19/10/14

Avilés, la villa del Adelantado (Parte I)

Hoy os voy a hablar de Avilés (situado en Asturias), donde he vivido toda mi vida y de la que me siento muy orgullosa.

Avilés nunca ha tenido mucha fama turística porque, pese a lo bonita que es, (luego opinareis) adquirió merecida "mala fama" por la contaminación y los malos olores de ENSIDESA a los que todos os sonará. Por suerte o por desgracia "la fabricona" se ha quedado en un tercio de lo que era y por lo tanto la contaminación prácticamente ha desaparecido. Tras este aspecto industrial se esconde la zona histórica con calles empedradas, parques, palacios, casonas, casas tradicionales y muchas otras cosas que os invito a descubrir.


Un poquito de historia

Se sabe de Avilés que sus orígenes datan de la prehistoria, hay restos encontrados del Paleolítico y el Neolítico. También monedas romanas y un capitel corintio. Avilés aparece mencionado por primera vez en un documento de Alfonso III del año 905.
Desde el siglo XII la villa de Avilés se convirtió en el principal puerto de la región, incluso tuvo un castillo que defendía de los piratas del que se conservan restos. Una parte de la Villa era marinera: el barrio de Sabugo, de pescadores y la otra, la de la muralla, donde se encontraba el centro comercial y artesanal.

Con el fin de la Edad Media comenzó el declive de Avilés, primero por un gran incendio que afectó a gran parte de la villa (los Reyes Católicos, tras el incendio, concedieron un mercado franco los lunes que todavía continua celebrándose) y después por el descubrimiento de América que modificó las principales rutas comerciales.
En el descubrimiento de América, D. Pedro Menendez de Avilés al mando de de dos centenares de avilesinos participaron en la conquista de La Florida. (a Don Pedro se le conoció tras ello como el adelantado de la Florida).
Después vinieron  hambrunas, un nuevo incendio en 1622 y 3 terremotos casi seguidos. El ferrocarril que llegó 1890 y la entrada en funcionamiento del muelle de la dársena de San Juan de Nieva vuelve a resurgir la Villa. Se instalan una Azucarera en Villalegre (1898) y La Curtidora (1900).
Tras la Guerra Civil, Avilés se industrializa. En 1950 se funda la Empresa Nacional Siderúrgica, S.A. (ENSIDESA). En 1953 Cristalería Española S.A. y pocos años después, Asturiana de Zinc. Esto conlleva la creación de un sinfín de medianas y pequeñas empresas auxiliares.
La ciudad empezó a crecer, se derribó la muralla y las marismas se desecaron para conseguir suelo urbanizable. Las propias empresas o el Estado empezaron a construir barrios para obreros, medios e ingenieros y directivos.
La  Reconversión Industrial, cerró industrias y produjo reducciones masivas de plantillas a finales del siglo XX y produjo otro gran declive.
Hoy en día en la lonja del puerto pesquero se subasta casi el 70% de la pesca capturada en Asturias. Asimismo se están completando las instalaciones del nuevo puerto deportivo. La imagen de Avilés se está cuidando un poco más y el turismo ha crecido gracias a esto y con la inauguración del Centro Cultural Oscar Niemeyer. Un espacio dedicado a la educación y a la cultura, por sus instalaciones pasan grandes personalidades del mundo de la cultura y el espectáculo.


Cómo llegar

En coche:
  • Si vienes desde dirección Oviedo o Gijón se entra en Avilés por la autopista conocida como la "Y", gratuita. 
  • Desde Madrid la vía de acceso es la autovia A-6, en el tramo Madrid-Benavente y la autopista AP-66 (de pago), en el tramo Benavente-Oviedo-Avilés. 
  • Desde Galicia o Irún la vía de acceso es la autovia A8 gratuita.

En tren o en autobús:

La estación está en la avenida Los Telares s/n. a 10 minutos del centro de la ciudad.
Aquí está la compañía de autobuses ALSA que realiza salidas desde horas tempranas y cada cuarto de hora o veinte minutos hacia Gijón y Oviedo. También realiza servicios diarios al aeropuerto de de Asturias y a Cudillero y Pravia.
Y también en el mismo sitio están  RENFE y FEVE

En Avión:
El aeropuerto de Asturias está a tan solo a 14 km, lo que permite hacer el trayecto en un cuarto de hora por vía rápida. Hay autobuses hacia Avilés y servicio de taxis (creo recordar que cobran unos 20 € pero preguntad antes de subir).


