27/11/15

Qué ver en Albi, ciudad episcopal, cuna de Toulouse-Lautrec

Sobre una colina en las orillas del río Tarn, se encuentra Albi, ciudad episcopal construida alrededor de una impresionante catedral y un infranqueable palacio-fortaleza donde nació el célebre pintor Toulouse-Lautrec.

Albi

En el siglo XII se convirtió en una las sedes de los cátaros o albigenses y por ello los obispos la amurallaron preservándola de las muchas guerras que por allí se sucedieron, dejándonos así un legado con un estado de conservación casi impecable por la que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2010. 


Con influencia toscana, su casco histórico se encuentra coloreado de rosa por el ladrillo presente en la mayoría de sus edificaciones. Se aprecia muy bien desde el otro lado del río Tarn y hasta allí vamos.

El río a su paso por Albi, es atravesado por dos puentes, el más cercano a la catedral es el Puente viejo, construido a mediados del siglo XI y que constaba de puente levadizo y una puerta fortificada para proteger la ciudad.

El Puente Nuevo, aunque construido en 1868, se le conoce como el puente 22 de agosto de 1944 por una batalla que tuvo lugar en él. Desde este puente se ve la mejor panorámica de la ciudad, bajo mi punto de vista. Observa detenidamente las construcciones junto al río, los antiguos molinos albigueses y la dársena. Todo ello coronado por  la ciudad episcopal.

Albi

Albi

Albi

Albi ciudad episcopal

Albi ciudad episcopal

Albi ciudad episcopal

Si te interesan los temas relacionados con el mar, al otro lado del río se encuentra el Museo Lapérouse, en el que podemos conocer la vida de este marino cuyo barco naufragó intentando dar la vuelta al mundo en 1788, así como maquetas de la fragata en la que viajaba, mapas del itinerario y objetos encontrados en el lugar del naufragio.

También a este lodo del río se encuentra el Museo de las Miniaturas, alojado en una gran casa del siglo XIX y en donde contemplar una excelente colección de casas en miniatura de la artirta Annie Jaurès.


Catedral Sainte Cécile

Pero vayamos a la catedral, uno de los platos fuertes del Viejo Albi. Casi en todos los viajes te encuentras con obras en fachadas o en interiores, los retoques son a menudo necesarios, así nos encontramos la Catedral Sainte Cécile. La catedral está construida con carácter defensivo, sin embargo sus líneas armoniosas hacen de ella una verdadera joya del gótico meridional. Se comenzó a construir en 1282 con ladrillo rojo obtenido de la arcilla del Tarn, convirtiéndola en la mayor del mundo hecha con este material. La iglesia católica quiso representar con ella su poderío frente a los cátaros. En el exterior destaca su inmensa torre que sirvió como mirador con sus casi 80 metros de altura. Según la vamos recorriendo con la mirada de abajo hacia arriba, nos vamos dando cuenta de que se va haciendo menos dura y algo más decorada ya que la esta es del siglo XV. Hay que prestar mucha atención a la portada de entrada y al baldaquín que la cubre, agregados también en el siglo XV con una decoración exquisita.

Albi

Albi

Albi

 Albi

Albi

El interior consta de una única nave, en un vistazo rápido destacan sus techos completamente pintados con techo azul, sus bóvedas de crucería, la girola y las capillas amparadas por sus robustos contrafuertes. Comenzamos visitando las salas del Tesoro como nos recomiendan en la entrada y viendo objetos religiosos de entre los siglos XIII al XIX, pero lo vemos rápido, ya que la catedral nos atrae mucho más. Y comenzamos a rodear la impresionante galería del coro y la clausura, de la que por desgracia casi no podemos ver el interior por encontrarse el paso cerrado por obras. Ese conjunto se hizo entre 1474 y 1484, y tiene un marcado estilo gótico flamígero, parece un encaje cincelado en la piedra.
Un gran órgano domina el altar mayor a cuyos lados se encuentran los frescos del Ultimo Juicio que te dejarán sin duda con la boca abierta. Son de 1474 están divididos en tres zonas bien definidas; el cielo, la tierra y el infierno.
También hay que mencionar por supuesto, los frescos de la bóveda con un precioso fondo azul en los que se relatan escenas de Antiguo y Nuevo Testamento sobre volutas de follaje. Nos gusta mucho la capilla de Santa Cecilia, con una escultura de esta en el centro.

Albi

Albi

Albi

Albi

Albi

Palacio de la Berbie y Museo Toulouse Lautrec

Salimos de la catedral y la bordeamos por la izquierda encontrando en la plaza delantera una verja de hierro que nos indica la entrada al Palacio de la Berbie, con sus jardines. 
El palacio de la Berbie se hizo entre los siglos XIII y XIV en forma también de fortaleza y que al igual que la catedral era para simbolizar el poderío de la iglesia frente a los cátaros. Era residencia de los obispos y su nombre Berbie, procede de Bisbisa que significa obispado en occitano.

