24/10/14

Un poquito más de Avilés (Parte II)

Os contaba en el anterior post dedicado a Avilés, que pese a no haber tenido nunca fama turística por "culpa" de su actividad industrial, es una ciudad con un bonito casco histórico medieval por la que merece la pena perderse unas horas.
He dividido el mapa en cuatro zonas para hacer más fácil el recorrido y que os podáis situar mejor en el caso de que queráis conocer la villa. Ya hemos visto las zonas A y B, vamos a por las otras dos:


Zona C

Después de pasar la calle de la Muralla y continuando por la calle de la Cámara llegamos a una entrada de la (1) Plaza de Los Hermanos Orbón (hermanos avilesinos, uno músico y otro periodista), construida a mediados del siglo XIX en terrenos donde antiguamente había marisma. Tiene forma rectangular y cuatro accesos; desde la calle La Cámara, La Muralla, Ruí Pérez y la Plaza Pedro Menéndez. 
Hay edificios muy originales, pero lo que más llama la atención de estos es su parte interior con balcones y galerías acristaladas sujetadas por columnas de hierro, arcos de forja y rejería.
En el centro está el mercado de productos frescos. Y todos los lunes desde hace mas de 500 años, se celebra el mercado semanal, concedido por los Reyes Católicos tras un incendio en la Villa en el año 1479.



Salimos por la salida de la calle Ruí Pérez y llegamos a la plaza de la Merced en la que contemplamos (2) la casa de Eladio Muñiz, indiano de Avilés que hizo fortuna en Cuba. De su llamativa fachada en rotonda, destaca la torre mirador, desde la cual en aquellos años, dado que no había edificios altos delante, la vista debía de ser espectacular. Construida en 1903


Allí mismo se encuentra la (3) Iglesia de Santo Tomás de Canterbury (o Cantorbery), mas conocida como Iglesia de Sabugo. En el solar había un convento de la orden de la Merced, que fue destruido para construirla, sus piedras fueron aprovechadas. Se empieza a construir en 1896 y se consagra en 1903. Es de estilo neogótico y está coronada por el escudo de Avilés y dos torres de 47 metros de altura.



Bordeamos la iglesia, y entramos en lo que era el barrio marinero de Sabugo, (único barrio que en la Edad Media estaba fuera de las murallas) por la calle Carreño Miranda. Giramos a la izquierda y subimos por la típica calle Bances Candamo con soportales, dedicada al escritor y dramaturgo avilesino del siglo de oro.


Esta desemboca en la (4) Plaza del Carbayo, en donde se centralizaba la vida social del barrio y en donde se encuentra la Iglesia Vieja de Sabugo (que pronto se quedó pequeña dando pié a la construcción de la nueva de la que antes he hablado). Su construcción se inició a principios del siglo XIII pero tardó mucho en finalizarse, por ello tiene elementos del románico con transición al gótico. Llama la atención en la fachada lateral derecha, la mesa de los mareantes en donde se reunían para  acordar temas referentes al mar.





En esta plaza hay unos cuantos bares y restaurantes en los que poder sentarse a tomar algo en una de sus terrazas o disfrutar de la gastronomía asturiana.  
Tras la iglesia tomamos otra típica calle del barrio de Sabugo, la calle de la Estación, que por supuesto debe su nombre a que al final encontramos la estación de Renfe, la de Feve y la de autobuses.

Giramos a la izquierda de nuevo por la calle Carreño Miranda, dedicada al pintor avilesino del siglo XVII, que destacó en la Corte española de Felipe IV y Carlos II y vemos una escultura hecha en su honor que representa un cuadro de este: (5) “La Monstrua”, tras ella, un mural con la monstrua desnuda. Ambas pinturas se encuentran en el museo del Prado.


Bajamos la calle y antes de cruce, a mano derecha vemos un maravilloso edificio modernista de 1916 que fue el Gran Hotel de Avilés. Hoy en día es un banco.


Y llegamos al (6) parque del Muelle, edificado en los terrenos de la marisma en el siglo XIX y que comunica la zona amurallada con el barrio marinero. En un extremo tiene una bonita zona de jardinería con soportales vegetales, una preciosa fuente y estatuas inspiradas en la mitología griega.

En el centro, el templete de la música de estilo modernista con cúriosas cúpulas, construido en el año 1894. Un poco más adelante nos llama la atención la escultura de piedra de "La Foca" que tiene su pequeña historia. Apareció en 1951 coincidiendo con el resurgir de la ciudad (ENSIDESA) y por ello fue considerada como un símbolo de esta. Fue uno de los primeros "reclamos turísticos" de Avilés, atrajo a personas de los pueblos de los alrededores. Se hizo esta obra en su honor en 1956. 

