3/4/15

El castillo de Praga y Malá Strana, al otro lado del puente de Carlos IV

Durante este viaje, después de visitar Budapest y Viena, tocó el turno de Praga: capital de la República Checa, antigua capital de Checoslovaquia, situada en las colinas de ambos lados del río Moldava. Tiene una larga tradición arquitectónica y una rica historia artística, musical y literaria, su universidad es la más antigua del Centro de Europa. Hoy recorreremos el castillo de Praga y Malá Strana, situados al otro lado del puente de Carlos IV.

Dando un paseo por sus calles se descubren perfectamente las diferentes épocas de la historia por las que ha pasado, ya que tuvo la suerte de salir ilesa de los desastres de la guerra. Hoy en día está adaptada perfectamente al paso del tiempo y es una ciudad moderna que ofrece al visitante una rica oferta cultural comercial y de ocio.


La ciudad tiene varias zonas perfectamente diferenciadas, el Pražský hrad (Castillo de Praga), Malá Strana  (ciudad pequeña), Staré Město o ciudad vieja y Nové Město (ciudad nueva).

CASTILLO DE PRAGA

Una de las zonas que no te puedes perder bajo ningún concepto y echarle unas cuantas horas visitando todos y cada uno de sus rincones es el Castillo. Aunque se denomina así, es en realidad una pequeña ciudad dentro de un recinto amurallado, cuyos orígenes se remontan a finales del siglo IX. Desde 1140 fue utilizado como residencia de los reyes de Bohemia y en la actualidad es la sede de la Presidencia de la República Checa.
(Al sacar la entrada de la visita al recinto, tienes varias opciones para la visita incluyendo más o menos cosas, todo depende del tiempo que tengas).


Catedral de San Vito

Destaca en el conjunto la Catedral de San Vito, de estilo gótico, que aunque se comenzase a construir en 1344, se terminó finalmente entre los siglos XIX y XX. Conviene que hagas esta visita temprano, porque hay demasiada gente y es realmente imprescindible su visita con calma.
Del exterior de la catedral destaca la fachada principal, con sus dos torres de 80 metros de altura, a las que puedes subir por sus escaleras de caracol y divisar la ciudad, el gran rosetón y las gárgolas. La fachada sur, más fácil de ver, debido a que da a la plaza, tiene una torre de 99 metros de altura, y la maravillosa Puerta Dorada.
En el interior destaca la tumba de Wenceslao IV (el rey bueno), patrón de Bohemia, y la tumba de San Juan de Nepomuceno, en la cual se utilizaron más de 1.600 kilos de plata. Las Joyas de la Corona, la cripta Real y sus maravillosas vidrieras y rosetones.






Palacio Real

El Palacio Real actual  fue construido entre 1492 y 1502, en su visita podrás ver la Sala Vladislao en donde tuvieron lugar los eventos más prestigiosos de la corte, es una impresionante sala de ceremonias que mezcla el gótico flamígero con el renacentista que tiene 13 metros de altura, 62 de largo y 15 de ancho. Desde aquí llegamos a una terraza exterior en donde se admiran los jardines y el barrio de Malá Strana.
También visitamos en su interior la capilla de Todos los Santos del siglo XVI con la tumba de San Procope, la Sala de la Dieta (parlamento) y la Sala de los registros entre otras maravillas. Frente a este edificio se hace un cambio de guardia al "estilo inglés" todos los días a las 12 del mediodía y a todas las horas en punto uno más sencillo.



La Basílica San Jorge

La Basílica San Jorge: fundada en el año 920  y ampliada con un convento unos años después, en el que podemos ver una colección de arte bohemio del siglo XIX. En la iglesia de austero aspecto románico interior destaca la capilla de Santa Ludmila.


Callejón del Oro

El Callejón del Oro: calle con encanto medieval con pequeñas casas de colores donde vivían los orfebres. Fueron construidas entre los siglos XVI y XVII, en una de ellas (la 22) en 1916 y 1917 vivió Franz Kafka. Ahora podemos ver  bonitas tiendas de artesanos.


La Torre Daliborka y la Torre Negra y la Torre Blanca fueron prisiones. Y la Torre de la Pólvora del siglo XV fue laboratorio de los alquimistas del rey Rodolfo II.





Frente al castillo está la Plaza de Hradcany, en cuyo centro se encuentra la columna de la Santa Trinidad y que está formada por bonitos palacios como: El Palacio Arzobispal. El Palacio de Schwanzenberg, de 1563 que alberga un museo de historia militar. El Palacio Martinitz: conjunto de casas góticas del siglo XVI. Y el quizás más importante: Palacio Sternberg, de 1700 en donde se encuentra la Galería Nacional de Praga.








Antes de abandonar este maravilloso lugar, puedes dar un agradable paseo por los alrededores del castillo en los que hay bonitos jardines y preciosas vistas a la ciudad.

MALÁ STRANA

San Nicolás

Bajamos a la ciudad por las amplias escaleras que nos llevan a la bulliciosa Malá Strana en donde nos encontramos la Iglesia de San Nicolás, un gran edificio barroco, que se comenzó a construir en 1703 por orden de los jesuitas. En su interior hay magníficos frescos en techos y bóvedas. Se puede subir a la torre de 65 metros desde donde se ve todo el barrio de Malá Strana. Frente a la iglesia en el centro de la plaza hay una escultura extraordinaria, la Columna de la Peste con la estatua de la Santísima Trinidad construida en 1715.





