10/4/15

El puente de Carlos IV, la ciudad vieja y la ciudad nueva de Praga

Estamos en Praga, la bella capital de la república Checa. Ya hemos recorrido los barrios del Castillo y Malá Strana, y nos habíamos quedado en uno de los puntos más fotografiados y concurridos de la ciudad: el Puente de Carlos IV que comunica esta zona con la ciudad Vieja. Todavía queda mucho por ver.

Puente de Carlos IV

Atravesamos un arco flanqueado por dos torres: la Torre del puente de Malá Strana a la izquierda (oficina de turismo) y la derecha la Torre del puente de Judith (así se llamaba el puente primitivo). A lo largo del puente de 520 metros de largo hay 30 magníficas esculturas, la mayoría son copias, las originales se encuentran en varios museos de la ciudad. También a nuestro paso encontramos (además de mucha gente) vendedores y artistas callejeros.





Al finalizar este bonito paseo en el que podemos ver la actividad del río y sus islas, llegamos a la ciudad vieja, en donde nos recibe la magnífica Torre del puente de la Ciudad Vieja.


CIUDAD VIEJA (Staré Město)

Museo Smetana

La ciudad vieja o  Staré Město nos recibe desde el puente con hermosos edificios como el que vemos a la derecha y que no pasa desapercibido, un palacio neo-renacentista decorado con preciosos esgrafiados en el que se encuentra el Museo Smetana dedicado al famoso compositor Bedřich Smetana (1824-1884), padre de la escuela musical nacionalista checa.

Torre del puente de la Ciudad Vieja

Atravesamos la Torre del puente de la Ciudad Vieja; torre gótica de finales del siglo XIV presidida por San Vito (patrón del puente), Carlos IV y Wenceslao IV.

Iglesia de San Francisco

Se abre aquí la plaza de los Caballeros de la Cruz, con la estatua de Carlos IV de 1848. En la plaza está la Iglesia de San Francisco, de los Cruzados de la Estrella Roja. Es una iglesia barroca, construida a mediados del siglo XVII y que formó parte de un monasterio de la orden de los Caballeros Cruzados de la Estrella Roja, vigilantes del Puente de Judith (ahora puente de Carlos). En su interior hay un órgano que fue tocado por Mozart, Dvořák y Seger entre otros.


Iglesia del Santísimo Salvador

Y la Iglesia del Santísimo Salvador perpendicular a esta última, es de estilo gótico tardío y forma parte del Clementinum.


El Clementinum

El Clementinum es un conjunto de edificios con cinco patios interiores y podemos ver en ellos La Biblioteca Barroca la Torre astronómica  y la Capilla de los Espejos. La entrada principal, está en la Plaza Marianské.


Por aquí hay un sinfín de calles que hay que recorrer, todas con su encanto particular.



Plaza de la ciudad Vieja o Staroměstské náměstí

Recórrelas con calma, tarde o temprano llegarás a la plaza más representativa de la ciudad vieja: la plaza de la ciudad Vieja o Staroměstské náměstí. En ella han sucedido importantes acontecimientos históricos. Pese a la variedad de estilos de los edificios que la rodean, la plaza conserva una gran armonía y no sabes para que lugar mirar porque todos los rincones tienen un encanto especial. Siempre está abarrotada y hay gran cantidad de restaurantes y muchos músicos y artistas animándola. También suele haber diferentes tipos de puestos en el centro dependiendo de la época del año.


Iglesia de San Nicolás

Nuestro recorrido por la plaza, siguiendo el giro de las agujas del reloj, empieza en Iglesia de San Nicolás, construida entre 1732 y 1737. En su fachada barroca destacan sus dos robustas torres rematadas por linternas y un cuerpo central. En el interior hay que pararse a ver los estucos, los frescos de la vida de San Nicolás de la cúpula y una impresionante lámpara de cristal de Bohemia. Hoy en día es una sala de conciertos.

A la derecha de la iglesia, hay una serie de edificios seguidos, el que más destaca por nombrar alguno, es el pintado de amarillo y rosa, fue construido en 1900 tratando de reflejar dos estilos el barroco en la parte rosa y el art nouveau, en la amarilla.  



Palacio Kinsky

Perpendicular a estos está El Palacio Kinsky, palacio rococó decorado en rosa y blanco, es del siglo XIV aunque su fachada es del siglo XVIII, es una dependencia de la Galería Nacional en Praga que alberga pintura de paisajes del siglo XIX.