Y para acabar con el parque nos encontramos con la escultura más conocida de Avilés. con la figura del marino Pedro Menéndez, adelantado de la Florida y fundador de San Agustín, la primera ciudad de Estados Unidos.





Zona D

Dejamos el parque, y cruzamos la carretera hacia la ría. Hay que cruzar el paso a nivel con barrera del tren que nos vamos a encontar a nuestro paso. Cruzamos el semáforo que hay frente a este y contemplamos la imagen de la (1) ría de Avilés.


La ría es un estuario natural del mar Cantábrico, en cuyo recorrido hay varias dársenas, muelles y puertos, tanto industriales como pesqueros y deportivos. Estuvo muy contaminada por vertidos de las grandes industrias situadas a sus orillas pero poco a poco debido a las tareas de recuperación, se está convirtiendo en un agradable lugar para pasear.

Podemos iniciar, si tenemos tiempo y ganas, hacia la izquierda, un paseo de un kilómetro hasta la Rula del pescado, considerada la más moderna de España y gran referencia para el sector pesquero de toda la cornisa cantábrica. Aquí se subasta la inmensa mayoría del pescado capturado por la flota asturiana.
Si vienes entre los meses de Julio y Agosto, los martes y los jueves hay visitas guiadas que comprenden: recorrer las instalaciones, ver el camino que recorre el pescado desde su llegada hasta su salida para el consumo y ver su subasta.
Para llegar a la Rula pasaremos por la escultura (2) "El tricornio" del año 2005 compuesto por 3 enormes conos de acero corten (con una composición química por la cual se oxida sin perder sus características mecánicas) de 30 metros de altura. Y también pasaremos por el puerto deportivo con 16 pantalanes en los que pueden atracar hasta 200 embarcaciones deportivas de pequeñas dimensiones.

Ahora, otra vez en el punto de partida (si es que te has animado a ir hasta la rula), iremos hacia la derecha (mirando a la ría) y atravesaremos un pequeño puente que nos conduce directamente al (3) Centro Cultural Oscar Niemeyer .
El arquitecto Oscar Niemeyer recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1989, siendo éste el origen de la relación del arquitecto con el Principado de Asturias. Años mas tarde donó este proyecto al Principado y se construyó en Avilés. Esta es la única obra de Oscar Niemeyer en España que definió como "Una plaza abierta a todo el mundo, un lugar para la educación, la cultura y la paz".

La plaza en la que se emplaza el centro, se compone de varias partes:
  • El auditorio tiene un aforo para unos 1000 espectadores, y su escenario se abre hacia el auditorio, pero que también se puede abrir hacia la plaza, para las actuaciones al aire libre. El Club, para pequeñas actuaciones  y espacio para exposiciones fotográficas y pictóricas.
  • La cúpula: un espacio expositivo diáfano de 4.000 m2 para exposiciones de todo tipo.
  • La torre: mirador sobre la ría y la ciudad, de 18 metros de altura, donde hay un restaurante.
  • Y el edificio polivalente en donde encontramos las oficinas, el Film Centre, el bar, varias salas de usos múltiples y tienda.




Salimos de la plaza pasando bajo la carretera y atravesando el llamativo puente de (4) San Sebastian. Este, que ahora está pintado con llamativos colores, es copia del que aquí había de estilo ferroviario, realizado en hierro siguiendo el modelo de Eiffel.



Después de pasar el puente vemos (5) la Grapa, una pasarela construida para salvar la barrera de ferrocarril en acero corten. Atraviesa la antigua pescadería hoy convertida en centro de recepción de visitantes.

Vamos hacia la calle Ruiz Gómez en donde encontramos primero el edificio de la (6) oficina de turismo y mas adelante girando a la izquierda por la calle (7) Palacio Valdes, el edificio del Teatro Palacio Valdés, construido a principios del siglo XX de estilo neobarroco decorado con esculturas relacionadas con la ópera, la zarzuela, la comedia y el drama.



Y aquí se acaba la visita turística por Avilés. Estamos junto al ayuntamiento, punto de partida de este recorrido por la Villa del Adelantado. Espero que si te pasas por aquí te sirva de ayuda.


¿Sabías por qué en el escudo de Avilés aparece la Torre del Oro de Sevilla?