Aparcar en Avilés

El centro es peatonal en gran parte y la zona que lo rodea tiene la O.R.A. que funciona de lunes a viernes de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 y sábados de 10:00 a 14:00. Domingos y festivos gratis. Hay 3 zonas, la azul con un límite de 2 horas de aparcamiento , la naranja con un límite de 4 horas y la zona verde que es solo para residentes. Hay 3 parkings de pago en el centro: el de la plaza de España, Calle Cuba, y la exposición

He dividido el mapa de Avilés en 4 zonas para conocerla un poquito a fondo. calculo que con calma se hacen los cuatro recorridos en algo más de 2 horas (sin contar entrar en iglesias o museos).



Recorriendo Avilés


Zona A

Nuestro paseo comienza en la Plaza de España (1). En el siglo XVII, la muralla que rodeaba Avilés empezaba a quedarse pequeña y la Villa empezó a crecer extramuros por este lado. A esto se le conoció como ensanche barroco. Aquí vemos el Ayuntamiento, los Palacios de Ferrera y Llano Ponte y las calles de Galiana y de Rivero. Bajo este hay un aparcamiento subterráneo (su acceso de coches es por la calle Ruíz Gomez). A esta plaza se la conoce como El Parche, ya que hace muchos años, una obra de ampliación del pavimento, no gustó demasiado a los avilesinos que la consideraron como un parche y así quedó su nombre.
La oficina de turismo, está muy cerca, en la calle Ruiz Gómez, a la derecha del ayuntamiento.

El Ayuntamiento (2) es herreriano tardío y se basó en el de Oviedo, inaugurándose en 1677. En 1836 se le puso la torre con el reloj. Tiene numeración romana, es curioso ver que el número IV de este reloj está representado con un IIII.



Poniéndonos de espaldas al ayuntamiento vemos frente a este un poquito a la derecha, el Palacio de Ferrera (3), hoy convertido en hotel de 5 estrellas. Construido entre los siglos XVII y XVIII. Es un edificio sobrio en el que destaca su torre con mirador de rejería y el escudo de armas del marqués de Ferrera. Tras él está el jardín francés y el parque de Ferrera que más tarde visitaremos.



Continuamos por la Calle de San Francisco en la que comenzamos a ver a la derecha bonitos edificios con soportales tan característicos de Avilés en donde vivía la burguesía avilesina. Hay varios estilos arquitectónicos; modernismo, neobarroco y ecléptico.

Aquí hay una plaza en la que vemos la fuente de Los Caños de San Francisco (4) producto de las obras de canalización del agua que bajaba libremente por las calles de  finales del siglo XVI. Es un pilón con seis cabezas humanas por las que sale el agua. A los lados, los escudos de Avilés, y en el centro, el de armas del reino de Castilla.




Subimos los escalones y vemos la Iglesia de San Nicolás de Bari (5), antiguo convento franciscano conocido como la iglesia de San Francisco. Se construyó en el siglo XIII aunque a lo largo de los siglos tuvo numerosas modificaciones. Se conserva la fachada norte transición del románico al gótico y el claustro del XVII. En el interior destaca el sepulcro de Martín Alas del siglo XV.



Un poco mas arriba está la plaza Alvarez Acebal, a su izquierda la Biblioteca Pública (por aquí tienes un acceso al parque de Ferrera) y la Escuela de Artes y Oficios.


Y a su derecha el Palacio de Balsera (6) que hoy en día es el Conservatorio Municipal de Música edificio muy vistoso edificado a principios del siglo XX. La leyenda del edificio cuenta que durante la  la Guerra Civil un fantasma se instaló en la casa y tiraba cuadros, abría las manillas de las puertas y tocaba el piano. Incluso el programa «Cuarto Milenio», de la Cuatro, se hizo eco de la leyenda de Walter, el fantasma del palacio.