Casa de la Campana de Piedra

Junto al palacio está la Casa de la Campana de Piedra. Hay paredes pertenecientes al siglo XII y también detalles del siglo XIV. La campana colocada en la esquina, recuerda la que hizo sonar el capellán de la reina Eliska en 1310. Al oírla, los aliados abrieron la puerta de la ciudad vieja y así las tropas del Rey Juan de Luxemburgo, entraron sin derramamiento de sangre.


Iglesia de Nuestra Señora de Tyn

Un poco a la derecha, la Iglesia de Nuestra Señora de Tyn: una impresionante iglesia gótica cuyos trabajos comenzaron alrededor del año 1360. En el siglo XVII, se incendió y como consecuencia, en su interior hay mezcla de muchos estilos.
Tyn proviene del checo antiguo "otýn ný", que quiere decir "acorralado" o "encerrado", ya que como podemos ver, se encuentra rodeada de edificios, por ello, es difícil apreciar el gran tamaño de su nave: 52 metros de largo, 28 metros de ancho y 44 metros.
Sus impresionantes torre góticas miden 80 metros de altura, la derecha es un poco más gruesa. La entrada principal está oculta tras dos edificios. En su interior hay pinturas del siglo XVII, y un órgano construido en 1673. En las naves laterales hay sepulturas de personajes de la aristocracia checa y del astrónomo y astrólogo Tycho Brahe.


Casas Burguesas

Continuando en el sentido de las agujas del reloj, vemos casas burguesas en tonos pastel de diferentes épocas y de diferentes estilos, destacan por ejemplo en el número 15 La Casa del unicornio blanco de principios del siglo XVIII, conocida por el nombre de la farmacia que allí existió. En el 16, la Casa Storch construida a finales del siglo XIX con curiosos frescos pintados en su fachada entre los que destaca San Wencelao a caballo. En el 17, La casa del carnero de piedra con una placa que recuerda una visita de Einstein en 1910 en su gran portal renacentista. Y en el 18, La Casa de la Mesa de Piedra, a la que Franz Kafka asistía a su salón literario.


Monumento a Jan Hus

En el centro de la plaza se encuentra el Monumento a Jan Hus, reformista religioso y héroe checo, que murió en la hoguera condenado por hereje. Se colocó en el 500 aniversario de su muerte y en ella se pueden ver un grupo de guerreros husistas victoriosos y otro grupo de protestantes enviados al exilio. Todo el conjunto está presidido por Hus.


Ayuntamiento

Vamos ahora al antiguo Ayuntamiento, creado en 1339 y al que se fueron adosando varias casas de estilos góticos y renacentistas. La primera que lo compone es la Casa U Minuty en la que estacan sus dibujos esgrafiados de emperadores, nobles, personajes bíblicos y mitológicos y escenas cotidianas que destacan sobre su fachada negra. En su esquina hay escultura de un león sosteniendo un globo terráqueo procedente de una farmacia que hubo a comienzos del siglo XVIII. Franz Kafka vivió aquí durante su infancia, entre los años 1889 y 1896.



En uno de estos edificios que componen el ayuntamiento, se encuentra la oficina de información en la que puedes comprar el ticket para subir a la torre. En otro hay un precioso escudo de armas de la ciudad y un poco más allá la puerta gótica de acceso al ayuntamiento y la torre.

Reloj Astronómico

Aquí está el famoso Reloj Astronómico de principios del siglo XV, que atrae bajo su mecanismo a montones de turistas que aplauden con ganas al acabar el espectáculo que se produce a todas las horas en punto. El conjunto a grandes rasgos, se compone de un desfile de apóstoles en lo alto, la reproducción de las supuestas órbitas del sol y la luna alrededor de la tierra y un precioso calendario dorado (no quiero hacer spoiler). Si quieres saber en profundidad detalles de este reloj, entra AQUÍ.




Plaza Malé náměstí 

Junto a esta plaza hay otra muy bonita: la Pequeña plaza Malé náměstí con preciosos edificios entre los que destaca la casa Rott, en donde hubo una ferretería, y hoy en día se encuentra el Hard Rock café en el que cenamos un día al ritmo de un grupo imitando a Kiss muy bueno. En el centro, una bonita fuente con barras de hierro forjado rematada en la parte superior con un león dorado, emblema de Bohemia. Está muy animada también.



