11/12/15

Qué ver en Berlín (Parte I): Puerta de Brandenburgo, Reichstag, Check point Charlie y mucho más


Hace más años de los que a mí me parece, visité una ciudad llamada Berlín, en la que un gran muro separaba a sus habitantes de sus familias y amigos e incluso del resto del mundo. 27 años después he regresado y la sensación que me ha dado es que no se trata de la misma ciudad. Tras los desperfectos de la Segunda Guerra Mundial, los edificios destruidos eran solares vacíos que ahora se han llenado con modernos edificios, los antiguos monumentos están siendo poco a poco restaurados, y sus cohibidos habitantes son ahora bohemios, alegres y atrevidos. Berlín se recupera de sus heridas haciendo de los vestigios del pasado museos y convirtiéndose en una ciudad activa, moderna y sorprendente. 



Hay mucho que ver en Berlín así que tengo que mostrarlo por partes. Al final de cada entrada marcaré en el mapa la zona que hemos recorrido, para que podáis orientaros un poco.

Puerta de Brandenburgo

Tenía muchas ganas de volver a ver la Puerta de Brandenburgo, ya que después de todos estos años era lo que más claro tenía en la mente. El monumento que recordaba era enorme y al verlo me pareció mucho más pequeño, puede que por la cantidad de gente, las nuevas construcciones o la ausencia del muro, que pasaba justo por detrás, me cambiasen la perspectiva. Eso sí, me pareció mucho más bonito y desde luego más animado.
La Puerta de Brandenburgo fue construida en 1791 a imagen de un atrio griego, tiene seis columnas dóricas apoyadas en una parte horizontal de 11 metros que sujeta la cuadriga que señala hacia el centro de la ciudad.  En el lado izquierdo se encuentra la oficina de turismo. Y en el derecho se encuentra la sala del silencio, lugar para meditar evidentemente en silencio.

Puerta de Brandenburgo

Puerta de Brandenburgo

Tengo pocas fotos de aquel viaje a Berlín, una de ellas es esta, la diferencia entre las dos son (nada más que) 27 años. Por supuesto el muro ha desparecido y ha cambiado un poco el estandarte de la cuadriga. Yo también...

Puerta de Brandenburgo

Pasando por debajo la puerta nos encontramos de frente con el parque Tiergarten, (donde iremos más adelante) y a la derecha se encuentra el Reichstag. Si quieres visitar su azotea y su cúpula de cristal, conviene que reserves hora, puedes hacerlo por internet en su página.

Reichstag

Otra de las fotos que conservo es esta, en la que también se ve el muro y el Reichstag no tiene todavía la cúpula de Foster.

Reichstag

Reichstag

Justo el día de nuestra reserva, estaban con los servicios de limpieza en el interior de la cúpula y la tuvimos que ver desde fuera, pero nos encantó igualmente.

El Reichstag es el edificio del Parlamento imperial, se inauguró en el año 1894, y en 1918 allí proclamó la república alemana. Durante la Segunda Guerra Mundial quedó prácticamente destruido y se reconstruyó entre 1961 y 1971 sin la cúpula. Cuando el país se reunificó, se utilizó de nuevo como sede del Parlamento y en la década de los 90, el famoso arquitecto Norman Foster lo amplió y construyó la cúpula de acero y cristal con rampa en espiral, que hoy en día vemos, y que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad.
Cuando visité yo la ciudad, el edificio no tenía todavía su cúpula y desde luego no era tan vistoso como ahora.

Reichstag

Reichstag

Reichstag

Por detrás del edificio y verás el Río Spree (afluente del Havel que a su vez lo es del Elba) y podrás ver edificios de reciente construcción como el Paul Löbe Haus, Marie Elisabeth Lüders Haus y el Jakob Kaiser Haus, todos pertenecientes al parlamento alemán.

Reichstag

Berlin

Monumento a los judíos de Europa asesinados

Retrocedemos ahora otra vez hacia la puerta de Brandenburgo y la sobrepasamos para visitar el Monumento a los judíos de Europa asesinados. En una superficie de casi 19.000 m² sobre un terreno ondulado, hay colocados 2711 bloques de hormigón (conocidos como estelas), con distintas alturas y entre los que puedes caminar. Estos producen a la vista un efecto diferente si cambias el punto de observación. En su subsuelo hay un lugar de información de 800 m² sobre las víctimas y los horrores de la guerra.