Subimos por la bonita calle de Galiana  del XVII. La parte derecha tiene soportales para cobijar de la lluvia y el sol a los artesanos que allí vivían. Tenían el almacén en la planta baja su vivienda en la superior y su huerto trasero. hay que fijarse en el suelo, tiene dos partes una empedrada para que el ganado no resbalase y una con losas para las personas. Ahora en sus bajos hay bares y restaurantes muy animados.





En el lado izquierdo quedan algunas casonas de indianos, destaca la Casa de Arias de la Noceda (7) de 1883, como todas las casas indianas no puede faltar su palmera. Hoy en día es la sede de los edificios sociales y medioambientales.

Al final de la cuesta, una entrada al parque de Ferrera por la que en seguida entraremos. Más soportales esta vez a la izquierda y frente a estos, la Capilla de Jesusín de Galiana (8) de finales del XIX.



Por el pasaje de San Roque (lateral de la capilla) entramos al parque del Carbayedo (9) que debe su nombre a que era una zona de robles (carbayo es roble en asturiano). Aquí se celebraba la feria del ganado y se conserva el abrevadero de animales hoy convertido en fuente, y la figura de "El Tratante" de Favila (pintor y escultor avilesino) que representa a un ganadero yendo a la feria a vender a su chato. También podemos ver el horreo. Ahora es zona de restaurantes, bares y copas. 



Dejamos el Carbayedo y nos dirigimos al parque de Ferrera (10) de 81000 m². Durante siglos fue propiedad de los marqueses de Ferrera, y fue comprado por el ayuntamiento de Avilés para uso público abriéndose en 1976. De estilo inglés, cuenta con circuito de atletismo y zonas señalizadas para hacer deporte, estanque, hemeroteca, zona infantil de juegos, servicios públicos, fuentes y zona de jardín francés.
Escogemos el camino de la izquierda, pasamos por el quiosco de la música, la hemeroteca y la noria (en su interior restos de una antigua noria y restos de la muralla). Allí mismo vemos el edificio de la biblioteca por detrás, por donde hay una entrada al parque. Y un poquito mas adelante tras una verja abierta, el jardín francés, cuando es época está florido y es mucho más bonito. El edificio que contemplamos es el hotel situado frente al ayuntamiento.Volvemos sobre nuestros pasos y tras salir de la verja continuamos hacia abajo por el parque, contemplamos el estanque y la zona de juegos. Bajo muchos árboles hay placas que indican el nombre del ejemplar.


Salimos por la puerta de la calle Rivero y giramos a la izquierda, en seguida vemos la fuente de los Caños de Rivero (11) bonito rincón en donde también vemos la capilla del Santo Cristo o de San Pedro del siglo XVII.



Continuamos por la calle y volvemos a ver las típicas casas con soportales a la izquierda, ya llegando al ayuntamiento y a mano derecha está la casa de García Pumarino (12) (indiano venido de Perú) también conocida como Palacio de Llano Ponte, edificio del siglo XVII que sigue el estilo del ayuntamiento pero un poquito más decorado. Hubo en sus bajos una sala de cine con el nombre de Marta y María, este nombre se debe a que frente a este edificio vivió el escritor Armando Palacio Valdés y en él se inspiró para escribir la obra que dió nombre al cine.





Zona B

Esta zona era la que estaba completamente rodeada por muralla en la Edad Media, medía unos 800 metros. Se componía fundamentalmente por 4 calles: la Ferrería, la Fruta, San Bernardo y el Sol. Y rodeándolas por el exterior de la Muralla, la Calle de la Cámara (arteria principal de la ciudad), Calle Ruíz Gómez y Calle del Muelle.

El paseo continúa por la calle de la derecha del Ayuntamiento. Esta es la calle de la Ferrería, la más antigua de la población. Está  repleta de soportales. A la izquierda haciendo esquina con la Calle del Sol está el Palacio de Valdecarzana (1), el edificio civil más antiguo de la villa, de estilo gótico, construido en el siglo XIV.



Continuamos hasta la plaza de Carlos Lobo (2) en la que contemplamos la iglesia de los Padres Franciscanos (3) levantada entre finales del siglo XII y principios del XIII. Su fachada es de estilo románico, destaca su portada con seis columnas y capiteles decorados. En su interior el sepulcro del almirante Pedro Menéndez, natural de la villa y fundador de la primera ciudad de los Estados Unidos.