Allí se encuentra El Museo Toulouse Lautrec recientemente rehabilitado, que recoge la mayor colección del mundo del artista y en la que se puede contemplar su evolución. A nosotros francamente nos sorprendió la calidad de su obra de la que conocíamos muy poco, sobre todo nos impactaron las pinturas y bocetos de caballos.

Albi

Albi

Albi

Albi


Henri Marie Raymond de Toulouse-Lautrec, nació en Albi en 1864 en una familia acomodada. Dos caídas de caballo ocasionaron que sus piernas no creciesen lo suficiente cuando su cuerpo si lo hacía, lo que le hizo parecer deforme. Esto le produjo una depresión que le llevó al alcoholismo, que le deterioro ocasionando su temprana muerte a los treinta y siete años. 

En su pintura predominan los animales y seres vivos en movimiento, la más conocida es la que hace en la temporada en la que vive en Paris, donde frecuenta cabarets, burdeles y cafés cantantes. También la serie de carteles que hizo para el Moulin Rouge, del que cliente habitual.

Al salir del museo nos dirigimos a la plaza de armas del palacio fortaleza, se ha transformado en un precioso jardín francés, son los jardines de la Berbie. El camino de ronda también se ha transformado y hoy en día es un bonito paseo para admirar las vistas sobre el Tarn. El palacio está compuesto de varias dependencias además de las que ocupa el museo, como en la que vivía el obispo, una prisión y una torre de vigilancia.
El Tarn es un río que fluye paralelo a los Pirineos en el sur de Francia. Es afluente del Garona y cuenta con 381 kilómetros de longitud.
Albi

Albi

Albi

El casco antiguo de Albi se encuentra rodeando el Palacio y la catedral. Es un barrio medieval con un estado de conservación estupendo, en el que sus estrechas callejuelas nos transportan a la época. Predomina el rosa de sus ladrillos, que vemos tanto en sus casas como en el empedrado de sus suelos, a veces parece más rojo, más naranja o incluso más ocre, todo depende de la luz. la época del año o de los ojos que la miren.


Colegiata de Saint Salvi

Vimos la Colegiata de Saint Salvi de entre los siglos X y XIII, dedicada al primer arzobispo de la ciudad y en la que debido a los diferentes siglos de construcción, se ven zonas del más puro arte románico, en la que el material era la piedra y zonas del gótico, hecho con ladrillo. Al claustro se puede acceder por la iglesia o por una puerta que da a la calle. Se hizo a partir del año 1270 y al igual que la iglesia mezcla los dos estilos arquitectónicos, el románico en sus arcos de medio punto y el gótico en el que se aprecia su evolución sobre todo en la decoración de sus capiteles. Nos sorprendió ver allí, un grupo de chicos haciendo botellón.

Albi

Callejeando por el pueblo vimos el Mercado cubierto de 1905 en donde poder comprar productos de la tierra. Muchos palacetes que compiten en belleza con sus torres, como vimos en Toulouse, dependiendo de la clase social del propietario; el Hôtel Fenasse del siglo XII. El Hôtel Gorsee construido entre el siglo XV y XVI. El Hôtel Reynes del siglo XVI. El Hôtel des Ambassadeurs del XVII. El  Hôtel de Saunal del XVI.

También visitamos la casa en donde nació Toulouse-Lautrec, la casa del Vieil Alby, y la Maison Enjalbert de principios del siglo XVI que combina ladrillo y madera y en la que hay que fijarse en los adornos de los travesaños de madera, en los que hay curiosas figuras talladas, algunas de ellas un tanto obscenas. El Ayuntamiento del siglo XVII y la Prefectura, instalada en una mansión del siglo XVIII. Seguramente me dejaré muchas cosas.

A un paso del centro, pero considerado las afueras de Albi, se encuentra el Gran teatro, curioso edificio que contrasta con su moderno diseño. Tiene un gran teatro, diferentes salas culturales  y la oficina de turismo, donde compramos la Albi Pass.

Albi

Albi
Albi

Albi

🏨 Dónde dormimos

Dormimos en el hotel Le Vieil Alby de la calle Henri de Toulouse Lautrec, no podía ser más céntrico pero un tanto viejo. No fue caro pero tampoco barato como para que tuviese las toallas y las sábanas tan viejas como las tenía. 

🍴 Dónde cenamos

Y cenamos en el Restaurante La Marmotte, de cocina con "especialidades Saboyardes" del que solo tengo buenas palabras. parecía que estuvieses en un restaurante de una estación de esquí de los Alpes de la Saboya francesa, su comida excelente y muy original y el trato tanto de los camareros como de la dueña que se acercó a charlar impecable. Cenamos carne de cerdo, pato y ternera, que íbamos colocando en una campana metálica con un hornillo interior acompañado de unas salsas buenísimas. Y el postre delicioso.

Albi

¿DÓNDE ESTÁ ALBI?

