29/9/14

La villa Ducal de Lerma y Gumiel de Izán, Burgos

Después de ver el Monasterio de Santo Domingo de Silos y el desfiladero de la Yecla, nuestro recorrido por tierras burgalesas continúa en Lerma y Gumiel de Izán.


    Lerma    

La Villa de Lerma, es famosa por el conjunto arquitectónico herreriano de su Palacio Ducal. Su historia se encuentra ligada con Francisco de Sandoval y Rojas, valido del rey Felipe III y primer Duque de Lerma. Pertenece a la comarca de Arlanza, en la provincia de Burgos.


Comenzamos nuestro paseo por la ciudad por la calle Cura Merino, donde se encuentra (1) Convento de San Blas, en la plaza del mismo nombre. Es de estilo barroco clasicista, de principios del siglo XVII y alberga una comunidad de monjas Dominicas. Hasta el siglo XIX estuvo conectado con el Palacio Ducal por un pasadizo volado.


La Plaza Mayor 

Un poco más adelante está (2) la Plaza Mayor con una superficie total de 6.862 metros cuadrados siendo en la actualidad una de las plazas más amplias de España. Los edificios que la rodean tienen 75 columnas con cantería en sus pedestales y en sus primeras plantas de ladrillo hay 72 balcones.

Destaca el (3) Palacio Ducal de estilo herreriano, construido entre 1601 y 1617 y que hoy en día es Parador de Turismo. Destacan las 4 torres, 210 balcones y 135 ventanales. Su aspecto nos recuerda al del Escorial. Sobre la puerta, el escudo de armas de Sandoval y Rojas. En el interior pudimos ver un bonito claustro con columnas jónicas y dóricas, ahora ocupado por la cafetería del parador.

Desde el palacio Ducal existió un pasadizo construido a principios del siglo XVII que lo unía con la Ex-colegiata de San Pedro Apóstol. De este modo los miembros de la nobleza podían asistir a misa sin pisar la calle. En el año 2007 se recuperó el tramo que hay entre los Monasterios de Santa Teresa y Santa Clara, y puede visitarse. Este tramo comienza en la misma oficina de turismo.



Dejamos atrás la plaza y nos dirigimos por la calle de la Audiencia hasta el (4) Convento de Santa Teresa inaugurado en 1617. Compuesto por la iglesia y el monasterio con claustro central en el que hoy en día se encuentra el ayuntamiento y la oficina de turismo. De nuevo encontramos cerradas las puertas de la oficina de turismo por fiestas patronales. Es una pena porque nos quedamos sin hacer la visita guiada de la ciudad en la que se incluye el pasadizo ducal que tantas ganas teníamos de conocer.


Aquí se abre la Plaza de Santa Clara, con el (5) Mirador de los Arcos, desde el que hay una maravillosa vista de la vega del Arlanza. En el piso superior está la zona recuperada del pasadizo ducal.




A la izquierda de la plaza, el (6) Monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor, de monjas clarisas. Comunidad muy numerosa y con una media de edad de 35 años. Aquí se pueden comprar los famosos dulces de Lerma.


Continuamos por la Calle de Santa Clara y por la Calle San Pedro, hasta llegar a la  (7) Ex-colegiata de San Pedro de 1617. Su fachada es de estilo herreriano, en el frontón de la portada hay una hornacina con la imagen de San Pedro. Destaca la torre campanario rematada en un pináculo apuntado y con cubierta de pizarra.



Podemos bajar al valle para ver la (8) Ermita del Humilladero, y el Puente medieval del siglo XVI. Como se nos hacía tarde, decidimos dejar estas visitas para el día siguiente cuando abandonásemos Lerma, pero por la mañana, por desgracia, se nos olvido.

Bajamos por la calle El Reventón, que junto con la Calle la Paloma, Santa Caliopa y José Zorrilla, constituyen el (9) primitivo casco urbano medieval con típicos soportales.


Un poquito mas abajo está el (10) Arco de la Cárcel, la única puerta que queda de las cuatro que tuvo la muralla medieval. Formado por un arco y dos cubos defensivos con saetas. La parte superior, de ladrillo, es una ampliación de 1610.


Cruzando la calle del Carmen frente al arco, (11) El Monasterio de la Madre de Dios, convento de carmelitas descalzas, fechado a principios del siglo XVII.