Adosada a una de sus paredes se encuentra la Capilla de los Alas (4) considerada una de las más importantes joyas arquitectónicas medievales de Asturias. Destacan el escudo de la familia de los Alas y su hermosa portada principal de estilo protogótico. Desde la iglesia hay una rampa por donde se bajaba al antiguo muelle. Hay que recordar que el muelle empezaba ahí mismo.



A la izquierda de la plaza y de reciente inauguración está el Museo de Avilés (5), un paseo fotográfico con paneles interactivos en el que se puede ver la evolución de la ciudad a través de los siglos. Es gratuito.

Giramos por la calle de San Bernardo y llegamos a la Plaza del Marques de Camposagrado (6) con su palacio, construido en el siglo XVII y considerado como uno de los mejores edificios barrocos de Asturias. Hoy en día alberga la Escuela Superior de Arte del Principado de Asturias. La fachada sur es preciosa, está muy decorada y tiene dos torres laterales, destaca el escudo del Marqués de la zona central.

Por la cuesta de la Molinera, calle que pasa por la izquierda del Palacio, podemos ver un trozo de la muralla (7), aprovechamos para bajar un poco más y ver la fachada norte, que en la antiguedad tenía vistas al mar y por eso es austera y defensiva. A la izquierda haciendo esquina, hay un curioso edificio que forma parte de los edificios de la Plaza de los Hermanos Orbón que veremos mas adelante. A la derecha el parque del Muelle por el que pasaremos en la siguiente zona.


Palacio Camposagrado, fachada sur

Palacio Camposagrado, fachada norte


Retrocedemos a la plaza y vemos en el centro la estatua de Juan Carreño de Miranda, pintor avilesino del siglo XVII, que destacó en la Corte española de Felipe IV y Carlos II.

Ahora avanzaremos por la calle la Fruta (8) que comunica con el Ayuntamiento, en ella han desaparecido muchos de sus soportales. Aquí hay muchos comercios considerados "de los de toda la vida", por desgracia la crisis ha producido el cierre de algunos de los mas emblemáticos.
Después de recorrer la calle de La Fruta y llegar de nuevo al  Ayuntamiento, bajamos por la calle de la Cámara (9), calle principal de la ciudad con bastantes comercios y bares.





Pincha para continuar la parte II de Avilés: Zonas C y D

Fuente principal: "Paseo ilustrado por el casco histórico de Avilés", edición de la Concejalía de Turismo y Festejos del Excmo. Ayuntamiento de Avilés. Textos Alberto del Río Legazpi y oficina de Turismo de Avilés.
Share:

13 comentarios:

  1. Vaya lujo de entrada detallada. Es curioso, porque voy a menudo por allí, y de hecho estuve hace dos viernes. Es un lugar que merece una vista pausada, paseando por sus calles y aprendiendo historia, en el que además se come estupendamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando vuelvas, ya sabes. Aquí te espero!
      Un saludo

      Eliminar
  2. Muy buen trabajo hija!, me gusta mucho tu ciudad y creo que me iba a encontrarme muy bien vivir en ella.
    Tus fotos estupendas, no las cito pues todas me gustan, has descrito muy bien toda la ciudad, tan solo es ir y visitarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Vaya radiografia visual que le has hecho a la Villla del Adelantado, que belleza y que perfectas descripciones, que recuerdos me trae a mi, Galiana.y la Ferreria. Se nota que conoces perfectamente todos los rincones de tu pueblo, como es natural.
    Y gracias por la nominacion, estoy ya esperando tu proxima entrada pisando el prado.
    Un Abrazo.


    Luis

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen.

    No tengo la suerte de conocer la ciudad. Tomo nota de este completo post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, a eso hay que ponerle remedio!! Un saludo

      Eliminar
  5. Pedazo guía que te has currado!!! La verdad es que tienes razón que tiene una inmerecida fama de ciudad poco turística. Estuve unas horas hace un par de años y recuerdo que me encantó, en especial la calle porticada de Galiana!! Es una chulada!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari Carmen. Deseando estoy de ver tu periplo, eso si que debe de ser una chulada. Un beso

      Eliminar
  6. He estado un par de veces en Avilés y me encanta, es una ciudad muy bonita.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.