Albi está situada en el departamento del Tarn,
del que es capital, en la región de Midi-Pyrénées.
Francia



Nos encantó Albi y recomiendo la visita sin duda si vais a esta zona de Francia.
¿Te ha gustado? ¿Has estado alguna vez?
Déjame un comentario y me lo cuentas ¿vale?

Fuentes:  Información de la oficina de turismo de Albi y http://www.albi-tourisme.fr/es/
Share:

22 comentarios:

  1. Nos encantó Albi y siempre recomendamos una visita a esta ciudad. Destacando sobre todo la catedral, tanto su exterior como su interior nos dejaron sin palabras.
    También se come muy bien y sus quesos.... exquisitos.
    Preciosas fotos, Carmen
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, es un lugar muy agradable ara pasar un par de días, a nosotros nos encantó.
      Un saludo

      Eliminar
  2. A mí me encantó también Albi. Además, guardo un grato recuerdo porque fue mi primer viaje sola al extranjero... Bueno, sola desde Madrid porque luego allí me encontré con una amiga que vivía en esa preciosa ciudad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo tan solo estuve de paso pues tenía mucho interés por visitar el Museo Toulouse Lautrec.
    Ahora lo he podido disfrutar contigo y lo cierto que es una ciudad preciosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Pilar, nos encantó, y el museo aún más. Un beso

      Eliminar
  4. Ambar. 27 de noviembre de 2015,18:14
    Me ha gustado mucho tu entrada. Visité Albi en junio así que tengo muy reciente el recorrido. Disfruté de todo: dela catedral, del museo, de callejear por la ciudad y de los paseos al lado del río. No tuve tanta suerte como tu con los restaurantes comimos y cenamos caro y mal. No todo puede ser perfecto.

    Besos Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya sabes, lo de los restaurantes a veces es suerte. Nosotros esta vez la tuvimos ;) Un beso

      Eliminar
  5. Que buena pinta tiene Albi!! Le debo a Francia una buena escapada en coche, para ir parando por todos estos lugares!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ir en coche a Francia es una locura, te apetece parar en todos los pueblos que ves de camino ;) Albi es una parada obligada, sin duda.

      Eliminar
  6. Hola Carmen, estuve hace mucho tiempo en Albi, y ahora, viendo tu reportaje, he decidido que quiero volver. Qué maravilla de ciudad, y cuántas cosas interesantes que ver en ella. La verdad, hice una visita un tanto apresurada en la que sí que vi la catedral, pero no el Museo de Toulouse-Latrec y eso me encantaría. Y pensándolo bien, no está tan lejos. Muchos saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a apuntarlo en esa larga lista de lugares, que me imagino que tendrás. Seguo que no te defraudará!
      Un abrazo

      Eliminar
  7. No he estado Carmen pero dan ganas de ir. Ese puente en la foto 7 me recordó al de Córdoba. Geniales los contrapicados queriendo alcanzar el cielo.
    Buen domingo .
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues no recuerdo el puente de Córdoba y mira que lo patee. Feliz Lunes!!! Un beso

      Eliminar
  8. Regresabamos a Espana de nuestro viaje por el Perigor (muy recomendable) y solo tuvimos tiempo para ver la catedral. Fue hace ya unos anos, pero aun recuerdo la impresion que me causo. Un lugar al que volver, y ya no se cuantos son...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se nos está llenando la lista de destinos eh?? Hay tantos sitios para ver... Un saludo

      Eliminar
  9. Nunca he estado en Francia, pero con este impresionante reportaje que nos traes de Alby, estoy deseando visitarlo es ¡¡impresionante!!, Pero si alojarme en el mismo hotel que tú.....

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muy buena entrada! Menudo reportaje fotográfico! Tengo muchas ganas de hacer una ruta con tiempo por el sur Francia para ver Albi y otras ciudades que también tienen muy buena pinta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Que preciosidad por favor!!! Me he enamorado de esos lindos puentes y esa arquitectura!

    ResponderEliminar
  12. Hola! Muy interesante tu entrada y muy detallada.Me gustaría saber si es una zona de precios asequibles a la hora de vivir y comprar comida, si encuentras supermercados y demás como en cualquier ciudad. Me encantaría que me aconsejeras y si lo ves una buena ciudad para estar unos meses. Con respecto al acento francés, ¿qué opinas?

    MUCHAS GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estefanía! Ante todo muchas gracias por tus felicitaciones. Verás, no puedo contestarte a la mayoría de tus preguntas porque solo conozco la ciudad de Albi de estar en ella dos días y de vacaciones. Si vimos supermercados y los precios son un poco más altos que en España, pero no en exceso. Me parece una ciudad estupenda para estar unos meses, porque es muy manejable en cuanto al tamaño y además, como puedes ver, preciosa. Un saludo y si vas, espero que me lo cuentes ;)

      Eliminar
  13. Visité la ciudad hace ya muchos años y tengo un gran recuerdo de ella. Sin embargo, no recordaba esta portalada tan bella de la Catedral, como si fuera casi flamígera.
    albi merece mucho la pena.

    ResponderEliminar

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.