Puerta de la Pólvora

Abandonamos esta preciosa plaza y nos dirigimos a la Puerta de la Pólvora, otra visita indispensable. Es del  siglo XI aunque fue remodelada posteriormente. Es la única que queda de las 13 que había en la muralla.

Casa Municipal Obecní dům

Junto a ella está La Casa Municipal Obecní dům, edificio Art Nouveau en donde estaba la Corte Real, tiene gran importancia histórica ya que aquí en 1918 se proclamó de la Independencia de Checoslovaquia. En su interior hay una sala de conciertos y un restaurante. En este punto empieza la ciudad nueva. 


CIUDAD NUEVA (Nové Město) 

La Nové Město comienza en la Plaza de la República. Había un desfile del orgullo gay y estaba repleta de gente. A la izquierda, está la calle Na příkopě muy animada y con muchos edificios preciosos y comercios de todo tipo.


Recorremos la larga calle Na příkopě y llegamos al comienzo de la Plaza de Wenceslao, en este cruce, en una pequeña calle en diagonal a la derecha llegamos a una cervecería de paso obligado en Praga: U Pinkasů (Calle Jungmannovo nám. número 15). Puedes beber sus famosas cervezas pilsner o comer típicos platos checos en una de sus salas medievales. Nosotros la tomamos en la terraza interior junto a las ruinas de parte de la Iglesia Nuestra Señora de las Nieves.



Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

Después de deleitarnos y de descansar un poquillo, visitamos la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves, su fachada no nos dice demasiado, pero merece mucho la pena su interior.


Plaza de San Wenceslao

Volvemos a la plaza de San Wenceslao, famosa entre otras cosas porque fue en donde se realizó la Revolución del Terciopelo en 1989 iniciando la caída del comunismo.
La plaza realmente es una calle ancha, mide 750 metros de larga por 60 de ancho. Tiene también bellos edificios y comercios de todo tipo. En el extremo opuesto se encuentra el monumento ecuestre en bronce de San Wenceslao, y unos santos checos custodiándolo a los lados, sobre un pedestal de piedra con escalones en el que siempre encontrarás gente sentada. A su espalda el imponente Museo Nacional, edificio neorrenacentista de 1890 al que se accede por unas imponentes escalinatas laterales y cuyo interior es realmente impresionante.




Capilla de Belén

Nos había quedado por ver la capilla de Belén Betlémská kaple: construida entre 1391 y 1394 era el lugar en el que Jan Hus, famoso reformador cristiano, fue rector y predicador en 1402. Y la Iglesia de San Gil, Kostel sv. Jiljí: Con pórtico e interior barroco con frescos decorando sus bóvedas, fundada en 1371.

Para rematar el día, una buena cena, junto a la Capilla de Belén, el hotel cervecería U Medvídků  en la calle Na Perštýně número 7. Otra visita obligada de la ciudad.



Hay mucha más Praga aquí: - Praga I 
Y aquí: - Praga III 


Share:

7 comentarios:

  1. Hello Carmen,
    A wonderful view of this city. Great buildings and cozy streets.
    Whit the last, a delicious meal...hmmm...!!

    Many greetings,
    Marco

    ResponderEliminar
  2. He estado una sola vez en Praga pero es de las ciudades que me gustaría repetir. El mejor recuerdo que tengo es del día que nos levantamos a las 6 y media de la mañana e hicimos un recorrido paseando por el Puente de Carlos y Malá Strana sin apenas gente en la calle. mereció la pena el madrugón!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me has dejado con buenos recuerdos, tus fotos son preciosas muy bonitas, aunque siempre hay la presencia del día gris que yo también tuve en mi viaje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha traído muy buenos recuerdos tu entrada. En Praga disfrute muchísimo, a pesar del exceso de turistas.

    ResponderEliminar
  5. Carmen, gracias por compartir tan buenas experiencias ¡esas fotos son muy buenas!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué ganas de volver! Da gusto volver a pasear por estos rincones tan bellos.

    ResponderEliminar
  7. Recuerdo que en la primera visita Praga nos pareció la ciudad más bonita que habíamos visto, y eran unas cuantas, jajaja. De esto hace ya una eternidad; hemos vuelto en varias ocasiones y creo que lo que ha ganado en luminosidad, con gran parte de la ciudad histórica restaurada, lo ha perdido en cuanto a autenticidad y frescura. En especial lo relativo la actitud frente al visitante, y su imagen de cartera con piernas... Aun así, hay visitarla, sigue siendo una ciudad preciosa.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.