18/3/14

Hoces del Esva (Longrey - Calleras), Asturias

Hay varias alternativas para hacer esta ruta; la que nosotros hicimos tiene 9,2 km de ida y vuelta y tardamos algo menos de 4 horas, descontando una parada para comer y otra para refrescar los pies en las gélidas aguas del Esva.

Por la autovía del Cantábrico A8 en dirección a Galicia y antes de llegar a Luarca, cogemos la salida que indica Canero, Busto y Queruas. Salimos por la de Canero y continuamos hasta San Pedro de Paredes. Una vez pasado Paredes, llegamos a Longrey y nos encontramos el Bar el Sucu, aquí en su aparcamiento, está el panel de comienzo de ruta.

Cogemos el camino asfaltado que va a Bustiello y pasamos el puente sobre el río Esva: está precioso, ha llovido mucho este año y trae mucha agua.

Bustiello al fondo
Una vez en Bustiello, cogemos el camino de la izquierda entre las casas. Una vez desaparece el asfalto giramos a la izquierda, después a la derecha y nos adentramos en un eucaliptal.
Poco después, encontramos el desvío a las ruinas de una central eléctrica, decidimos dejarlo para la vuelta.


Continuamos por la derecha y enseguida vemos "el Cabanón" un edificio de piedra, antiguo almacén de la central eléctrica.

A la izquierda vemos el techo del Cabanón que ya hemos dejado atrás.
Continuamos, y en en un cruce, seguimos de frente dirección Calleras. Aquí la ruta se estrecha y empieza a hacerse un poco mas "peligrosa", en algunas zonas hay cuerdas en la paredes para hacer mas fácil el paso.



Empiezan las escaleras, al principio son de hormigón y después de madera. Estas nos conducen a una compuerta del embalse para la central eléctrica. 


Aquí se podría dar por terminada la ruta, es un buen lugar para comer. Sin embargo después de un pequeño descanso, decidimos continuar hacia Calleras por la orilla del río.

Raquel y Paula (nuestras sobrinas a las que estamos aficionando al senderismo) Javi y yo
Llegamos más adelante a una zona en la que el camino se ensancha un poco y hay una mesa de madera. Allí vemos letreros de que hay nutrias, es una pena, por mas que miramos no pudimos ver ninguna.
El recorrido restante es prácticamente todo por escaleras de madera.





Cuando se acaban las escaleras, comienza una fuerte subida en la que hay un banco con unas excelentes vistas. Yo creo que este es el mejor punto para dar por finalizada la ruta y dar la vuelta. Continuamos un poco más y tras otra fuerte subida, encontramos una mesa de madera en la que comimos a la sombra de los pinos.
Tras descansar un rato, continuamos hasta la carretera que conduce a Calleras. Allí preguntamos si había algún otro camino para volver, pero tras las explicaciones decidimos volver por el mismo camino.
Mi sobrina Raquel, se entretuvo en contar los escalones a la vuelta, un total de 526, que sumados a los 526 de la ida me salen: demasiados...
La central eléctrica, decidimos dejarla para otro día, estamos cansados y preferimos ir hasta Oviñana a tomarnos una cervecina con unos bígaros que creo nos los habíamos ganado.




Share:

3 comentarios:

  1. cómo se aburre la peña contando escaleras... jajaja.
    te a faltado contar lo bien que se hacen planchas encima de la mesa ;)

    ResponderEliminar
  2. Una ruta muy bonita y con un dia esplendido por lo que veo, buena compañia, un poco de cansancio que no esta mal, y las cervecitas en Oviñana, (Si fué en el Cafe), seguro que tambien alguna tapita habra caido. jajja, !!mas no se puede pedir yaa jajja!!
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  3. Adoro Asturias, entre muchas razones porque te permite hacer rutas tan bonitas como ésta. Me gustaría poder hacerla alguna vez.

    ResponderEliminar

Me gustaría saber tu opinión sobre esto que has leído.