Allá por el año 1248 cuando Sevilla estaba tomada por los árabes
 y el Guadalquivir estaba cerrado por una enorme cadena  de orilla a orilla.
 Ruiz Pérez, marino avilesino capitán de la armada de Castilla
 puso en su proa una enorme sierra que rompió la cadena.
 Gracias a ello se rindió la ciudad, y Fernando III el Santo
 concedió a Avilés el escudo.
Hasta hace poco, el escudo tenía las velas del barco plegadas.


Restaurantes

Hay muchísimos restaurantes, bares y sidrerías en las que comer y tapear,
yo te recomiendo estos:

Sidrería La Botella, Calle Emile Robin, 15 
Especialistas en pescados y mariscos. Los arroces están deliciosos.

Sidrería Casa Lin, Av de los Telares, 3
La sidrería mas típica, de las de antes. Pescados y mariscos. Tapas.

Restaurante Alvarín, Calle los Alas, 3
Ibericos, la cecina excepcional, carnes, tapeo.

Restaurante Tierra Astur, Calle San Francisco, 4
Típica comida asturiana. Raciones enormes.

Vinoteca Sal de Vinos, C/ La Muralla, 36
Las tostas son exquisitas. Buen menú del día. Cocina de mercado.

Restaurante Casa Carreño, Plaza Carbayedo, 26
Comida casera. Callos, bonito en rollo, tapeo. Buen menú del día. 

Casa Tataguyo, Plaza de Carbayedo, 6 
Cocina elaborada. Quizás el mejor restaurante de Avilés. Caro.



Fuente principal: "Paseo ilustrado por el casco histórico de Avilés", edición de la Concejalía de Turismo y Festejos del Excmo. Ayuntamiento de Avilés. Textos Alberto del Río Legazpi y oficina de Turismo de Avilés.
Share:

12 comentarios:

  1. No conocía Avilés pero me recuerda mucho a Valladolid, por algún motivo! :/

    ResponderEliminar
  2. me encanta Avilés, siempre que voy a Asturias me paso por allí porque es donde vive mi mejor amiiga. Me encanta la zona de la Iglesia de Sabugo hay cafeterías adorrables. Y esta Nochevieja me quedaré alli para celebrarla por todo lo alto a la avilesina. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Me he quedado realmente sorprendida. Cuando viajamos a Asturias hace ya algunos añitos, ni siquiera nos planteamos visitar Avilés y veo que fue un error. Las diferentes imágenes de la ciudad demuestran que tiene mucho por ver.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Con esta parte me has convencido, me gusta mucho Avilés, me voy a informar mas por la ciudad pues creo que tiene un buen tamaño y quizás la tendré presente para mi regreso a España.
    Preciosos rincones los que nos has mostrado, un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya dos buenos reportajes que le has dedicado a esta ciudad. No la conozco y prometo la próxima vez que vaya por Asturias visitarla. Tus fotos me han convencido;))
    Buen fin de semana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Bien te lo has currado, no has dejado ni un punto sin señalar, asi que no puedo sacarte ninguna puntilla, Perfecto; el lo del papeo me quedo con Casa Lin. excelentes mariscos he degustado alli,
    Y no curres tanto, a ver si te veo pisando la hierba en la proxima entrada.
    Como te dije en la parte anterior, excelente reportaje tanto visual como descriptivo de tu Villa del Adelantado.
    Un Abrazo Carmen.

    Luis.

    ResponderEliminar
  7. qué bonito Avilés, la zona del Niemeyer no la conocía ni en fotos y parece chula :) A ver si algún día puedo escaparme a conocer Avilés :) Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Y tanto que servirá esta entrada para los que quieran visitar la villa. Conozco todos los rincones que nos muestras menos la plaza del principio y la escultura de La Monstrua. Avilés merece mucho la pena, y animo a todos a que la visiten. Además, se come de maravilla. Algún día haré una entrada sobre el fundador de San Agustín.

    ResponderEliminar
  9. Extraordinario recorrido por Avilés, una ciudad muy romántica y señorial que me trae muy gratos recuerdos de sus encantadores habitantes y de espacios entrañables

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por vuestros comentraios chicos, me alegro de que os haya gustado la entrada y mi Villa adptiva. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Conozco Avilés pero con tus maravillosss explicaciones cuando vuelva lo veré con otros ojos. Arovecho para decirte que me encanta tu página, las explicaciones, los comentarios y las fotos, sin duda de gran ayuda y sino al menos para conocer otros lugares.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Encarni, muchas gracias!! Palabras como las tuyas son las que me animan a seguir describiendo los lugares en los que he estado. Espero serte de ayuda con alguno de ellos. Un abrazo

      Eliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.