Una vez acabada la visita, retrocedemos y por la Calle Mayo llegamos a la Plaza Mayor en la que hay un gran escenario para la orquesta de la noche y atracciones. Nos relajamos un poco en una de sus terrazas y poco después comienza a llenarse de gente. Preguntamos a unos lugareños y nos explican que van a desfilar las peñas del pueblo. Disfrutamos viendo el desfile y fue divertido ver como una furgoneta de monjas que intentaba llegar al convento hizo pacientemente el desfile entre dos peñas. Las monjas que iban dentro se lo pasaron en grande, incluso posaron para la foto.



🍴 Cenamos en el Restaurante de la Posada de Eufrasio, un menú de 30€ (que por ser del hotel nos dejó en 24) compuesto por foie, morcilla, chorizo, asado de cordero con ensalada, postre y vino de la Ribera del Arlanza. Todo exquisito, y la atención de la dueña, de nuevo impecable.

A las 12 había fuegos artificiales, los vimos tras los muros de la Ex-Colegiata de San Pedro con vistas al Arlanza. Y como fin de fiesta de nuevo a la Plaza Mayor a "echar unos bailes" con la orquesta.


🏨 ¿Dónde dormimos?

Dormimos en La Posada de Eufrasio cuya recepción es en el restaurante del mismo nombre. Nos atendió maravillosamente la dueña de la posada como si fuésemos de la casa y nos llevó a una bonita y cuidada habitación del hotel.



    Gumiel de Izán    


Buscando la entrada al pueblo vimos algunos anuncios de bodegas de la zona, uno de ellos nos llamó la atención, Bodegas Portia, y al indicar que estaba muy cerquita nos animamos a ir a visitarlo. Nos sorprendió el moderno edificio diseñado por Norman Foster, preparado para recibir grandes visitas, tiene también restaurante. Como no habíamos concertado visita, no pudimos visitarla pero estuvimos en la tienda y nos estuvieron explicando un poco las características de sus vinos. Por supuesto compramos unas botellas, no son vinos baratos, pero el precio, que después comparamos con el marcado en una gran superficie, fue excepcional.





Gumiel estaba también en fiestas. Este pueblo estuvo rodeado por una muralla de la que se conserva una de sus entradas, el Arco de los Mesones y un trozo de la muralla al sur.

Aparcamos y preguntamos por la Iglesia de Santa María de la Asunción, los tejados no nos dejaban verla y estábamos desorientados. Un lugareño nos explicó por donde ir y nos dijo que la próxima vez que visitásemos el pueblo, que no preguntásemos por la iglesia, si no por "la catedral". Resultó ser un ex-alcalde de Gumiel que nos contó orgulloso que había participado durante su mandato, en la restauración del retablo del altar mayor, tardogótico de principios del XVI. También nos habló de la pila bautismal de fines del siglo XV.

La iglesia actual, gótica, se construyó sobre una anterior de la que se conserva una puerta en el lado norte. La fachada y escalinatas son barrocas. En la sacristía hay un museo con importantes piezas como la imagen románica conocida como la Virgen de Tremello, y la talla gótica del Cristo de Reveche. Por supuesto, debido a las fiestas, estaba cerrada.




¿Conoces Lerma y Gumiel de Izán?
Cuéntamelo dejándome un comentario, me encantará leerlo.

Share:

6 comentarios:

  1. Lerma la conozco bastante bien gracias a un par de visitas, pero Gumiel es nuevo para mí y por lo que veo voy a tener que ir. Leer ese menú desde Suiza es demasiado duro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, mas dura fue la digestión. Un saludo

      Eliminar
  2. Lerma es vieja conocida, también Gumiel de Izan (familia y rivalidades entre pueblos, jajajaja) Hay mucha gente que viaja habitualmente entre Bilbao y Burgos o Madrid, y nunca ha parado en Lerma. El conjunto central del pueblo, con el Palacio Ducal a la cabeza, bien visible desde muy lejos, merece un alto el camino, y el Parador está realmente bien. Sin embargo, no es lo único que ver, como bien se enseña en la entrada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es bien bonita, yo tengo que volver, me quedó la pena de no ver el pasadizo y la colegiata por dentro. Un saludo

      Eliminar
  3. Pues bien conozco muy poco España ya ves, pero he podido disfrutar de tu paseo por tus excelentes explicaciones y tus tomas que me han hecho darme una buena idea de Lerma.
    El casco medieval, Iglesia de Santa María de la Asunción, Viñas de Gumiel, Mirador de los Arcos y demás son momentos que me has ofrecido de gran encanto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa la ex colegiata y la plaza de Izan. Pero me quedo con la foto de las viñas por su cielo;))
    Un beso

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.