Monumento a los judíos de Europa asesinados

Monumento a los judíos de Europa asesinados

Führerbunker

En la calle de detrás (Gertrud Kolmar Straße), un panel explicativo nos indica el lugar en el que existió un bunker en el que Adolf Hitler se escondió y aparentemente se suicidó antes de ser detenido. Es el Führerbunker, y se encuentra enterrado en el patio de un grupo de viviendas, ya que no hubo manera de destruirlo.

Führerbunker

Unter den Linden

Volvemos a la puerta y desde su plaza delantera Pariser Platz comenzamos a caminar por la Unter den Linden (que significa bajo los tilos), principal arteria de Berlín, en donde se mezcla pasado con presente. Desde luego no se parece en nada a la calle que yo conocí. Esta larga avenida de un kilómetro y medio, quedó semi-destruída en la segunda Guerra Mundial y no fue hasta la caída del muro, cuando comenzó a resurgir. Hay varios edificios que la representan, el primero es el Hotel Adlon, construido en 1907 y que fue uno de los más famosos hoteles de Europa. Más adelante vemos el imponente edificio de la Embajada rusa, construido entre 1949 y 1952, durante esa época los soviéticos tienen una fuerte influencia sobre la política del país. Más adelante a la izquierda, se encuentra la Biblioteca Nacional, que tiene en su interior muchísimos tesoros como un mapa mundial de 1664. Enfrente se encuentra el Deutsche Guggenheim museum.

Hasta aquí la calle Unter den linden tiene dos carriles de coches separados por un paseo con tilos central, en el punto en donde los dos carriles se convierten en uno, se encuentra la estatua de Federico el Grande, bajo la que se descubrió, a finales del año 2005, una bomba de 500 kg lanzada por la RAF en la Segunda Guerra Mundial.

Unter den Linden

En este punto se encuentra la Universidad de Humboldt, con un jardín delantero con una verja y dos estatuas flanqueando su entrada. Este edificio construido en 1748 estaba destinado a ser el palacio en donde viviría el príncipe Enrique, hermano de Federico el Grande, pero no llegó a ser usado como tal y se uso como Universidad.

Universidad de Humboldt,

A su derecha el edificio de la Nueva Guardia o Neue Wache construido en 1918 para celebrar la liberación de Berlín ante las tropas de Napoleón. Su fachada tiene un atrio con columnas dóricas y su interior diáfano es un homenaje a las víctimas del mundo. En el centro la escultura de una madre con su hijo muerto en brazos, sobre ella una abertura en el techo representa el sufrimiento ya que por ella se cuelan las inclemencias del tiempo.

Neue Wache

Un poco más adelante y justo antes de cruzar el río se encuentra el Zeughaus, edificio barroco de cuatro alas construido en 1706 como arsenal de armas. Hoy en día alberga el Museo Histórico Alemán en el que podemos ver, entre otras, la colección permanente "Historia alemana en imágenes y documentos". Por la parte de atrás, e inaugurado en el año 2006, se le ha añadido al museo otro edificio con un impresionante hall de cristal y acero en la que destaca una torre espiral. Los dos edificios se encuentran comunicados por el subsuelo.

Zeughaus

De momento no cruzamos el río Spree, que nos conduciría por el puente Schlossbrucke a la isla de los museos, la catedral, la torre de televisión y muchos lugares más, de momento seguimos en esta zona.

Cruzamos la calle y entramos en la Bebelplatz, una preciosa plaza rectangular en la que se encuentran grandiosos edificios y en la que el 10 de mayo de 1933 se produjo la quema de libros de grandes autores de la literatura universal. Como homenaje de este hecho, has de fijarte en el suelo porque si no hay gente en la plaza puede pasar desapercibido, en 1995 se colocó un cristal a través del cual se puede ver una biblioteca subterránea con las estanterías vacías.

En la plaza además se encuentra (si puedes ver algo por todas las obras de rehabilitación) el edificio de la Ópera (1741-43) con forma de un templo corintio y con un grandioso interior de estilo rococó.

