23/1/15

Alfaro y Calahorra, La Rioja

Tras visitar Artajona, Olite y Tudela en la provincia de Navarra, nos dirigimos a tierras riojanas para conocer Alfaro y Calahorra.



          ALFARO          


Las tierras de esta, ahora tranquila, localidad de la provincia de La Rioja, se encuentran en un punto muy cercano a las fronteras tradicionales de Reinos de Navarra y Castilla y Aragón, en el Valle del Ebro. Es por ello por lo que a lo largo de sus historia Alfaro fuese tantas veces invadida.

Paseando por sus calles veremos los legados de tanta lucha y tantos conquistadores que por aquí han pasado, descubriremos sus casas de ladrillo de origen mudejar-aragonés o el Palacio Abacial por ejemplo, pero lo que más destaca sin duda es la Colegiata de San Miguel, que constituye el templo mayor de La Rioja y en la que se asienta una espectacular colonia de cigüeñas, la mayor del mundo sobre un solo edificio.

Colegiata de San Miguel

La colegiata se encuentra en la plaza de España, frente al ayuntamiento y la oficina de turismo. Su construcción, empezó en el siglo XVI y se alargó más de 100 años. Unas escalinatas en forma de concha nos conducen a ella. Está enteramente realizada de ladrillo, y su fachada clasicista con tres accesos, se encuentra flanqueada por dos torres de cuatro cuerpos, los tres primeros cuadrados, el tercero de planta octogonal, ambas rematadas por chapiteles y con 50 metros de altura. Como casi siempre, no pudimos verla por dentro, los horarios de visita  no parecen estar hechos para los turistas...



Los tejados del templo, poseen casi tanto reclamo turístico como la colegiata en sí, ya que alcanzan una superficie total de unos 3.000 metros cuadrados y en ellos anida una gran colonia de cigüeñas blancas. Hay un buen punto de observación en una plaza que se encuentra detrás de la colegiata subiendo unas escaleras. Nosotros no pudimos verlas, ya que no era época, pero si buena parte de sus nidos, y eso que más de 400 de estas aves eligen este lugar para anidar.

Muchos son los factores que lo hacen posible, entre ellos, la proximidad del Ebro, los cultivos de regadío de la zona y la amplitud de la cubierta del templo, y los pináculos y las repisas que se han hecho especialmente para ellas. Sin duda debe de ser todo un espectáculo verlas en temporada.



Convento de la Inmaculada Concepción.

También vimos en nuestro paseo por la ciudad, el Convento de la Inmaculada Concepción. Construido en ladrillo en el siglo XVII con fachada es de estilo clasicista dividida en tres paños. En el interior vimos el retablo mayor, rococó con las imágenes de San Joaquín, Santa Ana, San Miguel, San Luis Obispo de Tolosa y San Francisco de Asís.



Convento de San Francisco de Asís

Y el Convento de San Francisco de Asís también de ladrillo, con alguna cadena de piedra, construido en la segunda mitad del siglo XVII. En el centro hay dos hornacinas con imágenes de San Francisco y la Inmaculada. Las torres constan de tres cuerpos, los dos primeros de planta cuadrada, el tercero octogonal.



      CALAHORRA      


Calahorra tuvo su época de esplendor durante el imperio romano, su nombre en aquella época era Calagurris Iulia Nassica. De ahí proviene el nombre que reciben sus habitantes: los calagurritanos. Se sitúa en el valle del río Ebro justo en el punto en que éste recibe al río Cidacos, en el límite de La Rioja con Navarra y en plena vega agrícola, y por lo cual destaca en su producción hortícola.

Convento de San José

Lo primero que vimos fue el Convento de San José en las afueras del pueblo, en una zona en donde viven los inmigrantes que vienen a trabajar a los campos de La Rioja. La fachada de la iglesia consta del típico rectángulo carmelita coronado por frontón triangular rematado por bolas. Encima de la puerta principal una imagen en piedra de San José con el niño de 1649 y a ambos lados águilas tenantes de escudos de la familia González de Uzqueta.


Catedral de Santa María de Calahorra

En la parte mas baja de la ciudad, junto al río, se encuentra la Catedral de Santa María de Calahorra. Sus obras, que comenzaron a finales del siglo XV y duraron mas de dos siglos, por ello en el templo hay elementos de varios estilos. Por ejemplo, la portada de San Jerónimo que se sitúa en un lateral de la catedral, esta formada por dos cuerpos el bajo es renacentista y el superior es gótico, en el se representa a la Virgen asistida por los Santos Emeterio y Celedonio y dos ángeles a los lados.


La fachada principal parece un retablo en el que se combina el estilo barroco de sus primeros cuerpos construidos entre  1680 y 1704 y el neoclasicismo del frontón triangular construido en 1772. 
A la derecha hay una torre de seis cuerpos, el último se añadió en en siglo XIX, este consta de cinco pináculos, siendo mas grande el central.

Catedral de Santa María de Calahorra


En el interior destaca el retablo El Retablo de los Reyes, de estilo rococó. Tiene dieciséis capillas, cada una con su propio retablo. El más destacable es el de la capilla mayor, realizado en alabastro en 1524 y que está dedicado a San Pedro. La sillería del coro es excepcional, esta hecha entre 1532 y 1538. A la sacristía se la conoce como “la de los Espejos” está construida en el siglo XVIII, en estilo rococó. Y el claustro de 1549 es de estilo gótico- renacentista.






Después de la visita a la catedral, tras recorrer las empinadas cuestas que nos llevaron hasta el centro, vimos la plaza del Raso, donde se encuentra el ayuntamiento.


Después de reponer fuerzas en uno de sus restaurantes dimos por acabada esta escapada a Navarra y La Rioja, en la que hemos conocido pueblos espectaculares, si te los has perdido, puedes verlos AQUÍ


Share:

8 comentarios:

  1. Hello Carmen,
    This is so beautiful. Great churches and wonderful to get a look inside.
    Good shots!!

    Kind regards,
    Marco

    ResponderEliminar
  2. La Colegiata de San Miguel con los nidos de cigüeñas es toda una atracción, el convento de la Inmaculada me gusta por dentro, los detalle de la portada de San Jerónimo otra pieza sin podersela saltar y tampoco se puede olvidar de la Catedral de Santa María otra belleza por fuera y por dentro.
    Tus viajes me hacen vivir lo que quizás nunca voy a conocer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que no pudiésemos ver las cigueñas, debe de ser todo un espectáculo. Es una pena que no puedas ver por ti misma estas maravillas, pero me alegro de hacerte vivirlos. Un beso.

      Eliminar
  3. Me gustan estas entradas porque son de pueblos que no andan demasiado lejos de donde vivo, perfectos para hacer una escapada! Además da la casualidad que tengo una amiga de Calahorra, así que más fácil imposible.. jeje
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay que ir a visitar a esa amiga y de paso conocer los alrededores. Un saludo

      Eliminar
  4. Precioso el recorrido por Alfaro y Calahorra. La catedral es impresionante. He estado en Calahorra, desde luego hace mucho tiempo, pero creo que viaje como una maleta, no recuerdo nada de lo que nos muestras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Cuanto nos queda por ver en este país nuestro que desconocemos, Gracias a que tú nos haces de buena guía y así vamos conociendo algo más.
    Otro buen reportaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.