29/7/14

Oña y Frías, dos imprescindibles de la provincia de Burgos

Continuamos esta escapada por la provincia de Burgos conociendo rincones increíbles de la zona norte. Después de visitar Pesquera del Ebro, Orbaneja del Castillo, Covaneda y Valdelateja, hoy recorreremos Oña con su espléndido patrimonio cultural y Frías, la ciudad más pequeña de España.

Oña

En el noroeste de la provincia de Burgos, en un privilegiado entorno natural, se encuentra la Villa de Oña, con un patrimonio cultural espléndido. Es un Pieza clave en el pasado de Castilla, la Villa de Oña alberga monumentos llenos de historia, entre los que destaca el Monasterio de San Salvador y su iglesia abacial. Tuvimos suerte ya que nada más llegar al monasterio, comenzaba una visita guiada, solo tuvimos que esperar 10 minutos. Es una pena pero no dejan hacer fotos del interior, solo en el claustro.


San Salvador de Oña fue fundado en el año 1011 y a mediados del siglo XI se entregó a los monjes cluniacenses. La iglesia es una mezcla de estilos fruto del paso de los siglos, de su origen románico quedan los muros de la nave y alguna ventana.
Nos llamó mucho la atención la puerta de entrada de madera de estilo gótico-mudéjar del siglo XV. También una talla románica de Cristo crucificado, la sillería gótica. Un trabajo digno de admirar son los dos baldaquinos del siglo XV con ocho arcones funerarios de madera maravillosamente tallados por los monjes, en ellos se encuentran enterrados condes y reyes castellanos y navarros. En la enorme sacristía de estilo herreriano, del siglo XVIII nos muestran las enormes cajoneras en donde se guardan las casullas y una tela bordada del siglo X. Pudimos visitar también el magnífico claustro de origen románico, transformado a gótico en el siglo XVI.


En la plaza del Ayuntamiento está la Iglesia de San Juan Bautista, cuyos orígenes son del siglo XII. Tiene en el interior restos románicos y un calvario gótico del XIII.
Junto a esta iglesia se encuentra la torre de San Juan, que alberga el Museo de la Resina, que da a conocer al visitante el desaparecido oficio de resinero y los usos de esta.

🍴¿Dónde cenamos?

En Oña hay mucho ambiente al anochecer por lo que pudimos ver, de hecho queríamos cenar en un restaurante que nos habían recomendado y estaba completo. Un lugareño nos aconsejo el Blanco y Negro, un mestizaje Burgos-Senegal. Cenamos francamente bien y a muy buen precio. La joven dueña nos atendió maravillosamente e incluso el cocinero salió a saludarnos al ver lo contentos que habíamos quedado con sus platos.

🏨 ¿Dónde dormimos?
Dormimos en el Hostal "La Muralla", un hostal superior a muchos hoteles de 3 estrellas, pero con menos precio y la única diferencia que la recepción está en el Restaurante el Cazador, justo a lado. Recomendado al cien por cien.

No obtenemos ningún tipo de beneficio de los establecimientos aquí nombrados. Se trata de nuestra opinión en base a nuestra propia experiencia.

Frías

Frías se encuentra el lo alto de un cerro y conserva una estructura urbana de la época medieval con el Castillo de los Velasco como colofón. Era una importante vía de comunicación para el comercio entre la Meseta y la costa Cantábrica. En 1435 pasó de ser villa a ciudad, título otorgado por el Rey Juan II de Castilla y por lo que la convierte en la ciudad más pequeña de España.



Para nosotros fue una grata sorpresa, y aunque habíamos visto fotos por internet, no le hacen justicia. Lo primero que ves al llegar a Frías es el Puente Romano (reconstruido en la Edad Media) sobre el río Molinar, afluente del Ebro. Estuvimos paseando sobre su calzada romana y pudimos ver en el centro la torre de planta pentagonal (aunque parece cuadrada) con escalera de caracol en su interior. Esta, que se encontraba protegida en la antigüedad por dos puertas, servía para cobrar el portazgo a los comerciantes. Consta de 9 arcos.


Tras una breve cuesta, entramos en el casco histórico de la ciudad. Comenzamos a subir por sus callejuelas empinadas con casas medievales y un lugareño nos hizo de guía un buen rato enseñándonos sus mejores rincones.


Una vez arriba hay un bonito mirador, desde donde se admira el valle y junto a él se encuentra la oficina de turismo en donde además de recibir información de la ciudad, compramos la entrada al castillo.
El Castillo de Frías domina el valle de la Tobalina, es de principios del siglo XI y fue construida por los navarros para defender los pasos entre La Bureba y Castilla la Vieja.


La puerta de entrada tiene un puente levadizo de madera. En el interior nos encontramos con un patio de armas. Todo el conjunto se encuentra coronado por la torre del homenaje desde donde se contempla una indescriptible panorámica. En la torre sur hay un reloj, se cree que es o del siglo XVI o del  XVII.


Las vistas de la ciudad son increíbles desde arriba. Una vez visitado, volvimos a la plaza donde de encuentra la Iglesia de San Vicente. Es de origen románico y mezcla curiosa de estilos a lo largo de los siglos pero predomina el barroco.


Continuamos callejeando y llegamos a las curiosas casas colgantes que aprovechan el poco espacio construible al borde de la Muela.

¿Dónde se encuentran Oña y Frías?

Share:

14 comentarios:

  1. Gracias por toda la información. Hemos reservado para dentro de dos semanas, aunque la pena es que Frías no nos va a dar tiempo visitarlo. Estaremos más por ojo guareña, orbaneja del castillo, Hoces del Ebro y Medina de Pomar.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La semana que viene voy a subir una entrada con Ojo Guareña, Medina del Pomar, Espinosa de los Monteros y Puentedey. Yo la verdad despues d ehaber estado allí de esos que te digo, si andais justos de tiempo, dejaría Ojo Guareña e incluiría Frías. Si quieres mas información, mandame un mail a
      carmen.tuporaki@gmail.com
      Un saludo

      Eliminar
    2. Frías lo conocimos en nuestro primer viaje por esa zona, pero fue hace muchos años. Ojo Guareña es uno de esos lugares que nos quedamos con las ganas de visitarlo por dentro, ya que antes no era visitable.

      Saludos

      Eliminar
  2. Hay tantos rincones en España con tanta historia y belleza que uno pasaría su vida en ellos.
    Cuando no dejan hacer fotos en los interiores es una pena, pues lo que ves se te olvida con el tiempo y es en donde hay los tesoros guardados en estos monasterios.
    Frías debe de ser una ciudad de gran encanto, me gustan las casa colgando, las casa antiguas y el castillo.
    Muy buen reportaje, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Your photos are very beautiful.Thanks for sharing.

    ResponderEliminar
  4. Pues Frías me parece superbonita!! Y dices que las fotos no le hacen justicia?? no me quiero imaginar entonces cómo ha de ser en persona! No conocía estos pueblecitos!! Los tendré en cuenta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Mari Carmen, merecen muchísimo la pena.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Como castellana que soy de adopción, me dejo llevar por estos paisajes conocidos por mí, aunque no demasiado, y añoro el momento de volver y descubrir alguno de esos lugares que quedaron pendientes. Las fotografías con que ilustras la entrada son como una colección de postales. Gracias por llevarnos hasta allí y un gran saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerme y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Qué buen reportaje! Hace relativamente poco que estuve en Frías y aún me resultan familiares las fotos, pero Oña la tengo bastante más olvidada. En España tenemos un patrimonio estupendo.

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo cerca y habrá que ir a visitarlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Nos gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído, es muy importante para nosotros.