Iglesia Nuestra Señora de la cadena

Nos dirigimos después de comer en una animada pizzería de la plaza, a la Iglesia Nuestra Señora de la cadena, en principio fue románica pero en 1312 se sustituyó por la gótica y más adelante cambiaron muchos de sus elementos al estilo barroco. La iglesia pertenece al Gran Priorato Checo de la orden de los Caballeros de Malta.

Muro de John Lennon

Y junto a esta se encuentra el Muro de John Lennon. Tras su muerte en 1980, una imagen suya fue pintada en este muro, y poco a poco a su alrededor se fueron pintando coloridos grafitis, letras de sus canciones y frases, todo un monumento a la libertad de expresión y a la paz para los jóvenes de la ciudad sometidos al régimen.
(He leído recientemente que un grupo de "artistas" que dicen llamarse Prague Service destrozó el turístico Muro de John Lennon en Praga al cubrir por completo sus coloridos graffiti con pintura blanca, una verdadera lástima, no se en que estado estará ahora)



Arroyo del diablo

Un poco más adelante está el arroyo del diablo (riachuelo Certovka), un brazo del Moldava, en donde está el Molino del priorato. El riachuelo está atravesado por un puente lleno de candados de amor, que tan de moda se ha puesto de un tiempo a esta parte, y nos conduce a la isla  Kampa, el parque mas animado de toda Praga.



Puente de Carlos IV

Y ahora volvemos a la animada calle Mostecká para admirar el monumento mas conocido del la ciudad; el Puente de Carlos IV que comunica Malá Strana con la Ciudad Vieja, se construyó en 1357 y en la actualidad es peatonal. Pero esto te lo contaré en la siguiente entrada ;)



Continúa aquí:

Share:

18 comentarios:

  1. Hello Carmen,
    Great shots of this city life. Nice to get a view of you all there.
    Funny all that locks on the fence of the bridge. Is a real tradition currently.

    Many greetings and a happy easter,
    Marco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thanks Marco! There are a lot of locks on the fence of the bridges around the world. It's really beautiful, but it's bad for the riwer, because people throw keys in it.
      Have a nice week!

      Eliminar
  2. Recuerdo que cuando vi el Puente de Carlos IV me quedé pasmada pues pasar por el con las magnificas estatuas es como vivir lo romántico y lo impresionante.
    Un buen reportaje como siempre que nos dejas bien documentado y buenas fotos.
    Feliz Pascua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy romántico pero creo que es mejor en invierno, en verano es realmente imposible de caminar por según que sitios.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Hola Carmen. Excelente reportage, lo cuentas todo de tal manera que dan ganas de ir a visitarlo. Y tu fotografo cada dia lo hace mejor. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos hemos puesto colorados ;)
      Muchas gracias de parte de los dos!
      Un saludo

      Eliminar
  4. Precioso recorrido por Praga. Una ciudad que me encantó cuando la descubrí de pequeña y volvió a maravillarme cuando regresé.
    Muy buena entrada.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo he estado esta vez, pero seguro que repetiré!
      Saludos

      Eliminar
  5. Un paseo precioso por esta ciudad que tanto me gustó. Sólo estuve unos días y me quedé con ganas de más, sobre todo porque no pude ver el museo de Mucha. La cerveza es de l mejor del mundo y hay infinidad de cosas que ver. Merece mucho la pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser increible, yo tampoco tuve tiempo a entrar (eso si, con la cerveza me desquité)
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Praga-Viena-Budapest es el viaje que tenemos pendiente y que hemos hablado mil veces! Cada vez que leo algo referente vuelve a pasar por mi cabeza, así que a ver cuando llega! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llegará, seguro. Y te aseguro que no os decepcionará! saludos

      Eliminar
  7. Praga es una ciudad preciosa. Yo estuve tan sólo cinco días pero los aproveché bien. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en cinco días yo creo que se puede visitar bastante bien incluso permitirte el lujo de entrar a algún museo, Saludos

      Eliminar
  8. Praga es una ciudad preciosa. Yo estuve tan sólo cinco días pero los aproveché bien. Saludos

    ResponderEliminar
  9. Nos gusta tu blog. Tanto, que te hemos nominado al premio Dardos. Puedes ver las normas del premio y los demás nominados en el siguiente enlace:
    http://doshaciendofotos.blogspot.com.es/2015/04/nominacion-al-premio-dardos.html
    ENHORABUENA !!! Te lo mereces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo muchísimas gracias por el premio, me siento encantada y me duele deciros que no puedo participar. Ya lo he hecho en otras 3 ocasiones y creo que ya no tengo blogs a los que nominar.
      Espero no ofenderos y que me perdonéis. Eso si, prometo conocer vuestros blogs nominados.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Me encanta Praga, he tenido la suerte de visitarla en tres ocasiones, y que yo recuerde no había candados en ese puente. No me gustan. Pero no voy a ser yo quien decida que poner o no en una de las ciudades más bellas del mundo. Un beso.

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.