelto y me ha gustade recrearme en tus fotos.Me encanta ese puente.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Zamora no se ganó en una hora y nunca mejor dicho ya que es realmente una ciudad interesante para recorrerla lentamente y disfrutando de tantas maravillas como tiene concentradas en un espacio pequeño.

    Muchas gracias por recordármela. Hace mucho tiempo que no voy por allí.

    Un saludo.

    Cristina de IdayVuelta blog

    ResponderEliminar
  8. Ya te decía en el otro artículo que tendré que volver a visitar Zamora. Me has descubierto un montón de sitios que no conocía y que tienen muy buena pinta!
    Muchas gracias!
    Vero

    ResponderEliminar
  9. Conozco Zamora en México y había escuchado que la Zamora española era muy bonita y medieval, pero jamás me imaginé que fuera tan bonita e interesante. Me lo anoto para el verano que es posible que vaya a España :D

    ResponderEliminar
  10. Pues aquí estoy, tomando notas. Puede que en noviembre tenga un día libre en Zamora, la cual no conozco o sea que me estoy empapando este post y el otro que tienes. Me encanta el románico, y tanto Zamora comno Palencia tienen mucho, o sea que tendré que escoger!

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.