Ópera

La catedral católica St. Hedwigs Kathedrale (1747-73), dedicada a Santa Eduvigis con fachada clasicista a imagen del panteón de Roma, y su interior que quedó destrozado tras la guerra contiene una iglesia moderna de dos niveles y una grandiosa cúpula de 84 segmentos de hormigón armado.
Tras la noche de los cristales rotos el 9 de Noviembre de 1938, el deán de la catedral rezó en público por los judíos y fue encarcelado y conducido a un campo de concentración muriendo en el camino. Sus restos se encuentran en la cripta.
St. Hedwigs Kathedrale

Y también la Biblioteca Real construida entre 1775 y 1780, conocida como la Kommode (la cómoda), y el Alte Palais, ambos pertenecientes en la actualidad a la universidad Humboldt.

Muy cerca se encuentra la Iglesia Friedrichswerdersche. Tiene unas maravillosas vidrieras que fueron almacenadas y olvidadas tras la guerra, y que aparecieron en unas obras en 1982.  Ahora se ha convertido en un interesante museo de escultura.

Biblioteca Real

Gendarmenmark

Vamos ahora a otro lugar con mucho encanto que no te puedes perder, la Gendarmenmark. La plaza construida en 1688, se compone de tres edificios y una escultura en el centro.  A los lados, frente a frente, dos catedrales gemelas; la Deutscher Dom (catedral Alemana) construida en 1708,  que no hace funciones de iglesia si no que en su interior hay una exposición sobre la historia contemporánea de Alemania. Y la Französischer Dom (catedral Francesa) de 1705.  Entre ellas, frente a una bonita escultura, se encuentra el Konzerthaus, auditorio que no fue restaurado hasta el año 1979 tras su destrucción en la Segunda Guerra Mundial. A su alrededor se congregan cantidad de hoteles, tiendas y restaurantes.

Französischer Dom

Gendarmenmark

Deutscher Dom

Konzerthaus

Nos dirigimos a la calle Friedrichstrasse, paralela a la plaza, esta atraviesa el centro de la ciudad de norte a sur. Se trata de un enorme centro comercial al aire libre de casi 4 kilómetros en el que encontraremos todo tipo de tiendas. Destacan entre ellas las Galerías Lafayete y el quartier 206 con las mejores boutiques repartidas en un impresionante edificio de vidrio en su exterior y art decó en su interior en el que merece la pena entrar.

Friedrichstrasse

Friedrichstrasse

Friedrichstrasse

Checkpoint Charlie

Dejamos atrás las tiendas para llegar a otro de los puntos imprescindibles de visita de la ciudad el Checkpoint Charlie, puesto fronterizo interno que controlaba el paso entre la zona estadounidense y la soviética, creado en 1961. Aquí podrás hacerte una foto con unos soldados o sellar tu pasaporte (pagando). Al lado se encuentra el Mauermuseum o museo del muro.

Checkpoint Charlie

Checkpoint Charlie

Topografía del terror

Y muy cerca se encuentra el Museo llamado la Topografía del terror en el lugar donde se encontraba la Gestapo con sus cárceles y la dirección de las SS, entre 1933 y 1945. Se trata de una exposición de su historia y de los crímenes allí perpetrados en la que podemos ver también una parte del muro que aún se conserva en pie.

Topografía del terror




Si tienes tiempo de sobra

No se encuentra en el centro ni mucho menos, pero si dispones de tiempo, puedes acercarte hasta Viktoriapark, parque situado en la pequeña colina Kreuzberg. En la cima de esta hay un monumento de 1821 que conmemora las guerras de liberación contra Napoleón, que parece la torre de una catedral gótica. Las vistas desde arriba son una maravilla, y a sus pies se creó una cascada artificial que acaba en un tranquilo estanque. Está hecho imitando la cascada natural de Wodospad Podgórnej en Polonia, en donde veraneaba la nobleza alemana. Es un lugar recomendable tranquilo y muy romántico.

Viktoriapark

Viktoriapark

🍴Una recomendación para comer 

Cerca de la Gendarmenmarkt hay muchos restaurantes y cervecerías. De hecho estuvimos en tres, porque nos quedaba muy cerca del hotel, pero sin duda el que más nos gustó fue el Augustiner, por la mezcla de todo. Su atención es muy buena y su comida y su cerveza exquisitas.

Augustiner

Esta es la zona que recorrimos, como punto de referencia, en azul está la puerta de Brandenburgo. Pero queda mucho más, no te pierdas la siguiente entrada de Berlín.



     MÁS BERLÍN     

POST AMIGO
Si quieres ver otros blogs que hablen de Berlín te invito a ver este que me ha gustado de Jordi Martinez en su blog MIL VIATGES:
Qué ver en Berlín en un día


Fuente principal http://www.visitberlin.de/ y folletos de la oficina de turismo.

Share:

22 comentarios:

  1. Hello Carmen,
    Very wonderful and impressive shots.
    Great to see so much of that historical city. And nice with the nostalgic shots of earlier years with the new ones.
    My daughter was there too for a short holiday this year. Very impressive!!

    Many greetings,
    Marco

    ResponderEliminar
  2. Estuve en Berlín hace algo más de un año y me gusto muchísimo. Es una ciudad única, llena de contrastes y que parece estar en continua transformación. Como curiosidad te diré que uno de los días también comí en la Gendarmenmarkt.
    No pienso perderme la segunda entrega. Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, has dado un buen paseo por mi ciudad! La comparación de las fotos viejas con las actuales es lo más, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pepa, me alegro que le haya gustado a una verdadera experta de la ciudad.
      Besinos

      Eliminar
  4. Yo también he estado en Berlín dos veces con menos diferencia de años que tu, conocemos bastante Alemania y es un país muy agradable de viajar.
    He disfrutado de tu recorrido, siempre das muy buenas explicaciones así que unas excelentes fotos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No he estado en Berlin pero le tengo unas ganas tremendas, lo tendré en cuenta el recorrido para el futuro, que creo que esta super completo.
    Ademas hace nada he visto la peli del puente de los Espias, peliculón, y muestra como era la ciudad cuando empezaron a construir el muro y es bastante impresionante.

    ResponderEliminar
  6. Hola Carmen, visité Berlín hace 5 años pero no me dio tiempo a ver mucho pues solo estuve día y medio, si tengo la suerte de volver, espero que sea para más días.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi! Yo estuve una semana y creo que hubiese necesitado otra mas jajaja. Tiene muchísimo que ver!

      Eliminar
  7. Vaya lujo de entrada, y es que Berlín no se merece menos. Yo estuve en 2005, así que no puedo comparar con el Berlín de antes de la caída del muro, pero volví luego por trabajo y pude apreciar muchos cambios. Es una ciudad a la que me gustaría volver, más después de leer tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier! Además es que sigue creciendo y renovándose por todas partes, es increible. No s ede donde sacan el dinero para tantas obras.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Un deseo pendiente que tengo cumplir... Y viendo tu reportaje más ganas entran...Has cambiado para bien ;))
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, muchas gracias Laura jejeje. Esos pelos que llevaba la verdad e sque no me favorecían demasiado y yo que me veía tan guapa! ;)

      Eliminar
  9. Seguro que después de 27 años, habrás encontrado una ciudad totalmente distinta a la que visitaste. Qué suerte haberla podido visitar antes de la caída del muro y ahora!!
    Por cierto, no conocía el Viktoriapark. Tomo nota para un futuro viaje a Berlín porque solo estuvimos dos días y tengo ganas de regresar!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sensación que me produjo es que la de hace 27 años la ciudad estaba en blanco y negro y ahora esta en technicolor!
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Muy buenas recomendaciones para empezar a conocer una de las ciudades más intereantes de Europa, al menos para mí. Estuve en 2001 y seguro que ha cambiado mucho, por lo que me gustaría regresar pronto para repasar todos esos rincones, y los que mencionas en tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que en 14 años también ha cambiado un montón Mauxi!
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Qué impresionante Berlín! Y las fotos también, sobre todo las de la comida, son casi crueles jaja. Si logro visitarlo para 2016 como me gustaría voy a usar este posts y los siguientes que hagas como referencia porque está super bien explicado e ilustrado, muchas gracias :) Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. Ya he subido la segunda parte y para finales de año va la tercera. Y si tienes alguna duda o algo que preguntarme, no tienes mas que mandarme un correo a contactoviajesyrutas@gmail.com
      Un abrazo

      Eliminar

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.